A  S  T  R  O  B  I  O  G  R  A  F  I  A  S 


 

Maria Salomea Sklodowska-Curie

(Varsovia, 07-11-1867 / Passy, 04-07-1934)

 

 

emperatriz_guerrero.jpg

Por: Emperatriz Guerrero.

Asociación Larense de Astronomía, ALDA.

 

Maria Curie, considerada madre de la Física moderna, fue la primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades  (Física y Química), pionera en el estudio de la radioactividad y la primera mujer en ocupar el puesto de profesora en la Universidad de París  (La Sorbona).

 

Fue la menor de los cinco hijos de Wladyslaw Sklodowsky y Bronislawa Boguska, nacida cuando Varsovia pertenecía al Zarato de Polonia y  por ende al Imperio Ruso, el cual se apropió del país en medio de cruentos enfrentamientos, imponiendo su idioma y costumbres. Su madre administraba un internado para niñas en Varsovia, pero renunció tras el nacimiento de su última hija. Su padre fue profesor de física y matemáticas, y llegó a ser director de dos liceos (gimnasios) en Varsovia; sin embargo, su decidida participación en los movimientos independentistas polacos llevaron a su despido por las autoridades rusas, por lo que la familia sufrió una severa crisis económica. Su hermana Sofía murió en 1876 contagiada de tifus por los niños que alojaban en casa como medio de sustento y dos años más tarde perdió a su madre a causa de la tuberculosis.

 

A la edad de diez años ingresó en el Internado J. Sikorska, y luego a un instituto de educación secundaria para niñas, graduándose el 12 de junio de 1883 con medalla de oro;  sin embargo, se vió impedida de ingresar en la Universidad de Varsovia porque no admitía mujeres. Como alternativa, estudió en la Uniwersytet Latający  (Universidad Volante o Flotante),  la cual era una institución clandestina sin distingo de género, que dictaba sus clases en polaco, y que pasaba por ser una institución cultural. El nombre de volante o flotante se debía a que continuamente cambiaba de ubicación para escapar al control ruso.

 

Las dificultades económicas de su familia la llevaron a establecer con su hermana Bronislawa un acuerdo para ayudarse mutuamente en sus estudios. Así, Maria se empleó como institutriz para que su hermana cursara estudios de medicina en París, y mientras tanto continuó instruyéndose, leyendo e intercambiando correspondencia con sus parientes profesionales. Igualmente, comenzó su formación práctica en un laboratorio químico perteneciente al Museo de Industria y Agricultura, que estaba dirigido por su primo Jósef Boguski, quien había trabajado como asistente de Dmitri Mendeléyev. En 1890, su hermana le ofreció a Maria traerla a Francia, y en 1891, con su nombre cambiado al francés Marie, se inscribió en la Universidad de París.

 

Entre sus profesores estuvieron Paul Émile Appell, Edmond Bouty, Gabriel Lippmann y Henri Poincaré. Marie se licenció en física en 1893 y un año más tarde, con ayuda de una beca, obtuvo la licenciatura en matemáticas.

 

Desde 1894 comenzó su trabajo científico investigando las propiedades magnéticas de los aceros por encargo de la Sociedad para el  Fomento de la Industria Nacional. Ese mismo año conoció a su colega francés Pierre Curie, quien para ese momento era instructor en la entonces Escuela Municipal  (hoy Superior) de Física y de Química Industriales de París (ESPCI por sus siglas actuales en francés), a través del físico polaco Jósef Kowalski-Wierusz, quien pensó que Pierre podía conseguirle un mejor laboratorio. El interés y la pasión que ambos sentían por la investigación científica los llevó a entablar una amistad que más tarde se fue profundizando al punto que Pierre le propuso matrimonio. En un principio Marie no aceptó, regresando a Varsovia en las vacaciones de verano de ese año, y permaneciendo en Polonia por un año, pensando ocupar un puesto académico de su especialidad; sin embargo, la Universidad Jaguelónica de Cracovia desestimó su contratación por ser mujer.

 

Finalmente, la insistencia de Pierre tuvo éxito. Marie regresó a París y se casó con Pierre el 26 de julio de 1895. Para ese momento, Pierre había sido ascendido a profesor de la ESPCI. De su unión nacieron dos hijas, de las  cuales la mayor, Irène Juliot Curie, también obtendría un Nobel en Química al año siguiente de la muerte de Marie, y la menor, Ève Denise Julie Curie fue una destacada escritora y luchadora por los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial, falleciendo a los 102 años de edad.

 

En 1896 Marie decidió hacer su tesis doctoral basándose en los trabajos del físico francés Antoine Henri Becquerel, quien, mientras  trabajaba con compuestos fluorescentes, había descubierto que el sulfato doble de uranilo y potasio, una sal de uranio, emitía rayos de naturaleza desconocida, llamados en ese momento rayos Becquerel, que no dependían de una fuente externa, como en el caso de la fluorescencia, sino que provenían del uranio mismo. El trabajo de Becquerel estaba relacionado con el reciente descubrimiento de los rayos X por Wilhelm Röntgen, y las características y propiedades de estos fenómenos estaban aún por descubrir. El nacimiento de su hija mayor en 1897, la llevó a suspender temporalmente el curso de sus investigaciones.

 

Sin embargo, ese mismo año emprendió el estudio de las radiaciones de los compuestos de uranio, y a partir del 11 de febrero de 1898,  en una “sala de usos múltiples” de la ESPCI situada en la rue Vauquelin, que en verdad era una antigua leñera o trastero, cuyo uso obtuvo gracias a Pierre, inició sus trabajos con las sales de uranio. Para ello utilizó una versión del electrómetro(1)  diseñada por su esposo y su cuñado, Jacques Curie, con el cual midió la corriente eléctrica producida cuando los rayos Becquerel ionizaban el aire. De esta manera, Marie dio una magnitud al efecto ionizante de estos rayos, en la cual la corriente eléctrica era proporcional a la intensidad de éstos. Comenzó entonces a comprobar las emisiones de uranio en distintos minerales, para lo cual tomó las muestras de la ESPCI y pidió otras a distintos laboratorios e instituciones parisinas. Las muestras solicitadas se agruparon en: “1) metales y metaloides disponibles habitualmente (de la colección del profesor Etard, EMFQI)  2) Sustancias raras: galio, germanio, neodimio, praseodimio, niobio, escandio, gadolinio, erbio, samario y rubidio (proporcionadas por Demarçay); itrio, iterbio junto con un “nuevo erbio” (proporcionadas por Urbain)  3) Rocas y minerales (colección de la EMFQI)”  (Tomé, 2020).

 

Uno de sus primeros descubrimientos fue hallar que el torio y los compuestos que lo contienen también emitían rayos Becquerel, concluyendo que estos rayos no eran exclusivos del uranio y que podían existir otros elementos que los produjeran. Como para ese momento el uranio y el torio eran los elementos de mayores masas atómicas conocidas, era lógico suponer que los elementos muy pesados podían tener propiedades distintas a los más ligeros. La relevancia del descubrimiento de Marie, llevó al profesor Lippmann a presentar ante la Academia de Ciencias una nota a nombre de ella en relación a su trabajo. A la vez, Pierre dejó sus investigaciones en magnetismo y empezó a trabajar con ella.

 

La pareja pronto descubrió que la intensidad de la actividad de los compuestos de uranio o torio era directamente proporcional a la  fracción en peso del elemento presente, sin importar sus combinaciones físico-químicas.  Esto los llevó a hipotetizar que dicha radiación no era producto de una interacción molecular, sino que provenía del propio átomo, con lo que se refutaba la suposición en boga de la indivisibilidad de éste.

 

Prosiguieron su trabajo estudiando de manera sistemática la radiación de minerales que contenían uranio, como la pechblenda, la  torbernita y la autunita.  De todos ellos, fue con pechblenda, una forma impura de uraninita extraída de la localidad checa de Jáchimov, con un 80% de óxido de uranio (U3O8), que descubrió junto a su esposo dos nuevos elementos como producto de la desintegración radiactiva del uranio.

 

En este mineral hallaron que la medición de rayos Becquerel con el electrómetro, era cuatro a cinco veces mayor de la esperada en  relación a la fracción de uranio de la muestra.  Tras comprobar que los otros elementos asociados a la pechblenda como el bario y el bismuto, no emitían rayos Becquerel, o como Marie expresaba, no eran “radiactivos”, y tomando en consideración su hipótesis de que la radiación es un fenómeno atómico, los resultados sólo podían explicarse por la presencia de otro elemento desconocido presente en las muestras de pechblenda, el cual debía ser incluso más radiactivo que el uranio.

 

Marcha analítica diseñada por Bémont.

 

Para comprobarlo, los Curie comenzaron un proceso de separación química sumamente largo y laborioso, por cuanto los elementos que  buscaban se hallan en mínimas cantidades.  Para ello, Pierre recurrió a Gustave Bémont, responsable de las prácticas de química de la EMFQI, quien elaboró una marcha analítica o protocolo de separación química.

 

El 14 de abril de 1898 comenzaron el proceso de separación con los primeros 100 gramos de pechblenda.  El tratamiento de la disolución ácida con H2S fue propio de la gran experiencia química de Bémont, ya que los sulfuros precipitados eran más activos que el resto de la disolución residual. Finalmente, se concentró la actividad mayoritaria en la última fracción, que contenía tan sólo bismuto y plomo.

 

Separar la sustancia activa de esta fracción por métodos húmedos resultó extremadamente laborioso, porque para cada ensayo se requería tratar una muestra bastante grande del residuo al que se llega tras todos los pasos anteriores.

 

Hallaron que la precipitación fraccionada repetida podía ser una vía lenta pero segura. Al añadir agua a una disolución ácida del residuo las  fracciones que precipitaban antes eran las que portaban la mayor parte de la actividad radiactiva.  De esta forma el 6 de junio de 1898 obtenían un sólido 150 veces más radioactivo que el uranio.

 

Ese mismo día, Pierre probó calentar el residuo de la marcha de Bémont en un tubo de vacío a varios cientos de grados, con lo cual los  sulfuros de bismuto y plomo se quedaron en la parte caliente del tubo, mientras que en la parte fría  (entre 250° y 300 °C) se condensaba una capa negra con la actividad radiactiva. De esa manera consiguieron una muestra 330 veces más activa que el uranio. Tras repetir el proceso en la nueva muestra, consiguieron llegar a 400 veces.

 

Llamado inicialmente Radio F, el nuevo elemento fue finalmente presentado con el nombre recomendado de polonio en honor al país de Marie, en una  nota titulada  “Sobre una nueva sustancia radiactiva contenida en la pechblenda”, presentada a la Academia de Ciencias de Francia firmada por los Curie y Becquerel en julio de 1898.  Bémont no firmó la nota(2).  Parte de la nota rezaba:

 

Al llevar a cabo estas diferentes operaciones […] finalmente obtuvimos una sustancia cuya actividad es aproximadamente 400 veces mayor que la del uranio. […] Creemos, por lo tanto, que la sustancia que extrajimos de la pechblenda contiene un metal hasta ahora desconocido, similar al bismuto en sus propiedades químicas. Si se confirma la existencia de este nuevo metal, proponemos llamarlo polonio, por el nombre del país natal de uno de nosotros.”  (Tomé, 2020).

 

Fue el primer elemento químico cuyo nombre deriva de una situación política, dado que en ese momento Polonia se hallaba dividida bajo el control de Rusia, Prusia y Austria. Marie, cuya familia había luchado desde siempre por la independencia de su país y había sufrido persecución por el gobierno ruso, esperaba que esta denominación atrajese la atención internacional hacia la situación polaca.  Por primera vez también, se anunciaba el descubrimiento de un elemento sin aislarlo y sin medir sus propiedades físicas. En ese momento, Eugène-Anatole Demarçay, renombrado espectroscopista que descubriría el europio en 1901, no pudo detectarlo por la bajísima concentración en la muestra, del orden de nanogramos, muy pequeña para los instrumentos de la época.

 

Una vez establecido este elemento, los Curie continuaron desentrañando las sustancias radiactivas de la pechblenda.  Regresados de unas vacaciones, el 11 de noviembre de 1898, con ayuda de 100 Kg de muestras de ganga de pechblenda sin uranio que les facilitó Suess,  recomenzaron su trabajo. Una vez separado el polonio, el material restante mostró al análisis espectroscópico las líneas espectrales características del elemento inactivo bario, pero también una línea en la región ultravioleta que no parecía pertenecer a ningún elemento conocido y que no había no había sido documentado. A su vez, tenía una actividad por unidad de masa 900 veces mayor que la del uranio y químicamente era diferente del uranio, del torio y del polonio, del cual difería en sus propiedades de solubilidad y precipitación.

 

Aunque sólo pudieron obtener trazas de este elemento desconocido, el 26 de diciembre de ese mismo año anunciaron su descubrimiento,  proponiendo para el nuevo elemento el nombre de radio, derivado del latín radius, y acuñando en esta publicación el término radiactividad.  En su nota, firmada por los Curie y por Bémont titulada Sur une nouvelle substance fortement radio-active, contenue das la pechblende  (Sobre una nueva sustancia fuertemente radio-activa contenida en la pechblenda) señalaban  «La nueva sustancia radio-activa incluye ciertamente una gran cantidad de bario; a pesar de ello, la radio-actividad es considerable.  La radio-actividad del radio debe ser entonces considerable.»  (Pierre, Pierre y Bémont, 1898).  Hay que resaltar que Marie comprendía la importancia de publicar rápidamente sus resultados, porque alguien podía adelantárseles.  De hecho, ya había ocurrido con su trabajo sobre la emisión radiactiva del torio, el cual había sido publicado dos meses antes por Gerhard Carl Schmidt en la Sociedad Alemana de Física.

 

El próximo paso a cumplir por los Curie fue comprobar la existencia de los elementos propuestos y obtener muestras puras, a fin de  determinar sus masas atómicas.  La extracción de ambos elementos fue sumamente difícil, y de hecho no llegaron a aislar el polonio porque se presenta en los minerales de uranio a razón de 100 microgramos por tonelada, una proporción que Marie estimó era 5.000 veces más pequeña que la del radio.

 

De las muestras que contenían lo que llamaban radio, separaron una parte consistente en cloruro de bario mezclado con una porción ínfima de lo que debía ser cloruro de radio.  Separaciones continuadas permitieron obtener proporciones mayores de la sustancia de interés, hasta llegar a 174 unidades de masa atómica (u)  para el radio. Lo laborioso del trabajo se debía a que las propiedades químicas del radio son muy similares a las del bario. Terminaron procesando los 100 Kg de muestra de pechblenda.  Al respecto, Marie escribió:

 

Llegué a tratar hasta veinte kilogramos de material a la vez, lo que tuvo el efecto de llenar el cobertizo con grandes frascos llenos de precipitados y líquidos. Fue un trabajo agotador transportar los recipientes, verter los líquidos y remover, durante horas seguidas, el material hirviendo en un recipiente de fundición.  (Tomé, 2020).

 

Aún así, no era suficiente. Durante cuatro años, Marie procesó varias toneladas de ganga de pechblenda.  Finalmente, en julio de 1902, anunció que había conseguido purificar 0,1 gr de cloruro de radio, que no mostraba al examen espectroscópico ningún trazo de la presencia de bario. El cálculo que hizo Marie de la masa atómica del radio fue de 225 u.  Hoy en día, el valor calculado es de 226,03 u para la mezcla de isótopos de radio.

 

Las malas condiciones de la edificación y el desconocimiento de la letalidad de las propiedades de los minerales con que trabajaban, contribuyeron a minar rápidamente su salud, al punto que en el otoño de 1898, Marie comenzó a padecer los primeros síntomas de radiotoxemia, como son fatiga e inflamación de las yemas de los dedos.

 

Portada de la tesis de Marie Curie.

 

El 25 de junio de 1903, Marie defendió su tesis doctoral titulada Recherches sur les substances radioactives  (Investigaciones sobre las sustancias radiactivas)  ante un jurado presidido por el físico Gabriel Lippmann, obteniendo su Doctorado en Ciencias Físicas con mención Cum Laude por la Universidad de La Sorbona. Los Curie fueron invitados a Londres, a un discurso sobre al radiactividad, pero a Marie no se le permitió intervenir por ser mujer.

 

Sin embargo, al año siguiente la tesis de Marie fue traducida a cinco idiomas, siendo reimpresa diecisiete veces, publicándose en Chemical News y Annales de Physique et Chimie.  Al mismo tiempo, comenzaba a desarrollarse la industria basada en la radiactividad.

 

Ese mismo año, en reconocimiento a sus investigaciones sobre los fenómenos de radiación, Marie Curie recibió, junto a su esposo y Antoine Henri Becquerel, el Nobel de Física, convirtiéndose así en la primera mujer en recibirlo.

 

Sin embargo, la Real Academia de Ciencias de Suecia no contemplaba inicialmente incluir a Marie en el premio. Fue la insistencia de Pierre y su negativa a aceptarlo si su esposa no estaba incluida, junto a la posición de uno de los miembros de Comité, Magnus Gösta Mittag-Leffler, uno de los primeros defensores del papel de la mujer en el mundo de la ciencia, lo que logró que finalmente la Academia cediera y la incluyera en el galardón.  A pesar de todo, los Curie no acudieron a la ceremonia alegando su trabajo, y Béquerel lo recibió a nombre de los tres.

 

De 1900 a 1904, año en que nació su segunda hija, Marie había sido profesora en la Escuela Normal de Señoritas de Sèvres mientras trabajaba con el radio y el polonio. El 19 de abril de 1906, Pierre Curie fallecía arrollado por un carruaje. A pesar del impacto que tal hecho generó en Marie y la precaria situación económica en que quedó, ella prosiguió con el trabajo que tenían.

 

En 1904, Pierre fue admitido como profesor en La Sorbona, ocupando una cátedra de física especialmente creada para él. Marie fue entonces nombrada jefa del laboratorio adjunto a dicha cátedra.

 

El 19 de abril de 1906, Pierre Curie murió en un accidente de tránsito. La facultad de Ciencias confió la sucesión de Pierre a Marie Curie, quien fue nombrada directora del laboratorio y encargada del curso de Pierre. El primer curso que dio en La Sorbona, el 5 de noviembre de 1906, fue un evento al que asistieron estudiantes, periodistas y curiosos. En 1908, Marie Curie fue nombrada profesora de la cátedra de Pierre, que acababa de ser declarada vacante. Fue la primera mujer profesora universitaria de Francia.

 

En 1909 La Sorbona y el Instituto Pasteur deciden comenzar la construcción de un laboratorio, luego llamada Instituto del Radio, al frente del cual estuvo Marie, con lo que llegó a ser la primera mujer directora de un laboratorio. Actualmente es conocido como Instituto Curie, centro líder en investigación y tratamientos oncológicos, biofísicos y citológicos.

 

El radio puro fue aislado en 1910 por Marie y André Debierne, mediante electrólisis de una solución de cloruro puro de radio, utilizando un cátodo de mercurio y destilación en atmósfera de hidrógeno.

 

Ese mismo año terminó su libro Traité de radioactivité  (Tratado de radioactividad), y publicó los artículos Sur le radium métallique  (Sobre el radio metálico)  y Sur le polonium  (Sobre el polonio)  junto con Debierne.

 

Primer Congreso Slovay, Bruselas, 1911.

 

Del 29 de octubre al 04 de noviembre de 1911, Marie asistió al Primer Congreso o Conferencia Slovay, en Bruselas.  Un hecho excepcional tratándose de una mujer.

 

El aislamiento del radio, aunado a sus descubrimientos del polonio y el radio, le valieron el Premio Nobel de Química, otorgado el 10 de diciembre de 1911. Marie no patentó el procedimiento de aislamiento del radio, para que cualquiera pudiera acceder a él y continuar investigando.

 

En relación al polonio, además de su escasísima proporción, éste se desintegra rápidamente, de donde no pudo llegar a aislarlo  verdaderamente.  En palabras de Marie, desaparece la mitad de la masa en un plazo de 140 días.  Aún así, consiguió una cantidad suficiente para su estudio espectroscópico:

 

Recientemente, en colaboración con Debierne, emprendí el tratamiento de varias toneladas de residuos de mineral de uranio con el fin de preparar el polonio. Inicialmente realizado en la fábrica, luego en el laboratorio, este tratamiento produjo finalmente unos miligramos de sustancia aproximadamente 50 veces más activa que un peso igual de radio puro. En el espectro de la sustancia se pudieron observar algunas nuevas líneas que parecen atribuibles al polonio y de las cuales la más importante tiene la longitud de onda 4170,5 Å. Según la hipótesis atómica de la radiactividad, el espectro del polonio debería desaparecer al mismo tiempo que la actividad y este hecho puede ser confirmado experimentalmente.  (Curie, 1911).

 

La actividad de Marie no se limitó al laboratorio.  Aplicó sus descubrimientos en la medicina, investigando el tratamiento de neoplasias con  los isótopos radiactivos que producía en el Instituto del Radio; trataba heridas gracias a las emanaciones radiactivas, las cuales al parecer aceleraban su curación, algo hoy considerado inapropiado, pero que para el momento fue una innovación terapéutica.

 

En el mismo orden de ideas, cuando en 1914 inició la Primera Guerra Mundial, el Dr. Antoine Béclère, pionero en los estudios radiológicos,  le comentó sobre la utilidad que tendrían los rayos X para salvar las vidas de los soldados.  Inspirada en esta conversación, decidió creó las primeras unidades móviles de rayos X para uso militar.

 

Marie Curie en una unidad móvil de rayos X.

 

Para ello, tuvo que vencer desde la oposición del gobierno francés y el alto mando militar hasta la falta de insumos. Finalmente y tras muchas dificultades, consiguió adaptar a su propósito unas camionetas viejas, luego llamadas cariñosamente Petite Curie.

 

Al volante de éstas, a partir de noviembre de ese año, tres meses después de iniciada la guerra, iría como voluntaria a los frentes de batalla, preparando personal médico y de enfermería, así como a su hija mayor Irène, aún una adolescente, en la toma de radiografías.

 

En medio de las trincheras y la mortandad de la primera gran guerra de la humanidad, los Petite Curie representaron una respuesta de  última tecnología para detectar huesos rotos, balas y trozos de metralla en los cuerpos de los heridos, facilitando los procedimientos de cura y extracción, reduciendo los riesgos de infección y la mortalidad.

 

A fines de abril de 1919, tras finalizar la guerra, Marie asistió al Primer Congreso Nacional de Medicina en Madrid.  En 1921 fue invitada  por la periodista Marie Mattingly  (“Missy”)  Meloney a visitar Estados Unidos en compañía de sus dos hijas, donde dio una serie de conferencias buscando financiamiento para su trabajo. Como resultado, recibió del entonces Presidente Warren G. Harding un gramo de radio, el cual cedió a su laboratorio(3).

 

Marie no se olvidó de su país natal, y así en 1925 fundó el Instituto del Radio en Varsovia, renombrado después de la Segunda Guerra Mundial como Instituto de Oncología Maria Sklodowska-Curie. Cuando en 1929 visitó por segunda vez Estados Unidos, sus simpatizantes le regalaron otro gramo de radio el cual donó a la Universidad de Varsovia, y la ayuda económica que obtuvo la utilizó para equipar el Instituto del Radio que había fundado.

 

En 1931 regresó a España al proclamarse la II República, a la cual defendía, y en mayo de 1933 tuvo una tercera visita para asistir a la reunión llamada  “El porvenir de la cultura”, como parte de la Comisión Internacional de Cooperación Intelectual de la Sociedad de las Naciones, que tuvo como objetivo la promoción de las vocaciones científicas y en la cual  participó con una conferencia.  Entre los asistentes estuvieron Paul Valéry, Gregorio Marañón y Miguel de Unamuno.

 

El desconocimiento de la letalidad de la radiactividad la llevaron a guardar tubos de ensayo con radio en sus bolsillos mientras trabajaba, y  a exponerse sin protección a los rayos X mientras construía las unidades móviles.  El grado de contaminación por las sustancias que manipuló fue tan elevado, que muchos de sus documentos, incluido su libro de cocina, son altamente radiactivos.  Sus manuscritos originales se guardan en cajas forradas con plomo y su manipulación debe hacerse con ropas especiales.

 

La misma naturaleza de la sustancia que le dio la fama, la llevó, con toda certeza, a la tumba. Marie Curie falleció el 04 de julio de 1934 en el sanatorio Sancellemonz, cerca de Passy, víctima de una anemia aplásica(4), provocada probablemente por su exposición a la radiactividad.  Su cuerpo fue colocado en un ataúd forrado con una pulgada de plomo, y junto al de Pierre Curie reposa en el Pantheon de París, siendo la primera mujer en recibir este honor.

 

La pareja de científicos ha sido homenajeada en numerosas ocasiones. Así, en 1903 recibieron la Medalla Davy por sus investigaciones sobre el radio; en 1904 recibieron la Medalla Matteucci por la Academia Nacional de Ciencias de Italia; en 1910 el Congreso de Radiología reconoció el trabajo de los Curie al aprobar el nombre de curio para la unidad de actividad radiactiva;  en 1944 el elemento sintético de número atómico 96 es llamado curio, así como tres minerales radiactivos: curita, sklodowskita y cuprosklodowskita; el 1974 la Université de París 6 pasó a denominarse Universidad de Pierre y Marie Curie; el asteroide (7000) Curie recibió esta denominación en 1996;  e igualmente se tienen los cráteres Curie y Sklodowska de la Luna, y el cráter Curie de Marte;  y 2011 fue declarado por Polonia y Francia “Año de Marie Curie”, mientras las Naciones Unidas lo declaraban también Año de la Química. Marie recibió igualmente, en 1921, el Premio Willard Gibbs por la American Chemical Society.

 

Como todo ser humano, la vida de Marie no estuvo exenta de conflictos personales, uno de los cuales estuvo a punto de hacerle renunciar  a asistir a recibir su segundo Nobel.  En 1910 Marie vivió un escándalo provocado por su romance con Paul Langevin, quien fuera discípulo de Pierre. Langevin estaba casado, y el descubrimiento del affaire por su esposa fue aprovechado por la prensa sensacionalista encabezada por Gustave Téry, reportero antisemita y nacionalista de extrema derecha. Marie fue tildada con todos los calificativos acordes a la situación además de señalarla como judía(5), y resaltando su condición de extranjera le exigían regresar a Polonia.  En noviembre de 1911, tras volver a París luego del primer Congreso Slovay en Bruselas, fue recibida por una turba que atacó su casa a pedradas, llevándola a refugiarse en casa del matemático Émile Borel.

 

De modo que cuando a finales de ese mismo año la Academia de Ciencias de Suecia le notificó la decisión de concederle el Nobel en Química por sus descubrimientos del radio y el polonio, en un primer momento Marie dudó en asistir a la entrega del premio. El propio Svante Arrhenius, miembro de la Academia, le recomendó no hacerlo. Sin embargo, Albert Einstein y el propio Gösta Mittag-Leffer la animaron a presentarse en Estocolmo, lo que finalmente ocurrió.

 

La respuesta de Marie a Arrhenius se considera el primer ejemplo en que se defiende la separación entre la vida profesional y personal, no  sólo de un científico, sino de cualquier figura pública ante un merecido galardón en su campo de trabajo.  Ella escribió:

 

El premio me ha sido concedido por el descubrimiento del radio y del polonio. Opino que no hay ninguna relación entre mi trabajo científico y los hechos de mi vida privada que se pretenden invocar contra mí en las publicaciones de baja estofa. […] Por principio, no puedo aceptar que la apreciación del mérito de un trabajo científico pueda verse influenciada por las difamaciones y calumnias en relación a mi vida privada”.  (En Prego, 2018).

 

Hasta que finalmente su cuerpo cedió a los efectos de la radiotoxemia, Marie Curie siempre estuvo investigando y apoyando a quienes  vendrían después.  Su frase  “Nuca veo lo que se ha hecho, sólo lo que falta por hacer” es más que indicativa de su búsqueda permanente de respuestas.

 

En un mundo cambiante como el que le tocó vivir, en el cual se despedía un siglo y se recibía otro y los avances científico-técnicos se  sucedían vertiginosamente, su presencia austera y reservada que envolvía una personalidad decidida, marcó un antes y un después en la historia de las mujeres en los campos de la Ciencia.  Desde su infancia, vivida con penurias, hasta su transformación en la investigadora que abrió las puertas de su género a los Nobel, el espíritu práctico y racional de Marie con respecto al conocimiento se refleja en sus palabras:

 

 “Nada en la vida debe ser temido, sólo debe ser comprendido. Ahora es el momento de comprender más, para que podamos temer menos.

 

(1)       Electroscopio dotado de una escala.  El electroscopio era un instrumento que permitía conocer si un cuerpo estaba cargado eléctricamente.  Actualmente no se utiliza ninguno de los dos por existir instrumentos de mayor precisión.

 

(2)       Algunos historiadores no se explican la razón de la ausencia del nombre de Gustave Bémont en esta primera nota de los hallazgos iniciales de los Curie, habiendo sido integrante clave en el proceso de investigación. Y aunque su nombre apareció en el informe final del descubrimiento del radio, no llegó a recibir el Premio Nobel, de donde muchos consideran injusta su exclusión.

 

(3)       Según otras fuentes, el periodista W. B. Meloney organizó una colecta dirigida a las mujeres estadounidenses para donarle un gramo de radio, el cual fue comprado a la Oficina del Radio de Pittsburgh.

 

(4)       Trastorno de las células madre hematopoyéticas (formadoras de elementos sanguíneos), que causa pérdida de precursores de células sanguíneas, hipoplasia o aplasia de médula ósea  (desarrollo escaso o incompleto, o desaparición de células formadoras de elementos sanguíneos respectivamente)  y citopenia  (recuento más bajo de lo normal de células sanguíneas)  en dos o más líneas celulares  (eritrocitos, leucocitos y/o plaquetas).  Aunque la anemia aplásica verdadera es idiopática  (de causa u origen desconocido)  en más de la mitad de los casos, la exposición a radiación es considerada una de sus causas externas probables.

 

(5)       La muerte de su madre y su hermana llevaron a Marie, criada en la fe católica por su madre  (su padre era ateo),  a cuestionar su fe y declararse agnóstica, y finalmente a abrazar el positivismo.  Sin embargo, su hija Ève señalaba que era atea.

 

 

 

REFERENCIAS

Aguilar, J.  (s/f).  Pierre y Marie Curie https://www.uv.es/~jaguilar/historias/curies.html  Consulta:  09-10-2020.

Campillo, S.  (2017).  6 hechos de la vida de Marie Curie que tal vez no conocías https://hipertextual.com/2017/11/marie-curie-curiosidades  Consulta:  13-10-2020.

Curie, M.  (1911). Radium and the new concepts in Chemistry.  Nobel Lecture. https://www.nobelprize.org/prizes/chemistry/1911/marie-curie/lecture/ Consulta: 08-10-2020.

Curie, P., Curie, Mme. y Bémont, G.  (1898).  On a new, strongly radio-active substance contained in pitchblende.  En Marie Curie and the science of Radioactivity https://web.archive.org/web/20090806083923/http://www.aip.org/history/curie/discover.htm  Consulta:  08-10-2020.

Gavaldá, J.  (2019).  Marie Curie, la madre de la Física moderna.  National Geographic https://historia.nationalgeographic.com.es/a/marie-curie-madre-fisica-moderna_14453/1  Consulta:  02-10-220.

Montesinos-López, O.  (2019).  Marie Curie:  Una vida de ciencia https://www.researchgate.net/publication/332423311_Marie_Curie_una_vida_de_ciencia  Consulta: 10-10-2020.

Prego, C.  (2018).  El día que Marie Curie se sentó al volante de una ambulancia para salvar vidas en la guerra https://hipertextual.com/2018/04/marie-curie-petites-curie-guerra-mundial  Consulta: 13-10-2020.

Prego, C.  (2018).  La carta de Marie Curie que aún mueve conciencias más de un siglo después https://hipertextual.com/2018/02/marie-curie-nobel-paul-langevin  Consulta: 13-10-2020.

Román, P.  (2012).  Marie Curie. Ciencia y Humanidad https://www.researchgate.net/publication/285181406_Marie_Curie_Ciencia_y_humanidad/link/56730ee108aee7a427436da8/download  Consulta: 10-10-2020.

Tomé, C.  (2020).  Gustave Bémont, el fantasma de la rue Vauquelin.  Cuaderno de Cultura Científica https://culturacientifica.com/2020/07/23/gustave-bemont-el-fantasma-de-la-rue-vauquelin/  Consulta:  06-10-2020.

Tomé, C.  (2020).  No sólo el uranio emite rayos.  Cuaderno de Cultura Científica https://culturacientifica.com/2020/07/14/no-solo-el-uranio-emite-rayos/ Consulta:  05-10-2020.

Tomé, C.  (2020).  Polonio y radio.  Cuaderno de Cultura Científica https://culturacientifica.com/2020/07/21/polonio-y-radio/  Consulta:  05-10-2020.

Wikipedia  (s/f).  Marie Curie https://es.wikipedia.org/wiki/Marie_Curie  Consulta:  03-10-2020.

 

 

CRÉDITOS DE IMÁGENES

Marie Curie. https://epws.org/marie-curie-and-dorothy-hodgkin-documentaries-on-the-bbc-radio-4/  Descarga:  02-10-2020.

Marcha analítica diseñada por Bémont. https://culturacientifica.com/2020/07/23/gustave-bemont-el-fantasma-de-la-rue-vauquelin/ Descarga:  06-10-2020.

Portada de la Tesis de Marie Curie.  https://es.wikipedia.org/wiki/Marie_Curie#/media/Archivo:MCurieThese1903.jpg  Descarga:  03-10-2020.

Primer Congreso Slovay, 1911.  https://hipertextual.com/2017/11/marie-curie-curiosidades  Descarga: 13-10-2020.

Marie Curie en una unidad móvil de rayos X.  https://es.wikipedia.org/wiki/Marie_Curie#/media/Archivo:Marie_Curie_-_Mobile_X-Ray-Unit.jpg  Descarga:  04-10-2020.