A  S  T  R  O  B  I  O  G  R  A  F  I  A  S 


Resultado de imagen de descartes

René Descartes

(31 de marzo de 1596 – 11 de febrero de 1650)

 

foto_jesusguerrero2.jpg

Por: Jesús A. Guerrero O.

Asociación Larense de Astronomía, ALDA.

 

 

René Descartes fue un filósofo, matemático y científico francés, que realizó importantes aportes a la filosofía y matemática de su época. Es considerado el padre de filosofía moderna y de la geometría analítica.

 

Nació el 31 de marzo de 1596 en la población de La Haye en Touraine, una pequeña ciudad en el centro de Francia. Posteriormente, esta población fue renombrada como Descartes en honor a su hijo más famoso.

 

Fue el menor de los tres hijos del matrimonio de su padre Joachim Descartes y su madre, Jeanne Brochard, quien murió de parto cuando él apenas contaba con un año de vida. Su padre, Joachim, miembro del consejo de Bretaña, envió a los niños a vivir con su abuela materna, donde permanecieron incluso después de que se volvió a casar unos años más tarde.

 

Joachim, preocupado por la buena educación de René lo envió internado, a la edad de 8 años, al colegio jesuita Henri IV en La Flèche, Anjou, situado a varios kilómetros al norte de su residencia, en donde permaneció por siete años. En La Flèche estudió filosofía clásica, lógica y filosofía aristotélica. También aprendió matemáticas, aritmética, geometría, astronomía y música. En sus últimos años en la escuela estudió filosofía natural, metafísica y ética.

 

De salud frágil, tal vez herencia de su madre, pero con una mente brillante, en el colegio fue eximido de levantarse temprano en las mañanas como el resto de los niños. Esto se convirtió en un hábito de vida para Descartes, costumbre que mantuvo hasta el final de sus días. Sin embargo, el mantenerse en cama hasta casi el mediodía no debe ser visto como un sinónimo de pereza: Como a lo largo de su vida, continuó haciendo su trabajo en la cama por las mañanas. Sus tardes generalmente las dedicaba a la consideración de su correspondencia, que era principalmente científica, rara vez personal, y de la cual era minuciosamente cuidadoso, mientras que la parte intermedia del día se dedicaba a la relajación.

 

A la edad de 18 años, en 1614, abandona el colegio de La Flèche y se matricula en la Universidad de Poitiers, en donde recibe el título en derecho en 1616. Se licenció en derecho para cumplir los deseos de su padre, pero rápidamente decidió que ese no era el camino que quería seguir. Él escribió en su libro Discurso sobre el Método:

 

Abandoné por completo el estudio de las letras, resolviendo no buscar otro conocimiento que el que podría encontrarse en mí o en el gran libro del mundo. Pasé el resto de mi juventud viajando, visitando tribunales y ejércitos, mezclándome con personas de diversos temperamentos y rangos, reuniendo diversas experiencias, probándome en las situaciones que me ofrecía la fortuna y reflexionando en todo momento sobre lo que se me ocurría para obtener algún beneficio de ello.

 

En 1618 ingresa a la escuela militar de Breda, convirtiéndose en voluntario en el ejército de Maurice de Nassau. Mientras estuvo en Breda, su estudio formal fue de ingeniería militar, pero comenzó a estudiar matemáticas y mecánica con el científico holandés Isaac Beeckman (1588-1637), y comenzó a buscar una ciencia unificada de la naturaleza. Aconsejado por este científico, comenzó a considerar problemas mecánicos, y Descartes encuentra en este campo un terreno fértil en donde encausar sus ideas, tal y como se lo hace saber un año más tarde:

 

 

Quiero promover una ciencia completamente nueva mediante la cual se puedan resolver todas las preguntas que se puedan proponer sobre cualquier tipo de cantidad, tanto continua como discreta. Pero cada una según su propia naturaleza. En aritmética, por ejemplo, algunas preguntas pueden resolverse por números racionales, y otros pueden ser imaginados pero no resueltos. Para una cantidad continua, espero demostrar que ciertos problemas pueden resolverse usando solo líneas rectas o circulares, que algunos problemas requieren otras curvas para su solución, pero aún curvas que surgen de un solo movimiento y que, por lo tanto, pueden ser trazadas por nuevas brújulas, no menos seguras y geométricas que las brújulas habituales por las cuales se trazan los círculos; y, finalmente, que otros problemas pueden resolverse mediante líneas curvas generadas por movimientos separados que no están subordinados entre sí.

 

Entre los años 1620-1628 Descartes deambula por Europa, pasando por Bohemia (1620), Hungría (1621), Alemania, Holanda (1622-1623), y Paris 1623. De París, viajó a Suiza e Italia (Venecia y Roma) y retorna de nuevo a París en 1625.

 

Su casa de París se convirtió en un lugar de encuentro para filósofos y matemáticos, lo que le robaba un tiempo precioso en sus investigaciones. Tal circunstancia desencadenó que en 1628 Descartes, cansado del bullicio de la ciudad, decide establecerse donde pudiera trabajar en soledad. Pensó mucho en elegir un país adecuado a su naturaleza y eligió el reino de los Países Bajos. Lo que él anhelaba era un lugar pacífico donde pudiera trabajar lejos de las distracciones de una ciudad como París y aún así tener acceso a las instalaciones de una ciudad. Fue una buena decisión de la que no pareció arrepentirse en los siguientes veinte años. Para no ser molestado le confió al sacerdote, filósofo y matemático francés Marin Mersenne (1588-1648) su lugar de residencia y le manifestó que deseaba mantenerse en contacto con el mundo matemático, pero por lo demás mantuvo en secreto su lugar de residencia.

 

En la República Holandesa, en abril de 1629, se unió a la Universidad de Franeker, estudiando con Adriaan Metius (1571-1635). Al año siguiente se matriculó en la Universidad de Leiden para estudiar matemáticas con Jacobus Golius (1596-1667), y astronomía con Martin van den Hove, llamado  Hortensius (1605-1639). En octubre de 1630 tuvo una pelea con Beeckman, a quien acusó de plagiar algunas de sus ideas.

 

Poco después de establecerse en Holanda, Descartes comenzó a trabajar en su primer tratado importante sobre física, Le Monde, ou Traité de la Lumière. Le escribió a Mersenne en octubre de 1629:

 

 

Los fundamentos de la física es el tema que he estudiado más que ningún otro y en el que, gracias a Dios, no he perdido el tiempo por completo. Al menos creo que he encontrado cómo probar verdades metafísicas de una manera que es más evidente que las pruebas de geometría; en mi opinión, es decir: no sé si podré convencer a otros de ello. Durante mis primeros nueve meses en este país no trabajé en nada más.

 

En 1633 este trabajo estaba casi terminado cuando le llegan noticias de que Galileo Galilei (1564-1642) había sido condenado a arresto domiciliario por la Inquisición italiana. Él, quizás sabiamente, decidió no arriesgarse a publicar su Tratado del Mundo y el mismo sólo fue publicado en partes, después de su muerte. Descartes explicó su cambio de dirección diciendo:

 

…para expresar mi juicio más libremente, sin ser llamado a asentir o refutar las opiniones de los eruditos, decidí dejar todo este mundo a ellos y hablar únicamente de lo que sucedería en un mundo nuevo, si Dios lo creara ahora… y nos permitiera actuar de acuerdo con las leyes que Él había establecido.

 

En Ámsterdam, tuvo una relación con Helena Jans van der Strom, con quien tuvo una hija, Francine, que nació en 1635 en Deventer. Esta niña murió de escarlatina a la edad de 5 años, circunstancia que produjo en Descartes una verdadera tragedia. Lloró desconsoladamente a su hija, en una época en donde tales demostraciones no eran permitidas para los hombres. La experiencia de la paternidad y la pérdida de su hija constituyeron un punto de inflexión en el trabajo de Descartes, cambiando su enfoque de la medicina a la búsqueda de respuestas universales.

 

El intenso intercambio de ideas con el mundo científico holandés hace que una buena parte de sus amigos le presionen para que publique sus ideas, y aunque se mantiene firme en no publicar Le Monde, escribe un tratado sobre ciencia bajo el título “Discours de la méthode” (Discurso sobre el método). Tres apéndices de este trabajo fueron La Dioptrique, Les Météores y La Géométrie. El Discurso fue publicado en Leiden en 1637, y él decide llamarlo Discurso y no Tratado para evitar choques con la iglesia católica. Él no desea estos enfrentamientos, ya que considera que las ideas de Galileo  no son desacertadas.

 

250px-Descartes_Discours_de_la_Methode.jpg

 

El Discurso está dividido en seis partes:

En la primera parte propone poner en duda todo lo aprendido. Realiza una crítica profunda de toda la ciencia y la filosofía reinante para la época y establece que es sólo a través de la matemática que se puede obtener la verdad.

 

En la segunda parte precisa que el conocimiento científico alcanzado hasta ese momento ha sido obtenido por diversas personas y que estas pueden haber contaminado con sus creencias el mismo. Propone lo que se conoce como la “duda metódica”, que no es más que dudar de todo el marco científico vigente y que esa diversidad de opiniones deben tender a unos conceptos más uniformes, soportados por la matemática.

 

En la tercera parte define los parámetros a adoptar en la nueva moral, ya que la duda metódica tiende a modificar todo lo que existe.

 

En la cuarta parte, la parte fundamental del Discurso, establece que si “duda” es porque “piensa” y si “piensa” es porque “existe”, y postula el principio filosófico por excelencia – y el más conocido de Descartes – “Cogito ergo sum”, traducido “Pienso, luego existo” que se interpreta que si yo pienso es señal ineludible de que existo.

 

En la quinta parte define los procesos de la formación del mundo y la función de los seres vivos y en la sexta parte reflexiona sobre el alcance de la investigación científica.     

 

En los apéndices, en el primero, La Dioptrique trata todo lo referente a la óptica y, aunque Descartes no cita a científicos anteriores por las ideas que presenta, lo realmente novedoso de su enfoque es que enaltece el papel del experimento para obtener los resultados, algo que contraviene a la lógica aristotélica.

 

En Les Météores es un trabajo sobre meteorología, cuerpos celestes y terrestres, los vientos, las nubes y los rayos. Explica los arcoíris como un fenómeno de la refracción de la luz. En este apéndice, sin embargo, Descartes arriba a conclusiones que posteriormente serán rebatidas por otros científicos. A pesar de sus muchos defectos, el tema de la meteorología fue desarrollado ampliamente después de la publicación de Les Météores, particularmente a través del trabajo de Robert Boyle (1627-1691), Robert Hooke (1635-1703), y Edmund Halley (1656-1742).

 

La Géométrie es, con mucho, la parte más importante de los apéndices. En el mismo da el primer paso hacia una teoría de invariantes, que en etapas posteriores desestabiliza el sistema de referencia y elimina la arbitrariedad. Concibe un sistema con ejes para la representación de funciones y objetos. Estos ejes reciben los nombres de coordenadas cartesianas, adoptando ese nombre por el suyo, ya que en latín su nombre es Renatus Cartesius.

 

La obra más completa de Descartes, Principia Philosophiae fue publicada en Amsterdam en 1644. En cuatro partes, Los principios del conocimiento humano, Los principios de las cosas materiales, Del mundo visible y La Tierra, intenta poner todo el Universo sobre una base matemática reduciendo el estudio a uno de mecánica.

 

Este es un punto de vista importante y señaló el camino a seguir. Descartes no creía en la acción a distancia. Por lo tanto, dado esto, no podría haber vacío alrededor de la Tierra, de lo contrario no habría forma de transferir las fuerzas. En muchos sentidos, la teoría de Descartes, donde las fuerzas trabajan a través del contacto, es más satisfactoria que el misterioso efecto de la gravedad que actúa a distancia. Sin embargo, la mecánica de Descartes deja mucho que desear. Asume que el Universo está lleno de materia que, debido a un movimiento inicial, se ha establecido en un sistema de vórtices que llevan el Sol, las estrellas, los planetas y los cometas en su camino. Newton demostró que era imposible como sistema dinámico. Brewster, uno de los biógrafos de Newton en el siglo XIX expresó lo siguiente:

 

Tan arraigado como estaba el sistema cartesiano... no era de extrañar que las doctrinas puras y sublimes de los 'Principia' de Newton fueran recibidas con desconfianza... La mente no instruida no podía admitir fácilmente la idea de que las grandes masas de los planetas fueron suspendidos en el espacio vacío y retenidos en sus órbitas por una influencia invisible...

 

En 1649, Descartes se había convertido en uno de los filósofos y científicos más famosos de Europa. Ese año, la reina Christina de Suecia lo invitó a su corte para organizar una nueva academia científica y ayudarla en sus ideas sobre el amor. Ella estaba interesada y estimuló a Descartes para que publicara "Pasiones del alma", un trabajo basado en su correspondencia con la princesa Elisabeth. Descartes aceptó y se mudó a Suecia en pleno invierno.

 

Fue invitado a la casa de Pierre Chanut (1601-1662), embajador de Francia ante el reino de Suecia, quien vivía muy cerca del palacio de Estocolmo. Con este personaje realizó varias mediciones con un barómetro de mercurio diseñado por Evangelista Torricelli (1608-1647). Con estos experimentos, Descartes desafiaba a Blaise Pascal (1623-1662), ya que pretendía usar la presión atmosférica para pronosticar el clima.

 

Pero la reina Cristina de Suecia quería dibujar tangentes a las 5 de la mañana y Descartes rompió el hábito de su vida de levantarse a las 11 en punto. Después de solo unos meses en el clima frío del norte, caminando al palacio en la madrugada del 11 de febrero de 1650, murió de neumonía a la edad de 53 años.

 

Descartes sentó las bases para el racionalismo en el siglo XVII, más tarde defendido por Baruch Spinoza (1632-1677) y Gottfried Leibniz (1646-1716). Las Meditaciones de Descartes sobre la primera filosofía, escritas en 1641, continúa siendo un texto estándar en la mayoría de los departamentos de filosofía de las universidades. La influencia de Descartes en las matemáticas es igualmente evidente; el sistema de coordenadas adoptan su nombre y se le acredita como el padre de la geometría analítica, el puente entre el álgebra y la geometría, la cual fue utilizada ampliamente por Isaac Newton (1643-1727) y Gottfried Leibniz para desarrollar el cálculo y análisis infinitesimal. Descartes es, ninguna duda, una de las figuras clave en la Revolución Científica.

 

 

Referencias:

Artículo por: JJ O'Connor y EF Robertson.

http://mathshistory.st-andrews.ac.uk/Biographies/Descartes.html

https://www.biography.com/scholar/rene-descartes

https://en.wikipedia.org/wiki/Ren%C3%A9_Descartes