A  S  T  R  O  B  I  O  G  R  A  F  I  A  S 


 

Maria Cunitz - Alchetron, The Free Social Encyclopedia

Maria Cunitz

La mujer que superó a Kepler.

(Wolów, 29-05-1610 / Pitschen, 22-08-1664)

 

emperatriz_guerrero.jpg

Por Emperatriz Guerrero

Asociación Larense de Astronomía, ALDA.

 

 

También conocida como María Kunitz o María Cunitia, es reconocida como una de las astrónomas modernas más importantes de Europa.

 

Fue hija de Heinrich Cunitz, médico del pequeño pueblo en que nació, en la región de Silesia(1), y de Maria von Scholtz, hija del científico y matemático alemán Anton von Scholtz.

 

Desde niña María se mantuvo alejada de los juegos infantiles y antes bien gustaba de las lecciones para niños mayores. De esta manera, a los cinco años leía perfectamente y tenía nociones básicas de latín. A los once años empezó a recibir lecciones de música y aprendió rápidamente el uso de las partituras. Un año más tarde comenzó a dibujar bocetos a lápiz y a los trece años empezó a aprender francés por cuenta propia. Gracias a la formación recibida por su padre y tutores, llegó a dominar siete idiomas  (alemán, italiano, francés, polaco, latín, griego y hebrero), e incluso recibió formación en áreas poco convencionales para las mujeres de su época, como fueron matemáticas y medicina.

 

En 1615 su familia se mudó a Schweidnitz  (Silesia), donde su padre siguió ejerciendo como médico. El 26 de septiembre de 1623, con apenas trece años, María se casó con el abogado David von Gerstmann. Aunque su esposo murió pocos años después, durante su corto matrimonio María pudo saciar mucha de su sed de conocimientos, mejoró su francés y griego, aprendió a tocar el laúd de forma independiente, se interesó en la astrología y los problemas astronómicos.

 

De regreso en casa de sus padres, al poco tiempo conoció al médico, matemático y astrónomo Elias von Löwen, quien se convirtió en su maestro, terminando de influenciar su interés en la astronomía. A principios de 1629, Schweidnitz fue ocupada por un regimiento de la entonces Casa de Lichtenstein, cuyas tropas pretendían forzar la conversión de la población protestante, por lo que la familia Cunitz abandonó la ciudad. Tras la muerte de su padre el 8 de agosto de 1629, María se casó al año siguiente con von Löwen, con quien tuvo tres hijos: Elias Theodor, Anton Heinrich y Franz Ludwig. La pareja se mudó a la pequeña ciudad de Pitschen (hoy  Byczyna, Polonia) en el entonces Ducado Protestante de Brieg.

 

Más tarde, escapando de la Guerra de los Treinta Años, huyeron a la vecina Polonia. Ahí, en el monasterio cirterciense de Olobok (Lugnitz, Posen) y con el apoyo de su esposo, comenzó un extenso proyecto. En sus estudios, María había notado que las tablas de cálculo de Johannes Kepler no siempre eran útiles, de modo que encontró varios métodos nuevos para facilitar la predicción de las órbitas de los planetas.  Continuó su trabajo de retorno en Pitschen en 1648.

 

En 1650 completó su obra Urania propitia, la cual publicó a sus expensas en Osle (Silesia), y que rápidamente dio a conocer su nombre en Europa. Urania propitia fue una simplificación de las Tablas Rudolfinas de Johannes Kepler (1627), lo que consiguió gracias a su formación en matemáticas, captando rápidamente el trasfondo de los métodos keplerianos, y simplificando así el uso de los complejos y tediosos logaritmos empleados por éste, ampliando los métodos del astrónomo y proponiendo una solución al llamado Problema de Kepler(2) al determinar la posición de un planeta en función del tiempo. De esta manera, no sólo hizo estos cálculos más accesibles, sino que también proporcionó nuevas tablas y nuevas efemérides.

 

La obra de Cunitz está dividida en tres partes:

 

·         Parte I: Tablas de Astronomía Esférica. Aquí se incluyen “senos sexagesimales, soluciones de pequeños triángulos rectos en minutos y segundos, y tablas para la astronomía esférica para los grados de la eclíptica de: declinación, ascensión derecha, ascensión oblicua para latitudes 0 grados a 72 grados en intervalos de 2 grados..."  (Wikipedia).

 

·         Parte II: Tabla de Movimientos Medios. Es aquí donde comienzan a manifestarse las capacidades de simplificación matemática de María. Usando la geometría y la astronomía esférica de la primera parte, saca a la luz los movimientos de rotación de los planetas y las lunas a partir de fórmulas matemáticas. En este caso, una de las fórmulas aplicadas en las Tablas Rudolfinas es la ecuación de Kepler

 

M = E - e sen E

 

donde M, E y e denotan la anomalía media de una órbita elíptica, la anomalía excéntrica y la excentricidad de dicha órbita respectivamente, la cual normalmente no tiene solución geométrica o algebraica para E.  Sin embargo, cuando se da M se hace posible hallar E a partir de M a cualquier grado de precisión por iteración o interpolación. El mayor logro de Cunitz fue la posibilidad de calcular v, la anomalía verdadera, sin la necesidad de emplear E como coeficiente de interpolación. De esta manera, se simplifican las Tablas Rudolfinas y se determina la posición orbital de un planeta en función del tiempo.

 

·         Parte III: Tablas para el Cómputo de Eclipses. Estas tablas se usan tanto para la ubicación como para el tiempo de los eclipses. Esto incluye el uso del número áureo astronómico(3), el paralaje de la Luna y el Sol en una variedad de longitudes, latitudes y altitudes, y un catálogo de estrellas fijas del Universo.

 

La obra contiene una introducción bilingüe en latín y alemán de 265 páginas y un segundo volumen de 286 páginas con tablas de cálculo astronómicas. Las instrucciones son más prácticas en alemán y más técnicas en latín. La publicación de sus resultados era arriesgada, ya que la visión heliocéntrica del mundo todavía era muy controvertida en ese momento. En parte para mitigar el riesgo, la obra estaba dedicada al emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Fernando III.

 

El trabajo de María en su forma bilingüe, gracias a sus habilidades como políglota, se considera un acto de investigación único en la historia de la ciencia alemana, tal vez incluso europea de su tiempo, siendo un mérito adicional a su trabajo. Según ella, esto lo hizo para aumentar su accesibilidad y divulgación. Sin embargo, hoy se le acredita también por su contribución al desarrollo del idioma científico alemán. Su obra la llevó a ser aclamada como la mujer más erudita en astronomía desde Hipatia de Alejandría, llegando a recibir el apelativo de la “Palas de Silesia”.

 

Aunque su esposo colaboró con ella en este trabajo, en la introducción Elias von Löwen dejaba claro que la obra era de María y no suya.  Sin embargo, para evitar cualquier inconveniente con científicos que lo subestimaran por estar escrito por una mujer, iniciaron juntos una extensa correspondencia con otros astrónomos para acreditar y divulgar el trabajo. Así, en el mismo año de su publicación se dirigieron al respetado astrónomo polaco Johannes Hevelius, quien les recomendó ponerse en contacto con el también astrónomo y matemático francés Ismaël Bullialdus, quien reconoció la facilidad de uso de las tablas de Maria, aunque, como defensor de Kepler, tuvo algunas dudas respecto a su precisión.

 

Después de la publicación de su obra, María hizo repetidos esfuerzos para unirse a la República de las Letras(4), estableciendo correspondencia con los principales astrónomos de la época, como Pierre Gassendi, además de los ya citados Ismaël Bullialdus y Johannes Hevelius, y así como con otros defensores de la Nueva Ciencia que pretendía nuevos modelos explicativos e interpretativos de la realidad, entre ellos Pierre Desnoyers y Albrecht Portner. En la Bibliothèque Nationale y en la Bibliothèque de l'Observatoire en París y en Viena, se conservan algunas de estas cartas.

 

Al final, a pesar de las alusiones misóginas a la labor de María, la República de las Letras juzgó positivamente a Urania propitia.  María fue elogiada por sus procedimientos de cálculo para los eclipses y especialmente para las latitudes planetarias. Aún así, un siglo después, A.G. Pingré y J.B. Delambre estuvieron de acuerdo con la aseveración de Bullialdus sobre la imprecisión de algunas tablas de María. Sin embargo, ignoraban el hecho de que un número de tablas post-keplerianas, incluidas las de Urania propitia, eran a menudo más precisas que las de Kepler. Y aunque las tablas de Cunitz contenían errores, también las de Kepler, Bullialdus y otras figuras prominentes de la astronomía post-kepleriana.

 

El 25 de mayo de 1656, un incendio destruyó su casa de Pitschen, llevándose sus documentos científicos, sus datos de observaciones, la correspondencia con otros astrónomos, así como los instrumentos y productos químicos utilizados para la fabricación de muchos tipos de medicinas. Esto socavó fuertemente su fuente de ingresos. María quedó viuda por segunda vez en 1661, falleciendo tres años después.

 

El cráter Cunitz de Venus y el planeta menor 12624 Mariacunitia han sido nombrados en su honor.

 

A pesar de ser una figura prominente en la historia de la Astronomía, mucho de su vida se mantiene desconocido y tal vez sea el tiempo quien lo aclare, como ocurrió con su año de nacimiento. Para dar un ejemplo, se cuenta que María trabajaba de noche y dormía de día. Por otra parte, como Urania propitia fue impresa de forma particular, probablemente se imprimió un número limitado de copias, de donde se considera un libro muy raro. Así, un ejemplar de la primera edición hallado en la biblioteca de los condes de Macclesfield en el castillo de Shirburn, fue subastado por Sotheby’s en 2004 en $19.827,00. Para 2016 se conocía de sólo nueve ejemplares en físico(5), estando la mayoría de ellos en bibliotecas de acceso público.

 

La resonancia de la obra de esta mujer del siglo XVII, se traduce en las palabras de Noel Swerdlow, profesor emérito de la Universidad de Chicago y especializado en la historia de las ciencias exactas, particularmente la astronomía, quien la seña como "el primer trabajo científico sobreviviente de una mujer en el más alto nivel técnico de su época"  (Wooten, 2015).

 

 

         

Urania propitia

 

 

 

(1)        La nacionalidad de María Cunitz es discutible dados los continuos cambios geopolíticos de la región en que nació, la cual en su momento perteneció al Sacro Imperio Romano Germánico y actualmente se divide administrativamente entre Polonia (en su mayor extensión y donde hoy en día se ubica la ciudad de Wolów), Alemania y República Checa. Según la fuente consultada, es señalada como alemana, polaca, o sencillamente silesiana. Igualmente, no fue hasta el hallazgo por la lingüista y educadora Dra. Ingrid Guentherodt de una carta de Elías von Löwen a Johannes Hevelius fechada en 1651, junto a una antología de felicitaciones por su primera boda, que se confirmó su año de nacimiento.

 

(2)        En mecánica clásica, es un caso especial del problema de los dos cuerpos, en el que dos cuerpos interactúan por medio de una fuerza  central que varía en intensidad según una ley cuadrática inversamente proporcional en función de la distancia entre ambos. La fuerza puede ser atractiva o repulsiva. El "problema" es hallar la posición o la velocidad de los dos cuerpos a lo largo del tiempo dadas sus masas, posiciones iniciales y velocidades. Usando la mecánica clásica, la solución puede expresarse como una órbita de Kepler utilizando los seis elementos orbitales: longitud del nodo ascendente, inclinación de la órbita, argumento del perihelio o periastro, semieje mayor de la órbita, excentricidad de la órbita y anomalía media de la época.

 

(3)        Rango que tiene un año determinado en el ciclo metónico, que se repite cada 19 años y permite hacer coincidir, con 1,5 horas de error aproximadamente, los ciclos de la Luna con los ciclos solares. Hay 19 números áureos (del 1 al 19) y cada año tiene su número áureo asociado. Según la tradición, éste ciclo fue dado a conocer por el astrónomo griego Metón en los Juegos Olímpicos de 432 a.C., y ante su importancia el ciclo fue grabado en letras de oro en el templo de Minerva. De ahí los términos “número de oro”, “número áureo” o “número dorado”  para describir el rango de un año del ciclo y, por extensión, al ciclo mismo.

 

(4)        Comunidad autoproclamada de origen incierto, formada por académicos, intelectuales y figuras literarias de Europa y América. La primera aparición del término en su forma latina, Respublica Literaria, se halla en una carta del humanista italiano Francesco Barbaro a Poggio Bracciolini del 06 de julio de 1417. La expresión fue cada vez más utilizada en los siglos XVI y XVII, de modo que a finales de este último ya aparece en los títulos de varias importantes publicaciones periódicas. Su nombre se debe al uso sistemático de cartas manuscritas, las cuales permitían salvar las distancias geográficas que podían separar a sus miembros, y posteriormente han permitido documentar no sólo los aspectos técnicos y científicos intercambiados entre los involucrados, sino también sus relaciones personales. La lengua franca inicialmente utilizada era el latín aunque luego el francés fue ganando importancia.

 

(5)   En Cunita, M. (1650), se pueden apreciar la portada y algunas páginas del libro.

 

 

REFERENCIAS

Alchetron  (2918).  Maria Cunitz.  Disponible:  https://alchetron.com/Maria-Cunitz  [Consulta:  2020, mayo 13].

Cunitia, M.  (1650).  Urania propitia sive Tabulae… Disponible:  https://www.iberlibro.com/primera-edicion/Urania-propitia-sive-Tabulae-astronomicae-mir%C3%A8/22735415406/bd  [Consulta:  2020, mayo 17].

Diloné, M  (2013).  Métodos iterativos aplicados a la ecuación de Kepler. Tesis Doctoral, Universidad de La Rioja.  Disponible:    https://documat.unirioja.es/buscar/documentos?querysDismax.DOCUMENTAL_TODO=m%C3%A9todos+iterativos+aplicados+a+la+ecuaci%C3%B3n+de+kepler  [Consulta:  2020, mayo 15]. 

Hatch, R.  (2003).  The Cunitz Page. University of Florida.  Disponible:  http://users.clas.ufl.edu/ufhatch/pages/03-Sci-Rev/SCI-REV-Home/sr-women/05-SR-WOMEN-CUNITZ-PAGE-bio.html  [Consulta:  2020, mayo 13].

Macho, M  (2016).  Maria Cunitz, la “Palas de Silesia”.  Disponible:  https://mujeresconciencia.com/2016/09/12/maria-cunitz-la-palas-de-silesia/  [Consulta:  2020, mayo 13].

O’Connor, J. y Robertson, E.  (2008).  Maria Cunitz.  Disponible:  http://mathshistory.st-andrews.ac.uk/Biographies/Cunitz.html  [Consulta:  2020, mayo 13].

Wikipedia  (s/f).  María Cunitz.  Disponible:  https://de.wikipedia.org/wiki/Maria_Cunitz  [Consulta:  2020, mayo 13].

Wikipedia  (s/f).  Urania propitia.  Disponible:  https://en.wikipedia.org/wiki/Urania_Propitia  [Consulta:  2020, mayo 14].

Wooten, D.  (2015).  The invention of Science Harpers Collins.

 

 

Créditos de imágenes

María Kunitz.  En:  https://alchetron.com/Maria-Cunitz   [Descarga:  2020, mayo 13].

Urania propitia.  En:  https://www.iberlibro.com/primera-edicion/Urania-propitia-sive-Tabulae-astronomicae-mir%C3%A8/22735415406/bd  [Descarga:  2020, mayo 17].