A  S  T  R  O  B  I  O  G  R  A  F  I  A  S 


 

 

Antoine-Laurent de Lavoisier

(26 de Agosto de 1743 – 8 de Mayo de1794) Paris- Francia

 

Quiero comenzar esta biografía con una frase muy oportuna del matemático Lagrange en el momento de la muerte

de este eminente científico del siglo XVIII: "Sólo ha hecho falta un instante para cortarle la cabeza;

pero Francia no será capaz de producir otra semejante en un siglo…".

 

Por Fabiola Díaz.

Asociación Larense de Astronomía, ALDA.

 

Antoine-Laurent de Lavoisier, nació en Paris – Francia, el 26 de agosto de 1743 en el seno de una familia de clase media conformada por Jean-Antoine Lavoisier (padre), un distinguido abogado, y Emilie Punctis (madre), quien pertenecía a una familia rica e influyente de la época. Debido a la temprana muerte de su madre, la crianza del pequeño Antoine le fue confiada a su tía. Desde su juventud dio muestras de ser muy inteligente, lo que le permitió asimilar con gran facilidad el conocimiento científico de la época.

 

Lavoisier recibió una excelente educación en el Collège Mazarino, en donde adquirió muy buenas bases de conocimientos científicos, sino también una sólida formación humanística. Posteriormente, influenciado por su padre a seguir la carrera de derecho, Lavoisier ingresó  en la facultad de derecho de París, donde se graduó en 1764. Como consecuencia de sus estudios de derecho, formó parte de la Orden de Barristers, organización honoraria que fomentaba la instrucción en derecho pero, aun así, sus actividades posteriores fueron orientadas hacia la investigación científica; y siguió los cursos de matemáticas y astronomía de Nicolás Louis de Lacaille y los de química y botánica de Guillaume François Rouelle y Bernard de Jussieu, y, dedicándose de lleno a la investigación a pesar de su juventud.

 

La revolución científica de los siglos XVI y XVII dejó atrás muchas antiguas creencias y disciplinas de larga data, como por ejemplo la alquimia. Sin embargo, a pesar de las muchas aplicaciones prácticas y a la gran cantidad de conocimientos en el área, en la segunda mitad del siglo XVIII, la química seguía siendo una disciplina mayormente empírica y especulativa. Usualmente, los investigadores se limitaban a anotar y describir cuidadosamente sus técnicas y experimentos, sin llegar a resultados concluyentes que decantaran en leyes universales válidas capaces de explicar un gran conjunto de fenómenos.

 

En 1766 recibió la medalla de oro de la Academia de Ciencias francesa por un ensayo sobre el mejor método de alumbrado público para grandes poblaciones; tal estudio le había costado semanas enteras de aislamiento en la oscuridad para hacer sensibles sus pupilas a las mínimas diferencias de intensidad de varias fuentes de luz.

 

Lavoisier fue admitido en la Academia de Ciencias de París en el año de 1768, a la edad de 25 años, de la cual, posteriormente sería director  (1785) y tesorero (1791).

 

Un año más tarde junto con el geólogo J. E. Guettard participó en la elaboración del primer mapa geológico de Francia, así como también la confección de un atlas mineralógico de Francia y algunas otras actividades relacionadas con la ciencia.

 

En 1771 Antoine Lavoisier contrajo matrimonio con Marie-Anne Pierrette Paulze. Pronto Marie comenzó a participar activamente en el trabajo del laboratorio de su esposo y a involucrarse en las investigaciones científicas, por lo que posteriormente editó y publicó en francés e inglés, las memorias de su marido.

Lavoisier y su esposa Marie-Anne.

 

Cabe mencionar que Marie-Anne, también se dedicó a la investigación científica, específicamente a la química, en la cual también obtuvo algunos logros y descubrimientos, que en pocas oportunidades se mencionan.

 

En la actualidad se considera a Lavoisier como el padre de la química moderna debido a los invaluables aportes de este eminente científico a la química, los cuales se listan a continuación:

 

·         Tuvo el mejor, más grande y sofisticado laboratorio de la época el cual fue visitado por otros eminentes científicos. Hoy su laboratorio se encuentra en el Musée National des Techniques, en París.

 

Lavoisier en su Laboratorio

 

·         Logró establecer claramente la diferencia entre elemento (sustancia que no se puede descomponer mediante procesos químicos) y compuesto (sustancia compuesta por elementos). A él se debe la formulación del principio o ley de la conservación de la materia (Ley de Lavoisier), según la cual la cantidad de materia permanece constante durante una reacción química, o “la masa total de los reaccionantes es igual a la masa de los productos de la reacción”.

 

·         Estableció una nomenclatura química racional para los elementos y compuestos. Método de nomenclatura química (1787). Esta nomenclatura  mantiene su vigencia aún en la actualidad.

 

·         Demostró que la antigua idea, incluso apoyada por Boyle, de que el agua podía ser convertida en tierra mediante sucesivas destilaciones no era correcta. Lavosier se tomó la tarea de someter a ebullición durante varios días un recipiente lleno de agua cerrado herméticamente, obteniendo, un poso terroso en el fondo. Pero, además observó que el recipiente y su contenido pesaban lo mismo que antes de la ebullición, y tras separar el material terroso, notó que tampoco el volumen de agua se había alterado, pero el peso del recipiente vacío se había reducido en una magnitud igual a la del pozo, sabiendo entonces que éste sólo podía proceder de las paredes del recipiente. Este experimento fue además la primera confirmación del principio de conservación de la materia (Ley de Lavoisier) enunciado por Lavoisier posterior a múltiples evidencias experimentales. Este principio ya era conocido por varios científicos de la época quienes lo rechazaban debido a que chocaba con las ideas tradicionales y con las nociones empíricas que para muchos científicos de la época eran “evidentes”.

 

·         Echó por tierra la teoría del flogísto logrando explicar clara y explícitamente el proceso de combustión así como también sus resultados. La teoría del flogisto dominaba el pensamiento de los estudiosos de la época. Dicha teoría fue desarrollada por el alemán Johann Becher (1635-1682) y su discípulo Georg Stahl (1660-1734) a finales del siglo XVII. Según la cual los materiales combustibles contenían una sustancia (a la que ellos denominaron flogisto) que era emitida al momento de la combustión. Y según esta teoría, un material no combustible, como las cenizas, no ardería porque el flogisto que contenía el material inicial (la madera) ya había sido expulsado.

 

En  1772, Lavoisier, tomando en cuenta la naturaleza de los cuatro elementos tradicionales (agua, tierra, aire y fuego) comienza una serie de investigaciones sobre la acción del aire en las reacciones de combustión. Realizando numerosos experimentos que le permitieron  aclarar y entender los resultados de distintos materiales en combustión. 

 

Dichos experimentos consistían principalmente en calentar con calor un recipiente cerrado herméticamente en el cual se había colocado una muestra discreta de estaño y observar lo que sucedía después de la combustión. Lavoisier comprobó que en efecto, el peso del metal aumentaba, pero que el peso neto del recipiente y su contenido se mantenía exactamente igual, y además pudo observar que el aumento de peso en la muestra de estaño, correspondía justamente con la disminución del peso del aire.

 

Posteriormente, Lavoisier repitió este experimento de combustión con otros metales como el mercurio y el platino y con otros elementos como el fósforo y el azufre. Todos los resultados obtenidos a partir de estos experimentos lo llevaron a establecer un nuevo concepto de combustión y a describir con exactitud la naturaleza del aire, logrando distinguir entre un “aire” que no se combina con el combustible posterior a la combustión (el nitrógeno) y otro que sí lo hace, el oxígeno. Así, Lavoisier estableció que todos los fenómenos ordinarios de combustión consisten en la combinación del oxígeno atmosférico con la sustancia combustible, tanto si ésta se inflama (madera, papel, carbón) como si se altera, dando lugar a óxidos (como comúnmente le sucede a  los metales). Los resultados cuantitativos y demás evidencias que obtuvo Lavoisier se oponían claramente a la teoría del flogisto, vigente en aquel momento. Ni el flogisto ni ninguna otra sustancia incierta se liberaban o se adquiría en los procesos de combustión de las sustancias. Lavoisier publicó en 1786 una brillante refutación de dicha teoría, que logró persuadir a gran parte de la comunidad científica del momento.

 

·         Otro estudio por medio del cual se obtuvo nuevos avances y aportes para la química fue sus investigaciones sobre la naturaleza del agua, puesto  que  esta, al igual que el aire, había sido concebida como una sustancia simple (uno de los cuatro elementos) desde los tiempos de los tiempos anteriores a Sócrates. Sin embargo, en 1781, Henry Cavendish logró obtener agua mezclando aire e hidrógeno, por lo que se sospechaba que era un compuesto. Finalmente, Lavoisier, en 1783, demostró que los resultados de dicho experimento eran correctos y que el agua es un compuesto formado por hidrógeno y oxígeno.

 

·         Gracias al gran esfuerzo de Lavoisier y sus colaboradores tales como Claude Louis Berthollet, el dramaturgo y orador Antoine François de Fourcroy y el aficionado Guyton de Morveau, en 1787 el nuevo Método de Nomenclatura Química fue presentado a la Academia de Francia, y pocos años después, posterior a la publicación del Tratado elemental de química de Lavoisier (1789), su intuitiva y novedosa terminología triunfó completamente.

 

El Método de nomenclatura química divide las sustancias en elementos y compuestos, siguiendo un concepto ya introducido por Robert Boyle.

 

·         En 1789, Antoine Lavoisier publicó su obra titulada Tratado Elemental de Química. De este libro, que contenía una exacta y completa exposición de su labor, cabe destacar la formulación de un primer enunciado de la ley de la conservación de la materia. Fue difundido mediante numerosas ediciones y traducciones. Este  tratado ha sido considerado el texto fundamental de la química moderna. En ese mismo año, en conjunto con sus colaboradores fundó los Annales de Chimie (Anales de Química), publicación monográfica consagrada a la nueva química.

 

·         Lavoisier realizó también investigaciones sobre la fermentación y la respiración animal. De estos resultados concluyó que la respiración es un tipo de reacción de oxidación análoga a la combustión del carbón, anticipándose a las teorías de los ciclos del hidrógeno y del carbono de la vida animal y vegetal conocidos en la actualidad.

 

·         Realizó también muy valioso aportes a la termoquímica, cuando después de múltiples experimentos con variaciones de calor logró concluir que “la cantidad de calor necesaria para descomponer un compuesto es igual a la cantidad de calor liberada durante la formación del compuesto a partir de sus elementos”.

 

·         Además de un eminente científico, Antoine Lavoisier fue un destacado personaje de la sociedad francesa que ocupó varios cargos importantes tales como director científico en la Administración Real de Pólvora. También fue miembro de la comisión para el establecimiento del nuevo sistema de pesos y medidas de la época. En 1791 fue secretario del Tesoro Francés.

 

Lavoisier fundó una empresa que se dedicaba a recaudar impuestos para la Corona, que para la época no contaba con una administración tributaria eficiente.

 

Con la llegada al poder en Francia de Robespierre y la revolución francesa, se desató el odio hacia Lavoisier quien fue considerado traidor, y condenado a muerte y guillotinado. Y aunque  algunos de sus amigos y científicos apelaron al gran prestigio de Lavoisier para evitar la ejecución, el juez revolucionario dijo: "La República no necesita ni sabios ni químicos". Mucho más acertado fue, sin embargo, el comentario del matemático Lagrange: "Sólo ha hecho falta un instante para cortarle la cabeza; pero Francia no será capaz de producir otra semejante en un siglo".

 

Así termina la vida de este químico, biólogo y economista francés,  el 8 de mayo de 1794.

 

REFERENCIAS.

-       McMurry. J, Fay.R(2010) Pearson International Edition General Chemistry,Atoms First.

-       R.H. Petrucci, W.S. Harwood y F.G. Herring, Química General (8.ª ed. Prentice-Hall 2002).

-       Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E. (2004). Biografía de Antoine-Laurent de Lavoisier. En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. Barcelona (España).

-       WEEKS, M.E. (1954), Descubrimientos y conquistas de la química, traducido por A. Sanromá, Barcelona, Manuel Marín.

-       https://www.biografiasyvidas.com/biografia/

-       https://www.bbc.com/mundo/noticias-49570887

-       https://www.newadvent.org/cathen/09052a.htm

-       https://scienceworld.wolfram.com/biography/Lavoisier.html