A  S  T  R  O  B  I  O  G  R  A  F  I  A  S 


 

bessel.jpg

Friedrich Wilhelm Bessel

22 de julio de 1784 - 17 de marzo de 1846

Imagen crédito: Linda Hall Library.

 

Foto carnet Jesus Guerrero.jpg

Por: Jesús A. Guerrero O.

Asociación Larense de Astronomía, ALDA.

 

 

Friedrich Wilhelm Bessel nació el 22 de julio de 1784 en Minden, Westfalia, para ese entonces capital de la región prusiana de Minden-Ravensberg, en la actual Alemania.

 

 

Segundo hijo en una familia numerosa, sus primeros años de estudios no le auguraron una vida exitosa debido a su dificultad en el aprendizaje del latín, para ese entonces la lengua culta. De ahí que en enero de 1799, a la edad de 14 años, Bessel dejase la escuela para convertirse en aprendiz contable de la empresa Kulenkamp en Bremen, una firma involucrada en el negocio de importación y exportación.

 

 

Como aprendiz, Bessel, al principio no recibió ningún salario, pero a medida que sus jefes comenzaron a apreciar sus habilidades contables, le asignaron un pequeño estipendio.

 

 

El interés en los países con los que la empresa naviera tenía relaciones comerciales, condujeron a Bessel a pasar sus tardes estudiando geografía, español e inglés. Pero este estudio era insuficiente para su mente escrutadora: de la geografía pasó a la navegación, y de esta a la geodesia. Sus intereses se volvieron hacia la determinación de la posición de un barco en el mar, lo que lo condujo a estudiar astronomía y matemáticas y comenzó a hacer observaciones para determinar la longitud geográfica.

 

 

En 1804, Bessel escribió un artículo sobre el cometa Halley, calculando la órbita utilizando datos de observaciones hechas por Thomas Harriot en 1607. Envió sus resultados a Heinrich Olbers, el principal experto en cometas de su tiempo, quien reconoció de inmediato la calidad del trabajo de Bessel. Esta circunstancia condujo a Olbers a plantearle a Bessel que hiciera más observaciones del cometa para llevar su trabajo más lejos. El documento resultante, al nivel requerido para una tesis doctoral, se publicó por recomendación de Olbers. A partir de ese momento, Bessel se concentró en astronomía, mecánica celeste y matemáticas.

 

 

Bessel llamó la atención de una figura importante de la astronomía alemana en ese momento, Heinrich Wilhelm Olbers, al producir un refinamiento en los cálculos orbitales para el cometa Halley en 1804, utilizando datos de antiguas observaciones realizadas por Thomas Harriot y Nathaniel Torporley en 1607.

 

 

Olbers le sugirió a Bessel, que todavía era aprendiz de la empresa de importación y exportación, que debería convertirse en astrónomo profesional. En 1806 aceptó el puesto de asistente en el Observatorio Lilienthal, un observatorio privado cerca de Bremen. Esta decisión la tomó Bessel después de largas cavilaciones, pues abandonaba una vida garantizada de grandes comodidades para encerrarse en el trabajo nocturno en un observatorio. Sin embargo, el Observatorio Lilienthal le dio una valiosa experiencia observando planetas, en particular Saturno, sus anillos y satélites. También observó cometas y continuó su estudio de la mecánica celeste. En 1807 comenzó a trabajar para reducir las observaciones de James Bradley, que había sido astrónomo real inglés entre los años 1742 y 1762. Bessel trabajó en las posiciones de 3.222 estrellas hechas alrededor del año 1750 en Greenwich.

 

 

El brillante trabajo de Bessel fue rápidamente reconocido y tanto Leipzig como Greifswald le ofrecieron puestos. Sin embargo, rechazó ambas. En 1809, a la edad de 26 años, Bessel fue nombrado director del nuevo Observatorio Königsberg por Frederick William III del Prusia, además de una cátedra de astronomía. Bessel no podía recibir una cátedra sin obtener primero un título universitario. La Universidad de Gotinga otorgó un doctorado por recomendación de Carl Gauss, quien se había encontrado con Bessel en Bremen en 1807 y reconoció su talento.

 

 

Aunque el Observatorio de Königsberg todavía estaba en construcción, Bessel asumió su nuevo cargo el 10 de mayo de 1810. Continuó trabajando en las observaciones de Bradley mientras que el trabajo continuó en el observatorio desde 1810 hasta 1813. El trabajo de Bessel se había dado a conocer internacionalmente y recibió el Premio Lalande del Institut de France por sus tablas de refracción basadas en las observaciones de Bradley. También durante este período, en 1812, fue elegido para la Academia de Berlín.

 

 

Bessel permaneció en Königsberg por el resto de su vida, investigando y enseñando sin interrupción, aunque a menudo se quejaba de las limitadas posibilidades de observación debido al clima desfavorable. Declinó la dirección del Observatorio de Berlín, por temor a mayores responsabilidades administrativas y sociales.

 

 

Fue en Königsberg donde Bessel emprendió su monumental tarea de determinar  las posiciones y los movimientos propios de más de 50.000 estrellas que condujeron al descubrimiento en 1838 de la paralaje de la estrella 61 Cygni. Sin embargo, su vida no transcurrió sin problemas aunque hizo un matrimonio feliz en 1812.

 

 

A partir de 1840, la salud de Bessel se deterioró. Su último viaje largo, en 1842, fue a Inglaterra, donde participó en el Congreso de la Asociación Británica en Manchester. Su reunión con importantes científicos ingleses, incluido Herschel, lo impresionó profundamente y lo estimuló a terminar y publicar, a pesar de su salud debilitada, una serie de trabajos. Después de dos años murió de cáncer.

 

 

Bessel fue uno de los primeros astrónomos en darse cuenta de que, antes de poder confiar plenamente en una observación posicional, uno debe tener un conocimiento cuantitativo de cada posible error que pueda entrar en el resultado final. Llegó a utilizar las observaciones de Greenwich del siglo XVIII de Bradley y Maskelyne porque estos dos astrónomos fueron los primeros en proporcionar análisis exhaustivos de sus propios errores instrumentales, junto con la temperatura y la presión de la atmósfera a través de la cual se habían realizado las mediciones. Al eliminar todas las fuentes de error, ópticas, mecánicas y meteorológicas, Bessel pudo obtener resultados astronómicos de asombrosa delicadeza de la que se podían extraer una gran cantidad de datos nuevos.

 

 

El trabajo de Bessel para determinar las constantes de precesión, nutación y aberración le valió otros honores, como un premio de la Academia de Berlín en 1815. Bessel publicó las posiciones estelares de Bradley en 1818 en una obra que da el movimiento apropiado de las estrellas. En 1825 fue honrado por elección como miembro de la Royal Society.

 

 

En 1830 Bessel publicó las posiciones medias y aparentes de 38 estrellas sobre el  período de 100 años (años 1750 – 1850). Estas 38 estrellas fueron las 36 “estrellas fundamentales” de Maskelyne junto con otras dos estrellas polares. A partir de las variaciones periódicas en los movimientos propios de las estrellas Sirio y Proción, dos de las 36 estrellas fundamentales de Maskelyne, Bessel dedujo que tenían estrellas compañeras en órbita que todavía no se habían observado. Anunció que Sirio tenía un compañero en 1841, por lo que fue el primero en predecir la existencia de “estrellas oscuras”. Diez años después se calculó la órbita del compañero y se observó en 1862. Bessel usó paralaje para determinar la distancia a 61 Cygni anunciando su resultado en 1838. Su método de selección de una estrella se basó en sus propios datos, ya que eligió la estrella que tenía el mayor movimiento adecuado de todas las estrellas que había estudiado, deduciendo correctamente que esto significaría que la estrella estaba cerca. Dado que 61 Cygni es una estrella relativamente tenue, fue una elección audaz basada en su correcta comprensión de la causa de los movimientos correctos. Bessel, utilizando un heliómetro Fraunhofer para realizar las mediciones, anunció su valor de 0,314" (segundos de arco), lo que ubica a la estrella a una distancia de 10 años luz. El valor correcto de la paralaje de 61 Cygni es 0,292".

 

 

John Herschel, cuando se enteró del logro de Bessel, le escribió describiéndolo como: ... el mayor y más glorioso triunfo que la astronomía práctica haya presenciado. Olbers, habló de los logros de Bessel en su 80° cumpleaños, expresando que era un regalo que “había puesto nuestras ideas sobre el Universo sobre bases sólidas”. La Royal Astronomical Society le otorgó su medalla de oro para marcar este logro.

 

 

Bessel también elaboró ​​un método de análisis matemático que involucra lo que  ahora se conoce como la función Bessel. Introdujo esto en 1817 en su estudio de un problema de Kepler de determinar el movimiento de tres cuerpos que se mueven bajo gravitación mutua.

 

 

El trabajo de Bessel en 1840 contribuyó al descubrimiento de Neptuno en 1846 en el Observatorio de Berlín, varios meses después de la muerte de Bessel. A propuesta de Bessel (1825), la Academia de Ciencias de Prusia comenzó la edición del Berliner Akademische Sternkarten (Cartas Estelares de la Academia de Berlín) como un proyecto internacional. Estas nuevas cartas estelares le permitieron a Johann Gottfried Galle encontrar a Neptuno cerca de la posición calculada por LeVerrier en 1846.

 

 

Después de varios meses de enfermedad, Bessel murió el 17 de marzo de 1846, a la edad de 62 años, en su observatorio por fibrosis retroperitoneal.

 

Referencias:

https://mathshistory.st-andrews.ac.uk/Biographies/Bessel/