JWST revela nuevas características en el corazón de la Vía Láctea        

Por: Leah Ramsay, Space Telescope Science Institute.

20 de noviembre de 2023

 

Vista completa del instrumento NIRCam (cámara de infrarrojo cercano) del telescopio espacial James Webb revela una porción de 50 años luz de ancho del denso centro de la Vía Láctea. Crédito de la Imagen: NASA, ESA, CSA, STScI, Samuel Crowe (UVA).

 

La última imagen del Telescopio Espacial James Webb (JWST) muestra una porción del denso centro de nuestra galaxia con un detalle sin precedentes, incluidas características nunca antes vistas que los astrónomos aún tienen que explicar. La región de formación estelar, denominada Sagitario C (Sgr C), está a unos 300 años luz del agujero negro supermasivo central de la Vía Láctea, Sagitario A*. Los investigadores destacan que nunca ha habido datos infrarrojos en esta región con el nivel de resolución y sensibilidad que obtenemos con el JWST.

 

El centro galáctico es el entorno más extremo de nuestra Vía Láctea, donde las teorías actuales sobre la formación de estrellas pueden someterse a sus pruebas más rigurosas. Entre las 500.000 estrellas estimadas en la imagen hay un cúmulo de protoestrellas (estrellas que todavía se están formando y ganando masa) produciendo flujos que brillan como una hoguera en medio de una nube oscura en el infrarrojo. En el corazón de este joven cúmulo se encuentra una protoestrella masiva previamente conocida, con una masa de más de 30 veces la de nuestro Sol.

 

La nube de la que emergen las protoestrellas es tan densa que la luz de las estrellas detrás de ella no puede llegar al JWST, lo que la hace parecer menos poblada cuando es una de las áreas más densamente pobladas de la imagen. Nubes oscuras infrarrojas más pequeñas salpican la imagen, pareciendo agujeros en el campo estelar. Ahí es donde se forman las futuras estrellas. El instrumento NIRCam (cámara de infrarrojo cercano) de Webb también capturó emisiones a gran escala del hidrógeno ionizado que rodea el lado inferior de la nube oscura, que se muestra en color cian en la imagen.

 

A unos 25.000 años luz de la Tierra, el centro galáctico está lo suficientemente cerca como para estudiar estrellas individuales con el telescopio Webb, lo que permite a los astrónomos recopilar información sin precedentes sobre cómo se forman las estrellas y cómo este proceso puede depender del entorno cósmico, especialmente en comparación con otras regiones de la galaxia. Por ejemplo, ¿se forman estrellas más masivas en el centro de la Vía Láctea, a diferencia de los bordes de sus brazos espirales?

 

El centro galáctico es un lugar abarrotado y tumultuoso, hay nubes de gas turbulentas y magnetizadas que están formando estrellas, que luego impactan el gas circundante con sus vientos, chorros y radiación. En ese sentido, JWST ha proporcionado una gran cantidad de datos sobre este entorno extremo y apenas estamos empezando a profundizar en él. Los investigadores señalan que la imagen dada por el Webb es sorprendente y la ciencia que se obtendrá de esta imagen es aún mejor, permitiendo aproximarse en conocer la historia del origen de gran parte del Universo.

 

Fuente:

https://phys.org/news/2023-11-webb-reveals-features-heart-milky.html