La Vía Láctea en nuestro cielo           

    Tal como hemos escrito con anterioridad, el ecuador de nuestra galaxia se muestra como una inmensa banda luminosa que atraviesa el cielo y que podemos apreciar en las noches oscuras.

    Una rápida inspección nos permite discernir que al alejarnos de esa banda, disminuye la cantidad de estrellas en el cielo: esto es así, debido a que nos estamos alejando de las zonas en donde se aglomeran la mayor cantidad de estrellas en la galaxia, su ecuador. 

Fotografía dirigida hacia el centro de la Vía Láctea.

    Esa banda luminosa no guarda ninguna referencia con nuestros puntos cardinales. Esto se debe a la posición y orientación que posee el Sistema Solar en la galaxia.

 

 

 

Posiciones que presenta en ecuador de la Vía Láctea a través de todo el año

(Norte hacia arriba en cada gráfico).

    De aquí que a medida que transcurren los meses del año, el ecuador galáctico se va desplazando a través de todo el cielo. Para los meses de mayo y junio, el mismo se observa muy bajo en el horizonte para las horas tempranas de la noche, por lo que es muy difícil observarlo. Los mejores meses para estudiar el perfil de la Vía Láctea son los meses de enero, febrero, marzo, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre.