Entorno galáctico            

 

    La Vía Láctea se encuentra inmersa en un pequeño conglomerado de galaxias denominado el Grupo Local, compuesto por 51 galaxias que se desplazan como un todo en el Universo. 

 

    Para los astrofísicos reviste especial importancia poder desentrañar nuestro entorno galáctico: el conjunto de galaxias enanas esferoidales (dSph), torrentes de estrellas, nubes de alta velocidad (HVC) y velocidad intermedia (IVC) que acompañan a la Vía Láctea.

 

    Hasta el momento se han descubierto 21 galaxias enanas esferoidales (dSph) que en unión con las Nubes Mayor y Menor de Magallanes, conforman las 23 galaxias que se encuentran asociadas gravitacionalmente con la nuestra. 

 

La imagen a continuación nos ilustra el complejo entorno que acompaña la Vía Láctea en el Grupo Local de galaxias.

 

Tomado de la página de H. Heintzmann  www.hera.ph1.uni-koeln.de  

 

    Especial atención ha merecido la corriente de Sagitario: especie de arco de materia que encierra nuestra galaxia, producto de la acreción gravitatoria de la galaxia enana esferoidal (dSph) de Sagitario. Los astrónomos han determinado que se trata de una galaxia enana que está siendo “devorada” por la Vía Láctea.

 

Corriente de Sagitario en la Vía Láctea.

 

    Otra galaxia que se encuentra sujeta a acreción es la enana del Can Mayor. En abril de 2006 se descubrió un componente, que paradójicamente es la dSph más alejada de la Vía Láctea: la enana de Canes Venatici.

 

    La última camada de galaxias satélites fue reportado el 9 de enero del 2007. Se trata de un conjunto de siete galaxias enanas, canibalizadas por la Vía Láctea. El descubrimiento lo realizó un equipo internacional de astrónomos que trabajan con el Sloan Digital Sky Survey (SDSS). Estas nuevas satélites se encuentran disgregadas hacia el Polo Norte galáctico.

 

    Una octava galaxia enana, denominada Leo T, ha intrigado a los astrónomos. Ubicada hacia el borde de la influencia gravitatoria de la Vía Láctea (aproximadamente 1,4 millones de Años-Luz), no se ha comprobado su condición de satélite. Según los científicos, puede ser una enana flotando libre en el Grupo Local.

 

Enana Leo T, con una luminosidad de 50.000 veces el Sol.

 

    El 18 de septiembre de 2008, un equipo de astrónomos, que hacen uso del telescopio Keck, en Hawai, como herramienta del proyecto SEGUE (Sloan Extension for Galactic Understanding and Exploration) reportaron el descubrimiento de la galaxia enana Segue 1, mil millones de veces menos brillante que la Vía Láctea, pero más de 1.000 veces más masiva de lo que se puede observar.