Reporte vía radio


 

por Jesús A. Guerrero Ordáz

El meteoro que ingresa a la atmósfera, convierte su energía cinética en calor. Este calor producido por la partícula ioniza las capas altas de la atmósfera terrestre, en dirección al trazo del meteoro.

  

Esta ionización provoca reflexión en las capas de VHF (Very High Frequency – Frecuencia Muy Alta) cuyo rango va de 30 MHz hasta 300 MHz.

 

En el radio, el ingreso de un meteoro se escucha como un chasquido. Cuando ese chasquido se prolonga por más de medio (0,5) segundo, se denomina burst.

  

La antena debe estar dirigida hacia el radiante. La mejor detección del ingreso del meteoro, se produce cuando la antena se encuentra perpendicularmente a la dirección del meteoro.