Mercurio     

 

ATMÓSFERA.

 

      Los astrónomos, hasta no hace mucho, pensaban que Mercurio era un planeta muy pequeño para poder retener la atmósfera primitiva.

 

      Sin embargo, los dos sobrevuelos realizados por la sonda espacial MESSENGER (14 de enero y 06 de octubre de 2008), le han permitido a los científicos detectar una débil capa de gases en torno al planeta. Los gases presentes en su superficie parecen provenir de un proceso radiativo del planeta y debe existir un proceso de renovación, ya que de no ser así, los mismos se dispersarían en el espacio.  

 

      Con una presión atmosférica extremadamente baja, del orden de 2 x 10-15 bares (en la Tierra es igual a 1 bar), la "atmósfera" de Mercurio tiene una composición distribuida entre los siguientes elementos: Potasio (31,7%), Sodio (24,9%), Oxigeno (9,5%), Argón (7,0%), Helio (5,9%), Oxigeno molecular (5,6%), Nitrógeno (5,2%), Dióxido de Carbono (3,6%), agua (3,4%), Hidrogeno (3,2%).

 

      Los investigadores han concluido que el posible mecanismo que "rellena" la débil atmosfera del planeta es producto de la interacción con el viento solar.

 

      El viento solar alcanza la superficie de Mercurio, con velocidades que oscilan entre los 400 a 600 Km/s.