La decisión de Alan Shepard   


El próximo 02 de abril se cumplen 52 años de la selección de los 7 astronautas para el programa espacial estadounidense “Mercury”. Alan B. Shepard fue uno de estos 7 astronautas originales.

 

Fue el primer norteamericano en ir al espacio, 23 días después de que Yuri Gagarin se convirtiera en el primer humano en hacerlo.

 

Shepard había sido seleccionado para volar en la primera misión del proyecto Géminis que siguió al Mercury, pero unos días antes de su vuelo sufrió un mareo en el baño y cuando fue examinado resultó que sufría de laberintitis (Vértigo de Méniere) y quedó excluido del programa espacial. Luego de probar con diversos tratamientos se sometió a una complicada operación y superó la enfermedad.

 

Así volvió al programa espacial 6 años después y fue nombrado Comandante de la misión Apollo XIII. Pero su nominación fue rechazada por la NASA por el tiempo que tenía sin volar y entonces la tripulación que originalmente estaba programada para el Apollo XIV tomó su lugar y la de Shepard fue nombrada para la misión siguiente. 

 

Ya sabemos que el Apollo XIII no pudo llegar a la Luna y así el primer estadounidense en ir al espacio se convertiría en el quinto hombre en posar la planta de su pie sobre la Luna.  Shepard es recordado por ser el primer ser humano en jugar golf en la superficie selenita, hecho con el cual se desvió del programa que tenían los astronautas para su viaje lunar.  Pero otro aspecto poco conocido de su viaje es el hecho de que cuando descendían hacia la luna, el radar de descenso que les indicaba la altura no les funcionaba.  Las órdenes eran que si a los 13.000 pies el radar seguía sin trabajar tenían que abortar la misión. Finalmente el problema ser resolvió y descendieron sin problemas, pero quedó la duda de si Shepard habría cumplido con las órdenes de abortar la misión si el radar no encendía antes de los 13.000 pies.

 

En la serie “Moonshot” el mismo Shepard recuerda el momento y dice con una sonrisa muy pícara que las reglas muchas veces son hechas en forma arbitraria y que hipotéticamente ellos podían bajar más y si lograban divisar bien la altura podían maniobrar hasta descender más e incluso llegar a la Luna. Pero su sonrisa indica que él no iba a abortar la misión.

 

Cuando descendieron, su compañero de vuelo Ed Mitchel le preguntó qué hubiese hecho si el radar no se restablecía. Él le respondió: “Ed, nunca lo sabrás”. Ed Mitchel asegura que Shepard no iba a abortar ese descenso. El estaba decidido a morir en el intento pero no iba a abortar la misión.  

 

Fuentes:

http://es.wikipedia.org/wiki/Alan_Bartlett_Shepard

Serie Moonshot, autoría de Donald Slayton y Alan Shepard.