Panorámica detallada de Nebulosa Carina             

 

 

En una de las zonas más brillantes de la Vía Láctea, hay una nebulosa en la que ocurren las cosas más extrañas. NGC 3372, conocida como la Gran Nebulosa de Carina, contiene estrellas masivas y una nebulosa cambiante. En total, la Nebulosa de Carina mide más de 300 años luz y se encuentra a unos 7.500 años luz de distancia, en la constelación Carina, en lo más profundo del corazón de la zona sur de la Vía Láctea.

 

 

Eta Carinae, misteriosa y altamente inestable, es la estrella más energética de toda la nebulosa, fue la segunda estrella más brillante del firmamento en la década de 1830-1840, pero desde entonces se ha debilitado al punto de no verse a ojo desnudo. Es muy probable que esta estrella, si sigue los estándares astronómicos, acabe explotando como supernova en un futuro no muy lejano, si es que ya no lo hizo y la luz del evento no ha llegado aún a nosotros.

 

 

Arriba vemos la imagen más detallada de esta nebulosa que se ha tomado jamás. Es una de las imágenes más espectaculares captadas hasta la fecha por el telescopio Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo del Sur (ESO). En la toma se puede definir con extrema claridad las aglomeraciones de gas, polvo y estrellas jóvenes que forman la nebulosa, una inmensa guardería estelar que alberga las estrellas masivas más cercanas a la Tierra, así como algunas de las más pesadas y brillantes.

 

 

A pesar de que la nebulosa ya de por si en imágenes de luz visible es espectacular, para penetrar el velo polvoriento y denso, el equipo europeo de astrónomos, liderado por Thomas Preibisch (Observatorio Universitario, Munich, Alemania) ha utilizado las capacidades del Very Large Telescope de ESO junto con la cámara sensible infrarroja HAWK-I. De esta manera han combinado cientos de imágenes individuales: todo para obtener el mosaico infrarrojo más detallado hasta el momento de la nebulosa, logrando una de las imágenes más espectaculares creadas con el VLT. La imagen muestra, no sólo las brillantes estrellas muy masivas, sino también cientos de miles de estrellas mucho más débiles que antes permanecían invisibles. La propia estrella Eta Carinae aparece deslumbrante en la parte superior central de la imagen, rodeada por nubes de gas que brillan bajo el ataque violento de la radiación ultravioleta y por otras tan densas, que aún permanecen oscuras al infrarrojo.

 

 

Crédito de la imagen: Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Austral Europeo (ESO).