Objetos de Carina            

  

 

La constelación de Carina (Quilla) posee una de las joyas más preciadas en el cielo del hemisferio Sur: la Gran Nebulosa de Carina, catalogada por los astrónomos como NGC 3372. Con una extensión de 300 años-luz, la nebulosa, en la imagen hacia el extremo derecho, es mucho mayor que la famosa Nebulosa de Orión y una de las regiones de formación de estrellas más grande en nuestra galaxia, la Vía Láctea.

 

De hecho, la Nebulosa de Carina es también el hogar de estrellas jóvenes muy masivas, incluyendo la estrella variable irregular Eta Carinae, una gigante que se encuentra en las etapas finales de vida, que posee una masa mayor a cien veces la de nuestro Sol, lo que la constituye en una de las estrellas más masivas conocidas en nuestra galaxia.

 

La imagen de amplio campo, abarca unos 10 grados de extensión y en ella también pueden observarse los objetos NGC 3576 y NGC 3603. Casi al centro, pero arriba en la imagen, se logra divisar el cúmulo estelar abierto Rueda de la Fortuna, NGC 3532 y más condensado, hacia la izquierda, el cúmulo de la Perla, NGC 3766. Debajo de este cúmulo se encuentra otra región de formación estelar catalogada como IC 2948, inmersa en el cúmulo estelar IC 2944, conocida como la Nebulosa del Pollo Corredor.  

 

Crédito: Dieter Willasch.