NGC 6960: Nebulosa Escoba de Bruja     

Hace diez mil años, antes del alba de la historia humana escrita, una nueva luz debe haber aparecido de repente en el cielo nocturno, apagándose después de varias semanas. Hoy sabemos que esa luz provino de la explosión de una estrella que dejó coloridos penachos de gases en expansión que hoy conocemos como la Nebulosa del Velo. Hacia el extremo oriental de la Nebulosa del Velo, hay un sector identificado con las siglas NGC 6960, mejor conocido como la Nebulosa Escoba de Bruja. El gas turbulento adquiere sus colores por el impacto y excitación de los gases cercanos. Este remanente de supernova se encuentra a unos 1.400 años-luz de distancia en dirección de la constelación del Cisne. La estrella brillante en la imagen es 52 Cygnus, visible a simple vista en una noche oscura.

Crédito: Loke Kun Tan (StarryScapes).