La Nebulosa Creciente NGC 6888          

 

NGC 6888, también conocida como la Nebulosa Creciente, es una burbuja cósmica de unos 25 años-luz de diámetro, que se infla, soplada por los poderosos vientos de su masiva y brillante estrella central.

Esta detallada imagen telescópica utiliza datos capturados con filtros de banda estrecha que aísla la luz proveniente de átomos de hidrógeno y oxígeno, y permiten detallar el rojizo resplandor del hidrógeno y el verde azulado del oxígeno.

Visible dentro de la nebulosa, la estrella central de NGC 6888 está clasificada como una estrella Wolf-Rayet (WR 136). Esta estrella está perdiendo su envoltura exterior debido a su poderoso viento estelar, expulsando el equivalente de la masa del Sol cada 10.000 años.

Las estructuras complejas de la nebulosa se deben a la interacción del material expelido con el medio circundante, y con el material expulsado en fases anteriores de la estrella.

La quema de combustible a un ritmo prodigioso y cercano el fin de su vida útil como estrella, esta circunstancia debe concluir con el estallido espectacular de una supernova.

NGC 6888 se encuentra en la constelación de Cygnus, a unos 5.000 años-luz de distancia.

 

Crédito de la imagen: Michael Miller, Jimmy Walker.