NGC 2419: un trotamundo intergaláctico             

 

 

 

Tres objetos se destacan en esta imagen telescópica de una pequeña región de la constelación Lynx, el sigiloso Lince.

 

Las dos estrellas brillantes, y puntiagudas, pertenecen a nuestra galaxia, y por lo tanto, son objetos relativamente cercanos. El tercero es el remoto cúmulo estelar globular NGC 2419, situado a una distancia de unos 300.000 años-luz.

 

NGC 2419 es llamado a veces "El trotamundo intergaláctico", un título bastante apropiado, teniendo en cuenta que la distancia a la Gran Nube de Magallanes, una de las galaxias satélites de la Vía Láctea, es sólo de unos 160.000 años-luz.

 

Más o menos similar a otros grandes cúmulos globulares, como Omega Centauri, NGC 2419 se observa con apariencia débil, debido a que se encuentra muy lejos.

 

NGC 2419 puede tener un origen extragaláctico como, por ejemplo, los restos de una pequeña galaxia capturada y perturbada por la Vía Láctea. Pero su distancia extrema hace que sea difícil de estudiar y comparar sus propiedades con otros cúmulos globulares que deambulan por el halo de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

 

Crédito de la imagen: Bob Franke.