Galaxias en el río: NGC 1532 y NGC 1531        

 

  

Las galaxias grandes crecen comiéndose a las pequeñas. Incluso nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, practica esta especie de canibalismo cósmico, absorbiendo galaxias pequeñas que se acercan demasiado y son capturadas por su gravedad.

 

Esta es una práctica común en el Universo y se encuentra perfectamente ilustrada por este llamativo par de galaxias, entrelazadas por sus mareas gravitatorias en la sureña constelación de Erídano, el mitológico río en donde cayó el cuerpo quemado de Faetón, en su empeño de gobernar el curso del Sol en el firmamento.

 

Localizada a más de 50 millones de años-luz de distancia, la galaxia espiral grande NGC 1532 es deformada por el forcejeo gravitatorio con la galaxia enana NGC 1531, una batalla que la más pequeña perderá en el futuro.

 

Vista casi de perfil, la espiral NGC 1532 mide unos 100.000 años-luz. La perspectiva permite observar las interacciones en el plano galáctico. Los astrónomos consideran que este sistema es muy parecido a la conocida galaxia del Remolino, catalogada como M51.  

 

Crédito: Martin Pugh.