La Gran Nebulosa de Orión              

 

 

        Es una de las pocas nebulosas que se pueden observar a simple vista. La Gran Nebulosa de Orión no deja de impresionar al aficionado a la astronomía, si la observa en una noche oscura y libre de contaminación lumínica.

 

Los finos detalles que logran detectarse poco nos dicen de los violentos procesos que en su seno ocurren: esta nebulosa de emisión es un verdadero horno cósmico en donde se están produciendo nacimientos de estrellas.

 

De hecho, el conjunto de seis estrellas que se encuentran en su centro, que reciben el nombre de “El Trapecio” son verdaderas recién nacidas cósmicas, con una edad estimadas en unos dos millones de años. La nebulosa se extiende por unos 30 años-luz y se encuentra a unos 1.600 años-luz de distancia.

 

La imagen que adorna nuestra portada fue lograda el 26 de enero de 2020 con un telescopio Celestron 14 (35,56 cm) y una cámara FLI ProLine PL9000. En la misma se integran 10 imágenes con 4 segundos de exposición, 10 a 15 segundos y 10 a 30 segundos, desde la población de El Sombrero, Estado Guárico.

 

Crédito de la imagen: Cristóbal Alvarado. ABAE, ALDA.