M27: la Nebulosa de la Mancuerna          

 

Mientras cazaba cometas en los cielos de Francia del siglo 18, el astrónomo Charles Messier desarrolló con diligencia una lista de las cosas que encontró que definitivamente no eran cometas.

 

La nebulosa que adorna nuestra portada es la número 27 en su famosa lista de no-cometa. Los astrónomos en la actualidad la identifican como una nebulosa planetaria, por su apariencia al ser observada a través de un telescopio.

 

Messier 27 (M27) es un excelente ejemplo de una nebulosa de emisión, creada por una estrella similar al Sol cuando se queda sin combustible nuclear en su núcleo.

 

Las formas que adquiere la nebulosa se debe a la expulsión al espacio de las capas exteriores de la estrella. Las mismas pueden ser vistas debido a la excitación de los átomos por intensa pero invisible luz ultravioleta de la estrella moribunda.

 

Conocida con el nombre popular de la Nebulosa de la Mancuerna, esta nube de gas interestelar bellamente simétrica tiene más de 2,5 años-luz de diámetro y se encuentra a unos 1.200 años-luz de distancia en la constelación Vulpecula.

 

Esta impresionante composición a color resalta detalles dentro de la región central, rara vez fotografiados en la nebulosa debido al halo exterior. Incorpora imágenes con filtros en banda ancha y banda estrecha, sensibles a la emisión de átomos de azufre, hidrógeno y oxígeno.

 

Crédito de la imagen: Francesco di Biase.