Un espectro al Este del Velo           

 

Múltiples figuras pueden formarse en los cuerpos gaseosos. Al igual que cuando niños jugábamos a detallar figuras en las nubes, los astrónomos y astrofotógrafos, para popularizar tal o cual objeto celeste, buscan asociarlo con nuestra cotidianidad.

 

Tal es el caso de esta sección de la Nebulosa del Velo en la constelación del Cisne (Cygnus). Situada a una distancia de 1.400 años-luz de nosotros y con una extensión de unos 12 años-luz, bien podríamos llamar a este segmento como Nebulosa del Murciélago, o Nebulosa del Fantasma.

 

Con una extensión en el cielo de medio grado, igual al tamaño de la Luna Llena, esta imagen fue obtenida haciendo uso de filtros de banda estrecha. Las emisiones de los átomos de hidrógeno se observan en color rojo, mientras que los de oxigeno se ven en color verde azulado.

 

Crédito de la imagen: Alfonso Carreño (Observatorio Zonalunar).