Un close-up de la Gran Nebulosa de Carina          

 

 

Una joya del cielo del sur, la Gran Nebulosa de Carina, también conocida como NGC 3372, abarca más de 300 años luz, siendo una de las regiones de formación estelar más grandes de nuestra galaxia.

 

Al igual que la Gran Nebulosa de Orión, más pequeña y más septentrional, la Nebulosa de Carina es fácilmente visible a simple vista, aunque a una distancia de 7.500 años luz, cinco veces más lejos.

 

Este magnífico primer plano telescópico revela detalles notables de los brillantes filamentos centrales de gas interestelar de la región y las oscuras nubes de polvo cósmico, en un campo de visión de casi 20 años luz de diámetro.

 

La Nebulosa de Carina es el hogar de estrellas jóvenes, extremadamente masivas, incluida la aún enigmática y violentamente variable Eta Carinae, un sistema estelar con más de 100 veces la masa del Sol.

 

En la composición procesada de datos de imágenes espaciales y terrestres, se logra apreciar la Nebulosa de Homúnculo, que con sus dos polvorientos lóbulos parece rodear a Eta Carinae, justo debajo e izquierda del centro.

 

Mientras que Eta Carinae está al borde de una explosión de supernova, las imágenes de rayos X indican que la Gran Nebulosa de Carina ha sido una verdadera fábrica de supernovas.

 

Crédito de la imagen: NASA, ESA, Hubble, ESO.

Procesamiento: Robert Gendler y Roberto Colombari.