La magnificente nebulosa Cabeza de Caballo             

 

Esculpida por la radiación y poderosos vientos estelares, una nube de polvo interestelar ha asumido por casualidad esta reconocible forma.

 

Oportunamente llamada la Nebulosa Cabeza de Caballo, se encuentra a unos 1.500 años-luz de distancia, incrustada en la gran nube de Orión.

 

Con unos 5 años-luz "de altura", esta nube negra está catalogada como Barnard 33 y es visible sólo porque su polvo oscurece el resplandor de la brillante nebulosa de emisión IC 434. Esta nube posee la materia prima de donde nacerán nuevas estrellas.

 

Para realzar el contraste, hacia abajo y a la izquierda, la azulada nebulosa de reflexión, NGC 2023, es visible debido a que su materia rodea a la joven y caliente estrella.

 

Esta imagen combina datos obtenidos tanto en banda ancha como en banda estrecha.

 

Crédito de la imagen: Giuseppe Carmine Iaffaldano.

Procesamiento: Roberto Colombari.