La Nebulosa de la Roseta              

 

 

 

        Incrustada en la constelación del Unicornio (Monoceros) se encuentra una de las nebulosas más hermosas al alcance del instrumental del astrónomo aficionado.

 

 

Denominada con el popular nombre de Nebulosa de la Roseta, esta descomunal estructura cósmica también recibe la denominación (generalmente) de NGC 2237, se encuentra entre 4.500 y 4.700 años luz de distancia en el brazo espiral de Perseo en la Vía Láctea, y se extiende por 55 años-luz.

 

 

        La Nebulosa de la Roseta, es una región H II que se encuentra en el extremo derecho de una gran nebulosa de emisión que a su vez forma parte de una gigantesca nube molecular. Tiene una masa estimada en unas 10.000 veces la masa solar y en su centro se encuentra el cúmulo estelar abierto NGC 2244, el cual es el responsable de haber creado el hueco en el centro de la misma, debido a los intensos flujos de radiación producidos por las estrellas OB del cúmulo.

 

 

En 1690, el astrónomo inglés John Flamsteed descubrió el cúmulo estelar NGC 2244, ubicado en el centro de la Roseta, pero no pudo detectar la nebulosa, circunstancia que ocurrió 150 años más tarde, cuando fue observada por el también inglés, John Herschel

 

 

La Nebulosa de la Roseta es una gran estructura que integra a otras cuatro nebulosas (NGC 2237, NGC 2238, NGC 2239 y NGC 2246); las características de forma y composición de estos objetos hacen difícil determinar con precisión que parte de la Roseta representan.

 

 

Esta excelente imagen fue obtenida apilando 240 tomas de 20 segundos cada una con ISO 1600, una lente Nikon Nikkor 55-300 mm ED VR y una cámara Nikon D5100 y procesada con DeepSkyStacker, Starnet++ y Photoshop.

 

 

Crédito de la imagen: Andrés Pineda, ALDA, Palavecino, Venezuela.