A través de Musca (Mosca)  


Por: Bronny J. Sánchez.

    Hace algún tiempo, le pregunte a un amigo, “observador” del cielo, que me nombrara algunas constelaciones, vistas por él.

    Este, comenzó por Orión (sin duda, una gran referencia!), Géminis, Osa Mayor y Can Mayor. Al analizar su respuesta, vi que sus constelaciones se encontraban en una buena posición en el cielo, fácil disposición de sus estrellas y objetos de espacio profundo muy interesantes.

    Luego, le mencione la constelación de Caelum, y me dice que nunca la había visto! La noche del 17 de Mayo de 2010, con el cielo, algo despejado, me dio la oportunidad de explorar una región, que algunos, evitan. Se requieren de cielos realmente oscuros, y sin la interferencia de la Luna. Además, por encontrarse bajo la influencia de la densa atmosfera, se requiere de una buena agudeza visual.

    La constelación de Musca, La Mosca, se localiza al sur del plano de la eclíptica, justo debajo de la Cruz del Sur. Esta cubre solo 138 grados cuadrados en el cielo, siendo la constelación número 77 en cuanto a tamaño. Posee 6 estrellas principales, que le dan forma en su disposición en el cielo.

    Musca fue creada por Petrus Plancius, a través de las observaciones de los navegantes daneses, Pieter Dirkszoon Keysa y Frederick de Houtman, cuando exploraban el hemisferio sur. Al ser una constelación “nueva”, esta no posee ninguna mitología asociada a esta, pero si una historia muy curiosa.

    Cuando Petrus Plancius dibujo este insecto en su globo celeste, en 1598, por alguna razón, este no le coloco nombre. Sin embargo, Frederick de Houtman, lo refirió en su nativo Danés como “La Mosca”.

    En 1603, Johannes Bayer, también la añadió a su carta estelar, pero confundió el insecto con una abeja, llamándola Apis. Aparentemente, fue colocada en otro trabajo, por Willen Janszoon Blaeu, quien siendo danés (Dinamarca), entendió el lenguaje correcto y lo llamo “La Mosca”

    Luego, llego a las manos de Louis Lacaille, en 1752, corrigiéndola, otra vez, y la llamo “Musca Australis”, (La Mosca Austral). Esta, finalmente fue cortada en su nombre, siendo llamada “La Mosca”, siendo adoptada como una constelación oficial por la IAU (Unión Astronómica Internacional), en 1930.

    Esta escurridiza constelación, me dio mucha dificultad, al momento de realizar mi observación.

    Comencé mi tour en su estrella más brillante, Alfa (α) Muscae. De magnitud 2, es una gigante, tipo B, localizada a 300 años-luz, siendo 4.500 veces más brillante que nuestro Sol. Posee una temperatura de 21.900 grados Kelvin, por lo que la mayor parte de su luz es emitida en el rango de luz ultravioleta. Su zona ecuatorial rota a 114 Km por segundo, haciendo una sola rotación completa en solo 48 horas, (otro vecino, mas oblongo, que redondo!). Además, posee un corazón de una Cefeida Variable. Cada 2,2 horas, varía su brillo por un margen muy ligero.

    De allí me dirigí hasta Beta (β) Muscae. Beta es un sistema binario. Su separación de 1.2” y con magnitudes de 3.6 y 4.1, respectivamente, se requiere de alta magnificación en un telescopio y una noche clara. En binoculares, Beta forma un bonito dúo con Alfa (α) Muscae.

    Otro sistema binario, lo conforman Lambda (λ) y Mu (μ) Muscae, que muestra un excelente contraste en su brillo, a través de binoculares. Lambda posee un color blanco-azulado y Mu, un tinte anaranjado.

    El otro sistema doble, Theta (θ) Muscae, también muestra un buen contraste de sus componentes. Su compañera más débil, es una dura estrella de Carbón.

    A pocos grados de Delta (δ) Muscae, se encuentra  un cúmulo de estrellas. NGC 4833, que con visión lateral, tuve mi mejor impresión de este, aunque con dificultad, debido a la nubosidad presente para ese momento.

    Muy cerca también a Gamma (γ) Muscae, otro cúmulo, NGC 4372, la cual, fue detectada con la misma dificultad, que NGC 4833. NGC 4372, se muestra muy dispersa y débil, como una nube de ligera concentración. Recientemente, el telescopio XMM-Newton, detecto la presencia de sistemas binarios en este, los cuales se piensan, juegan un importante rol en la estabilidad del cúmulo, al liberar energía, demorando el inevitable colapso del núcleo del cúmulo.

    No visible para mi observación, un objeto denominado NGC 5189. Su verdadera naturaleza no había sido identificada. Los astrónomos estiman que esta es una Nebulosa Planetaria. Esta forma un triangulo, entre Theta (θ) y Eta (η) Muscae. Para entonces, el cielo se empezaba a mostrar con una ya más fuerte nubosidad, lo que me dificultaba discernir, este tipo de objetos, y más, si esta constelación “vuela” muy bajo en el horizonte sur.

    Otro  extraño cuerpo en La Mosca, es una nebulosa oscura, con cerca de 3 grados de largo. Esta se encuentra entre Alfa (α) Muscae y el cúmulo globular NGC 4372. Incluso, puede observarse a simple vista, siendo más obvia, a través de binoculares.

    Con la Luna, haciendo acto de presencia en los días que siguen, esperamos tener la oportunidad de develar otra constelación “sorpresa”, en nuestro viaje “A través de las Constelaciones”

    Por los momentos dejemos que la constelación de La Mosca, siga moviéndose, rápidamente, por su “comida cósmica” de estrellas, polvo estelar y cúmulos de estrellas!