A través de Carina (La Quilla)  


Por: Bronny J. Sánchez.

        

Aprovechando estas noches que han sido bastante claras, y la noche de ayer Miércoles, 5 de Mayo, fue espectacular, me dedique a indagar en una constelación que posee una gran cantidad de objetos, para su observación, tanto a simple vista, como con binoculares. Nos referimos a la constelación de Carina, La Quilla.

 

Recordemos que Carina ocupa una vasta región, en el hemisferio sur, zona muy densa de nuestra galaxia, La Vía Láctea, por donde pasa, el Brazo de Sagitario, rico en estrellas dobles, múltiples, cúmulos estelares.

 

Carina fue parte de lo que, anteriormente, se conoció como la constelación de Argos, la cual, abarcaba 1.667 grados cuadrados, lo que le confería ser la constelación más grande para aquel momento, de las 85 constelaciones, conocidas oficialmente. Argos, y su gran extensión, se mantendrían así por más de 2.000 años.

 

Argos, fue divida oficialmente, en las constelaciones de Carina, La Quilla; Vela, La Vela; Puppis, La Popa; y Pyxis, El Compas, conformando las 88 constelaciones que conocemos en la actualidad.

 

Carina tiene como huésped, a la Nebulosa Eta (η) Carina. En ella, encontramos a un autentico titán de titanes. Nos referimos a la estrella Eta (η) Carinae, una hipergigante azul, una de la más brillante y masiva de toda nuestra galaxia. A través de los binoculares, se observa una disposición de sus componentes, en forma de ave, con sus alas desplegadas!

 

Y las estrellas en Carina, hacen de esta, toda una maravilla para su deleite. Su estrella principal, es Alfa (α) Carinae, también conocida como Canopus. Es la segunda estrella más brillante del cielo, detrás de Sirio, en Can Mayor. Unos cientos de años atrás, Canopus, era conocida como Alfa (α) Argus, la estrella principal de la gran constelación de Argos. También es la estrella más brillante de las que se encuentran más alejada de la eclíptica, y por su prodigiosa posición, es usada como guía de las sondas espaciales, durante sus viajes. Un autentico faro estelar!

 

Mi tour por Carina, me llevo a otro objeto muy interesante. Les hablo del cúmulo Theta (θ) Carina, conocida como IC 2602. Al momento de observarla, me pareció estar viendo a las Pléyades! IC 2602, posee una magnitud total de 1,9; y su estrella más brillante, es la misma Theta (θ) Carinae, de magnitud 2,8. Es ligeramente más brillante que Alcyone, de las Pléyades.

 

Los binoculares me muestran cerca de 8 miembros estelares, de magnitud 6. En comparación, las Pléyades muestran unos 12 miembros. Ningún cúmulo posee la misma disposición de estrellas, pero cuando observes a IC 2602, inmediatamente veras las similitudes, con las Pléyades. Además de esto, IC 2602 se encuentra a 500 años-luz de distancia, y las Pléyades, a 410 años-luz. El grupo principal de IC 2602, tiene poco menos de 1 grado de amplitud. El verdadero tamaño de los dos cúmulos, es muy comparable. De allí que se la llame, Las Pléyades del Sur.

 

El otro cúmulo de mi tour, NGC 3532, se nota condensado, con sus miembros, distribuidos como pequeños puntos, en forma de rocío sobre una telaraña. Vaya naturaleza estelar! NGC 3532, junto a IC 2602 y la Nebulosa Eta (η) Carina, forman un triangulo, detalle muy obvio para su fácil identificación.

 

A unos 4 grados de Épsilon (ε) Carinae, encontramos al cúmulo NGC 2516. Esta ofrece más de 100 estrellas, de magnitud 7 y 13, en la cual se incluye, una supergigante anaranjada, cerca del centro, junto a tres dobles muy finas. Para el momento de mi observación, se encontraba baja en el horizonte suroeste. Con una magnitud total de 3.8, se detalla disperso en sus componentes, visibles para mis binoculares. En ella logre contar algo más de una docena de estrellas.

 

En esta zona del cielo, si somos realmente detallistas, encontraremos lo que se conoce como “La Falsa Cruz del Sur”. Muy similar a la verdadera constelación de la Cruz del Sur, pero su tamaño es algo más grande. Esta se encuentra más al suroeste, de la propia Cruz del Sur.

 

Esta “falsa cruz”, la conforman Épsilon (ε) y Iota (ι) Carinae, junto a Kappa (κ) y Delta (δ) Velorum. Si extendemos una línea, desde Kappa Velorum, a través de Épsilon Carinae, bajando hacia el suroeste, y a unos 4 grados de esta ultima, encontraremos al cúmulo NGC 2516. Una verdadera jungla estelar es nuestra constelación invitada de esta semana, Carina, un autentico clásico.

 

La próxima semana, nos adentraremos a las tenazas estelares, nada peligrosas, pero si muy bellas, de la constelación del Escorpión.