A  S  T  R  O  B  I  O  G  R  A  F  I  A  S 


 

 

Víctor Rodríguez
(Caracas, 28 de julio, 1954 - Maracaibo, 11 de marzo, 2009)

 

Por Jesús A. Guerrero Ordáz

Asociación Larense de Astronomía, ALDA

11 de marzo de 2009

 

        Conocí a Víctor Rodríguez meses antes del IX Encuentro Nacional de Astronomía, celebrado en la ciudad de Valencia, entre el 5 y el 7 de septiembre de 1986.

        Para ese entonces, nuestra asociación se denominaba ALAfA (Asociación Larense de Aficionados a la Astronomía) e iba a asistir como oyente a las deliberaciones del Encuentro Nacional.

        Víctor quería presentar unos trabajos en el Encuentro y como no pertenecía a ninguna asociación a nivel nacional, estaba imposibilitado para ello. Me llamó por teléfono y me solicitó ingreso a ALAfA. Siempre me pregunté como hizo Víctor para conseguir mi teléfono (para ese entonces, yo trabajaba como ingeniero asesor de las Fuerzas Armadas, en el SICODENA –Sistema de Comunicaciones para la Defensa Nacional- ubicado en la Base Aérea Teniente Vicente Landaeta Gil de la ciudad de Barquisimeto). La conversación fue muy amena y cuando me comunique con los demás miembros de la Junta Directiva, recuerdo les dije: “epa, un guaro de Caracas quiere ingresar en ALAfA”. La oferta para nosotros fue muy tentadora: Nuestra asociación estaba recién fundada (abril de 1985) y necesitábamos nuevos miembros y con la presentación de los trabajos de Víctor, ALAfA ya no sería “oyente” en el IX Encuentro, sino una asociación participante, con dos trabajos elaborados por Víctor Rodríguez.

        En una de mis visitas a Caracas, logré entrevistarme con Víctor e inmediatamente vislumbré el por qué ninguna asociación lo quería en sus filas: a pesar de ser un incansable trabajador y observador, Víctor era demasiado estricto con la disciplina y con una buena dosis de egocentrismo, era un crítico muy duro de cualquier trabajo que se realizara.

        La Junta Directiva le dio ingreso a ALAfA y cuando los demás miembros de nuestra asociación lo conocieron en el Encuentro de Valencia, recuerdo que comentamos lo agrio que era en las críticas, pero que tenía la virtud de ser un excelente e inagotable observador.             

        Nació así una gran amistad, que ha pesar del difícil temperamento de Víctor, fue creciendo con el correr de los años.

        En los subsiguientes Encuentros Nacionales, Víctor presentó sus trabajos observacionales bajo el auspicio de ALAfA y después ALDA –Asociación Larense de Astronomía, hasta el XVIII ENA, celebrado en Caracas entre el 10 y el 12 de octubre de 1998, fecha en la que los Encuentros se suspendieron hasta el año pasado (2008).

        Varias anécdotas, algunas jocosas, nos trae el nombre de Víctor Rodríguez en ALDA: Desde la “amarrada” que una noche le hizo Alexis Peña, en la casa-granja de Juan Santiago, durante el agasajo del XII Encuentro Nacional de Astronomía, realizado en Barquisimeto, los días 13-15 de octubre de 1989, hasta la visita a su casa en Caracas, donde me invitó a almorzar. Apenas abrió la puerta, sacó un telescopio refractor (creo que marca Polarex) y tomó una fotografía del Sol, que apenas se asomaba entre las rendijas que dejaban los edificios adyacentes, midió la temperatura, presión atmosférica y un poco de cosas más, sacó su libreta y anotó minuciosamente todos los datos en una hoja. Todo eso ante mi mirada, un poco asombrada, y la sonrisa de su esposa.

-       No te preocupes, Jesús, esa es la rutina de todos los medios días.

        Ante mi sonrisa, un poco incrédula, sacó Víctor su inmensa colección de carpetas con negativos fotográficos, impecablemente guardados. Ahí me dí cuenta, de lo escrupuloso y metódico del trabajo que realizaba.

        Innumerables conversaciones y llamadas telefónicas. Víctor, el eterno crítico contrahecho; yo, intentando calmar la aguda crítica que como un látigo, blandía sobre las asociaciones astronómicas venezolanas.

        Lamento no haber contabilizado las veces que me dio la razón y las otras que no. Cualquier comentario que haga al respecto carece de importancia, pero creo que fui de los pocos que logré exponer críticas a su trabajo y no recibir una andanada de palabras como respuesta. Pienso que el logró detectar que mis comentarios no poseían ninguna mala intención. Pero después, a los días, afloraba su temperamento indómito. Me llamaba y me explicaba en donde yo también me había equivocado…          

- Verga Víctor… tu no tienes compón! Le respondía y acompañábamos con sonrisas la conversación.

        Ahora, en pleno Año Internacional de la Astronomía, le sorprende la muerte; súbita y certera, como su existencia. Estaba realizando observaciones y fotografía del cometa C/2007 N3 (Lulin). Apenas hace unos días, había leído uno de sus reportes, cuando informaba la trayectoria del cometa.

         Sin duda alguna, en Venezuela, hemos perdido a un incansable y organizado observador y uno de los más prolíficos divulgadores de la astronomía y nosotros en ALDA, a un gran amigo. 

Palabras de Héctor Suárez sobre la vida y obra de Víctor Rodríguez, en el homenaje que le rindió ALDA, el 12 de marzo de 2009. Acompañan Gilbert Sánchez y Miguel Ángel Bermúdez, de la Junta Directiva de nuestra asociación.

 

Parte del público asistente al homenaje de Víctor Rodríguez.

 

Publico asistente al homenaje.