A  S  T  R  O  B  I  O  G  R  A  F  I  A  S 


 

Jorge Bergamaschi

(1942 - 2007)

 

 

Ángel Bongiovanni

Investigador

Instituto de Astrofísica de Canarias - España

   

        Jorge Bergamaschi, nació en Paraná, provincia de Entre Ríos, Argentina, en el seno de una familia de comerciantes descendientes de inmigrantes italianos.

        Jorge bebió de ella tras la adolescencia al matricularse originalmente en la Universidad Nacional de Córdoba, que aún rige el primer observatorio oficial de la República, trasladándose luego al Observatorio Astronómico de la Plata, donde obtuvo el título de Astrónomo en septiembre de 1968, bajo la égida del Instituto Superior de Ciencias Astronómicas y Conexas de la Universidad. Se especializó en la rama de la Astrometría.

        Ganó una invalorable experiencia tanto en los métodos de observación visual y fotográfica con fines astrométricos, como en la reducción de datos de pasajes de estrellas por la meridiana, observaciones cenitales con fines geodésicos, estimación de errores en astrometría y confección de catálogos de estrellas fundamentales.

        En medio del fragor del trabajo y bajo la turbulencia político-económica que sacudió a la Argentina en el comienzo de la década de los 70 del siglo pasado, fue invitado por Jürgen Stock y Jorge Sahade a participar en el montaje final y utilización científica de los instrumentos esencialmente astrométricos que, junto a los grandes telescopios hoy instalados en Llano del Hato, Mérida, así como el proyector planetario que se encuentra ubicado en el Parque del Este en Caracas y los instrumentos geodésicos de la mejor clase, que fueron adquiridos por el Estado venezolano entre 1953 y 1958 por encargo del Dr. Eduardo Röhl, entonces director del Observatorio Cagigal.

        Y fue así como un nuevo proyecto, íntimamente vinculado con los aprendizajes y experiencias de Jorge, se convirtió en el inicio de una nueva vida en nuestro país.

        Bergamaschi no solamente puso en marcha los telescopios meridiano y cenital del Observatorio Cagigal, sino que diseñó y perfeccionó los métodos de reducción de los datos que emanaron de las observaciones hechas con ellos. Junto al profesor Linares (muy recientemente fallecido), empeñó horas enteras de CPU en los primeros computadores IBM 360 para la reducción masiva de datos astronómicos en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Central de Venezuela.

        Aún con esas responsabilidades, encontró tiempo para la docencia en el Instituto Pedagógico de Caracas, así como para cada entusiasta de la astronomía que llegaba a Cagigal, desde donde fue ductor de varias agrupaciones de astrónomos aficionados.

        Posteriormente se traslada a Mérida, donde por dos años fue coordinador del Observatorio Astronómico Nacional de Llano del Hato del CIDA y observador empedernido de estrellas dobles.

        De nuevo en Cagigal, hacia 1993, se desempeñó como agrimensor, geodesta y astrómetra a la vez, un continuo de profesiones que pocos podrían salvar.

         Sus últimos años los dedicó a perfeccionar el cálculo y edición del Almanaque Náutico Venezolano (con 16 ediciones continuadas).

         Falleció en Caracas, el 17 de octubre de 2007.