Astronoticias 2021       

Esta fotografía de archivo del miércoles 29 de septiembre de 2021 muestra la nave espacial Lucy de la NASA con su alojamiento en las instalaciones de AstroTech en Titusville, Florida. Será la primera misión espacial en explorar una población diversa de cuerpos pequeños conocidos como los asteroides troyanos de Júpiter. Crédito: Foto AP / John Raoux.

 

Lucy, la cazadora de asteroides de la NASA, se eleva al cielo con diamantes.

Por Marcia Dunn

16 de octubre de 2021.

 

Una nave espacial de la NASA llamada Lucy se disparó hacia el cielo con diamantes el  sábado por la mañana en una búsqueda de 12 años para explorar ocho asteroides.

 

Siete de las misteriosas rocas espaciales se encuentran entre enjambres de asteroides  que comparten la órbita de Júpiter, que se cree que son los restos prístinos de la formación planetaria.

 

Un cohete Atlas V despegó antes del amanecer, enviando a Lucy a un viaje orbital  indirecto que abarca casi 6,3 mil millones de kilómetros. "Estoy eufórico", dijo el administrador asociado de la NASA, Robert Cabana, después del despegue. "Esta es una misión genial".

 

Lucy lleva el nombre de los restos óseos de un antepasado humano de 3,2 millones de  años encontrados en Etiopía hace casi medio siglo. Ese descubrimiento recibió su nombre de la canción de los Beatles de 1967 "Lucy in the Sky with Diamonds", lo que llevó a la NASA a enviar la nave espacial volando con las letras de los miembros de la banda y las palabras de sabiduría de otras luminarias impresas en una placa. La nave espacial también llevaba un disco hecho de diamantes cultivados en laboratorio para uno de sus instrumentos científicos.

 

En un video pregrabado para la NASA, el baterista de los Beatles Ringo Starr rindió  homenaje a su difunto colega John Lennon, a quien se le atribuye haber escrito la canción que inspiró todo esto.

 

"Lucy regresará al cielo con diamantes. A Johnny le encantará", dijo Starr. "De todos  modos, si conoces a alguien allá arriba, Lucy, dale paz y amor de mi parte".

 

El paleoantropólogo detrás del descubrimiento del fósil de Lucy, Donald Johanson, dijo  que estaba maravillado por esta "intersección de nuestro pasado, nuestro presente y nuestro futuro".

 

"Que un antepasado humano que vivió hace tanto tiempo estimuló una misión que  promete agregar información valiosa sobre la formación de nuestro Sistema Solar es increíblemente emocionante", dijo Johanson, de la Universidad Estatal de Arizona, quien viajó a Cabo Cañaveral para el lanzamiento.

 

La misión de Lucy de 981 millones de dólares es la primera en apuntar al llamado séquito  troyano de Júpiter: miles, si no millones, de asteroides que comparten la órbita del gigante gaseoso alrededor del Sol. Algunos de los asteroides troyanos preceden a Júpiter en su órbita, mientras que otros lo siguen.

 

A pesar de sus órbitas, los troyanos están lejos del planeta y, en su mayoría, dispersos  unos de otros. Por lo tanto, hay una probabilidad prácticamente nula de que Lucy sea golpeada por uno mientras pasa rápidamente por delante de sus objetivos, dijo Hal Levison, científico principal de la misión del Southwest Research Institute.

 

Lucy pasará rápidamente por la Tierra el próximo octubre y nuevamente en 2024 para  obtener suficiente impulso gravitacional para llegar hasta la órbita de Júpiter. En el camino hacia allí, la nave espacial pasará por el asteroide Donaldjohanson entre Marte y Júpiter. La roca, acertadamente llamada, servirá como un acto de calentamiento en 2025 para los instrumentos científicos.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-10-nasa-asteroid-hunter-lucy-soars.html 

 

La órbita excéntrica de Titán provoca variaciones en las fuerzas de marea gravitacionales. Crédito: Burkhard, et al 2021.

 

Descubierta en Titán tectónica similar a la falla de San Andrés.

Por la Universidad de Hawaii en Manoa.

14 de octubre de 2021.

 

Recientemente se informó que la falla por deslizamiento, el tipo de movimiento común  en la conocida falla de San Andrés en California, posiblemente ocurre en Titán, la luna más grande de Saturno. Una nueva investigación, dirigida por científicos planetarios de la Universidad de Hawai de la School of Ocean and Earth Science and Technology (SOEST), sugiere que este movimiento tectónico puede estar activo en Titán, deformando la superficie helada.

 

En múltiples mundos oceánicos, por ejemplo en Europa de Júpiter y Encélado de  Saturno, las expresiones de fallas por deslizamiento están bien documentadas. Los investigadores creen que el movimiento a lo largo de estas fallas es impulsado por variaciones en las tensiones de las mareas diurnas: el empuje y el tirón causado por el movimiento relativo de una luna y su planeta.

 

Lagos y mares en la superficie.

 

Titán tiene una corteza gruesa hecha de hielo de agua dura como una roca. Y Titán es el  único lugar además de la Tierra que se sabe que tiene líquidos en forma de lagos y mares en su superficie. Sin embargo, los líquidos de Titán son hidrocarburos, como el metano y el etano.

 

Con datos de observación limitados disponibles, Liliane Burkhard, candidata a doctorado  e investigadora estudiante de posgrado en el Departamento de Ciencias de la Tierra en SOEST, y los coautores examinaron la posibilidad de tectónica de deslizamiento utilizando modelos de fallas basados ​​en la física. Los cálculos del modelo tienen en cuenta la tensión de marea en Titán, las orientaciones de las posibles fallas, las propiedades de la corteza (incluida la presión del fluido de los poros) y la tensión necesaria para hacer que el material de la superficie falle o se agriete.

 

"Titán es único porque es el único satélite conocido que tiene líquidos estables en la  superficie", dijo Burkhard. "Por lo tanto, pudimos presentar un argumento para integrar las presiones del fluido de los poros en nuestros cálculos, lo que puede reducir la resistencia al corte de la corteza helada y puede desempeñar un papel clave en la evolución tectónica de Titán".

 

En este novedoso estudio, los científicos encontraron que una combinación de tensiones  de marea diurnas y presiones de fluido intersticial promueve la falla por cizallamiento en fallas poco profundas en Titán. Además, las fallas cerca del ecuador que golpean cerca de este a oeste están orientadas de manera óptima para posibles fallas.

 

"Esta es una revelación emocionante", dijo Burkhard. "Nuestros resultados sugieren que  en estas condiciones, la falla por cizallamiento no solo es posible, sino que puede ser un mecanismo de deformación activo en la superficie y en el subsuelo de Titán, y podría potencialmente servir como una vía para que los líquidos subsuperficiales suban a la superficie. Potencialmente puede facilitar el transporte de material que podría afectar la habitabilidad".

 

Misiones futuras.

En el futuro, Burkhard espera realizar más investigaciones sobre la deformación no solo  de Titán sino también de otras lunas heladas para descubrir su historia tectónica y sus implicaciones astrobiológicas. Está previsto el lanzamiento de varias misiones de teledetección en los próximos años para investigar Ganímedes (ESA JUICE, 2022), Europa (NASA Clipper, 2024) y Titán (NASA Dragonfly, 2027).

 

"La combinación de nuevas observaciones con nuestras técnicas de modelado  fortalecerá nuestra comprensión de la corteza helada y señalará la mejor ubicación para la exploración con una futura misión de aterrizaje y acceso al océano interior", agregó.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-10-san-andreas-fault-like-tectonics-saturn.html

 

Esta fotografía de Europa, la luna joviana, fue tomada en junio de 1997 a una distancia de 1.250.000 kilómetros por la nave espacial Galileo de la NASA. Ligeramente más pequeña que nuestra Luna, Europa tiene una superficie muy lisa y la corteza de hielo sólido tiene la apariencia de una cáscara de huevo agrietada. El interior tiene un océano global con más agua de la que se encuentra en la Tierra. Posiblemente podría albergar la vida tal como la conocemos. Las observaciones del telescopio espacial Hubble de Europa han revelado la presencia de vapor de agua persistente en su atmósfera muy tenue. Las observaciones del Hubble abarcan de 1999 a 2015. Crédito: NASA, JPL, Universidad de Arizona.

 

Hubble encuentra evidencia de vapor de agua persistente en un hemisferio de Europa.

Por Space Telescope Science Institute.

14 de octubre de 2021.

 

 

Las observaciones del telescopio espacial Hubble de la NASA de la luna helada de Júpiter,  Europa, han revelado la presencia de vapor de agua persistente, pero, misteriosamente, solo en un hemisferio.

 

Europa alberga un vasto océano debajo de su superficie helada, que podría ofrecer condiciones propicias para la vida. Este resultado mejora la comprensión de los astrónomos de la estructura atmosférica de las lunas heladas y ayuda a sentar las bases de las misiones científicas planificadas al sistema joviano para, en parte, explorar si un entorno a 700 millones de kilómetros del Sol podría sustentar la vida.

 

Las observaciones anteriores de vapor de agua en Europa se han asociado con columnas  que hacen erupción a través del hielo, como las fotografió el telescopio Hubble en 2013. Son análogas a los géiseres de la Tierra, pero se extienden a más de 80 kilómetros de altura. Producen gotas transitorias de vapor de agua en la atmósfera de la luna, que es solo una mil millonésima parte de la presión superficial de la atmósfera terrestre.

 

Los nuevos resultados, sin embargo, muestran cantidades similares de vapor de agua  esparcidas sobre un área más grande de Europa en las observaciones del Hubble que abarcan desde 1999 hasta 2015. Esto sugiere una presencia a largo plazo de una atmósfera de vapor de agua solo en el hemisferio más lejano de Europa, esa porción de la luna que está siempre opuesta a su dirección de movimiento a lo largo de su órbita. La causa de esta asimetría entre el hemisferio anterior y el posterior no se comprende completamente.

 

Este descubrimiento se obtiene a partir de un nuevo análisis de imágenes y espectros de  archivo del Hubble, utilizando una técnica que recientemente resultó en el descubrimiento de vapor de agua en la atmósfera de la luna de Júpiter, Ganímedes, por Lorenz Roth del Real Instituto de Tecnología, Física del Espacio y del Plasma de KTH, Suecia.

 

"La observación del vapor de agua en Ganímedes, y en el lado posterior de Europa,  avanza nuestra comprensión de las atmósferas de las lunas heladas", dijo Roth. "Sin embargo, la detección de una abundancia de agua estable en Europa es un poco más sorprendente que en Ganímedes porque las temperaturas de la superficie de Europa son más bajas que las de Ganímedes".

 

Europa refleja más luz solar que Ganímedes, manteniendo la superficie 60 grados  Fahrenheit más fría que Ganímedes. El máximo durante el día en Europa es de - 260 grados Fahrenheit. Sin embargo, incluso a la temperatura más baja, las nuevas observaciones sugieren que el hielo de agua se está sublimando, es decir, transformándose directamente de sólido a vapor sin una fase líquida, de la superficie de Europa, al igual que en Ganímedes.

 

Para hacer este descubrimiento, Roth profundizó en los conjuntos de datos de archivo  del Hubble, seleccionando observaciones ultravioleta de Europa de 1999, 2012, 2014 y 2015 mientras la luna estaba en varias posiciones orbitales. Todas estas observaciones fueron tomadas con el Espectrógrafo de Imágenes del Telescopio Espacial (STIS) de Hubble.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-10-hubble-evidence-persistent-vapor-hemisphere.html

 

William Shatner sale flotando de su asiento después de llegar al espacio en la cápsula de la tripulación de Blue Origin. Crédito: Origen azul.

 

Blue Origin envía a William Shatner a la frontera final.

Por William Harwood.

13 de octubre de 2021.

 

William Shatner, el veterano de 90 años de innumerables viajes espaciales imaginarios  que interpreta al Capitán Kirk de Star Trek, despegó de verdad el miércoles 13 de octubre, convirtiéndose en la persona de mayor edad en alcanzar la última frontera en una bonanza de relaciones públicas para Jeff Bezos y su compañía de cohetes Blue Origin.

 

En el transcurso de 10 minutos y 17 segundos, Shatner y tres compañeros de tripulación despegaron sobre un cohete de hidrógeno, treparon al borde del espacio a 106 kilómetros de altura y disfrutaron de tres a cuatro minutos de ingravidez, junto con vistas espectaculares de la Tierra, antes de volver a sumergirse en un aterrizaje suave asistido por paracaídas.

 

En cuestión de minutos, los equipos de recuperación de Bezos y Blue Origin llegaron a la  escena para abrir la escotilla de la nave espacial y dar la bienvenida a Shatner, al empresario australiano Chris Boshuizen, al microbiólogo Glen de Vries y a la ejecutiva de Blue Origin Audrey Powers de regreso a la Tierra.

 

Shatner bajó cautelosamente unos pocos pasos hasta el suelo y Bezos lo abrazó  calurosamente. El actor se emocionó y ocasionalmente se quedó sin palabras para describir el vuelo al hombre que lo hizo posible.

 

“Todo el mundo en este planeta necesita hacer esto”, dijo Shatner. “Fue increíble, increíble. ... Ver la cubierta de aire azul pasar rápidamente y estar mirando hacia la oscuridad, eso es lo que pasa. La cubierta de azul, esta sábana, esta manta, este edredón azul que tenemos a nuestro alrededor, pensamos, oh, eso es cielo azul y luego, de repente, lo atraviesas todo como si te quitaras una sábana cuando estás dormido, y estás mirando hacia la oscuridad".

 

Le sorprendió la cruda "fealdad" de esa negrura en comparación con el azul y blanco del planeta Tierra.

 

“Lo que me has dado es la experiencia más profunda que puedo imaginar”, le dijo a  Bezos, al borde de las lágrimas. “Estoy tan lleno de emoción por lo que acaba de pasar. Simplemente, es extraordinario, extraordinario. Espero no recuperarme nunca de esto, espero poder mantener lo que siento ahora, no quiero perderlo.

 

“Es mucho, mucho más grande que mi vida y yo. No tiene nada que ver con un pequeño  planeta verde, un orbe azul, tiene que ver con la enormidad, la rapidez y la rapidez de la vida y la muerte. Ay Dios mío".

 

El video publicado después del vuelo mostró a Shatner y sus compañeros de tripulación  flotando por la cabina mientras la nave espacial llegaba al espacio, todos ellos enfocados en la vista exterior mientras se desataban y se movían sin preocuparse por arriba y abajo. Shatner parecía hipnotizado, mirando en silencio la oscuridad del espacio y el brillante planeta abajo.

 

El vuelo marcó solo el segundo lanzamiento con tripulación de una cápsula New Shepard  desde que Bezos, su hermano Mark, el pionero de la aviación de 82 años Wally Funk y el adolescente neerlandés Oliver Daemen despegaron el 20 de julio en el primer vuelo de este tipo de la compañía.

 

Daemen, entonces de 18 años, tiene el récord de la persona más joven en volar al  espacio, pero Shatner eclipsó el récord de Funk por ocho años y la marca de John Glenn antes de eso por 13.

 

"Quiero ver el espacio, quiero ver la Tierra, quiero ver lo que tenemos que hacer para  salvar la Tierra", dijo Shatner a Gayle King de CBS Mornings antes del lanzamiento. “Quiero tener una perspectiva que no se me haya mostrado antes. Eso es lo que me interesa ver".

 

Obtuvo su deseo.

 

Si bien el cohete y la cápsula New Shepard solo son capaces de realizar vuelos  suborbitales hacia arriba y hacia abajo, Shatner y sus compañeros de tripulación soportaron las mismas aceleraciones de despegue que sintieron los astronautas del transbordador espacial, aproximadamente tres veces la fuerza de gravedad normal.

 

El vuelo número 18 del New Shepard de Blue Origin comenzó unos minutos después de  lo programado, a las 10:49 am EDT, cuando el motor BE-3 que impulsaba el propulsor de 53 pies de altura de la compañía se encendió con un rugido, aceleró hasta 110.000 libras de empuje y despegó del sitio de lanzamiento, al oeste de Texas cerca de Van Horn.

 

Subiendo, el propulsor aceleró rápidamente a medida que consumía propelente y perdía peso, alcanzando una velocidad de aproximadamente 3.540 km/h y una altitud de unos 170.000 pies (cerca de 52 km) antes de que se apagara el motor.

 

La cápsula New Shepard luego se separó del propulsor a una altitud de aproximadamente 72 kilómetros y ambos continuaron ascendiendo en trayectorias balísticas, desacelerando rápidamente.

 

El inicio de la ingravidez comenzó momentos después de la separación. Los cuatro pasajeros estaban libres para desabrocharse y flotar cuando la cápsula alcanzó la parte superior de su trayectoria y se arqueó para la larga caída de regreso a la Tierra.

 

La cápsula New Shepard está equipada con algunas de las ventanas más grandes de una nave espacial que vuela actualmente, lo que le brindó a Shatner, de Vries, Boshuizen y Powers vistas hemisféricas de la Tierra muy por debajo.

 

Sumergiéndose de nuevo en la densa atmósfera inferior, los pasajeros, en sus asientos acolchados y reclinables, fueron sometidos brevemente a más de cinco veces la fuerza de gravedad normal antes de que tres grandes paracaídas rojos y blancos se desplegaran e inflaran, lo que ralentizó la nave a aproximadamente 24 km/h.

 

Un instante antes del aterrizaje, los propulsores de aire comprimido estaban  programados para disparar, lo que ralentizaba la velocidad de la nave a solo 3 km/h para el aterrizaje.

 

Más información en:

https://spaceflightnow.com/2021/10/13/blue-origin-sends-william-shatner-to-the-final-frontier/

 

La señal de radio detectada. Representación artística. Crédito: Sebastian Zentilomo / Universidad de Sydney.

 

Detectada misteriosa señal de radio parpadeante cerca del centro de la galaxia.

Por Ziteng Wang, David Kaplan, Tara Murphy, The Conversation.

13 de octubre de 2021.

 

 

A principios de  2020, se detectó una señal de radio inusual proveniente de algún lugar cercano al centro de nuestra galaxia. La señal parpadeaba y se apagaba, volviéndose 100 veces más brillante y más tenue con el tiempo.

 

Además, las ondas de radio en la señal tenían una "polarización circular" poco común, lo  que significa que el campo eléctrico en las ondas de radio gira en espiral a medida que las ondas viajan por el espacio.

 

Primero detectamos la señal usando el Telescopio Buscador de Pistas de Matriz de  Kilómetros Cuadrados de Australia (ASKAP), luego seguimos con otros telescopios alrededor del mundo y en el espacio. A pesar de nuestros mejores esfuerzos, todavía somos incapaces de averiguar exactamente qué produjo estas misteriosas ondas de radio.

 

Una extraña señal desde el corazón de la Vía Láctea.

 

Hemos estado estudiando el cielo con ASKAP a lo largo de 2020 y 2021 en busca de  nuevos objetos inusuales, en un proyecto llamado estudio de variables y transitorios lentos (VAST).

 

La mayoría de las cosas que ven los astrónomos en el espacio exterior son bastante  estables y no cambian mucho en las escalas de tiempo humanas. Es por eso que los objetos que cambian (conocidos como variables) o aparecen y desaparecen (conocidos como transitorios) son tan interesantes.

 

Los transitorios suelen estar conectados con algunos de los eventos más enérgicos y  violentos del Universo, como la muerte de estrellas masivas. La última década se ha visto miles de transitorios descubiertos en longitudes de onda ópticas y de rayos X, pero las longitudes de onda de radio están en gran parte sin explotar.

 

Cuando miramos hacia el centro de nuestra galaxia (la Vía Láctea), encontramos una  fuente que llamamos ASKAP J173608.2-321635. Este objeto fue único en el sentido de que comenzó siendo invisible, se volvió brillante, se desvaneció y luego reapareció. Este comportamiento fue extraordinario.

 

Además de cambiar con el tiempo, la señal se polarizó circularmente. Nuestros ojos no  pueden distinguir entre luz polarizada y no polarizada, pero ASKAP tiene el equivalente a gafas de Sol polaroid para ondas de radio.

 

Las fuentes de radio polarizadas son extremadamente raras: podríamos encontrar  menos de diez fuentes polarizadas circularmente entre miles. Casi todas son fuentes que entendemos bien, como los púlsares (los remanentes de estrellas que explotaron altamente magnetizados y que giran rápidamente) o las estrellas enanas rojas altamente magnetizadas.

 

Hemos observado este extraño objeto en múltiples longitudes de onda usando  telescopios en tres continentes y en el espacio. ¿Qué podemos decir sobre lo que es realmente?

 

¿Puede ser una estrella? Parece poco probable porque las estrellas también emiten gran  parte de su luz en la óptica y en el infrarrojo (como el Sol), pero no detectamos nada en estas longitudes de onda.

 

¿Puede ser un púlsar? Al igual que nuestra señal, los púlsares producen ondas de radio  polarizadas y pueden variar drásticamente en brillo. Pero la característica de los púlsares son pulsos rápidos entre milisegundos y segundos de duración, y no los detectamos con Parkes o MeerKAT.

 

¿Es la proximidad de la fuente al centro de nuestra galaxia una pista? Durante los  últimos 15 años, se han descubierto varias fuentes de radio intrigantes hacia el centro galáctico (incluida una denominada "burper cósmico"). No sabemos qué son, pero imaginativamente se les llama Transitorios de Radio del Centro Galáctico (GCRT).

 

¿Están relacionados con ASKAP J173608.2-321635? Hay algunas similitudes, pero también diferencias. E incluso los GCRT conocidos exhiben diversidad y pueden no compartir un origen común. Entonces nuestra señal sigue siendo un misterio.

 

Seguiremos observando esta fuente de nuevas formas. Es solo la primera de muchas  fuentes transitorias inusuales que esperamos encontrar con la poderosa matriz ASKAP, y da una pista del futuro de la radioastronomía.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-10-mysterious-radio-centre-galaxy.html

 

42 de los objetos más grandes del cinturón de asteroides, ubicado entre Marte y Júpiter. La mayoría de ellos tienen más de 100 kilómetros, siendo los dos asteroides más grandes Ceres y Vesta, que tienen alrededor de 940 y 520 kilómetros de diámetro, y los dos más pequeños son Urania y Ausonia, cada uno de solo unos 90 kilómetros. Estos objetos han sido capturados con el instrumento de búsqueda de exoplanetas espectropolarimétrico de alto contraste (SPHERE) en el Very Large Telescope de ESO. Crédito: ESO / M. Kornmesser / Vernazza et al./ Algoritmo MISTRAL (ONERA / CNRS).

 

ESO toma imágenes de algunos de los asteroides más grandes de nuestro Sistema Solar.

Por ESO.

12 de octubre de 2021.

 

Las imágenes detalladas de estos 42 objetos son un paso adelante en la exploración de  asteroides, posible gracias a los telescopios terrestres, y contribuyen a responder la pregunta fundamental de la vida, el Universo y todo.

 

"Solo tres grandes asteroides del cinturón principal, Ceres, Vesta y Lutetia, han sido  fotografiados con un alto nivel de detalle hasta ahora, ya que fueron visitados por las misiones espaciales Dawn y Rosetta de la NASA y la Agencia Espacial Europea, respectivamente", explica Pierre. Vernazza, del Laboratoire d'Astrophysique de Marseille en Francia, quien dirigió el estudio de asteroides publicado en Astronomy & Astrophysics. "Nuestras observaciones de ESO han proporcionado imágenes nítidas para muchos más objetivos, 42 en total".

 

El número previamente pequeño de observaciones detalladas de asteroides significaba  que, hasta ahora, características clave como su forma o densidad tridimensional habían permanecido en gran parte desconocidas. Entre 2017 y 2019, Vernazza y su equipo se propusieron llenar este vacío realizando un estudio exhaustivo de los cuerpos principales en el cinturón de asteroides.

 

La mayoría de los 42 objetos de su muestra tienen más de 100 km de tamaño; En  particular, el equipo tomó imágenes de casi todos los asteroides del cinturón de más de 200 kilómetros, 20 de 23. Los dos objetos más grandes que el equipo investigó fueron Ceres y Vesta, que tienen alrededor de 940 y 520 kilómetros de diámetro, mientras que los dos asteroides más pequeños son Urania y Ausonia, cada uno con unos 90 kilómetros.

 

Al reconstruir las formas de los objetos, el equipo se dio cuenta de que los asteroides  observados se dividen principalmente en dos familias. Algunos son casi perfectamente esféricos, como Hygiea y Ceres, mientras que otros tienen una forma más peculiar, "alargada", siendo su reina indiscutible el asteroide "hueso de perro" Kleopatra.

 

Al combinar las formas de los asteroides con información sobre sus masas, el equipo  descubrió que las densidades cambian significativamente en la muestra. Los cuatro asteroides menos densos estudiados, incluidos Lamberta y Sylvia, tienen densidades de aproximadamente 1,3 gramos por centímetro cúbico, aproximadamente la densidad del carbón. Los más altos, Psyche y Kalliope, tienen densidades de 3,9 y 4,4 gramos por centímetro cúbico, respectivamente, que es superior a la densidad del diamante (3,5 gramos por centímetro cúbico).

 

Esta gran diferencia de densidad sugiere que la composición de los asteroides varía  significativamente, dando a los astrónomos pistas importantes sobre su origen. "Nuestras observaciones brindan un fuerte apoyo para la migración sustancial de estos cuerpos desde su formación. En resumen, una variedad tan tremenda en su composición solo puede entenderse si los cuerpos se originaron en distintas regiones del Sistema Solar", explica Josef Hanuš de la Universidad Charles. Praga, República Checa, uno de los autores del estudio.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-10-eso-images-biggest-asteroids-solar.html

 

El barco de transporte MN Colibri con bandera francesa llegó el martes al puerto de Pariacabo en Kourou, Guayana Francesa, con el telescopio espacial James Webb. Crédito: ESA / CNES / Arianespace / P. Baudon / E. Prigente.

 

El Webb completa su viaje por mar hasta la Guayana Francesa.

Por Stephen Clark.

12 de octubre de 2021.

 

El telescopio espacial James Webb, el sucesor del Hubble, llegó a la base de lanzamiento de la Agencia Espacial Europea en Kourou, Guayana Francesa, el martes 12 de octubre, para los controles finales y el aprovisionamiento de combustible antes del despegue en diciembre sobre un cohete Ariane 5.

 

El observatorio de $ 10 mil millones llegó al puerto de Pariacabo en Kourou, Guayana Francesa, a bordo del barco de transporte MN Colibri con bandera francesa el martes, completando un viaje de 16 días y 9.300 kilómetros desde Seal Beach, California.

 

Más tarde, los equipos terrestres sacaron la nave espacial de la nave de transporte,  luego transportaron el observatorio dentro de su contenedor de envío personalizado a la instalación de procesamiento de carga útil S5 en el Centro Espacial de Guayana en la costa norte de la Guayana Francesa.

 

La llegada del Webb a la Guayana Francesa inicia una campaña de lanzamiento de dos meses antes del despegue de un cohete Ariane 5. El lanzamiento desde el puerto espacial tropical está programado para el 18 de diciembre.

 

"El telescopio espacial James Webb es un logro colosal, construido para transformar  nuestra visión del Universo y ofrecer una ciencia asombrosa", dijo el administrador de la NASA Bill Nelson en un comunicado. “Webb mirará hacia atrás más de 13 mil millones de años a la luz creada justo después del Big Bang, con el poder de mostrar a la humanidad los confines más lejanos del espacio que jamás hayamos visto.

 

"Ahora estamos muy cerca de descubrir los misterios del cosmos, gracias a las habilidades y la experiencia de nuestro fenomenal equipo", dijo Nelson.

 

La NASA mantuvo en secreto los detalles del cronograma específico sobre el viaje del observatorio desde California a la Guayana Francesa por razones de seguridad. En un comunicado el martes después de la llegada de Webb a la Guayana Francesa, la NASA dijo que el observatorio partió de una instalación de Northrop Grumman en Redondo Beach, California, el 24 de septiembre, para un viaje de 40 kilómetros por carretera hasta la Estación de Armas Navales Seal Beach.

 

El telescopio Webb se cargó en el carguero MN Colibri, que Arianespace y la ESA utilizan  regularmente para transportar cohetes y satélites desde Europa a la Guayana Francesa. El barco partió de California el 26 de septiembre, ingresó al Canal de Panamá el 5 de octubre y luego cruzó el Mar Caribe antes de llegar a Kourou.

 

El observatorio pesa 6 toneladas métricas, pero su contenedor de envío con clima controlado inclina la balanza a más de 70 toneladas métricas, según la ESA.

 

El telescopio se envió al Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston en 2017 para  realizar pruebas criogénicas, luego a Northrop Grumman en el sur de California para su integración con el elemento de la nave espacial y el parasol.

 

El cohete Ariane 5 enviará a Webb a un puesto de operaciones a casi 1,5 millones de kilómetros de la Tierra.

 

Los instrumentos infrarrojos del observatorio observarán los lugares más antiguos y  distantes del Universo para estudiar algunas de las primeras estrellas y galaxias que se formaron después del Big Bang hace más de 13.500 millones de años.

 

Los astrónomos también usarán el Webb para observar cómo se forman y evolucionan las galaxias, para estudiar el nacimiento de las estrellas y para aprender más sobre las atmósferas de los planetas que pueden ser hospitalarios para la vida fuera de nuestro Sistema Solar.

 

Los controladores del Space Telescope Science Institute en Baltimore tomarán el mando  de Webb después de que se separe del cohete Ariane 5 aproximadamente media hora después del despegue. Smith dijo que el equipo de control en Baltimore llevará a cabo un ejercicio de preparación final para el lanzamiento y la puesta en servicio de Webb el próximo mes.

 

Más información en:

https://spaceflightnow.com/2021/10/12/webb-completes-sea-voyage-to-launch-base-in-french-guiana/

 

El rover Perseverance se tomó una selfie sobre la roca de la que recogió dos muestras de núcleos en Marte. Crédito: NASA / JPL-Caltech / MSSS.

 

Rocas en el suelo del cráter Jezero en Marte muestran signos de interacciones sostenidas con el agua.

Por la Sociedad Geológica de América.

08 de octubre de 2021.

 

Desde que el rover Perseverance aterrizó en el cráter Jezero en Marte en febrero, el rover y su equipo de científicos en la Tierra han estado trabajando arduamente para explorar el suelo del cráter que una vez tuvo un lago antiguo. Perseverance y la misión Mars 2020 están buscando signos de vida antigua en Marte y preparando un alijo retornable de muestras para análisis posteriores en la Tierra.

 

Katie Stack Morgan es  científica adjunta del proyecto Mars 2020 y científica investigadora en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, y proporcionará una actualización de los primeros resultados de la misión del rover Mars 2020 el domingo 10 de octubre en la Sociedad Geológica de Reunión anual de America's Connects 2021 en Portland, Oregon.

 

Con el conjunto de instrumentos a bordo de alta tecnología de Perseverance, el equipo  científico ha estado analizando las rocas del suelo del cráter, interpretadas por ahora como rocas ígneas, presumiblemente un flujo de lava volcánica.

 

"La idea de que esto podría ser una roca volcánica fue realmente atractiva para nosotros  desde la perspectiva del retorno de la muestra porque las rocas ígneas son excelentes para obtener fechas precisas de edad. Jezero era uno de los pocos sitios de lagos de cráteres antiguos en Marte que parecía tener tanto sedimentarios increíbles depósitos así como depósitos volcánicos que podrían ayudarnos a construir la escala de tiempo geológico de Marte", dijo Stack Morgan.

 

El sistema de lagos y los ríos que desembocaron en el cráter Jezero probablemente  estuvieron activos hace alrededor de 3,8 a 3,6 mil millones de años, pero la capacidad de fechar directamente la edad de las rocas en los laboratorios de la Tierra proporcionará la primera información definitiva sobre la ventana de tiempo en la que Marte puede ha sido un planeta habitable.

 

Usando la herramienta de abrasión de Perseverance, que raspa la superficie superior de  la roca para revelar la roca y sus texturas, el equipo descubrió que el piso del cráter parece estar compuesto de minerales ígneos de grano más grueso, y también hay una variedad de sales en las rocas. Las observaciones sugieren que el agua provocó una gran erosión y alteración del suelo del cráter, lo que significa que las rocas estuvieron sujetas al agua durante un período de tiempo significativo.

 

Después de usar sus herramientas a bordo para analizar las características del piso del  cráter, la siguiente fase fue que Perseverance recolectara una muestra de roca usando su función de perforación. Sin embargo, después de que Perseverance completó su primer intento de perforación, el tubo de muestra del núcleo quedó vacío.

 

"Pasamos un par de días mirando alrededor del rover pensando que el núcleo podría  haberse salido de la barrena. Luego miramos hacia el interior del pozo de perforación pensando que tal vez nunca hubiera salido del pozo. Todas estas búsquedas resultaron vacías. Al final, llegamos a la conclusión de que el núcleo se pulverizó durante la perforación ", dijo Stack Morgan.

 

La roca probablemente se alteró y debilitó tanto por las interacciones con el agua que las vibraciones y la fuerza del taladro Perseverance pulverizaron la muestra.

 

Luego, los científicos apuntaron a otra roca que parecía más resistente a la intemperie, y  Perseverance pudo recolectar con éxito dos muestras de núcleos, la primera en su colección de muestras. El caché de muestras de Perseverance será parte de un traspaso de varias naves espaciales, aún en desarrollo, que se espera que regrese a la Tierra a principios de la década de 2030. A partir de ahí, los científicos de los laboratorios de la Tierra fecharán y analizarán las rocas para ver si puede haber signos de vida antigua marciana.

 

"Las rocas del suelo del cráter no fueron concebidas originalmente como el principal  objetivo astrobiológico de la misión, pero Marte siempre nos sorprende cuando miramos de cerca. Estamos emocionados de descubrir que incluso estas rocas han experimentado una interacción sostenida con el agua y podrían haber sido habitable para los antiguos microbios marcianos", dijo Stack Morgan.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-10-floor-jezero-crater-mars-sustained.html

 

Crédito: CC0 Dominio Público.

 

Los astrónomos tienen una nueva forma de medir la masa de los agujeros negros supermasivos.

Por Paul M. Sutter, Universe Today

07 de octubre de 2021.

 

Incluso el más supermasivo de los agujeros negros supermasivos no es muy grande, por  lo que es extremadamente difícil medir su tamaño. Sin embargo, los astrónomos han desarrollado recientemente una nueva técnica que puede estimar la masa de un agujero negro basándose en el movimiento del gas caliente a su alrededor, incluso cuando el agujero negro en sí es más pequeño que un píxel.

 

Los agujeros negros supermasivos están rodeados de toneladas de plasma  sobrecalentado. Ese plasma gira alrededor del agujero trasero, formando un toroide y un disco de acreción que continuamente alimenta material al agujero negro. Debido a la extrema gravedad, ese gas se mueve increíblemente rápido y brilla intensamente. Es esa luz la que identificamos como un quásar, que se puede ver desde todo el Universo.

 

Si bien los quásares son relativamente fáciles de detectar, cuantificar las propiedades  del agujero negro central es mucho más difícil. Ahora Felix Bosco, en estrecha colaboración con Jörg-Uwe Pott, ambos del Instituto Max Planck de Astronomía (MPIA) en Heidelberg, y los ex investigadores del MPIA Jonathan Stern (ahora Universidad de Tel Aviv, Israel) y Joseph Hennawi (ahora UC Santa Bárbara; Y la Universidad de Leiden, Países Bajos), ha logrado por primera vez demostrar la viabilidad de determinar directamente la masa de un cuásar utilizando una técnica llamada espectroastrometría.

 

La espectroastrometría se basa en la observación del área alrededor del agujero negro.  A medida que el gas se arremolina a su alrededor, una parte se moverá en nuestra dirección y otra se alejará. La parte del gas que se mueve hacia nosotros se desplazará hacia el azul y la parte que se aleja se volverá más roja. Incluso si el agujero negro central y el disco de acreción son demasiado pequeños para resolverse, la técnica aún se puede aplicar a regiones más alejadas y, a través del modelado, los investigadores pueden estimar una masa.

 

"Al separar la información espectral y espacial en la luz recolectada, así como al modelar  estadísticamente los datos medidos, podemos derivar distancias de mucho menos de un píxel de imagen desde el centro del disco de acreción", explicó Bosco.

 

El equipo aplicó con éxito esta técnica a J2123-0050, un cuásar activo cuando el Universo tenía solo 2.900 millones de años. Descubrieron que el agujero negro central pesaba 1.800 millones de masas solares. Sin embargo, llevar esta técnica al siguiente nivel y apuntar a los primeros cuásares requerirá algunos telescopios nuevos.

 

Joe Hennawi agrega: "Con la sensibilidad significativamente mayor del Telescopio  Espacial James Webb (JWST) y el Telescopio Extremadamente Grande (ELT, con un espejo de diámetro primario de 39 metros) actualmente en construcción, pronto podremos determinar masas de cuásares en los corrimientos al rojo más altos". Jörg-Uwe Pott, quien también lidera las contribuciones de Heidelberg a la primera cámara de infrarrojo cercano de ELT, MICADO, agrega: "El estudio de viabilidad ahora publicado nos ayuda a definir y preparar nuestros programas de investigación de ELT planeados".

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-10-astronomers-mass-supermassive-black-holes.html

 

El asteroide Vesta está ayudando a los científicos a comprender el desarrollo de nuestro Sistema Solar. Crédito: NASA.

 

El asteroide Vesta es una ventana abierta al Sistema Solar primitivo.

Por Amelia Ortiz.

07 de octubre de 2021.

 

El asteroide Vesta está ayudando a los científicos a comprender mejor la era más temprana en la formación de nuestro Sistema Solar. Vesta es el segundo cuerpo más grande del Cinturón de Asteroides, con 500 km de diámetro. Es suficientemente grande como para haber evolucionado del mismo modo que los cuerpos terrestres como la Tierra, la Luna y Marte.  Al principio, fue una bola de roca fundida calentada por colisiones. El hierro y los siderófilos (elementos ‘amantes del hierro’) como el renio, osmio, iridio, platino y paladio, se hundieron hacia el centro para formar un núcleo metálico, quedando un manto pobre en esos elementos. A medida que el planeta se enfriaba, se formó una delgada corteza sólida sobre el manto. Más tarde, los meteoritos transportaron hierro y otros elementos a la corteza.

 

La mayor parte de la masa de la Tierra está contenida en el manto. Pero las rocas del  manto son raras en los asteroides y meteoritos. «Si miramos a los meteoritos, tenemos material del núcleo, de la corteza, pero no del manto», explica Qing-Zhu Yin, (UC Davies). Los científicos planetarios han llamado a esto el «problema del manto desaparecido».

 

En un artículo reciente, un equipo de investigadores que incluye a Yin, ha anunciado el  descubrimiento de meteoritos que sí contienen rocas del manto, compuestas principalmente por el mineral olivino. «Es la primera vez que hemos sido capaces de estudiar una muestra del manto de Vesta», afirma Yin. La misión Dawn de la NASA observó remotamente rocas del gran cráter de impacto del polo sur de Vesta en 2011, pero no halló rocas del manto.

 

Debido a que Vesta es tan pequeño, formó su corteza sólida mucho antes que otros  cuerpos mayores como la Tierra, la Luna y Marte. Por tanto, los elementos siderófilos que se acumularon en su corteza y manto constituyen un registro del Sistema Solar muy primitivo, después de la formación del núcleo. Con el tiempo, los choques han roto fragmentos de Vesta que a veces han caído sobre la Tierra como meteoritos.

 

Los investigadores también han llegado a la conclusión de que los planetas interiores  (Mercurio, Venus, la Tierra y la Luna, Marte y los planetas enanos interiores) consiguieron la mayor parte de su masa a través de choques y uniones con otros cuerpos grandes fundidos al principio de la historia del Sistema Solar. El Cinturón de Asteroides representa, en sí mismo, el material sobrante de la formación de los planetas, pero no contribuyó mucho a la formación de los mundos más grandes.

 

Más información en:

https://observatori.uv.es/el-planeta-enano-vesta-es-una-ventana-abierta-al-sistema-solar-primitivo/

 

 

Nueva lluvia de meteoros: las Altáridas.

07 de octubre de 2021.

 

            Un nuevo radiante de meteoros ha sido agregado por el equipo de trabajo de la Unión Astronómica Internacional, IUA, el cual tendrá su máximo los días 07 de octubre de cada año y será visible para los observadores del hemisferio sur de la Tierra.

 

            El grupo catalogó la lluvia como Áridas debido a que su radiante se encuentra en la constelación de Ara o Altar, en español.

 

            Esta lluvia de meteoros ha sido incorporada en la lista correspondiente de la IAU (Unión Astronómica Internacional) con el número 1130 y el código "ARD".

 

            La lluvia fue reportada desde Nueva Zelandia y Australia y durante la observación de su máximo se reportaron 9 meteoros provenientes del radiante.

 

El objeto progenitor de la lluvia es el cometa 15P/Finlay.

 

 

Más información en:

http://cams.seti.org/FDL/

http://www.cbat.eps.harvard.edu/cbet/005000/CBET005046.txt

https://www.space.com/new-arid-meteor-shower-radar-detection

 

La actriz Yulia Peresild, de 37 años, fue seleccionada entre 3.000 postulantes para el papel.

 

Tripulación rusa llega a la estación espacial para filmar la primera película en órbita

Por Anastasia Clark.

05 de octubre de 2021.

 

Una actriz y un director de cine ruso llegaron a la Estación Espacial Internacional (ISS) el martes 05 de octubre para comenzar una misión de 12 días para hacer la primera película en órbita.

 

La tripulación rusa  está lista para superar un proyecto de Hollywood que fue anunciado el año pasado por la estrella de "Misión Imposible" Tom Cruise junto con la NASA y SpaceX de Elon Musk.

 

La actriz Yulia Peresild, de 37 años, y el director de cine Klim Shipenko, de 38,  despegaron del cosmódromo de Baikonur, en Kazajstán, según lo programado.

 

Atracaron en la ISS, con retraso a las 12:22 GMT, después de que el veterano cosmonauta y capitán de su nave espacial, Anton Shkaplerov, cambiara al control manual.

 

Cuando se abrieron las escotillas, el trío ruso flotó hacia la estación orbital donde fueron  recibidos por dos astronautas rusos, un francés, un japonés y tres astronautas de la NASA.

 

"Bienvenidos a la Estación Espacial Internacional", tuiteó el cosmonauta ruso Oleg Novitsky desde la ISS.

 

El equipo viajó en una nave espacial Soyuz MS-19 para filmar escenas de "The  Challenge".

 

La trama de la película, que en su mayoría se ha mantenido en secreto junto con su  presupuesto, se centra en una cirujana que es enviada a la ISS para salvar a un cosmonauta.

 

Se dice que Shkaplerov, de 49 años, y los dos cosmonautas rusos que ya están a bordo  de la EEI tienen un cameo en la película.

 

Konstantin Ernst, director de la cadena de televisión Channel One, y coproductor de la película, dijo que habló con el equipo tan pronto como atracaron.

 

"Están de buen humor y se sienten bien", dijo Ernst a la AFP.

 

La actriz rusa Yulia Peresild ha vencido a la estrella de Hollywood Tom Cruise en la versión cinematográfica de la carrera espacial.

 

'Fue difícil'.

"Fue difícil psicológica, física y emocionalmente... pero creo que cuando alcancemos nuestra meta, todos los desafíos no parecerán tan malos", dijo Peresild, quien fue seleccionada entre 3.000 candidatos para el puesto, en una conferencia de prensa, previo al vuelo.

 

Se espera que Shipenko y Peresild regresen a la Tierra el 17 de octubre en una cápsula  con Novitsky, quien ha estado en la ISS durante los últimos seis meses.

 

Ernst dijo a la AFP que un equipo de filmación documentará su aterrizaje, que también  aparecerá en la película.

 

Si tiene éxito, la misión se sumará a una larga lista de novedades para la industria  espacial de Rusia.

 

Los soviéticos lanzaron el primer satélite Sputnik y enviaron al primer animal, un perra llamado Laika, el primer hombre, Yuri Gagarin, y la primera mujer, Valentina Tereshkova, en órbita.

 

"El espacio es donde nos convertimos en pioneros, donde a pesar de todo mantenemos  una posición bastante segura", dijo el martes a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

 

Pero en comparación con la era soviética, la Rusia moderna ha luchado por innovar y su  industria espacial está luchando para asegurar la financiación estatal con el Kremlin priorizando el gasto militar.

 

Su agencia espacial todavía depende de la tecnología de diseño soviético y se ha  enfrentado a una serie de reveses, incluidos escándalos de corrupción y lanzamientos fallidos.

 

Rusia también se está quedando atrás en la carrera espacial mundial, enfrentando una  dura competencia de Estados Unidos y China, con Beijing mostrando ambiciones crecientes en la industria.

 

La trama de "El desafío" se centra en una cirujana que es enviada a la Estación Espacial Internacional para salvar a un cosmonauta.

 

Los rusos 'perdieron el interés'.

Roscosmos también recibió un golpe después de que SpaceX el año pasado entregó con  éxito astronautas a la ISS, lo que le costó a Rusia su monopolio para los viajes a la estación orbital.

 

Para el analista político Konstantin Kalachev, la película espacial es relaciones públicas y  una forma de "distraer" a los rusos de los "problemas" que enfrenta Roscosmos.

 

"Se supone que esto debe inspirar a los rusos, mostrar lo geniales que somos, pero creo  que los rusos han perdido por completo el interés en la industria espacial", dijo Kalachev a la AFP.

 

En un intento por mejorar su imagen y diversificar sus ingresos, el programa espacial de  Rusia reveló este año que reactivará su programa de turismo para transportar a los aventureros que pagan tarifas a la ISS.

 

Después de una pausa de una década, Rusia enviará a dos turistas japoneses, incluido el  multimillonario Yusaku Maezawa, a la ISS en diciembre, culminando un año que ha sido un hito para los viajes espaciales de aficionados.

 

El mes pasado, SpaceX completó la primera misión totalmente civil al espacio que llevó a  cuatro astronautas no entrenados en un circuito de tres días alrededor de la órbita de la Tierra.

 

El viaje siguió a los varios minutos de ingravidez del multimillonario Richard Branson en  julio, con el fundador de Amazon, Jeff Bezos, completando una misión similar días después.

 

A finales de este mes, el actor de 90 años William Shatner, conocido por su  interpretación del Capitán Kirk en la serie Star Trek, volará al espacio en una misión con Blue Origin de Bezos.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-10-russian-crew-blast-movie-space.html

 

La tenue atmósfera de Plutón. Crédito: NASA / JHU-APL / SwRI.

 

 

Durante el evento de ocultación de Plutón del 15 de agosto de 2018, varios telescopios desplegados cerca de la mitad de la trayectoria de la sombra observaron un fenómeno llamado "destello central", causado por la refracción de la luz de la atmósfera de Plutón en una región en el mismo centro de la sombra. Este destello central indica que los datos de ocultación son muy sólidos, lo que refuerza los hallazgos de SwRI que confirman que la atmósfera de Plutón se congela en su superficie a medida que se aleja del Sol. Crédito: NASA / SwRI.

 

 

 

 

Los científicos confirman la disminución de la densidad atmosférica de Plutón.

Por Southwest Research Institute

04 de octubre de 2021.

 

Cuando Plutón pasó frente a una estrella en la noche del 15 de agosto de 2018, un  equipo de astrónomos dirigido por el Southwest Research Institute había desplegado telescopios en numerosos sitios en los EE. UU. y México para observar la atmósfera de Plutón mientras ocultaba la luz de la estrella. Los científicos utilizaron este evento de ocultación para medir la abundancia general de la tenue atmósfera de Plutón y encontraron pruebas convincentes de que está comenzando a desaparecer, volviendo a congelarse en su superficie a medida que se aleja del Sol.

 

La ocultación duró unos dos minutos, tiempo durante el cual la estrella desapareció de  la vista cuando la atmósfera de Plutón y el cuerpo sólido pasaron frente a ella. La velocidad a la que la estrella desapareció y reapareció determinó el perfil de densidad de la atmósfera de Plutón.

 

"Los científicos han usado ocultaciones para monitorear los cambios en la atmósfera de  Plutón desde 1988", dijo el Dr. Eliot Young, gerente senior de programas en la División de Ingeniería y Ciencia Espacial de SwRI. "La misión New Horizons obtuvo un excelente perfil de densidad de su sobrevuelo de 2015, consistente con la gran cantidad de atmósfera de Plutón que se duplica cada década, pero nuestras observaciones de 2018 no muestran que esa tendencia continúe desde 2015".

 

Varios telescopios desplegados cerca del medio de la trayectoria de la sombra  observaron un fenómeno llamado "destello central", causado por la refracción de la luz de la atmósfera de Plutón en una región en el mismo centro de la sombra. Al medir una ocultación alrededor de un objeto con atmósfera, la luz se atenúa a medida que atraviesa la atmósfera y luego regresa gradualmente. Esto produce una pendiente moderada en cada extremo de la curva de luz en forma de U. En 2018, la refracción de la atmósfera de Plutón creó un destello central cerca del centro de su sombra, convirtiéndolo en una curva en forma de W.

 

"El destello central visto en 2018 fue, con mucho, el más fuerte que alguien haya visto  en una ocultación de Plutón", dijo Young. "El destello central nos da un conocimiento muy preciso de la trayectoria de las sombras de Plutón en la Tierra".

 

 

Como la Tierra, la atmósfera de Plutón es predominantemente nitrógeno. A diferencia  de la Tierra, la atmósfera de Plutón está sustentada por la presión de vapor de sus hielos superficiales, lo que significa que pequeños cambios en las temperaturas del hielo superficial resultarían en grandes cambios en la densidad aparente de su atmósfera.

Plutón tarda 248 años terrestres en completar una órbita completa alrededor del Sol, y su distancia varía desde su punto más cercano, a unas 30 unidades astronómicas del Sol (1 AU es la distancia de la Tierra al Sol), a 50 AU del Sol.

 

Durante el último cuarto de siglo, Plutón ha estado recibiendo cada vez menos luz solar  a medida que se aleja del Sol, pero, hasta 2018, su presión superficial y densidad atmosférica continuaron aumentando. Los científicos atribuyeron esto a un fenómeno conocido como inercia térmica.

 

"Una analogía con esto es la forma en que el Sol calienta la arena en una playa", dijo la  Dra. Leslie Young, científica del personal de SwRI, que se especializa en modelar la interacción entre las superficies y atmósferas de cuerpos helados en el Sistema Solar exterior. "La luz del Sol es más intensa al mediodía, pero la arena continúa absorbiendo el calor durante el transcurso de la tarde, por lo que hace más calor al final de la tarde. La persistencia continua de la atmósfera de Plutón sugiere que los depósitos de hielo de nitrógeno en la superficie de Plutón se mantuvieron calientes por calor almacenado debajo de la superficie. Los nuevos datos sugieren que están comenzando a enfriarse".

 

El reservorio de nitrógeno más grande conocido es Sputnik Planitia, un glaciar brillante  que forma el lóbulo occidental del Tombaugh Regio en forma de corazón. Los datos ayudarán a los modeladores atmosféricos a mejorar su comprensión de las capas del subsuelo de Plutón, particularmente en lo que respecta a composiciones que son compatibles con los límites observados en la transferencia de calor.

 

Eliot Young expuso estos resultados en una conferencia de prensa el lunes 4 de octubre en la 53ª Reunión Anual de la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Estadounidense.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-10-scientists-decrease-pluto-atmospheric-density.html

 

Imagen compuesta de (248370) 2005 QN173 tomada con el Telescopio Hale del Observatorio Palomar en California el 12 de julio de 2021. La cabeza, o núcleo, del cometa está en la esquina superior izquierda, con la cola extendiéndose hacia abajo y hacia la derecha, aumentando progresivamente más débil más lejos del núcleo. Las estrellas en el campo de visión aparecen como líneas cortas de puntos debido al movimiento aparente de los objetos del Sistema Solar contra las estrellas de fondo y al proceso de sumar varias imágenes para aumentar la visibilidad de la cola. Crédito: Henry H. Hsieh (PSI), Jana Pittichová (NASA / JPL-Caltech).

 

Diagrama que muestra la órbita de (248370) 2005 QN173 junto con el cinturón de asteroides principal y las órbitas de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, y el cometa Halley para comparar, mostrando cómo los cometas "tradicionales" como el cometa Halley pasan mucho más tiempo lejos de el Sol en el frío Sistema Solar exterior que (248370) 2005 QN173, cuya órbita lo mantiene mucho más cerca del Sol y por lo tanto en un ambiente mucho más cálido todo el tiempo. Crédito: Henry H. Hsieh (PSI).

 

¿Se encontró un nuevo asteroide o un cometa? Son ambos!

Por Planetary Science Institute

04 de octubre de 2021.

 

El ejemplo más reciente conocido de un tipo raro de objeto en el Sistema Solar, un  cometa escondido entre los asteroides del cinturón principal, ha sido encontrado y estudiado, según un nuevo artículo del científico principal del Instituto de Ciencias Planetarias, Henry Hsieh.

 

Descubierto para estar activo el 7 de julio de 2021, por el estudio del Sistema de Última  Alerta de Impacto Terrestre de Asteroides (ATLAS), el asteroide (248370) 2005 QN137 es solo el octavo asteroide del cinturón principal, de más de medio millón conocido en el cinturón principal, que se encuentra activo..! y no solo está activo, sino que parece haber estado activo en más de una ocasión. "Este comportamiento indica claramente que su actividad se debe a la sublimación del material helado", dijo Hsieh, autor principal del artículo "Caracterización física del cometa del cinturón principal (248370) 2005 QN173", que presentó en una conferencia de prensa en el 53ª reunión anual de la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Estadounidense.

 

"Como tal, se considera un cometa del cinturón principal, 248370 se puede considerar tanto un asteroide como un cometa, o más específicamente, un asteroide del cinturón principal que recientemente ha sido reconocido como un cometa. Se ajusta a las definiciones físicas de un cometa, ya que es probable que sea helado y está expulsando polvo al espacio, aunque también tiene la órbita de un asteroide ", dijo Hsieh. "Esta dualidad y difuminación del límite entre lo que antes se pensaba que eran dos tipos de objetos completamente separados, asteroides y cometas, es una parte clave de lo que hace que estos objetos sean tan interesantes". 

 

 

Hsieh descubrió que el tamaño del núcleo, el objeto sólido en la "cabeza" del cometa que está rodeado por una nube de polvo, tiene 3,2 kilómetros de ancho, la longitud de la cola en julio de 2021 era de más de 720.000 kilómetros de largo, o tres veces la distancia de la Tierra a la Luna, y la cola en ese momento tenía solo 1.400 kilómetros de ancho. Estas dimensiones significan que si la longitud de la cola se escalara a la longitud de un campo de fútbol, ​​la cola tendría solo 18 centímetros de ancho y el núcleo tendría medio milímetro de tamaño.

 

"Esta cola extremadamente estrecha nos dice que las partículas de polvo apenas flotan  fuera del núcleo a velocidades extremadamente lentas y que el flujo de gas que escapa del cometa y que normalmente levanta el polvo al espacio desde un cometa es extremadamente débil lo que dificultan que el polvo escape de la gravedad del propio núcleo, por lo que esto sugiere que algo más podría estar ayudando a que el polvo escape. Por ejemplo, el núcleo podría estar girando lo suficientemente rápido como para ayudar a arrojar el polvo al espacio que ha se ha levantado parcialmente debido al escape de gas. Sin embargo, se necesitarán más observaciones para confirmar la velocidad de rotación del núcleo", dijo Hsieh.

 

"Se piensa generalmente que la actividad de los cometas es causada por la sublimación,  la transformación de hielo en gas, de material helado en un objeto del Sistema Solar, lo que significa que la mayoría de los cometas provienen del frío exterior del Sistema Solar, más allá de la órbita de Neptuno y pasan la mayor parte del tiempo allí, con sus órbitas muy alargadas solo acercándolos al Sol y la Tierra por períodos cortos a la vez", dijo Hsieh. "Durante esos momentos en que están lo suficientemente cerca del Sol, se calientan y liberan gas y polvo como resultado de la sublimación del hielo, produciendo la apariencia borrosa y, a menudo, colas espectaculares asociadas con los cometas".

 

Por el contrario, se cree que los asteroides del cinturón principal, que orbitan entre las  órbitas de Marte y Júpiter, estuvieron en el cálido Sistema Solar interior, donde los vemos hoy (dentro de la órbita de Júpiter) durante los últimos 4.600 millones de años. Se esperaba que cualquier hielo en estos objetos desapareciera hace mucho tiempo de estar tan cerca del Sol durante tanto tiempo, lo que significa que no se esperaba que la actividad cometaria fuera posible a partir de ninguno de estos objetos. Sin embargo, en los últimos años se han encontrado algunos objetos raros que desafían esta expectativa llamados cometas del cinturón principal, descubiertos por primera vez como una nueva clase de cometas por Hsieh y David Jewitt en 2006. Estos objetos son interesantes porque se cree que una parte sustancial del agua de la Tierra fue entregada a través de impactos de asteroides del cinturón de asteroides principal cuando la Tierra se estaba formando.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-10-asteroid-comet.html

 

Representación artística de la sonda Bepicolombo en las cercanías de Mercurio. Crédito: ESA.

 

Mercurio por delante: sonda BepiColombo realiza el primer sobrevuelo al planeta Mercurio.

por Staff Writers.

02 de octubre de 2021.

 

La misión ESA / JAXA  BepiColombo a Mercurio realizó el primero de seis sobrevuelos a su planeta de destino el 01-02 de octubre antes de entrar en órbita en 2025.

 

Inmediatamente después de  su último sobrevuelo de Venus en agosto, el encuentro de la nave espacial con Mercurio ocurrió a las 23:34 UTC del 01 de octubre (01:34 CEST del 2 de octubre). Pasó en picada por el planeta a una altitud de unos 200 km, capturando imágenes y datos científicos que darán a los científicos una tentadora primera muestra de lo que vendrá en la misión principal.

 

La misión comprende dos orbitadores científicos que serán enviados a órbitas  complementarias alrededor del planeta por el módulo de transferencia de Mercurio en 2025. El orbitador planetario de Mercurio dirigido por la ESA y el orbitador magnetosférico Mio dirigido por JAXA, estudiarán todos los aspectos de este misterioso planeta, desde su núcleo hasta los procesos de superficie, campo magnético y exosfera, para comprender mejor el origen y evolución de un planeta cercano a su estrella madre.

 

BepiColombo hará uso de nueve sobrevuelos planetarios en total: uno en la Tierra, dos  en Venus y seis en Mercurio, junto con el sistema de propulsión eléctrica solar de la nave espacial, para ayudar a dirigirse hacia la órbita de Mercurio.

 

Los sobrevuelos gravitacionales requieren un trabajo de navegación en el espacio profundo extremadamente preciso, lo que garantiza que la nave espacial se encuentre en la trayectoria de aproximación correcta.

 

Una semana después del último sobrevuelo de BepiColombo el 10 de agosto, se realizó  una maniobra de corrección para empujar un poco la nave para este primer sobrevuelo de Mercurio, apuntando a una altitud de 200 km. En la actualidad, se predice que la nave pasará por el planeta más interno a 198 km, y se pueden hacer fácilmente pequeños ajustes con maniobras de propulsión eléctrica solar después del giro. Como BepiColombo está a más de 100 millones de kilómetros de la Tierra, y la luz tarda 350 segundos (unos seis minutos) en alcanzarlo, estar en el objetivo a solo dos kilómetros no es tarea fácil.

 

"Es gracias a nuestras extraordinarias estaciones terrestres que sabemos dónde está nuestra nave espacial con tanta precisión. Con esta información, el equipo de Flight Dynamics de ESOC sabe cuánto necesitamos maniobrar para estar en el lugar correcto para la asistencia gravitacional de Mercurio", explica Elsa Montagnon, directora de operaciones de naves espaciales de la misión.

 

Primer vistazo de Mercurio.

Durante los sobrevuelos no es posible tomar imágenes de alta resolución con la cámara  científica principal porque está protegida por el módulo de transferencia mientras la nave espacial está en configuración de crucero. Sin embargo, dos de las tres cámaras de monitoreo de BepiColombo (MCAM) tomarán fotos desde aproximadamente cinco minutos después del tiempo de aproximación cercana y hasta cuatro horas después. Debido a que BepiColombo está llegando al lado nocturno del planeta, las condiciones no son ideales para tomar imágenes directamente en el enfoque más cercano, por lo que la imagen más cercana se capturará desde una distancia de aproximadamente 1.000 km.

 

Celebrando el homónimo de BepiColombo.

El primer sobrevuelo de Mercurio coincide con el 101 aniversario del nacimiento de Giuseppe 'Bepi' Colombo (02 de octubre de 1920 – 20 de febrero de 1984), un científico e ingeniero italiano que da nombre a la misión BepiColombo. Colombo es conocido por explicar la peculiar característica de Mercurio de girar alrededor de su propio eje tres veces en cada dos órbitas del Sol. También se dio cuenta de que mediante la elección cuidadosa del punto de sobrevuelo de una nave espacial al pasar por un planeta, la gravedad del planeta podría ayudar a la nave espacial a realizar más sobrevuelos. Sus cálculos interplanetarios permitieron a la nave espacial Mariner 10 de la NASA lograr tres sobrevuelos de Mercurio en lugar de uno al usar un sobrevuelo de Venus para cambiar la trayectoria de vuelo de la nave espacial, la primera de muchas naves espaciales en usar tal maniobra de asistencia por gravedad.

 

Después de la misión del Mariner 10 en 1974 – 1975, la nave espacial Messenger de la NASA sobrevoló Mercurio tres veces en 2008 – 2009 y orbitó el planeta durante cuatro años (2011-2015). La misión BepiColombo se basará en los éxitos de sus predecesores para proporcionar la mejor comprensión a la fecha del planeta más interno del Sistema Solar.

 

Más información en:

https://www.spacedaily.com/reports/Mercury_ahead_999.html

https://phys.org/news/2021-10-europe-japan-probes-1st-destination.html

 

Una imagen de GW Orionis, un sistema de estrellas triples con un misterioso espacio en los anillos de polvo circundantes. Los astrónomos de la UNLV plantean la hipótesis de la presencia de un planeta masivo en la brecha, que sería el primer planeta descubierto en orbitar tres estrellas. La imagen de la izquierda, proporcionada por el telescopio Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA), muestra la estructura anular del disco, con el anillo más interno separado del resto del disco. Las observaciones de la imagen de la derecha muestran la sombra del anillo más interno en el resto del disco. Los astrónomos de la UNLV utilizaron observaciones de ALMA para construir un modelo completo del sistema estelar. Crédito: ALMA (ESO / NAOJ / NRAO), ESO / Exeter / Kraus et al.

 

Los astrónomos pueden haber descubierto el primer planeta en orbitar 3 estrellas.

Por la Universidad de Nevada, Las Vegas

02 de octubre de 2021.

 

Los investigadores y colegas de la UNLV pueden haber identificado el primer planeta conocido en orbitar tres estrellas.

 

A diferencia de nuestro Sistema Solar, que consiste en una estrella solitaria, se cree que la mitad de todos los sistemas estelares, como GW Ori, donde los astrónomos observaron el fenómeno novedoso, consisten en dos o más estrellas que están unidas gravitacionalmente entre sí.

 

Pero nunca se ha descubierto ningún planeta en órbita alrededor de tres estrellas, una  órbita circular triple. Quizás hasta ahora.

 

Utilizando observaciones del poderoso telescopio Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA), los astrónomos de la UNLV analizaron los tres anillos de polvo observados alrededor de las tres estrellas, que son fundamentales para la formación de planetas.

 

El equipo investigó diferentes orígenes, incluida la posibilidad de que la brecha fuera creada por el torque gravitacional de las tres estrellas. Pero después de construir un modelo completo de GW Ori, encontraron que la explicación más probable y fascinante para el espacio en el disco es la presencia de uno o más planetas masivos, de naturaleza similar a Júpiter. Estos gigantes del gas, según Jeremy Smallwood, autor principal del trabajo y Ph.D. en astronomía por la UNLV, suelen ser los primeros planetas en formarse dentro de un sistema estelar. Le siguen planetas terrestres como la Tierra y Marte.

 

El planeta en sí no se puede ver, pero el hallazgo, destacado en un estudio de  septiembre en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, sugiere que este es el primer planeta circumtriplo jamás descubierto. Se esperan más observaciones del telescopio ALMA en los próximos meses, lo que podría proporcionar evidencia directa del fenómeno.

 

"Es realmente emocionante porque hace que la teoría de la formación de planetas sea  realmente sólida", dijo Smallwood. "Podría significar que la formación de planetas es mucho más activa de lo que pensamos, lo cual es bastante bueno".

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-10-astronomers-planet-orbit-stars.html

 

Ilustración de alta resolución de la nave espacial Roman sobre un fondo estrellado. Crédito: Centro de vuelos espaciales Goddard de la NASA.

 

La NASA confirma el diseño de vuelo de la misión Grace Roman.

Por Ashley Balzer, Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA

30 de septiembre de 2021.

 

            El telescopio espacial Nancy Grace Roman de la NASA ha superado con éxito su revisión  crítica de diseño, lo que indica que todo el trabajo de ingeniería de diseño y desarrollo ya está completo.

 

"Después de ver nuestras extensas pruebas de hardware y modelado sofisticado, un  panel de revisión independiente ha confirmado que el observatorio que hemos diseñado funcionará", dijo Julie McEnery, científica principal del proyecto del Telescopio Espacial Roman en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. "Sabemos cómo se verá y de qué será capaz. Ahora que se han sentado las bases, el equipo está encantado de continuar construyendo y probando el observatorio que han previsto".

 

El Telescopio Espacial Roman es un observatorio de próxima generación que observará vastas extensiones de espacio y tiempo para estudiar el universo infrarrojo. Gracias al enorme campo de visión de la misión y las rápidas velocidades de exploración, los astrónomos podrán observar planetas por miles, galaxias por millones y estrellas por miles de millones. Los astrónomos esperan que Roman revele un número significativo de mundos rocosos dentro y más allá de la región donde puede existir agua líquida. Las observaciones de la misión también ayudarán a iluminar dos de los mayores acertijos cósmicos: la energía oscura y la materia oscura.

 

"Con esta revisión completa, entramos en la fase emocionante en la que  ensamblaremos y probaremos el hardware del Roman que planeamos volar", dijo Jackie Townsend, subdirectora de proyectos del Telescopio Espacial Roman en Goddard. "Cuando todo nuestro hardware de vuelo esté listo en 2024, realizaremos la Revisión de integración del sistema e integraremos el observatorio Roman. Finalmente, probaremos todo el observatorio en entornos que simulan el lanzamiento y nuestra órbita para asegurarnos de que Roman funcionará según lo diseñado". Está previsto que la misión se lance a más tardar en mayo de 2027.

 

Al proporcionar la misma resolución infrarroja nítida que el Hubble en un campo de  visión 200 veces mayor, Roman llevará a cabo amplios estudios cósmicos que llevarían cientos de años utilizando el Hubble. Roman mapeará estrellas, galaxias y materia oscura para explorar la formación y evolución de grandes estructuras cósmicas, como cúmulos y supercúmulos de galaxias, e investigará la energía oscura, que se cree que acelera la expansión del Universo.

 

La misión descubrirá una amplia gama de planetas, incluidos los que orbitan lejos de su  estrella anfitriona. Estos mundos han sido en gran parte esquivos para otras misiones de búsqueda de planetas. Roman también llevará a cabo una variedad de otros estudios astrofísicos para investigar temas como las estrellas en galaxias cercanas y sondear nuevos asteroides, cometas y planetas menores en el Sistema Solar exterior. Los científicos utilizarán las encuestas de Roman para ayudarnos a comprender mejor el Universo y nuestro lugar dentro de él.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-09-nasa-roman-mission-flight-milestone.html

 

Promedio anual del albedo de la Tierra entre 1998–2017 expresado en vatios por metro cuadrado (W/m2), representado en negro. El de Ceres entre 2001–2019 se muestra en azul. Las tendencias están representadas por las líneas punteadas en cada color.  Crédito de la imagen: Goode et al. (2021), Geophysical Research Letters.

 

La Tierra se está oscureciendo debido al cambio climático.

Por American Geophysical Union.

30 de septiembre de 2021.

 

La Tierra ahora refleja aproximadamente medio vatio menos de luz por metro cuadrado que hace 20 años, y la mayor parte de la caída de su reflectancia o albedo, se produjo en los últimos tres años de datos de la luz terrestre, según el nuevo estudio de la revista Geophysical Research Letters de AGU.

 

El calentamiento de las aguas del océano y el deshielo han provocado una caída en el brillo de la Tierra, según el nuevo estudio. En este, los investigadores utilizaron décadas de mediciones de la luz de la Tierra, la luz reflejada de la Tierra que ilumina la superficie de la Luna, así como mediciones de satélites.

 

La pérdida es equivalente a una disminución del 0,5% en la reflectancia del planeta, que refleja aproximadamente el 30% de la luz solar que la ilumina.

 

"La caída del albedo fue una sorpresa para nosotros cuando analizamos los datos de los últimos tres años después de 17 años de albedo casi plano", dijo Philip Goode, investigador del Instituto de Tecnología de Nueva Jersey y autor principal del nuevo estudio.

 

Dos cosas afectan la luz solar neta que llega a la Tierra: el brillo del Sol y la reflectividad del planeta. Los cambios en el albedo de la Tierra observados por los investigadores no se correlacionaron con cambios periódicos en el brillo del Sol, por lo que significa que los cambios en la reflectividad de la Tierra son causados ​​por una reducción de las nubes bajas brillantes y reflectantes sobre el Océano Pacífico oriental en los años más recientes, así como la disminución de las áreas cubiertas de hielos glaciares y polares.

 

El oscurecimiento de la Tierra también se puede ver en términos de cuánta más energía solar está siendo capturada por el sistema climático de la Tierra.

 

"En realidad, es bastante preocupante", dijo Edward Schwieterman, científico planetario de la Universidad de California en Riverside. “Durante algún tiempo, muchos científicos habían esperado que una Tierra más cálida pudiera generar más nubes y un albedo más alto, lo que luego ayudaría a moderar el calentamiento y equilibrar el sistema climático, pero esto muestra que estábamos equivocados y que lo contrario es lo cierto", agregó para finalizar.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-09-earth-dimming-due-climate.html

 

Representación artística de una estrella enana M, con tres exoplanetas orbitando. Alrededor del 75 por ciento de todas las estrellas en el cielo son enanas rojas más frías y pequeñas. Crédito de la imagen: NASA.

 

Investigando el potencial de vida alrededor de las estrellas más pequeñas de la galaxia.

Por Universidad de California, Riverside.

29 de septiembre de 2021.

 

Cuando el telescopio más poderoso del mundo se lance al espacio este año, los científicos aprenderán si los planetas del tamaño de la Tierra en nuestro 'vecindario solar' tienen un requisito previo clave para la vida: una atmósfera.

 

Actualmente, los científicos no saben qué tan común es que los planetas similares a la Tierra que orbitan alrededor de una enana M (el tipo de estrella más pequeño y común de la galaxia), tengan o no características que los harían habitables. Pero todos coinciden en que es esencial que los planetas rocosos pequeños que orbitan alrededor de las enanas M tengan atmósferas.

 

El Dr. Pidhorodetska y su equipo estudiaron que tan capaz será el  telescopio espacial James Webb de detectar atmósferas en estos planetas y distinguir el tipo de estas. Los coautores del estudio incluyen a los astrobiólogos Edward Schwieterman y Stephen Kane de la UCR, así como a científicos de la Universidad Johns Hopkins, el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, la Universidad de Cornell y la Universidad de Chicago.

 

Los investigadores modelaron cuatro escenarios atmosféricos diferentes: mundos dominados por agua, mundos en el que la atmósfera está compuesta principalmente de hidrógeno, mundos con una atmósfera de dióxido de carbono similar a la de Venus y, finalmente mundos en el que el hidrógeno de la atmósfera escapó al espacio, dejando atrás solo oxígeno y ozono.

 

Los resultados indicaron que con tan solo 20 tránsitos, Webb nos permitiría caracterizar en detalle los gases presentes en atmósferas dominadas por oxígeno o dióxido de carbono pesado, así como en atmósferas sin nubes y dominadas por hidrogeno y/o vapor de agua.

 

Más información en:

http://astrobiology.com/2021/09/investigating-the-potential-for-life-around-the-galaxys-smallest-stars.html

 

Porcentaje de moléculas conocidas que se detectaron por primera vez en estrellas de carbono, nubes oscuras, nubes LOS y SFR. Algunas moléculas se detectaron simultáneamente en múltiples tipos de fuentes (por ejemplo, C8H - en TMC-1 e IRC + 10216). Crédito de la imagen: Autores del trabajo científico.

 

Censo 2021 de moléculas interestelares, circumestelares, extragalácticas, de discos protoplanetarios y exoplanetarios.

Por astro-ph.GA.

28 de septiembre de 2021.

 

Hasta la fecha, se han detectado a través de observaciones astronómicas 240 especies moleculares individuales, compuestas por 19 elementos diferentes en el medio interestelar y circumestelar

 

Estas moléculas varían en tamaño desde dos átomos hasta los setenta, y se han detectado en todo el espectro electromagnético desde longitudes de onda de centímetros hasta el ultravioleta. Este censo presenta un resumen de la primera detección de cada especie molecular, incluida la facilidad de observación, el rango de longitud de onda, las transiciones y el trabajo espectroscópico de laboratorio habilitante, así como una lista de detecciones tentativas y disputadas.

 

Las tablas de moléculas detectadas en hielos interestelares, galaxias externas, discos protoplanetarios y atmósferas exoplanetarias, se presentan tabuladas luego del trabajo de investigación  Varias representaciones visuales de estos datos agregados se muestran y discuten brevemente en el trabajo publicado en la fuente del artículo.

 

Más información en:

http://astrobiology.com/2021/09/2021-census-of-interstellar-circumstellar-extragalactic-protoplanetary-disk-and-exoplanetary-molecul.html

 

Al analizar imágenes tomadas por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA entre 2009 y 2020, los investigadores encontraron que la velocidad promedio del viento justo dentro de los límites de la Gran Mancha Roja, marcada por el círculo verde exterior, ha aumentado hasta en un 8 por ciento entre 2009 y 2020 y exceder las 644 kilómetros por hora. Por el contrario, los vientos cerca de la región más interna de la tormenta, provocados por un anillo verde más pequeño, se mueven significativamente más lentamente. Ambos se mueven en sentido antihorario. Crédito: NASA, ESA, Michael H. Wong (UC Berkeley).

El Hubble muestra que los vientos en la gran mancha roja de Júpiter se están acelerando.

Por Space Telescope Science Institute

27 de septiembre de 2021.

 

Como la velocidad de un piloto de carreras que avanza, los vientos en el "carril" más  externo de la Gran Mancha Roja de Júpiter se están acelerando, un descubrimiento que solo fue posible gracias al Telescopio Espacial Hubble de la NASA, que ha monitoreado el planeta durante más de una década.

 

Los investigadores que analizaron los "informes de tormentas" regulares del Hubble  encontraron que la velocidad promedio del viento justo dentro de los límites de la tormenta, conocida como anillo de alta velocidad, ha aumentado hasta en un 8 por ciento entre 2009 y 2020. En contraste, los vientos cercanos a la región más interna del lugar se está moviendo significativamente más lentamente, como alguien que navega perezosamente en una soleada tarde de domingo.

 

Las nubes de color carmesí de la tormenta masiva giran en sentido antihorario a velocidades que superan los 640 kilómetros por hora, y el vórtice es más grande que la Tierra misma. La mancha roja es legendaria en parte porque los humanos la han observado durante más de 150 años.

 

"Cuando vi inicialmente los resultados, pregunté '¿Tiene sentido esto?' Nadie ha visto esto antes", dijo Michael Wong de la Universidad de California, Berkeley, quien dirigió el análisis publicado en Geophysical Research Letters. "Pero esto es algo que solo el Hubble puede hacer. La longevidad del Hubble y las observaciones en curso hacen posible esta revelación".

 

Usamos satélites y aviones en órbita terrestre para rastrear las grandes tormentas en la  Tierra en tiempo real. "Dado que no tenemos un avión cazador de tormentas en Júpiter, no podemos medir continuamente los vientos en el sitio", explicó Amy Simon del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, quien contribuyó a la investigación. "El Hubble es el único telescopio que tiene el tipo de cobertura temporal y resolución espacial que puede capturar los vientos de Júpiter con este detalle".

 

El cambio en la velocidad del viento que han medido con el Hubble asciende a menos de 2,6 kilómetros por hora por año terrestre. "Estamos hablando de un cambio tan pequeño que si no tuviera once años de datos del Hubble, no sabríamos que sucedió", dijo Simon. "Con el Hubble tenemos la precisión que necesitamos para detectar una tendencia". El monitoreo continuo de Hubble permite a los investigadores revisar y analizar sus datos con mucha precisión. Las características más pequeñas que el Hubble puede revelar en la tormenta son de apenas 168 kilómetros de tamaño.

 

"Descubrimos que la velocidad media del viento en la Gran Mancha Roja ha aumentado  ligeramente durante la última década", añadió Wong. "Tenemos un ejemplo en el que nuestro análisis del mapa de viento bidimensional encontró cambios abruptos en 2017 cuando hubo una gran tormenta convectiva cerca".

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-09-hubble-jupiter-great-red.html

 

Una de cada cuatro enanas blancas acabará su vida exhibiendo un potente campo magnético. Crédito: ESO/L. Calcada.

 

Las enanas blancas se vuelven magnéticas al envejecer.

Por Amelia Ortiz.

24 de septiembre de 2021.

 

Más del 90% de las estrellas de nuestra Galaxia acaban sus vidas como enanas blancas. Y  aunque muchas puedan poseer un campo magnético, todavía se desconoce cuándo este aparece en la superficie, si evoluciona durante la fase de enfriamiento de la enana blanca y, por encima de todo, cuáles son los mecanismos que lo generan.

 

Un equipo de astrónomos del observatorio Armagh y de la Universidad de Ontario  Occidental ha seleccionado una muestra de aproximadamente 100 enanas blancas detectadas por el satélite europeo Gaia, que nunca antes habían sido observadas. Tras estudiarlas posteriormente con el espectrógrafo y polarímetro ISIS del telescopio William Herschel Telescope (WHT), y con instrumentos similares en otros telescopios, los astrónomos han encontrado que los campos magnéticos son raros en los comienzos de la vida de una enana blanca, cuando la estrella ya no produce energía en su interior y empieza su fase de enfriamiento. Por tanto, un campo magnético parece que no es una de las características con las que nacen, sino que mayormente son generados o transportados a la superficie estelar durante la fase de enfriamiento.

 

No solo aumenta el número de enanas blancas con campo magnético a medida que se  observan ejemplares de mayor edad, sino que existe también una correlación con la masa de la estrella y que aparece con mayor frecuencia después de que haya empezado a cristalizar el núcleo de carbono-oxígeno. Un mecanismo de dinamo podría explicar los campos más débiles entre los observados en las enanas blancas, y un trabajo reciente sugiere que el mismo mecanismo podría ser capaz de producir campos más potentes de lo anticipado inicialmente.

 

Más información en:

https://observatori.uv.es/las-enanas-blancas-se-vuelven-magneticas-al-envejecer/

https://www.ing.iac.es/PR/press/WDmagnetic.html

 

Recreación artística de la Tierra primitiva. Imagen: NASA.

 

Mecanismo extraterrestre que formó en la Tierra la química necesaria para la vida.

21 de septiembre de 2021.

 

Las sustancias complejas basadas en el carbono son comunes en muchas regiones del  cosmos. La formación de bastantes de esas sustancias es un misterio, sobre todo en el caso de bastantes compuestos orgánicos que se generaron en la Tierra primordial y que eran imprescindibles para el surgimiento de vida en ella.

 

El equipo de Dana Dattelbaum, del Laboratorio Nacional estadounidense de Los Álamos,  utilizando una técnica de compresión por láser y una técnica de difracción de rayos X en las instalaciones del Acelerador Lineal de Stanford (SLAC), en California, ha descubierto recientemente un mecanismo de formación de moléculas sólidas complejas basadas en el carbono, a partir del benceno líquido, un hidrocarburo común. Este mecanismo podría explicar parte del misterio de la formación de compuestos complejos de carbono en la Tierra primitiva y en otros lugares del Universo.

 

En los experimentos, cuando el benceno líquido recibió un impacto con una presión de  55 gigapascales, Dattelbaum y sus colegas lograron captar la formación y la estructura cristalina de los productos de la reacción impulsada por el choque en escalas de tiempo de nanosegundos. Las reacciones químicas en el benceno bajo estas condiciones extremas dieron lugar a una compleja mezcla de productos compuestos por alótropos de carbono e hidrocarburos.

 

Un alótropo es una forma física diferente de un elemento químico. El grafito, el grafeno  y el diamante son alótropos del carbono. El benceno, una molécula en forma de anillo compuesta por seis átomos de carbono y seis de hidrógeno, se utiliza principalmente para fabricar otros productos químicos, sobre todo el etilbenceno, precursor del estireno, empleado para fabricar polímeros y plásticos como el poliestireno.

 

Una de las hipótesis para la formación de la vida en la Tierra se apoya en la teoría de  que los impactos de cuerpos extraterrestres, esencialmente asteroides y cometas, proporcionaron un mecanismo para la formación de moléculas complejas basadas en el carbono, debido a las presiones y temperaturas extremas de una onda de choque. Algunas de esas moléculas son componentes básicos de la vida.

 

La nueva investigación respalda esa hipótesis y muestra cómo el benceno evoluciona  hacia otras formas complejas bajo la compresión de una colisión equiparable a la generada por la caída de un asteroide o cuerpo extraterrestre análogo.

 

En varias investigaciones anteriores se analizó este problema desde un enfoque teórico,  pero las mediciones realizadas por el equipo de Dattelbaum son las primeras que se hacen in situ, utilizando rayos X de alto brillo, sobre la evolución del benceno hacia otras sustancias a partir de impactos como los de cuerpos extraterrestres.

 

Más información en:

https://noticiasdelaciencia.com/art/42685/mecanismo-extraterrestre-que-formo-en-la-tierra-la-quimica-necesaria-para-la-vida

 

Esta ilustración muestra una corriente brillante de material de una estrella, destrozada mientras era devorada por un agujero negro supermasivo. El agujero negro que se alimenta está rodeado por un anillo de polvo, al igual que el plato de un niño pequeño está rodeado de migas después de una comida. Crédito: NASA / JPL-Caltech.

 

Así es como se ve cuando un agujero negro se devora una estrella.

Por Daniel Stolte, Universidad de Arizona

17 de septiembre de 2021.

 

Si bien los agujeros negros y los niños pequeños no parecen tener mucho en común, son  notablemente similares en un aspecto: ambos comen desordenados, lo que genera una amplia evidencia de que ha tenido lugar una comida.

 

Pero mientras uno puede dejar restos de pasta o salpicaduras de yogur, el otro crea una secuela de proporciones alucinantes. Cuando un agujero negro devora una estrella, produce lo que los astrónomos llaman un "evento de interrupción de mareas". La destrucción de la desventurada estrella va acompañada de un estallido de radiación que puede eclipsar la luz combinada de cada estrella en la galaxia anfitriona del agujero negro durante meses, incluso años.

 

En un artículo publicado en The Astrophysical Journal, un equipo de astrónomos dirigido por Sixiang Wen, investigador asociado postdoctoral en el Observatorio Steward de la Universidad de Arizona, utiliza los rayos X emitidos por un evento de interrupción de las mareas conocido como J2150 para realizar las primeras mediciones de tanto la masa como el giro del agujero negro. Este agujero negro es de un tipo particular, un agujero negro de masa intermedia, que ha eludido la observación durante mucho tiempo.

 

"El hecho de que pudiéramos atrapar este agujero negro mientras devoraba una estrella ofrece una oportunidad extraordinaria para observar lo que de otro modo sería invisible", dijo Ann Zabludoff, profesora de astronomía de Arizona y coautora del artículo. "No solo eso, al analizar el destello pudimos comprender mejor esta elusiva categoría de agujeros negros, que bien puede representar la mayoría de los agujeros negros en los centros de las galaxias".

 

Al volver a analizar los datos de rayos X utilizados para observar la llamarada J2150 y  compararlos con modelos teóricos sofisticados, los autores demostraron que esta llamarada se originó de hecho a partir de un encuentro entre una estrella desafortunada y un agujero negro de masa intermedia. El agujero negro intermedio en cuestión tiene una masa particularmente baja, es decir, para un agujero negro, con un peso de aproximadamente 10.000 veces la masa del Sol.

 

"Las emisiones de rayos X del disco interno formado por los escombros de la estrella muerta nos hicieron posible inferir la masa y el giro de este agujero negro y clasificarlo como un agujero negro intermedio", dijo Wen.

 

Se han visto docenas de eventos de disrupción de mareas en los centros de grandes  galaxias que albergan agujeros negros supermasivos, y también se han observado algunos en los centros de pequeñas galaxias que podrían contener agujeros negros intermedios. Sin embargo, los datos anteriores nunca han sido lo suficientemente detallados como para demostrar que una erupción de interrupción de mareas individual fue impulsada por un agujero negro intermedio.

 

"Gracias a las observaciones astronómicas modernas, sabemos que los centros de casi  todas las galaxias que son similares o más grandes en tamaño que nuestra Vía Láctea albergan agujeros negros supermasivos centrales", dijo el coautor del estudio Nicholas Stone, profesor titular de la Universidad Hebrea de Jerusalén. "Estos gigantes varían en tamaño entre 1 millón y 10 mil millones de veces la masa de nuestro Sol, y se convierten en poderosas fuentes de radiación electromagnética cuando cae demasiado gas interestelar en su vecindad".

 

La masa de estos agujeros negros se correlaciona estrechamente con la masa total de  sus galaxias anfitrionas; las galaxias más grandes albergan los agujeros negros supermasivos más grandes.

 

Sin embargo, se deben observar más eventos de interrupción de mareas. Es por eso que los astrónomos tienen grandes esperanzas de que pronto estén en línea nuevos telescopios, tanto en la Tierra como en el espacio, incluido el Observatorio Vera C.Rubin, también conocido como Legacy Survey of Space and Time, o LSST, que se espera que descubra miles de eventos disruptivos de mareas por año.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-09-black-hole-snacks-star.html

 

Observación de una parte del Universo gracias a MUSE. Izquierda: Demarcación del quásar y la galaxia estudiada aquí, Gal1. Centro: Nebulosa formada por magnesio representada con una escala de tamaño. Derecha: superposición de la nebulosa y la galaxia Gal1. Crédito: © Johannes Zabl.

 

Encontrada parte de la materia perdida del Universo.

Por CNRS

16 de septiembre de 2021.

 

Las galaxias pueden recibir e intercambiar materia con su entorno gracias a los vientos galácticos creados por explosiones estelares. A través del instrumento MUSE del Very Large Telescope de ESO, un equipo de investigación internacional, dirigido en el lado francés por el CNRS y l'Université Claude Bernard Lyon, ha cartografiado un viento galáctico por primera vez. Esta observación única, que se detalla en un estudio publicado en MNRAS el 16 de septiembre de 2021, ayudó a revelar dónde se encuentra parte de la materia faltante del Universo y a observar la formación de una nebulosa alrededor de una galaxia.

 

Las galaxias son como islas de estrellas en el Universo y poseen materia ordinaria o bariónica, que consta de elementos de la tabla periódica, así como materia oscura, cuya composición permanece desconocida. Uno de los principales problemas para comprender la formación de las galaxias es que falta aproximadamente el 80% de los bariones que componen la materia normal de las galaxias. Según los modelos, fueron expulsados ​​de las galaxias al espacio intergaláctico por los vientos galácticos creados por explosiones estelares.

 

Un equipo internacional liderado por investigadores del CNRS y l'Université Claude Bernard Lyon utilizó con éxito el instrumento MUSE para generar un mapa detallado del viento galáctico que impulsa los intercambios entre una galaxia joven en formación y una nebulosa (una nube de gas y polvo interestelar).

 

El equipo eligió observar la galaxia Gal1 debido a la proximidad de un quásar, que sirvió  como "faro" para los científicos al guiarlos hacia el área de estudio. También planearon observar una nebulosa alrededor de esta galaxia, aunque el éxito de esta observación fue inicialmente incierto, ya que se desconocía la luminosidad de la nebulosa.

 

El perfecto posicionamiento de la galaxia y el quásar, así como el descubrimiento del  intercambio de gases debido a los vientos galácticos, hicieron posible la elaboración de un mapa único. Esto permitió la primera observación de una nebulosa en formación que simultáneamente emite y absorbe magnesio (algunos de los bariones que faltan en el Universo) con la galaxia Gal1.

 

Este tipo de nebulosa de materia normal se conoce en el Universo cercano, pero solo se había supuesto su existencia para galaxias jóvenes en formación.

 

Así, los científicos descubrieron algunos de los bariones que faltan en el Universo, confirmando así que el 80-90% de la materia normal se encuentra fuera de las galaxias, una observación que ayudará a expandir los modelos para la evolución de las galaxias.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-09-universe.html

 

Siguiendo las direcciones en las que apuntan las dos flechas, se puede ver el impacto en Júpiter, cerca del ecuador, hacia la derecha del centro de la imagen del planeta. Crédito: Harald Paleske.

 

Pequeño asteroide impacta contra Júpiter.

Por Amelia Ortiz.

15 de septiembre de 2021.

 

 

La pasada noche, entre el 13 y el 14 de septiembre, el astrónomo aficionado brasileño José Luis Pereira reportó un impacto en el planeta Júpiter a las 22:39:30 UTC. El astrónomo aficionado alemán Harald Paleske estaba observando la sombra de Io creando un eclipse sobre la atmósfera de Júpiter cuando ocurrió algo inesperado. «Un brillante destello de luz me sorprendió», explica. «Solo podía ser un impacto».

 

Paleske registró en video el suceso. Repasando la película comprobó que la luz estaba fija sobre la atmósfera de Júpiter, apareciendo a las 22:39:27 UTC (tres segundos antes del registro de Pereira) del 13 de septiembre y permaneciendo visible durante pocos segundos.

 

La explicación más probable es que se tratase de un pequeño asteroide o cometa que coche contra el planeta gigante. Un asteroide de 100m de tamaño habría sido suficiente.

 

Más información en:

https://observatori.uv.es/algo-acaba-de-chocar-contra-jupiter/

 

El cuadro de la izquierda muestra tres imágenes de una supernova en el cúmulo MACS J0138.  La supernova con múltiples imágenes desaparece en el cuadro derecho.

 

 

 

Camino calculado de las trayectorias que tuvo (y tiene) la luz en su recorrido hasta nosotros. Crédito: NASA.

 

Se espera la repetición de una supernova para el 2037.

13 de septiembre de 2021.

 

La gente a lo largo de los siglos no ha tenido reparos en hacer predicciones sobre el  futuro. Pero algunos de ellos deberían haberse guardado sus pronósticos. El presidente del Michigan Savings Bank, por ejemplo, predijo en 1903 que el caballo prevalecería como medio de transporte estándar. El coche era sólo una moda. El inventor Thomas Edison creía que todos los muebles para el hogar del siglo XXI estarían hechos de acero, incluida la cuna de un bebé. Y en 1946, el productor de cine Darryl Zanuck declaró que el incipiente medio televisivo no duraría porque nadie quiere mirar imágenes en una caja de madera.

 

Es posible que esos pronósticos hayan fracasado, pero hay una predicción que pueden  marcar en sus calendarios. Alrededor de 2037 aparecerá una repetición de la Supernova Requiem en el espacio profundo.

 

La retransmisión es cortesía de un cúmulo de galaxias gigantes que reside frente a la  lejana supernova, cuya luz viajó durante 10 mil millones de años a través del espacio para llegar a la Tierra. La poderosa gravedad del cúmulo masivo actúa como una lente celeste de gran tamaño, magnificando y distorsionando la luz de la supernova y dividiéndola en múltiples copias. El telescopio espacial Hubble detectó tres imágenes en espejo de la Supernova Requiem, esparcidas en un patrón en forma de arco a través del cúmulo. Cada imagen es una instantánea de la luz de la supernova en diferentes momentos después del evento explosivo.

 

El nuevo descubrimiento es el tercer ejemplo de una supernova con múltiples imágenes  para la que los astrónomos pueden medir el retraso en los tiempos de llegada. Si tienen paciencia, descubrirán una cuarta copia de la estrella explotada dentro de 16 años.

 

Es un desafío hacer predicciones, especialmente en astronomía. Sin embargo, hay algunos pronósticos en los que los astrónomos pueden confiar, como el momento de los próximos eclipses lunares y solares y el regreso mecánico de algunos cometas.

 

Ahora, mirando más allá del Sistema Solar, los astrónomos han agregado una predicción sólida de un evento que ocurre en las profundidades del espacio intergaláctico: una imagen de una estrella en explosión, denominada Supernova Requiem, que aparecerá alrededor del año 2037. Aunque esta retransmisión no será visible a simple vista, algunos telescopios futuros deberían poder detectarlo.

 

Resulta que esta aparición futura será la cuarta vista conocida de la misma supernova,  ampliada, iluminada y dividida en imágenes separadas por un cúmulo masivo de galaxias en primer plano que actúa como una lente de zoom cósmica. Tres imágenes de la supernova se encontraron por primera vez a partir de datos de archivo tomados en 2016 por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA.

 

Las múltiples imágenes son producidas por la poderosa gravedad del cúmulo de galaxias monstruosas, que distorsiona y magnifica la luz de la supernova muy atrás, un efecto llamado lente gravitacional. Este efecto, predicho por primera vez por Albert Einstein, es similar a una lente de vidrio que dobla la luz para ampliar la imagen de un objeto distante.

 

La luz que el Hubble capturó del cúmulo, MACS J0138.0-2155, tardó unos 4 mil millones  de años en llegar a la Tierra. La luz de Supernova Requiem necesitó aproximadamente 10 mil millones de años para su viaje, según la distancia de su galaxia anfitriona.

 

 

Las imágenes de supernova con lentes fueron descubiertas en 2019 por Gabe Brammer,  coautor del estudio en el Cosmic Dawn Center (DAWN) del Instituto Niels Bohr de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca. Brammer detectó las imágenes de supernovas reflejadas mientras analizaba galaxias distantes magnificadas por cúmulos de galaxias masivas en primer plano como parte de un programa en curso del Hubble llamado REsolved QUIEscent Magnified Galaxies (REQUIEM).

 

Estaba comparando nuevos datos REQUIEM de 2019 con imágenes de archivo tomadas  en 2016 de un programa científico diferente del Hubble. Un pequeño objeto rojo en los datos de 2016 llamó su atención, que inicialmente pensó que era una galaxia lejana. Pero había desaparecido en las imágenes de 2019.

 

"Pero luego, en una inspección más profunda de los datos de 2016, noté que en realidad  había tres objetos ampliados, dos rojos y uno morado", explicó. "Cada uno de los tres objetos se emparejó con una imagen con lente de una galaxia masiva distante. Inmediatamente me sugirió que no era una galaxia distante sino en realidad una fuente transitoria en este sistema que se había desvanecido de la vista en las imágenes de 2019 como una luz bombilla que se había apagado".

 

Brammer se asoció con Rodney para realizar un análisis más detallado del sistema. Las  imágenes de supernova con lentes están dispuestas en un arco alrededor del núcleo del cúmulo. Aparecen como pequeños puntos cerca de las características manchadas de naranja que se cree que son instantáneas ampliadas de la galaxia anfitriona de la supernova.

 

El coautor del estudio, Johan Richard, de la Universidad de Lyon en Francia, elaboró ​​un  mapa de la cantidad de materia oscura en el cúmulo, deducido de la lente que produce. El mapa muestra las ubicaciones previstas de los objetos con lentes. Se predice que esta supernova volverá a aparecer en 2042, pero será tan tenue que el equipo de investigación cree que no será visible.

 

Detectar imágenes de supernovas con lentes será cada vez más común en los próximos 20 años con el lanzamiento del telescopio espacial Nancy Grace Roman de la NASA y el inicio de operaciones en el Observatorio Vera C. Rubin. Ambos telescopios observarán grandes franjas del cielo, lo que les permitirá detectar docenas de supernovas con múltiples imágenes.

 

Los telescopios futuros, como el telescopio espacial James Webb de la NASA, también podrían detectar la luz de la supernova Requiem en otras épocas de la explosión.

 

Más información en:

https://hubblesite.org/contents/news-releases/2021/news-2021-030.html

 

Crédito: CC0 Dominio Público.

 

 

Los agujeros negros ejercen presión sobre su entorno.

Por Neil Vowles, Universidad de Sussex

10 de septiembre de 2021.

 

Los físicos de la Universidad de Sussex han descubierto que los agujeros negros ejercen  una presión sobre su entorno.

 

En 1974, Stephen Hawking hizo el descubrimiento fundamental de que los agujeros  negros emiten radiación térmica. Antes de eso, se creía que los agujeros negros eran inertes, las etapas finales de una estrella pesada moribunda.

 

Los científicos de la Universidad de Sussex han demostrado que, de hecho, son sistemas  termodinámicos aún más complejos, no solo con temperatura sino también con presión.

 

El descubrimiento fortuito fue hecho por el profesor Xavier Calmet y Folkert Kuipers en el Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Sussex, y fue publicado en la revista Physical Review D.

 

Calmet y Kuipers estaban perplejos por una figura adicional que presentaba en las  ecuaciones que estaban ejecutando en correcciones gravitacionales cuánticas a la entropía de un agujero negro.

 

Durante una discusión sobre este curioso resultado el día de Navidad de 2020, se dio  cuenta de que lo que estaban viendo se estaba comportando como una presión. Tras realizar más cálculos, confirmaron su emocionante hallazgo de que la gravedad cuántica puede generar presión en los agujeros negros.

 

Xavier Calmet, profesor de física en la Universidad de Sussex, dijo: "Nuestro hallazgo de  que los agujeros negros de Schwarzschild tienen una presión y una temperatura es aún más emocionante dado que fue una sorpresa total. Estoy encantado de que la investigación que realizamos que están llevando a cabo en la Universidad de Sussex en la gravedad cuántica ha fomentado la comprensión más amplia de las comunidades científicas sobre la naturaleza de los agujeros negros.

 

“La histórica intuición de Hawking de que los agujeros negros no son negros, pero tienen  un espectro de radiación muy similar al de un cuerpo negro, los convierte en un laboratorio ideal para investigar la interacción entre la mecánica cuántica, la gravedad y la termodinámica.

 

"Si se consideran los agujeros negros solo dentro de la relatividad general, se puede  demostrar que tienen una singularidad en sus centros donde las leyes de la física tal como las conocemos deben romperse. Se espera que cuando la teoría cuántica de campos se incorpore a la relatividad general, podamos poder encontrar una nueva descripción de los agujeros negros.

 

“Nuestro trabajo es un paso en esta dirección, y aunque la presión que ejerce el agujero  negro que estábamos estudiando es minúscula, el hecho de que esté presente abre múltiples posibilidades nuevas, que abarcan el estudio de la astrofísica, la física de partículas y la física cuántica".

 

Folkert Kuipers, investigador de doctorado en la escuela de Ciencias Físicas y  Matemáticas de la Universidad de Sussex, dijo: "Es emocionante trabajar en un descubrimiento que fomenta nuestra comprensión de los agujeros negros, especialmente como estudiante de investigación.

 

“El momento en el que nos dimos cuenta de que el misterioso resultado de nuestras ecuaciones nos decía que el agujero negro que estábamos estudiando tenía una presión, después de meses de lidiar con él, fue estimulante.

 

"Nuestro resultado es una consecuencia de la investigación de vanguardia que estamos llevando a cabo en física cuántica en la Universidad de Sussex y arroja una nueva luz sobre la naturaleza cuántica de los agujeros negros".

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-09-black-holes-exert-pressure-environment.html

 

Figura 1: La distribución de la materia oscura en una instantánea de Uchuu. Las imágenes muestran el halo de materia oscura del cúmulo de galaxias más grande formado en la simulación con diferentes aumentos. Crédito: Tomoaki Ishiyama.

 

 

Un Universo virtual para el que quiera explorarlo.

Por el Centro de Astrofísica Computacional

10 de septiembre de 2021.

 

Un equipo internacional de investigadores ha generado todo un Universo virtual y lo ha puesto a disposición de todo el mundo de forma gratuita en la nube.

 

Uchuu (que significa "espacio exterior" en japonés) es la simulación más grande y  realista del Universo hasta la fecha. La simulación de Uchuu consta de 2,1 billones de partículas en un cubo computacional a un lado sin precedentes de 9,63 mil millones de años luz. En comparación, eso es aproximadamente tres cuartos de la distancia entre la Tierra y las galaxias observadas más distantes. Uchuu revela la evolución del Universo a un nivel de tamaño y detalle inconcebibles hasta ahora.

 

Uchuu se centra en la estructura a gran escala del Universo: halos misteriosos de  materia oscura que controlan no solo la formación de galaxias, sino también el destino de todo el Universo. La escala de estas estructuras varía desde los cúmulos de galaxias más grandes hasta las galaxias más pequeñas. Las estrellas y los planetas individuales no están resueltos, así que no espere encontrar civilizaciones alienígenas en Uchuu. Pero una forma en que Uchuu gana en grande en comparación con otros mundos virtuales es el dominio del tiempo; Uchuu simula la evolución de la materia durante casi todos los 13.800 millones de años de historia del Universo desde el Big Bang hasta el presente. Eso es más de 30 veces más que el tiempo transcurrido desde que la vida animal salió por primera vez de los mares de la Tierra.

 

Julia F. Ereza, investigadora del IAA-CSIC que usa Uchuu para estudiar la estructura a gran escala del Universo explica la importancia del dominio del tiempo, "Uchuu es como una máquina del tiempo: podemos avanzar, retroceder y detenernos en el tiempo" hacer zoom en “una sola galaxia” o ''alejarje para visualizar un cúmulo completo”, podemos ver lo que realmente está sucediendo en cada instante y en cada lugar del Universo desde sus primeros días hasta el presente, siendo una herramienta esencial para estudiar el cosmos".

 

Un equipo internacional de investigadores de Japón, España, Estados Unidos, Argentina,  Australia, Chile, Francia e Italia creó Uchuu utilizando ATERUI II, la supercomputadora más poderosa del mundo dedicada a la astronomía. Incluso con todo este poder, todavía tomó un año producir Uchuu. Tomoaki Ishiyama, profesor asociado de la Universidad de Chiba que desarrolló el código utilizado para generar Uchuu, explica: "Para producir Uchuu hemos utilizado... los 40.200 procesadores (núcleos de CPU) disponibles exclusivamente durante 48 horas al mes. Veinte millones de horas de supercomputadora fueron consumidos, y se generaron 3 Petabytes de datos, el equivalente a 894.784.853 imágenes de un teléfono celular de 12 megapíxeles".

 

Antes de que empiece a preocuparse por el tiempo de descarga, el equipo de  investigación utilizó técnicas computacionales de alto rendimiento para comprimir la información sobre la formación y evolución de los halos de materia oscura en la simulación de Uchuu en un catálogo de 100 terabytes. Este catálogo ya está disponible para todos en la nube en un formato fácil de usar gracias a la infraestructura computacional skun6 ubicada en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), el grupo RedIRIS y el Centro Gallego de Supercomputación (CESGA). Las futuras publicaciones de datos incluirán catálogos de galaxias virtuales y mapas de lentes gravitacionales.

 

Los productos de ciencia de Big Data de Uchuu ayudarán a los astrónomos a aprender  cómo interpretar los estudios de galaxias de Big Data que se esperan en los próximos años a partir de instalaciones como el Telescopio Subaru y la misión espacial Euclid de la ESA.

 

Estos resultados aparecieron como Ishiyama et al. "Las simulaciones de Uchuu: Publicación de datos 1 y concentraciones de halo de materia oscura" en la edición de septiembre de 2021 de Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-09-largest-virtual-universe-free-explore.html

 

Estas once imágenes son del asteroide Kleopatra, vistas desde diferentes ángulos mientras gira. Las imágenes se tomaron en diferentes momentos entre 2017 y 2019 con el instrumento de búsqueda de exoplanetas de alto contraste espectropolarimétrico (SPHERE) en el VLT de ESO. Cleopatra orbita el Sol en el Cinturón de Asteroides entre Marte y Júpiter. Los astrónomos lo han llamado un "asteroide de hueso de perro" desde que las observaciones de radar hace unos 20 años revelaron que tiene dos lóbulos conectados por un "cuello" grueso. Crédito: ESO / Vernazza, Marchis et al./Algoritmo MISTRAL (ONERA / CNRS).

 

 

ESO captura las mejores imágenes hasta ahora del asteroide Kleopatra.

Por ESO.

09 de septiembre de 2021.

 

Utilizando el Very Large Telescope del Observatorio Europeo del Sur (VLT de ESO), un equipo de astrónomos ha obtenido las imágenes más nítidas y detalladas hasta ahora del asteroide Kleopatra. Las observaciones han permitido al equipo restringir la forma y la masa en 3D de este peculiar asteroide, que se asemeja a un hueso de perro, con una precisión mayor que nunca. Su investigación proporciona pistas sobre cómo se formaron este asteroide y las dos lunas que lo orbitan.

 

"Kleopatra es verdaderamente un cuerpo único en nuestro Sistema Solar", dice Franck  Marchis, astrónomo del Instituto SETI en Mountain View, EE. UU. Y del Laboratoire d'Astrophysique de Marseille, Francia, quien dirigió un estudio sobre el asteroide y sus lunas, publicado en Astronomy & Astrophysics. "La ciencia avanza mucho gracias al estudio de extraños valores atípicos. Creo que Kleopatra es uno de ellos y comprender este complejo sistema de múltiples asteroides puede ayudarnos a aprender más sobre nuestro Sistema Solar".

 

Kleopatra orbita el Sol en el Cinturón de Asteroides entre Marte y Júpiter. Los  astrónomos lo han llamado un "asteroide hueso de perro" desde que las observaciones de radar hace unos 20 años revelaron que tiene dos lóbulos conectados por un grueso "cuello". En 2008, Marchis y sus colegas descubrieron que Kleopatra está orbitada por dos lunas, llamadas AlexHelios y CleoSelene, en honor a los hijos de la reina egipcia.

 


 

 

Para obtener más información sobre Kleopatra, Marchis y su equipo utilizaron  instantáneas del asteroide tomadas en diferentes momentos entre 2017 y 2019 con el instrumento SPHERE (Spectro-Polarimetric High-contrast Exoplanet REsearch) en el VLT de ESO. Mientras el asteroide giraba, pudieron verlo desde diferentes ángulos y crear los modelos 3D más precisos de su forma hasta la fecha. Restringieron la forma de hueso de perro del asteroide y su volumen, encontrando que uno de los lóbulos era más grande que el otro, y determinaron que la longitud del asteroide era de unos 270 kilómetros o aproximadamente la mitad de la longitud del Canal de la Mancha.

 

En un segundo estudio, también publicado en Astronomy & Astrophysics y dirigido por Miroslav Brož de la Universidad Charles en Praga, República Checa, el equipo informó cómo utilizaron las observaciones SPHERE para encontrar las órbitas correctas de las dos lunas de Kleopatra. Estudios anteriores habían estimado las órbitas, pero las nuevas observaciones con el VLT de ESO mostraron que las lunas no estaban donde los datos más antiguos las predijeron.

 

"Esto tenía que resolverse", dice Brož. "Porque si las órbitas de las lunas estaban mal,  todo estaba mal, incluida la masa de Kleopatra". Gracias a las nuevas observaciones y al modelado sofisticado, el equipo logró describir con precisión cómo la gravedad de Kleopatra influye en los movimientos de las lunas y determinar las órbitas complejas de AlexHelios y CleoSelene. Esto les permitió calcular la masa del asteroide, encontrando que era un 35% más baja que las estimaciones anteriores.

 

Combinando las nuevas estimaciones de volumen y masa, los astrónomos pudieron  calcular un nuevo valor para la densidad del asteroide, que, con menos de la mitad de la densidad del hierro, resultó ser menor de lo que se pensaba anteriormente. La baja densidad de Kleopatra, que se cree que tiene una composición metálica, sugiere que tiene una estructura porosa y podría ser poco más que un "montón de escombros". Esto significa que probablemente se formó cuando el material se volvió a acumular después de un impacto gigante.

 

La estructura de pila de escombros de Kleopatra y la forma en que gira también dan indicaciones de cómo podrían haberse formado sus dos lunas. El asteroide gira casi a una velocidad crítica, la velocidad por encima de la cual comenzaría a desmoronarse, e incluso pequeños impactos pueden levantar piedras de su superficie. Marchis y su equipo creen que esos guijarros podrían haber formado posteriormente AlexHelios y CleoSelene, lo que significa que Kleopatra realmente ha dado a luz sus propias lunas.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-09-eso-captures-images-peculiar-dog-bone.html

 

En julio, toda la ISS se salió de órbita después de que los propulsores del módulo Nauka se volvieran a encender varias horas después del acoplamiento.

 

Astronautas huelen humo y se activa la alarma contra incendio en la Estación Espacial Internacional.

09 de septiembre de 2021.

 

Una alarma de humo sonó el jueves 09 de septiembre en el segmento ruso de la Estación Espacial Internacional (ISS) y los astronautas olían a "quemado" a bordo, dijeron la agencia espacial rusa y la NASA.

 

El incidente, que según la agencia espacial rusa Roscosmos ocurrió a las 01:55 GMT  antes de una caminata espacial programada, es el último de una serie de problemas que generan preocupaciones de seguridad sobre las condiciones en el segmento ruso.

 

"Se activó un detector de humo en el módulo de servicio Zvezda del segmento ruso de la  Estación Espacial Internacional durante la carga automática de la batería y se disparó una alarma", dijo Roscosmos en un comunicado.

 

El astronauta francés Thomas Pesquet dijo que "el olor a plástico quemado o equipo  electrónico" llegó al segmento estadounidense de la estación, informó la agencia de noticias estatal rusa RIA Novosti, citando una transmisión de la NASA.

 

La tripulación rusa encendió un filtro y después de que se limpió el aire, los astronautas volvieron a dormir, dijo Roscosmos.

 

La agencia espacial dijo que se llevaría a cabo una caminata espacial planificada según lo programado.

 

Está previsto que los rusos Oleg Novitsky y Pyotr Dubrov abandonen la estación para continuar trabajando en el módulo científico de Nauka que atracó en la estación en julio.

 

"Todos los sistemas están funcionando normalmente", dijo Roscosmos.

 

El segmento ruso de la ISS ha experimentado varios problemas recientemente y un  funcionario espacial advirtió el mes pasado que el software desactualizado podría provocar "fallas irreparables".

 

El módulo de servicio Zvezda, parte del segmento ruso, ha experimentado varias fugas de aire, incluso a principios de este año y en 2019.

 

Citando preocupaciones derivadas del hardware obsoleto, Rusia ha indicado  anteriormente que planea abandonar la ISS después de 2025 y lanzar su propia estación orbital.

 

En julio, toda la ISS se salió de órbita después de que los propulsores del módulo Nauka  se volvieran a encender varias horas después del acoplamiento.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-09-astronauts-russia-iss-module.html

 

Telescopio espacial James Webb de la NASA de Greenbelt, MD, EE. UU., CC BY 2.0

 

Preparado el telescopio espacial James Webb para su lanzamiento en diciembre.

Por el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA

08 de septiembre de 2021.

 

La NASA planea poner en órbita el telescopio espacial James Webb el 18 de diciembre  de 2021, para que sirva como el principal observatorio del espacio profundo durante la próxima década.

 

La agencia estableció la nueva fecha de lanzamiento objetivo en coordinación con  ArianeSpace después de que Webb completara recientemente y con éxito su riguroso régimen de pruebas, un punto de inflexión importante para la misión. La nueva fecha de lanzamiento del cohete Ariane 5 será la primera desde julio de 2021.

 

Webb, un programa internacional dirigido por la NASA con sus socios ESA (Agencia Espacial Europea) y la Agencia Espacial Canadiense, se lanzará en un Ariane 5 desde el puerto espacial europeo en la Guayana Francesa en la costa noreste de América del Sur. La ESA proporciona el Ariane 5.

 

El telescopio espacial de alta complejidad se encuentra actualmente en su configuración de almacenamiento final en las instalaciones de Northrop Grumman en Redondo Beach, California.

 

"Webb es una misión ejemplar que representa el epítome de la perseverancia", dijo Gregory L. Robinson, director del programa de Webb en la sede de la NASA en Washington. "Estoy inspirado por nuestro equipo dedicado y nuestras asociaciones globales que han hecho posible este esfuerzo increíble. Juntos, hemos superado los obstáculos técnicos en el camino, así como los desafíos durante la pandemia de coronavirus. También estoy agradecido por el firme apoyo del Congreso. Ahora que tenemos un observatorio y un cohete listos para su lanzamiento, espero con ansias el gran día y la asombrosa ciencia que vendrá".

 

El equipo de Webb se está preparando para las operaciones de envío, durante las cuales  el observatorio se someterá a los procedimientos de cierre final y al embalaje para su viaje al sitio de lanzamiento. Los principales elementos del cohete Ariane 5 que llevará a Webb al espacio han llegado a salvo a Kourou, Guayana Francesa, desde Europa.

 

La revolucionaria tecnología del telescopio Webb explorará todas las fases de la historia  cósmica, desde el interior de nuestro Sistema Solar hasta las galaxias observables más distantes del Universo temprano y todo lo que se encuentre en el medio. Webb revelará descubrimientos nuevos e inesperados y ayudará a la humanidad a comprender los orígenes del Universo y nuestro lugar en él.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-09-nasa-readies-james-webb-space.html

 

Los astrónomos de la UNIGE han observado la composición de los gases en nuestra galaxia y han demostrado que, contrariamente a los modelos establecidos hasta ahora, no se mezclan de forma homogénea.

Impresión artística: nubes y corrientes de gas prístino cósmico (magenta) se acumulan en la Vía Láctea, pero este gas no se mezcla de manera eficiente en el disco galáctico, como se destaca en la vecindad solar (zoom). Crédito: Dr. Mark A. Garlick.

 

Sorpresa: la Vía Láctea no es homogénea.

08 de septiembre de 2021.

 

Para comprender mejor la historia y evolución de la Vía Láctea, los astrónomos están  estudiando la composición de los gases y metales que constituyen una parte importante de nuestra galaxia. Destacan tres elementos principales: el gas inicial proveniente del exterior de nuestra galaxia, el gas entre las estrellas dentro de nuestra galaxia - enriquecido con elementos químicos - y el polvo creado por la condensación de los metales presentes en este gas.

 

Hasta ahora, los modelos teóricos asumían que estos tres elementos se mezclaban homogéneamente a lo largo de la Vía Láctea y alcanzaban un nivel de enriquecimiento químico similar al de la atmósfera del Sol, llamado metalicidad solar. Hoy, un equipo de astrónomos de la Universidad de Ginebra (UNIGE) demuestra que estos gases no se mezclan tanto como se pensaba anteriormente, lo que tiene un fuerte impacto en la comprensión actual de la evolución de las galaxias. Como resultado, habrá que modificar las simulaciones de la evolución de la Vía Láctea. Estos resultados fueron publicados en la revista Nature.

 

Las galaxias están compuestas por una colección de estrellas y están formadas por la  condensación del gas del medio intergaláctico compuesto principalmente por hidrógeno y un poco de helio. Este gas no contiene metales a diferencia del gas de las galaxias; en astronomía, todos los elementos químicos más pesados ​​que el helio se denominan colectivamente "metales", aunque son átomos en forma gaseosa. “Las galaxias son alimentadas por gas 'virgen' que cae desde el exterior, que las rejuvenece y permite que se formen nuevas estrellas”, explica Annalisa De Cia, profesora del Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias de la UNIGE y primera autora del estudio.

 

Al mismo tiempo, las estrellas queman el hidrógeno que las constituye a lo largo de su vida y forman otros elementos a través de la nucleosíntesis. Cuando una estrella que ha llegado al final de su vida explota, expulsa los metales que ha producido, como hierro, zinc, carbono y silicio, alimentando estos elementos al gas de la galaxia. Estos átomos pueden luego condensarse en polvo, especialmente en las partes más frías y densas de la galaxia. “Inicialmente, cuando se formó la Vía Láctea, hace más de 10 mil millones de años, no tenía metales. Luego, las estrellas enriquecieron gradualmente el ambiente con los metales que producían”, continúa la investigadora. Cuando la cantidad de metales en este gas alcanza el nivel que está presente en el Sol, los astrónomos hablan de metalicidad solar.

 

Un entorno no tan homogéneo.

 

El entorno que compone la Vía Láctea reúne así los metales producidos por las estrellas,  las partículas de polvo que se han formado a partir de estos metales, pero también los gases del exterior de la galaxia que entran regularmente en ella. “Hasta ahora, los modelos teóricos consideraban que estos tres elementos estaban mezclados de manera homogénea y alcanzaban la composición solar en todas partes de nuestra galaxia, con un ligero aumento de la metalicidad en el centro, donde las estrellas son más numerosas”, explica Patrick Petitjean, investigador de la Institut d'Astrophysique de Paris. "Queríamos observar esto en detalle usando un espectrógrafo ultravioleta en el Telescopio Espacial Hubble".

 

La espectroscopia permite separar la luz de las estrellas en sus colores o frecuencias  individuales, un poco como un prisma o un arco iris. En esta luz descompuesta, los astrónomos están particularmente interesados ​​en las líneas de absorción: “Cuando observamos una estrella, los metales que forman el gas entre la estrella y nosotros absorben una parte muy pequeña de la luz de una manera característica, a una frecuencia específica, lo que nos permite no solo identificar su presencia, sino también decir qué metal es y qué tan abundante es”.

 

Un nuevo método desarrollado para observar la metalicidad total.

 

Durante 25 horas, el equipo de científicos observó la atmósfera de 25 estrellas  utilizando el Hubble y el Very Large Telescope (VLT) en Chile. ¿El problema? El polvo no se puede contar con estos espectrógrafos, aunque contiene metales. Por tanto, el equipo de Annalisa De Cia ha desarrollado una nueva técnica de observación. “Se trata de tener en cuenta la composición total del gas y el polvo observando simultáneamente varios elementos como hierro, zinc, titanio, silicio y oxígeno”, explica. “Entonces podemos rastrear la cantidad de metales presentes en el polvo y agregarla a la ya cuantificada por las observaciones anteriores para obtener el total”.

 

Gracias a esta técnica de observación dual, los astrónomos han descubierto que no solo  el entorno de la Vía Láctea no es homogéneo, sino que algunas de las áreas estudiadas alcanzan solo el 10% de la metalicidad solar. “Este descubrimiento juega un papel clave en el diseño de modelos teóricos sobre la formación y evolución de las galaxias”, dice Jens-Kristian Krogager, investigador del Departamento de Astronomía de la UNIGE. "A partir de ahora, tendremos que refinar las simulaciones aumentando la resolución, de modo que podamos incluir estos cambios en la metalicidad en diferentes lugares de la Vía Láctea".

 

Estos resultados tienen un fuerte impacto en nuestra comprensión de la evolución de  las galaxias y de la nuestra en particular. De hecho, los metales juegan un papel fundamental en la formación de estrellas, polvo cósmico, moléculas y planetas. Y ahora sabemos que hoy en día se podrían formar nuevas estrellas y planetas a partir de gases con composiciones muy diferentes.

 

Más información en:

https://www.unige.ch/communication/communiques/en/2021/surprise-la-voie-lactee-nest-pas-homogene/

 

Imágenes que muestran siete agujeros oscuros en la ladera norte del volcán marciano Arsia Mons que podrían ser entradas de cuevas. Estos seis fragmentos de imágenes tomadas por el orbitador Mars Odyssey de la NASA muestran las siete entradas. La iluminación solar proviene de la izquierda en cada marco. Los diámetros de las entradas varían desde unos 100 metros hasta unos 252 metros. Los nombres que han recibido son (A) «Dena», (B) «Chloe», (C) «Wendy», (D) «Annie», (E) «Abby» (izquierda) y «Nikki», y (F) «Jeanne». Las flechas significan norte y la dirección de la iluminación. (Imágenes: NASA JPL / Caltech / ASU / USGS).

 

Las cuevas en Marte podrían servir de refugio para la vida.

06 de septiembre de 2021.

 

Un reciente estudio demuestra que las cuevas marcianas podrían ofrecer niveles de  radiación amigables con la vida. Las cuevas podrían ser, por tanto, lugares seguros para los futuros exploradores humanos; y también podrían ser algunos de los mejores lugares para buscar signos de vida en el Planeta Rojo.

 

La investigación se ha liderado desde el Centro de Astrobiología (CAB), adscrito al  Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), todas estas instituciones en España.

 

En la actualidad, la superficie de Marte está expuesta a niveles de radiación letales para  la vida tal y como la conocemos. El subsuelo marciano, en cambio, podría ofrecer protección frente a estos elevados niveles de radiación, aunque, a su vez, la carencia de luz visible en este entorno limitaría el tipo de organismos que podrían sobrevivir en él.

 

El reciente estudio ha caracterizado por primera vez los niveles de radiación ultravioleta  en las entradas a cuevas desde cráteres de pozo y en aperturas en tubos de lava. Para ello, ha sido necesario desarrollar un modelo numérico de radiación, con el que se han realizado cientos de simulaciones para distintos tipos de cráteres y aperturas, en función de su posible localización en el Planeta Rojo.

 

Como señala Daniel Viúdez-Moreiras, investigador del CAB y autor del estudio, “los  resultados sugieren que estos entornos podrían ofrecer niveles de radiación amigables con la vida, a la vez que los niveles de luz visible serían adecuados para ciertos organismos fotosintéticos presentes en nuestro planeta”.

 

Hasta ahora, se han catalogado centenares de candidatos a posibles entradas de cuevas  en la superficie de Marte, aunque ninguna misión de exploración robótica los ha visitado hasta la fecha. El uso de drones voladores, como el helicóptero Ingenuity actualmente en Marte, podría permitir buscar y explorar posibles entradas de cuevas. “Sería necesario el envío a Marte de una misión de este tipo, para avanzar en la evaluación de la habitabilidad de estos prometedores entornos”, concluye Viúdez-Moreiras.

 

El estudio se titula “The ultraviolet radiation environment and shielding in pit craters and cave skylights on Mars” y se ha publicado en la revista académica Icarus.

 

Más información en:

https://noticiasdelaciencia.com/art/42565/las-cuevas-en-marte-podrian-servir-de-refugio-para-la-vida

 

El cosmonauta Oleg Novitskiy trabaja fuera de la Estación Espacial Internacional para conectar eléctricamente un nuevo módulo de laboratorio ruso al puesto de avanzada. Esta toma fue capturada por una cámara de casco utilizada por su compañero de tripulación Pyotr Dubrov. Crédito: NASA TV.

 

Cosmonautas rusos comienzan a conectar el nuevo módulo de laboratorio.

Por Stephen Clark.

03 de septiembre de 2021.

 

Dos caminantes espaciales rusos conectaron el nuevo módulo de laboratorio Nauka a la red eléctrica de la Estación Espacial Internacional el viernes 03 de septiembre, enrutando y conectando ocho cables para aprovechar la electricidad generada por el sistema de energía solar de la NASA.

 

Oleg Novitskiy y Pyotr Dubrov se retrasaron aproximadamente una hora en lo previsto  para conectar dos haces de cables entre el módulo de laboratorio recién llegado Nauka y el segmento estadounidense de la estación, lo que llevó a los controladores de vuelo rusos a aplazar algunas tareas de menor prioridad.

 

Pero el objetivo principal de la caminata espacial se logró: los ocho cables de  alimentación se conectaron con éxito, junto con la conexión parcial de un cable ethernet, conectando a Nauka a los sistemas de alimentación e Internet compartidos de la estación.

 

"Todos los conectores estaban acoplados correctamente", dijo el control de vuelo ruso  por radio a los caminantes espaciales después de que las pruebas confirmaron que el primer juego de cables de alimentación funcionaba correctamente.

 

"¡Excelente! Muchas gracias por su confirmación”, respondió uno de los cosmonautas.

 

También se confirmó que el segundo juego de cables estaba correctamente conectado y alimentado.

 

La excursión comenzó a las 10:41 am EDT cuando Novitskiy y Dubrov abrieron la  escotilla exterior del compartimiento de la esclusa de aire Poisk para iniciar la caminata espacial número 242 en la historia de la estación espacial, la décima en lo que va de año y la segunda para los dos cosmonautas.

 

El módulo Nauka llegó a la estación el 29 de julio, atracando en el puerto orientado  hacia la Tierra del módulo ruso Zvezda en la parte trasera de la estación espacial. Los disparos inesperados de los propulsores después de la conexión hicieron que la estación se saliera brevemente de su orientación normal, pero el problema se corrigió sin ningún daño al complejo.

 

Los segmentos estadounidense y ruso de la estación comparten la misma red  informática y sistema de energía solar y el primero de hasta 11 paseos espaciales rusos para equipar el nuevo módulo de laboratorio se dedicó a conectar a Nauka al sistema eléctrico existente.

 

El trabajo requirió una estrecha cooperación entre la NASA y los controladores de vuelo  rusos para asegurarse de que se cortara la energía en varios circuitos mientras los cosmonautas realizaban las conexiones requeridas. Si bien el trabajo tomó más tiempo de lo esperado, no hubo mayores problemas.

 

Pero la instalación de tres experimentos de exposición espacial, la instalación de dos  pasamanos de la caminata espacial en Nauka y el descarte de un carrete de cable Ethernet que ya no es necesario se aplazaron para una futura caminata espacial. Novitskiy y Dubrov regresaron a la esclusa de aire de Poisk y cerraron la escotilla a las 6:35 pm, cerrando oficialmente la caminata espacial de 7 horas y 54 minutos.

 

Los cosmonautas planean aventurarse de nuevo el próximo jueves 09 de septiembre para llevar a cabo la segunda de la serie de paseos espaciales de equipamiento de Nauka.

 

Más información en:

https://spaceflightnow.com/2021/09/03/russian-spacewalkers-begin-outfitting-new-lab-module/

 

 

Momento de la explosión del cohete Alpha. Crédito de la imagen: REUTERS / Gene Blevins.

 

Firefly Aerospace falla en su primer intento de debut espacial.

03 de septiembre de 2021.

 

El cohete Alpha de Firefly se lanzó en el primer vuelo de prueba orbital, este 02 de septiembre, despegando de la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg en California. La misión del cohete Alpha era garantizar un debut exitoso de Firefly en la industria espacial y ser el vehículo portador de la misión DREAM (Dedicated Research & Education Accelerator Mission) que transportaba 11 cargas útiles técnicas, distribuidas de la siguiente forma: 6 pocketqubes (4 de fabricación española y dos proporcionados por equipos multinacionales), 4 cubesats (proporcionados por universidades) y un propulsor experimental de plasma.

 

Las primeras impresiones proporcionadas por los equipos técnicos de Firefly, señalaron que el cohete Alpha experimentó una grave anomalía durante la fase de ascenso de la primera etapa, que resultó en la pérdida del vehículo a tan solo a 2,5 minutos del despegue, en donde el cohete realizó un giro notable y terminó explotando, aunque aún no está claro si esto último se causó por motivos vinculados a fuerzas aerodinámicas o si el sistema de terminación de vuelo (FTS) fue activado.

 

Previo al dramático desenlace del cohete Alpha, tuvo lugar una cuenta regresiva que se abortó a escasos segundos de un posible despegue, el aborto del conteo se debió a razones técnicas no especificadas, pero los controladores de lanzamiento dieron luz verde a un segundo intento, que finalizó en la pérdida del lanzador. El análisis en directo de la telemetría del cohete Alpha, ha permitido conocer de forma preliminar, que la primera etapa del cohete pudo haber tenido un rendimiento inferior, lo que podría deberse a un bajo desempeño de los motores, que probablemente estaban suministrando un menor empuje del planificado.

Alcanzar la órbita es un asunto bastante complejo, por ello el fracaso en este tipo de misiones ha estado a la orden del día, basta con mirar el perfil histórico de las empresas que compiten en el sector de microlanzadores dedicados: Rocket Lab, Virgin Orbit y Astra, cuyas primeras misiones resultaron en fallas considerables que no permitieron el cumplimiento de la misión. Este sector es dominado en la actualidad por SpaceX, quien acapara el monopolio de los lanzamientos de microsatélites, pero su principal deficiencia es que transporta estos SmallSat's como carga útil secundaria y no ofrece una inserción orbital precisa a través del cohete Falcon 9, permitiendo espacio para generar competencia comercial en el sector.

 

En ese sentido, el mercado de lanzadores dedicados a SmallSat's está en auge, los competidores de Firefly en este segmento incluyen a Rocket Lab como líder, que ha estado lanzando pequeñas cargas útiles con el cohete Electron desde 2018. Otros de los competidores en este segmento del New Space, es Virgin Orbit, que cuenta con dos misiones exitosas a través de su lanzador aerotransportado Launcher One y como empresa emergente se posiciona Astra, que llegó al espacio en un vuelo de prueba el año pasado, pero aún no ha puesto en órbita una carga útil.

 

Aún queda como asignatura pendiente para Firefly, el análisis de los datos recolectados durante el vuelo fallido, teniendo el deber de volver atrás y reintentar en una nueva oportunidad, unirse al selecto grupo de empresas con capacidad de lanzamiento espacial.

 

Más información en:

https://spacenews.com/firefly-alpha-explodes-during-first-launch/

 

 

En esta imagen publicada por la NASA, el agujero de perforación del segundo intento de recolección de muestras de Perseverance se puede ver en una roca, en esta composición de dos imágenes tomadas el 1 de septiembre de 2021 por una de las cámaras de navegación del rover.

 

NASA cree que el Perseverance logró tomar una muestra de roca.

03 de septiembre de 2021.

 

El rover Perseverance de la NASA tuvo éxito en su segundo intento de recoger un trozo  de roca marciana para su análisis futuro por parte de los científicos de la Tierra, probablemente.

 

Su primer esfuerzo a principios de este mes fracasó debido a que la roca estaba demasiado quebradiza para resistir el taladro del robot, pero los datos recibidos a última hora del 1 de septiembre indican que el proceso funcionó esta vez.

 

La agencia espacial estadounidense dijo el jueves que sigue siendo un poco incierta,  porque las imágenes tomadas después de que el brazo del rover completó la adquisición de muestras no fueron concluyentes debido a las malas condiciones de la luz solar. Se esperan más imágenes tomadas con mejor iluminación para el sábado.

 

"El equipo determinó una ubicación, y seleccionó y extrajo muestras de una roca viable  y científicamente valiosa", dijo Jennifer Trosper, gerente de proyectos del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, en un comunicado. "Trabajaremos a través de este pequeño contratiempo con las condiciones de  iluminación en las imágenes y seguiremos alentados de que haya una muestra en este tubo".

 

El objetivo era una roca del tamaño de un maletín apodada "Rochette" de una cresta de unos 900 metros de largo. Perseverance, el último vehículo explorador de Marte de la NASA, aterrizó en el cráter Jezero del planeta, el sitio en un lago antiguo, en febrero en una misión para buscar signos de vida microbiana antigua.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-09-nasa-mars-rover-succeeded-sample.html

 

 

Esta serie de imágenes capturadas el 22 de agosto de 2021 muestra la rotación del asteroide 2016 AJ193 tal como fue observado por la antena de 70 metros de Goldstone. El objeto de 1,3 kilómetros de ancho fue el 1.001 asteroide cercano a la Tierra medido por radar planetario desde 1968. Crédito: NASA / JPL-Caltech.

 

Radar planetario observa el asteroide cercano a la Tierra número 1.000 desde 1968.

Por Jet Propulsion Laboratory.

03 de septiembre de 2021.

 

El 14 de agosto de 2021, un pequeño asteroide cercano a la Tierra (NEA) designado 2021 PJ1 pasó por nuestro planeta a una distancia de unos 1,7 millones de kilómetros). Con un tamaño de entre 20 y 30 metros de ancho, el asteroide recientemente descubierto no era una amenaza para la Tierra. Pero el acercamiento de este asteroide fue histórico, marcando el NEA número 1000 observado por radar planetario en poco más de 50 años.

 

Y solo siete días después, el radar planetario observó el 1.001 de ese tipo, pero este era mucho más grande.

 

Desde la primera observación de radar del asteroide 1566 Icarus en 1968, esta poderosa  técnica se ha utilizado para observar NEAs y cometas (conocidos colectivamente como objetos cercanos a la Tierra o NEO). Estas detecciones de radar mejoran nuestro conocimiento de las órbitas de los NEO, proporcionando los datos que pueden extender los cálculos del movimiento futuro de décadas a siglos y ayudar a predecir definitivamente si un asteroide chocará con la Tierra o si simplemente pasará cerca. Por ejemplo, las recientes mediciones de radar del asteroide Apophis, potencialmente peligroso, ayudaron a eliminar cualquier posibilidad de que impacte la Tierra durante los próximos 100 años.

 

Además, pueden proporcionar a los científicos información detallada sobre propiedades  físicas que solo podrían igualarse enviando una nave espacial y observando estos objetos de cerca. Dependiendo del tamaño y la distancia de un asteroide, el radar se puede usar para obtener imágenes de su superficie con intrincados detalles y al mismo tiempo determinar su tamaño, forma, velocidad de giro y si está o no acompañado por una o más lunas pequeñas.

 

En el caso de 2021 PJ1, el asteroide era demasiado pequeño y el tiempo de observación  demasiado corto para adquirir imágenes. Pero como el NEA número 1000 detectado por un radar planetario, el hito destaca los esfuerzos para estudiar los NEA que han pasado cerca de la Tierra.

 

"2021 PJ1 es un asteroide pequeño, por lo que cuando pasó a una distancia de casi dos millones de kilómetros, no pudimos obtener imágenes de radar detalladas", dijo Lance Benner, quien dirige el programa de investigación de radar de asteroides de la NASA en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur California. "Sin embargo, incluso a esa distancia, el radar planetario es lo suficientemente potente como para detectarlo y medir su velocidad con una precisión muy alta, lo que mejoró sustancialmente nuestro conocimiento de su movimiento futuro".

 

El asteroide más reciente observado por radar se acercó a la Tierra solo una semana  después de 2021 PJ1. Entre el 20 y el 24 de agosto, Goldstone tomó imágenes de 2016 AJ193 cuando pasaba por nuestro planeta a una distancia de unos 3,4 millones de kilómetros. Aunque este asteroide estaba más lejos que el PJ1 2021, sus ecos de radar eran más fuertes porque el AJ193 2016 es unas 40 veces más grande, con un diámetro de aproximadamente de 1,3 kilómetros. Las imágenes de radar revelaron detalles considerables en la superficie del objeto, incluidas crestas, pequeñas colinas, áreas planas, concavidades y posibles rocas.

 

"El enfoque AJ193 de 2016 brindó una oportunidad importante para estudiar las  propiedades del objeto y mejorar nuestra comprensión de su movimiento futuro alrededor del Sol", dijo Shantanu Naidu, científico del JPL que dirigió las observaciones del 22 de agosto del AJ193 de 2016. "Tiene una órbita cometaria, lo que sugiere que puede ser un cometa inactivo. Pero sabíamos poco sobre él antes de este paso, aparte de su tamaño y cuánta luz solar refleja su superficie, por lo que planeamos esta campaña de observación hace años".

 

La misión NEOWISE de la NASA había medido previamente el tamaño del AJ193 de 2016,  pero las observaciones de Goldstone revelaron más detalles: resulta ser un objeto muy complejo e interesante que gira con un período de 3,5 horas.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-09-planetary-radar-1000th-near-earth-asteroid.html

 

Un vehículo espacial con la vela de frenado desplegándose para acelerar su reentrada a la atmósfera terrestre. Ilustración: Jackson Spencer.

 

Dispositivo para provocar la destrucción de satélites viejos.

02 de septiembre de 2021.

 

Una gran actividad astronáutica conlleva a menudo la acumulación en órbita a la Tierra  de vehículos espaciales que ya no tienen utilidad. Con frecuencia, estos objetos ocupan órbitas que muchos satélites nuevos necesitan usar y su presencia allí amenaza la seguridad de estos. Tengamos en cuenta que estos desechos típicamente vuelan a una velocidad superior a la de las balas recién disparadas, por lo que son más peligrosos que estas.

 

Hacer que los satélites muertos reentren lo antes posible a la atmósfera terrestre,  donde se desintegrarán sin mayores consecuencias, es el objetivo de un nuevo sistema desarrollado en la Universidad Purdue de Estados Unidos.

 

A grandes rasgos, se trata de un dispositivo de escaso peso que, plegado ocupa poco  espacio. Se le instala en la parte exterior de un vehículo espacial. Cuando este llega al final de su vida operativa y se convierte en un estorbo, el dispositivo despliega una gran vela. En órbita a la Tierra, sobre todo si se trata de una órbita baja, hay suficientes moléculas de aire para que ejerzan contra la vela una resistencia al avance la cual es mayor que la que encontraría el satélite sin esa vela. Como consecuencia de esa resistencia, la velocidad del vehículo se frena paulatinamente, lo que acarrea una disminución de su altitud sobre la superficie terrestre y que descienda a cotas en las que el aire es cada vez más espeso, acelerándose el proceso de caída.

 

La aceleración del proceso que lleva a un objeto a reentrar en la atmósfera terrestre  puede evitar que las naves espaciales, así como algunas partes de los vehículos de lanzamiento que también entran en órbita, sean durante mucho tiempo desechos espaciales peligrosos. El proceso natural de pérdida de velocidad y altitud que las llevará a reentrar a la atmósfera terrestre puede llegar a durar años.

 

Estos vehículos espaciales forman parte de las más de nueve mil toneladas de desechos  espaciales que actualmente recorren a modo de metralla la franja orbital inferior de la Tierra.

 

Las tecnologías para acelerar el proceso que lleva a un objeto a reentrar a la atmósfera  terrestre constituyen una estrategia preventiva para combatir la proliferación de la basura espacial, una cuestión que la NASA ha reconocido como esencial para lograr que las actividades en el espacio no resulten innecesariamente peligrosas.

 

Más información en:

https://noticiasdelaciencia.com/art/42533/dispositivo-para-provocar-la-destruccion-de-satelites-viejos

 

Estación espacial china Tianhe. Ahora existe una propuesta de una estación de tamaño kilométrico en órbita. Crédito: Agencia Espacial China.

 

China quiere construir una nave espacial de kilómetros de largo.

Por Matt Williams, Universe Today.

01 de septiembre de 2021.

 

No es ningún secreto que China se ha convertido en un competidor importante en los  vuelos espaciales. En los últimos 20 años, la Agencia Espacial Nacional de China (CNSA) ha logrado algunas primicias históricas. Esto incluye enviar astronautas al espacio, desplegar tres estaciones espaciales (como parte del programa Tiangong), desarrollar vehículos de lanzamiento pesados ​​(como el Gran Marcha 5) y enviar exploradores robóticos al otro lado de la Luna y Marte.

 

De cara a la próxima década y más allá, China planea tomar medidas aún más audaces  para desarrollar su programa espacial. Entre las muchas propuestas que los líderes del país están considerando para su último plan quinquenal, una involucró la creación de una "nave espacial ultra grande que abarque kilómetros". Tener esta nave espacial en órbita terrestre baja (LEO) sería un cambio de juego para China, permitiendo misiones de larga duración y el uso de recursos espaciales.

 

Esta propuesta llega en un momento en que China ha logrado múltiples hitos en el  espacio. A principios de este año, China se convirtió en la segunda nación del mundo en aterrizar con éxito un rover en la superficie de Marte y la primera en aterrizar en una misión que consistía en un orbitador, un módulo de aterrizaje y un rover. Hace dos años, China se convirtió en la primera nación en aterrizar una misión robótica en el otro lado de la luna (el módulo de aterrizaje y el rover Chang'e-4).

 

Esta ambiciosa propuesta fue una de las diez presentadas por la Fundación Nacional de  Ciencias Naturales de China en una reunión en Beijing a principios de este mes. Cada uno de estos proyectos ha recibido 2,3 millones de dólares (15 millones de yenes) en financiación para una mayor investigación y desarrollo. Según los informes, uno de los principales objetivos del proyecto será encontrar formas de mantener baja la masa de la nave espacial y, al mismo tiempo, garantizar que sean estructuralmente lo suficientemente sólidas para lanzarse a la órbita.

 

Según el esquema del proyecto publicado por la fundación china y citado por South  China Daily Mail (SCDM), los elementos de la nave espacial se construirán en la Tierra y luego se lanzarán individualmente a la órbita para ser ensamblados en el espacio. El mismo esquema especifica que esta nave espacial será "un importante equipo aeroespacial estratégico para el uso futuro de los recursos espaciales, la exploración de los misterios del Universo y su permanencia a largo plazo".

 

Dadas las especificaciones citadas en el documento, existe un gran escepticismo sobre  esta propuesta. Para empezar, se necesitarían una cantidad inmensa de lanzamientos para desplegar todos los elementos necesarios en el espacio. A modo de comparación, la Estación Espacial Internacional (ISS) es la estructura artificial más grande jamás ensamblada en órbita. Sin embargo, tomó decenas de lanzamientos y muchos años para ensamblar y a un costo considerable para todos sus participantes.

 

Los elementos más grandes subieron primero, que incluían los módulos Destiny y Unity  de la NASA, los módulos Zarya y Zvezda soviético-rusos, así como la Estructura de armadura integrada (ITS) y los paneles solares. Se necesitaron 42 vuelos de montaje para entregar estos elementos, 36 de los cuales se realizaron con el transbordador espacial, mientras que el resto se realizó con los lanzadores rusos Proton o Soyuz-U.

 

Desde que comenzó el ensamblaje en 1998, se requirieron no menos de 232 actividades extravehiculares (EVA) para ensamblarlos y mantenerlos. En total, la ISS ha costado un total de $ 150 mil millones para desarrollar y construir, con la NASA y Roscosmos incurriendo en la mayoría de estos gastos. La estación también requiere $ 4 mil millones al año para operaciones y mantenimiento general, una carga que comparten hoy 15 países miembros y sus respectivos programas espaciales. Y, sin embargo, la ISS mide 109 metros de un extremo a otro, mientras que la plataforma china propuesta requiere una estructura de al menos 20 veces ese tamaño. Según las estimaciones más aproximadas, sería seguro decir que una nave espacial "que abarque kilómetros" costaría más de $ 3 billones (o cerca de ¥ 20 billones). Sin embargo, como parte del decimocuarto plan quinquenal de China (2021-2025), la propuesta parece estar dirigida simplemente a estudiar el ensamblaje en órbita de una nave espacial extragrande.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-09-china-spaceship-kilometers.html

 

 

Módulo Zarya, Estación Espacial. Crédito: CC0 Dominio Público.

Fallas en el módulo Zarya de la Estación Espacial.

El segmento ISS del estado de Rusia genera preocupaciones de seguridad.

31 de agosto de 2021.

 

Un funcionario espacial  ruso expresó el martes 31 de agosto su preocupación por el deterioro del estado del segmento ruso de la Estación Espacial Internacional debido a hardware desactualizado, advirtiendo que podría conducir a "fallas irreparables".

 

En los últimos años, el segmento ruso de la ISS ha experimentado una serie de problemas, incluidas las fugas de aire causadas por grietas, lo que genera dudas sobre la seguridad de las tripulaciones rotativas a bordo.

 

"Alrededor del 80 por ciento de los sistemas en vuelo en el segmento de Rusia han  llegado al final de su período de servicio", dijo Vladimir Solovyov, ingeniero jefe de la corporación espacial y de cohetes Energia, a la agencia de noticias RIA Novosti.

 

Energia, fabricante de naves espaciales y componentes de estaciones espaciales, es el  desarrollador líder de la sección rusa de la ISS, una empresa conjunta con Estados Unidos, Canadá, Japón y la Agencia Espacial Europea.

 

"Esto significa que, literalmente, un día después de que los sistemas se agoten por  completo, pueden comenzar fallas irreparables", agregó Solovyov.

 

Citando preocupaciones derivadas del hardware obsoleto, Rusia había indicado  anteriormente que planea abandonar la ISS después de 2025 y lanzar su propia estación orbital.

 

El lunes, Solovyov dijo que se habían descubierto pequeñas grietas en el módulo de  carga Zarya de Rusia. Lanzado en 1998, es uno de los módulos más antiguos de la ISS.

 

Mientras tanto, el módulo de servicio ruso Zvezda ha experimentado varias fugas de aire, incluso el mes pasado y en 2019.

  

También en julio, toda la ISS se salió de órbita después de que los propulsores de un  nuevo módulo ruso se volvieran a encender varias horas después del acoplamiento.

 

El programa espacial de Rusia, heredado de la Unión Soviética, también ha sufrido  recortes presupuestarios.

 

A pesar de estos problemas, la agencia espacial Roscosmos del país sigue prometiendo  empresas ambiciosas, incluida una misión a Venus y la creación de un cohete capaz de realizar viajes de ida y vuelta al espacio.

 

También planea establecer una estación lunar conjunta con China y está programado  para lanzar una misión a la superficie de la Luna en mayo del próximo año.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-state-russia-iss-segment-safety.html

 

La posible órbita del Planeta Nueve. Crédito: CalTech / R. Herido (IPAC).

 

Si el Planeta 9 está ahí fuera, aquí es donde buscar.

Por Brian Koberlein, Universe Today.

30 de agosto de 2021.

 

Hay ocho planetas conocidos en el Sistema Solar (desde que Plutón fue expulsado del grupo), pero durante un tiempo, ha habido alguna evidencia de que podría haber uno más. Un hipotético Planeta 9 acechando en el borde exterior de nuestro sistema solar. Hasta ahora, este mundo ha eludido el descubrimiento, pero un nuevo estudio ha determinado dónde debería estar.

 

La evidencia del Planeta 9 proviene de su atracción gravitacional sobre otros cuerpos. Si  el planeta existe, su gravedad afectará las órbitas de otros planetas. Entonces, si algo parece estar tirando en un planeta, simplemente haga un poco de matemáticas para encontrar la fuente. Así es como se descubrió Neptuno, cuando Urbain Le Verrier y John Couch Adams notaron de forma independiente que Urano parecía ser arrastrado por un planeta invisible.

 

En el caso del Planeta 9, no tenemos ningún efecto gravitacional en un planeta. Lo que sí  vemos es una agrupación extraña de pequeños cuerpos helados en el Sistema Solar exterior conocidos como objetos del cinturón Kuiper (KBO). Si no hubiera ningún planeta más allá del cinturón de Kuiper, cabría esperar que las órbitas de los KBO estuvieran orientadas aleatoriamente dentro del plano orbital del Sistema Solar. Pero, en cambio, vemos que muchas órbitas de KBO están agrupadas en la misma orientación. Es posible que esto se deba solo a una casualidad, pero eso no es probable.

 

En 2016, los autores observaron la distribución estadística de KBO y concluyeron que la  agrupación fue causada por un planeta exterior no detectado. Según sus cálculos, este mundo tiene una masa de cinco Tierras y está aproximadamente 10 veces más distante del Sol que Neptuno. El documento incluso calculó una amplia región del cielo donde podría estar el planeta. Pero las búsquedas no arrojaron nada. Esto llevó a algunos a concluir que el planeta no existe. La rareza orbital no prueba que exista un planeta. Pregúntele al planeta Vulcano si lo duda. Otros fueron tan lejos como para argumentar que el Planeta 9 existe, pero no podemos verlo porque es un agujero negro primordial.

 

Este nuevo estudio reexamina el trabajo original a la luz de algunas de las críticas que  recibió. Una gran crítica es que los cuerpos del Sistema Solar exterior son difíciles de encontrar, por lo que los buscamos donde sea conveniente. El efecto de agrupamiento que vemos podría deberse simplemente a datos sesgados. Teniendo en cuenta el sesgo de observación, los autores encuentran que el agrupamiento sigue siendo estadísticamente inusual. Solo hay un 0,4% de posibilidades de que sea una casualidad. Cuando volvieron a calcular la probable órbita del Planeta 9, pudieron localizar mejor dónde mirar.

 

Un aspecto interesante del estudio es que la órbita recién calculada coloca al Planeta 9  más cerca del Sol de lo que se pensaba originalmente. Esto es extraño, porque si está más cerca entonces ya deberíamos haberlo encontrado. Los autores argumentan que las observaciones hasta ahora han descartado las opciones más cercanas para el Planeta 9, lo que ayuda a reducir aún más su posible ubicación. Si el planeta existe, debería ser detectado por el Observatorio Vera Rubin en un futuro próximo.

 

Este estudio no es concluyente y muchos astrónomos aún sostienen que el Planeta 9 no existe. Pero este estudio deja en claro que no tendremos que discutir sobre ello por mucho más tiempo. O se descubrirá pronto o las observaciones lo descartarán como una explicación del efecto de agrupamiento de KBO.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-planet.html

 

Telescopio Webb completa las pruebas. Crédito: Agencia Espacial Europea.

Telescopio Webb completa pruebas y se prepara para el viaje al puerto espacial de Europa.

Por la Agencia Espacial Europea

26 de agosto de 2021.

 

 

El telescopio espacial James Webb  de NASA / ESA / CSA ha completado con éxito sus pruebas finales y se está preparando para su envío a su sitio de lanzamiento en el puerto espacial europeo en la Guayana Francesa.

 

Las pruebas se llevaron a cabo en  las instalaciones de Northrop Grumman en California, EE. UU., Para garantizar que el complejo observatorio de ciencias espaciales funcionará según lo diseñado cuando esté en el espacio. Las operaciones de envío ya han comenzado, incluidos todos los pasos necesarios para preparar a Webb para un viaje seguro a través del Canal de Panamá hasta su lugar de lanzamiento en la Guayana Francesa, en la costa noreste de América del Sur.

 

Una vez que Webb llegue al puerto espacial de Europa, los equipos de procesamiento  del lanzamiento prepararán y configurarán el observatorio para el vuelo. Esto implica verificaciones posteriores al envío y cargar cuidadosamente los tanques de propulsor de la nave espacial con combustible. Luego, los equipos de ingeniería acoplarán el observatorio a su vehículo de lanzamiento, un cohete Ariane 5 proporcionado por la ESA, y realizarán un "ensayo general", antes de que llegue a la plataforma de lanzamiento dos días antes del lanzamiento.

 

Durante la noche del 17 de agosto de 2021, la etapa superior fue transportada en su  contenedor desde ArianeGroup en Bremen al puerto de Neustadt en Alemania. Aquí abordó el buque MN Toucan junto con otros elementos Ariane 5 cargados en varios puertos europeos para continuar su viaje a Kourou, Guayana Francesa. La etapa superior del cohete Ariane 5 que lanzará el telescopio espacial James Webb  está en camino al puerto espacial de Europa.

 

El telescopio espacial James Webb es una hazaña asombrosa del ingenio humano, una  misión con contribuciones de miles de científicos, ingenieros y otros profesionales de más de 14 países, en nueve zonas horarias diferentes. Trabajando con socios, la ESA fue responsable del desarrollo y calificación de las adaptaciones de Ariane 5 para la misión Webb y de la contratación del servicio de lanzamiento. Además de eso, la ESA está contribuyendo con el instrumento NIRSpec y una participación del 50% en el instrumento MIRI, así como con personal para apoyar las operaciones de la misión.

 

"Estamos contentos por la finalización de todas las pruebas para Webb y agradecemos a  todos los equipos por su excelente trabajo. Estamos realmente entusiasmados de que todos los elementos necesarios para el lanzamiento se estén reuniendo ahora en el puerto espacial de Europa", dijo Günther Hasinger, director de ESA de Ciencias.

 

Después del lanzamiento, Webb se someterá a un período de puesta en servicio de seis  meses llenos de acción. Momentos después de completar un viaje de 26 minutos a bordo del vehículo de lanzamiento Ariane 5, la nave espacial se separará del cohete y su matriz solar se desplegará automáticamente. Inmediatamente después de que Webb se separe del cohete, la red de estaciones de  seguimiento de la ESA, ESTRACK, seguirá las operaciones de la fase de órbita temprana utilizando su estación terrestre Malindi en colaboración con la red de estaciones de la NASA.

 

Webb tardará un mes en volar a su ubicación orbital prevista en el espacio a casi dos millones de kilómetros de la Tierra, desplegándose lentamente a medida que avanza. Las implementaciones de Sunshield comenzarán unos días después del lanzamiento, y cada paso se puede controlar de manera experta desde el suelo, lo que le da al lanzamiento de Webb el control total para sortear cualquier problema imprevisto con la implementación.

 

Una vez que el parasol comience a desplegarse, el telescopio y los instrumentos  entrarán en sombra y comenzarán a enfriarse con el tiempo. Durante las siguientes semanas, el equipo de la misión supervisará de cerca el enfriamiento del observatorio, administrándolo con calentadores para controlar las tensiones en los instrumentos y estructuras. Mientras tanto, el trípode del espejo secundario se desplegará, el espejo principal se desplegará, los instrumentos de Webb se encenderán lentamente y los disparos de los propulsores insertarán el observatorio en una órbita prescrita.

 

Una vez que el observatorio se haya enfriado y estabilizado a su gélida temperatura de funcionamiento, se producirán varios meses de alineaciones de su óptica y calibraciones de sus instrumentos científicos. Se espera que las operaciones científicas comiencen aproximadamente seis meses después del lanzamiento.

 

Webb es el próximo gran observatorio de ciencias espaciales, diseñado para responder  preguntas pendientes sobre el Universo y realizar descubrimientos revolucionarios en todos los campos de la astronomía. Webb verá más a fondo nuestros orígenes, desde la formación de estrellas y planetas hasta el nacimiento de las primeras galaxias en el Universo temprano.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-webb-europe-spaceport.html

 

Yuri Shprits, geofísico de investigación de UCLA, dijo que limitar la duración de un viaje de ida y vuelta al planeta rojo ayudaría a reducir la cantidad de radiación peligrosa a la que están expuestos los astronautas. Crédito: NASA.

Misión tripulada a Marte es viable si no supera los cuatro años, concluye equipo de investigación internacional.

Por Stuart Wolpert, Universidad de California, Los Ángeles

26 de agosto de 2021.

 

 

El envío de viajeros humanos  a Marte requeriría que científicos e ingenieros superen una serie de obstáculos tecnológicos y de seguridad. Uno de ellos es el grave riesgo que plantean la radiación de partículas del Sol, estrellas distantes y galaxias.

 

Responder a dos preguntas clave ayudaría mucho a superar ese obstáculo: ¿la radiación  de partículas representaría una amenaza demasiado grave para la vida humana durante un viaje de ida y vuelta al planeta rojo? Y, ¿podría el mismo momento de una misión a Marte ayudar a proteger a los astronautas y la nave espacial de la radiación?

 

En un nuevo artículo publicado en la revista Space Weather, revisada por pares, un equipo internacional de científicos espaciales, incluidos investigadores de UCLA, responde a esas dos preguntas con un "no" y un "sí".

 

Es decir, los humanos deberían poder viajar de manera segura desde y hacia Marte,  siempre que la nave espacial tenga suficiente blindaje y el viaje de ida y vuelta sea más corto que aproximadamente cuatro años. Y el momento de una misión humana a Marte de hecho marcaría la diferencia: los científicos determinaron que el mejor momento para que un vuelo salga de la Tierra sería cuando la actividad solar está en su punto máximo, conocido como el máximo solar.

 

Los cálculos de los científicos demuestran que sería posible proteger una nave espacial  con destino a Marte de las partículas energéticas del Sol porque, durante el máximo solar, las partículas más peligrosas y energéticas de galaxias distantes son desviadas por la ampliada actividad solar.

 

Sería concebible un viaje de esa duración. El vuelo promedio a Marte toma alrededor de  nueve meses, por lo que dependiendo del momento del lanzamiento y el combustible disponible, es plausible que una misión humana pueda llegar al planeta y regresar a la Tierra en menos de dos años, según la investigación de Yuri Shprits, geofísico de la UCLA y coautor del artículo.

 

"Este estudio muestra que si bien la radiación espacial impone limitaciones estrictas  sobre el peso de la nave espacial y el tiempo de lanzamiento, y presenta dificultades tecnológicas para las misiones humanas a Marte, dicha misión es viable", dijo Shprits, quien también es jefe de física espacial y meteorología espacial en el Centro de Investigación de Geociencias de GFZ en Potsdam, Alemania.

 

Los investigadores recomiendan una misión de no más de cuatro años porque un viaje  más largo expondría a los astronautas a una cantidad peligrosamente alta de radiación durante el viaje de ida y vuelta, incluso suponiendo que fueran cuando era relativamente más seguro que en otras ocasiones. También informan que el principal peligro para tal vuelo serían las partículas del exterior de nuestro Sistema Solar.

 

Shprits y sus colegas de UCLA, MIT, el Instituto de Ciencia y Tecnología Skolkovo de  Moscú y GFZ Potsdam combinaron modelos geofísicos de radiación de partículas para un ciclo solar con modelos de cómo la radiación afectaría a los pasajeros humanos, incluidos sus efectos variables en diferentes órganos corporales. El modelo determinó que tener el caparazón de una nave espacial construido con un material relativamente grueso podría ayudar a proteger a los astronautas de la radiación, pero que si el blindaje es demasiado grueso, en realidad podría aumentar la cantidad de radiación secundaria a la que están expuestos.

 

Los dos tipos principales de radiación peligrosa en el espacio son las partículas  energéticas solares y los rayos cósmicos galácticos; la intensidad de cada uno depende de la actividad solar. La actividad de los rayos cósmicos galácticos es más baja dentro de los seis a 12 meses posteriores al pico de actividad solar, mientras que la intensidad de las partículas energéticas solares es mayor durante el máximo solar, dijo Shprits.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-mars-mission-viable-doesnt-years.html

 

La incursión es parte del programa espacial fuertemente promovido de China que ya ha visto a la nación aterrizar un rover en Marte y enviar sondas a la luna.

 

Taikonautas realizan una caminata espacial para mejorar el brazo robótico.

20 de agosto de 2021.

 

Los taikonautas llegaron al espacio el viernes para dar los toques finales a un brazo robótico en la estación espacial china, Tiangong.

 

La incursión, la segunda caminata espacial en dos meses y transmitida por la televisión  estatal, es parte del programa espacial altamente promocionado de China que ya ha visto a la nación aterrizar un rover en Marte y enviar sondas a la luna.

 

En junio, tres tripulantes llegaron a la estación, donde permanecerán en el espacio  durante un total de tres meses en la misión con tripulación más larga de China hasta la fecha.

 

El viernes, los taikonautas Nie Haisheng y Liu Boming salieron con éxito del módulo central de Tianhe para instalar topes para los pies y un banco de trabajo en el brazo robótico de la estación, dijo la Agencia Espacial China en un comunicado.

 

Las imágenes de video mostraron a los astronautas trabajando fuera de la nave mientras  estaban atados a ella con una cuerda larga. Sus tareas también incluyen trabajar en una unidad térmica y ajustar una cámara panorámica, informó la emisora ​​estatal CCTV.

 

Esta es solo la tercera caminata espacial para los astronautas chinos, después de la  primera en 2008, cuando Zhai Zhigang convirtió a China en el tercer país en completar una caminata espacial después de la Unión Soviética y Estados Unidos.

La segunda tuvo lugar a principios de julio, cuando Liu y el tercer miembro de la tripulación, Tang Hongbo, abandonaron la estación.

 

Es la primera misión con tripulación de China en casi cinco años y un asunto de gran prestigio ya que el país celebra el centenario del partido gobernante.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-china-astronauts-spacewalk-robotic-arm.html

 

El asteroide Bennu. Imagen: NASA Goddard / University of Arizona.

 

Últimos pronósticos sobre el riesgo de impacto del asteroide Bennu contra la Tierra.

19 de agosto de 2021.

 

 

Unos científicos de la  NASA han analizado datos recolectados por la sonda espacial OSIRIS-REx para despejar dudas acerca de los movimientos de Bennu hasta el año 2300, reduciendo significativamente las incertidumbres relacionadas con su órbita futura, y mejorando la capacidad de predecir su riesgo total de impacto y pronosticar cómo evolucionarán las órbitas de otros asteroides.

 

"La misión de Defensa Planetaria de la NASA consiste en encontrar y vigilar los  asteroides y cometas que puedan acercarse a la Tierra y que puedan suponer un peligro para nuestro planeta", explica Kelly Fast, directora del Programa de Observaciones de Objetos Cercanos a la Tierra en el cuartel general de la NASA en Washington.

 

Estos objetos, conocidos como NEOs por las siglas en inglés de “Near-Earth Objects”, son objetos potencialmente capaces de chocar contra la Tierra. Suelen acercarse periódicamente a ella y tienen órbitas poco estables, por lo que una secuencia de incidentes desafortunados podría poner a alguno de ellos en rumbo de colisión contra nuestro planeta.

 

En el año 2135, Bennu se acercará bastante a la Tierra. Aunque el asteroide no supondrá  un peligro para nuestro planeta en ese momento, es vital conocer la trayectoria exacta de Bennu durante ese encuentro para poder predecir cómo la gravedad de la Tierra alterará la trayectoria del asteroide alrededor del Sol, y cómo eso afectará a su vez al riesgo de impacto con la Tierra.

 

Los autores del nuevo estudio han logrado reducir significativamente las incertidumbres  en la órbita de Bennu, determinando que su probabilidad total de impacto hasta el año 2300 es de aproximadamente 1 entre 1.750 (o un 0,057 por ciento). En cuanto a fechas concretas, ha sido posible calcular que el 24 de septiembre de 2182 la probabilidad de impacto será de 1 entre 2.700 (o alrededor del 0,037 por ciento).

 

 

Aunque las probabilidades de que impacte contra la Tierra son muy bajas, Bennu sigue  siendo uno de los dos asteroides conocidos más peligrosos de nuestro Sistema Solar, junto con otro asteroide llamado 1950 DA.

 

Antes de abandonar Bennu el 10 de mayo de 2021, OSIRIS-REx pasó más de dos años  cerca del asteroide, recopilando información sobre su tamaño (tiene unos 500 metros de diámetro aproximado), su forma, su masa y su composición, al tiempo que monitoreaba su rotación y su trayectoria orbital. La nave también recogió una muestra de roca y polvo de la superficie del asteroide, que entregará a la Tierra el 24 de septiembre de 2023 para que se analice a fondo en laboratorios de nuestro mundo.

 

El estudio, realizado por el equipo internacional de Davide Farnocchia, de la NASA, se  titula “Ephemeris and hazard assessment for near-Earth asteroid (101955) Bennu based on OSIRIS-REx data” y se ha publicado en la revista académica Icarus.

 

Más información en:

https://noticiasdelaciencia.com/art/42466/ultimos-pronosticos-sobre-el-riesgo-de-impacto-del-asteroide-bennu-contra-la-tierra

 

Saturno. Foto: NASA JPL / Space Science Institute.

Los terremotos de Saturno revelan que su núcleo no es como se creía.

19 de agosto de 2021.

 

Durante mucho tiempo se ha venido creyendo que el núcleo de Saturno es una masa de  dura roca. Los resultados de una investigación reciente sugieren ahora que el corazón del planeta de los anillos es mucho más complejo y desconcertante.

 

Los planetas gigantes gaseosos como Saturno carecen de superficie sólida o líquida. Su  inmensa atmósfera llega hasta el núcleo, siendo más densa cuanto mayor es la profundidad, hasta alcanzar estados del todo distintos a los que conocemos en la Tierra. El núcleo de los planetas de este tipo también es tema de debate, en parte porque puede presentar características muy distintas dependiendo de cada planeta.

 

De la misma manera que los terremotos hacen vibrar nuestro planeta, las oscilaciones  en el interior de Saturno hacen que la estructura del gigante gaseoso se mueva ligeramente. Esos movimientos, a su vez, provocan ondulaciones en los anillos que rodean al planeta.

 

Jim Fuller y Christopher Mankovich, ambos del Instituto Tecnológico de California  (Caltech) en Estados Unidos, se valieron de los anillos de Saturno como si fuesen un sismógrafo gigante para medir las oscilaciones en el interior del planeta y obtener datos nuevos y reveladores sobre el núcleo.

 

Los investigadores analizaron las ondulaciones en esos anillos para obtener nueva  información sobre el núcleo de Saturno. Para su estudio, utilizaron datos recolectados por la sonda espacial Cassini de la NASA, que orbitó el gigante anillado durante 13 años antes de que en 2017 se hundiera en su atmósfera hasta desintegrarse en ella.

  

 

"Esta es la primera vez que hemos podido sondear sísmicamente la estructura de un  planeta gigante gaseoso, y los resultados son bastante sorprendentes", destaca Fuller.

 

Los resultados del análisis sugieren que el núcleo del planeta no es una bola dura de  roca, como habían propuesto algunas teorías anteriores, sino una sopa difusa de hielo exótico, roca y fluidos metálicos, o lo que los científicos denominan un núcleo "difuso". El análisis también revela que el núcleo se extiende por el 60 por ciento del diámetro del planeta, lo que lo hace mucho más grande de lo que se estimaba anteriormente.

 

El estudio se titula "A diffuse core in Saturn revealed by ring seismology". Y se ha publicado en la revista académica Nature Astronomy.

 

Más información en:

https://noticiasdelaciencia.com/art/42464/los-terremotos-de-saturno-revelan-que-su-nucleo-no-es-como-se-creia

 

En esta imagen de archivo del 30 de abril de 2021 tomada por el rover Mars Perseverance y puesta a disposición por la NASA, el helicóptero Mars Ingenuity, a la derecha, sobrevuela la superficie del planeta. Científicos de la agencia espacial japonesa dijeron el jueves 19 de agosto de 2021 que planeaban traer muestras de suelo de una región de Marte y de su luna Fobos, a la Tierra, antes de las misiones estadounidenses y chinas que ahora operan en el planeta. Crédito: NASA / JPL-Caltech / ASU / MSSS.

 

Japón planea recolectar muestras de Fobos para el 2029.

Por Mari Yamaguchi.

19 de agosto de 2021.

 

La agencia espacial japonesa, JAXA, planea traer muestras de suelo de una región de Marte antes de las misiones estadounidenses y chinas que ahora operan en Marte, con la esperanza de encontrar pistas sobre el origen del planeta y rastros de posible vida.

 

La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón planea lanzar un explorador en 2024 para aterrizar en la luna marciana Fobos para recolectar 10 gramos (0.35 onzas) de suelo y traerlo de regreso a la Tierra en 2029.

 

El rápido viaje de regreso pondría a Japón por delante de Estados Unidos y China en la  devolución de muestras de la región marciana a pesar de comenzar más tarde, dijo el jueves el gerente del proyecto, Yasuhiro Kawakatsu, en una conferencia de prensa en línea.

 

El rover Perseverance de la NASA está operando en un cráter de Marte donde  recolectará 31 muestras que serán devueltas a la Tierra con la ayuda de la Agencia Espacial Europea a partir de 2031. China aterrizó una nave espacial en Marte en mayo y planea traer muestras alrededor 2030.

 

Los científicos de JAXA creen que aproximadamente el 0,1% del suelo de la superficie de  Fobos proviene de Marte, y 10 gramos podrían contener alrededor de 30 gránulos, dependiendo de la consistencia del suelo, dijo Kawakatsu.

 

Tomohiro Usui, profesor del Instituto de Ciencias Espaciales y Astronáuticas, dijo que es  probable que el suelo de Fobos sea una mezcla de material de la propia luna y material de Marte que se propagó por tormentas de arena. La recolección de muestras de múltiples ubicaciones en Fobos podría brindar una mayor posibilidad de obtener posibles rastros de vida de Marte que obtener suelo de una sola ubicación en Marte, dijo.

 

Cualquier forma de vida que pudiera haber venido de Marte habrá muerto debido a la  fuerte radiación solar y cósmica en Fobos, dijeron los científicos de JAXA. Las misiones de la NASA y la Agencia Espacial Europea se centran en las posibles formas de vida y la evolución del área del cráter Jezero, que se cree que es un lago antiguo.

 

Al estudiar las muestras de suelo de Fobos, incluido el material de Marte, los científicos  esperan aprender sobre la evolución de la biosfera marciana, dijo Usui.

 

Dijo que la investigación japonesa sobre Fobos y las muestras de la NASA de ubicaciones específicas en el cráter marciano pueden complementarse entre sí y podrían dar lugar a respuestas a preguntas sobre cómo es la vida marciana, si está presente, surgió y evolucionó en el tiempo y el lugar.

 

En diciembre pasado, una sonda de la JAXA, la Hayabusa2, recuperó más de 5 gramos (0,19 onzas) de suelo del asteroide Ryugu, a más de 300 millones de kilómetros de la Tierra, en el primer retorno exitoso de una muestra de asteroide a la Tierra.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-japan-aims-soil-samples-mars.html

 

 

Un misterio geológico se está desarrollando muy por debajo de nuestros pies, y puede arrojar luz sobre el campo magnético que sustenta la vida que se extiende muy por encima de nuestras cabezas. Crédito: Vadim Sadovski / Shutterstock.

 

El núcleo interno de la Tierra se está torciendo.

Por Cody Cottier.

18 de agosto de 2021.

 

Cada año, el núcleo interno de hierro sólido en el corazón de nuestro planeta se expande aproximadamente un milímetro a medida que las regiones inferiores de la Tierra se enfrían y solidifican. Según un estudio reciente, un lado parece estar creciendo más rápido, pero los científicos no saben por qué.

 

Este fenómeno probablemente se remonta a la creación del núcleo interno, hace entre 1.500 y 500 millones de años. En este punto, después de miles de millones de años de enfriamiento, el interior ardiente de la Tierra finalmente perdió suficiente calor para comenzar un proceso continuo de cristalización. Ahora, a medida que el hierro fundido del núcleo externo pierde calor, cristaliza para convertirse en la capa más nueva del núcleo interno.

 

El centro de este hemisferio hiperactivo se encuentra 2.896 kilómetros bajo el mar de Banda de Indonesia: alrededor del 60 por ciento más de cristales de hierro se forman en ese punto del núcleo interno que en el otro lado del mundo.

 

Hoy en día, el núcleo interno cuenta con un radio de aproximadamente 1.207 km, sin mencionar una temperatura abrasadora de más de 4.982 grados Celsius. Sin embargo, incluso después de un eón de crecimiento desigual, en realidad no se ha deformado. La gravedad actúa constantemente para moldearlo, redistribuyendo el exceso en el este y manteniendo una forma esférica. Además de plantear un rompecabezas cautivador, este crecimiento asimétrico puede ayudar a alimentar el campo magnético de la Tierra y permitir nuestra supervivencia.

 

Aire acondicionado planetario.

 

Para una capa tan pequeña y distante en la colosal cebolla que llamamos hogar, el  núcleo interno tiene una tremenda influencia en nosotros, los habitantes de la superficie. Daniel Frost, geofísico de la Universidad de California, Berkeley, y autor principal del nuevo estudio, bromea diciendo que "siempre tiene que justificar la importancia del núcleo interno". De hecho, le debemos nuestra existencia: a medida que se enfría, libera calor y crea convección en el núcleo exterior. En última instancia, ese hierro líquido batido, conocido como geodinamo, genera el campo magnético que protege la vida en este planeta de los peligrosos vientos solares.

 

Asimismo, las capas superiores influyen en el núcleo. "Todo se ve afectado por lo que  está arriba", dice Frost. El núcleo interno está rodeado por el núcleo externo, el núcleo externo por el manto y el manto por la corteza. Entonces, para que el núcleo interno crezca, debe transferir su calor, algo residual de la formación de la Tierra, algo radioactivo de elementos en descomposición, a cada capa sucesiva. A su vez, cada capa debe poder recibir el calor.

 

Eso sugiere un posible mecanismo para el enfriamiento desigual del núcleo interno. El  punto de mayor crecimiento debajo de Indonesia es una zona de subducción importante. Allí, trozos relativamente fríos de placas tectónicas se sumergen y enfrían el manto en llamas. "Es como dejar caer cubitos de hielo", dice Frost. Este gradiente de temperatura permite que las capas más profundas pierdan su calor, solidificando así el núcleo interno.

 

Si bien estos "cubitos de hielo" son insignificantes, sospecha que pueden ser suficientes  para inclinar la balanza. "Todo esto es un equilibrio delicado", dice. "No creo que se necesite mucho para precipitar una diferencia como esta". Sin embargo, esta explicación puede ser demasiado simplista: no está claro si el calor de las entrañas de la Tierra se disipa en una línea vertical. La corteza indonesia de buceo podría enfriar fácilmente el núcleo que se encuentra debajo de, digamos, China o Arabia Saudita, en lugar de debajo de Indonesia.

 

Superautopista del terremoto.

 

Por ahora, la asimetría en sí permanece sin explicación, pero ofrece una solución a otro  enigma de larga data: por qué los cristales de hierro en el núcleo interno se alinean paralelos al eje de rotación Norte-Sur de la Tierra. Nadie ha observado la estructura del núcleo directamente, pero los sismólogos han observado que los terremotos viajan más rápido a través del núcleo entre los polos norte y sur que a través del ecuador. En igualdad de condiciones, los cristales deben alinearse al azar.

 

Los investigadores de Berkeley sugieren que la respuesta está en la formación  desequilibrada del núcleo. A medida que la gravedad redistribuye los cristales, los lleva a una especie de "flujo", según su modelo informático. "Imagínese arrojar palos a un río", dice Frost. "Si el río fluye, los palos se alinearán con el flujo". De manera similar, debido a que el núcleo interno fluye, los cristales se alinean con él y forman una red ordenada que sirve como una carretera interestatal de alta velocidad para los temblores subterráneos.

 

Para comprender la conexión entre esta asimetría y el campo magnético, se necesita  más investigación. Pero dado el papel vital que juega esta armadura planetaria en nuestra existencia, vale la pena investigar los procesos que la sustentan. Los científicos saben desde hace mucho tiempo que el campo magnético se invierte de vez en cuando (estamos atrasados ​​para un cambio) y que se debilita temporalmente durante la transición. Pero no es evidente por qué. Cuando se trata de nuevos hallazgos en el núcleo de la Tierra, Frost dice: "La pregunta siempre es: '¿Se relaciona esto con la inversión del campo magnético?"

 

Más información en:

https://astronomy.com/news/2021/08/earths-inner-core-is-growing-lopsided

 

Esta ilustración muestra al asteroide Faetón siendo calentado por el Sol. La superficie del asteroide se calienta tanto que el sodio de su interior puede vaporizarse y salir al espacio a través de grietas en la corteza, arrastrando consigo partículas sólidas y creando las condiciones necesarias para que el astro brille como un cometa. Imagen: NASA JPL / Caltech-IPAC.

 

El misterio de Faetón y las Gemínidas.

18 de agosto de 2021.

 

Las Gemínidas son una popular lluvia de meteoros que se deja ver cada año a mediados de diciembre. Aunque en la actualidad es una lluvia muy abundante (hasta 120 meteoros por hora), no siempre fue así. Las Gemínidas comenzaron a aparecer a mediados del siglo XIX y en sus primeras lluvias solo podían verse entre 10 y 20 por hora como mucho.

 

Como otras lluvias de meteoros, el fenómeno evidencia que ese punto de la órbita terrestre cruza por la estela de trocitos dejados a lo largo de su órbita por un astro.

 

Durante más de un siglo, no se supo cuál era el astro generador de esa lluvia anual de  fragmentos que entran en la atmósfera de la Tierra. En octubre de 1983, mediante el satélite astronómico IRAS (Infrared Astronomical Satellite), se descubrió a Faetón (Phaethon), que tarda 524 días en dar una vuelta al Sol y se acerca a este más de lo que se acerca Mercurio, el planeta más próximo al Sol. El estudio de la órbita de Faetón llevó al astrónomo Fred Whipple a descubrir que este astro es la fuente de las Gemínidas.

 

Faetón es uno de los astros potencialmente peligrosos por el riesgo (remoto pero mayor  que cero) de que una perturbación orbital le haga acercarse demasiado a nuestro mundo y colisione contra él.

 

Se ha debatido ampliamente si Faetón, cuyo diámetro es de cerca de 6 kilómetros, es un  asteroide o un cometa, ya que tiene características de ambos. Las lluvias anuales de meteoros de las que se conoce su origen están generadas típicamente por cometas y de hecho la órbita de Faetón es muy elíptica como las de los cometas. Sin embargo, el espectro de Faetón revela una composición química propia de un asteroide rocoso. Y los trocitos desprendidos de él que conforman las Gemínidas son varias veces más densos que los típicos de los cometas.

 

Cuando los cometas, muy ricos en hielo, pasan cerca del Sol, se calientan. Eso hace  vaporizar el hielo de su superficie y el del nivel del subsuelo más cercano a esta a medida que va quedando expuesto al exterior. Al sublimarse el hielo, se libera el material pétreo que permanecía cohesionado por ese hielo. El gas y las partículas pétreas más ligeras así liberados, que la baja gravedad del astro no puede ya retener, se esparcen, conformando una nube y una estela que aumentan el brillo total del conjunto.

 

Los asteroides están hechos mayormente de material pétreo y no pueden aumentar su  brillo mediante ese mecanismo de sublimación de material muy rico en hielo. La órbita de Faetón lo lleva periódicamente tan cerca del Sol que en ese tramo de su recorrido la superficie alcanza una temperatura de 750 grados centígrados aproximadamente. En estas circunstancias, más drásticas que las sufridas por la mayoría de los cometas y asteroides conocidos, cualquier hielo de agua, dióxido de carbono o monóxido de carbono cerca de la superficie del asteroide se habría disipado en el espacio hace tiempo.

 

Extrañamente, diversas observaciones de Faetón revelaron que a raíz de su paso cerca  del Sol su brillo aumenta mucho más de lo que puede esperarse en un asteroide. Este enigma ha causado mucho desconcierto.

 

Ahora, el equipo de Björn Davidsson, de la NASA, y Joseph Masiero, del Instituto  Tecnológico de California (Caltech), en Estados Unidos, ha planteado una hipótesis, respaldada por una serie de experimentos, que podría explicar el misterio. La clave podría estar en el sodio, relativamente abundante en los asteroides.

 

Los autores del nuevo estudio creen que cuando el asteroide se acerca al Sol, su sodio se  calienta y se vaporiza. Este proceso debe haber agotado el sodio de la superficie hace mucho tiempo, pero dentro del asteroide aún queda mucho sodio y este todavía se calienta, se vaporiza y sale disparado al espacio a través de grietas y fisuras de la corteza de Faetón. Estos chorros proporcionarían suficiente impulso para expulsar los restos pétreos que han quedado sueltos en la superficie.

 

Así pues, esta acción del sodio podría explicar no solo que el asteroide brille como un  cometa, sino también el modo en que los meteoroides de las Gemínidas son expulsados del asteroide.

 

Más información en:

https://noticiasdelaciencia.com/art/42458/el-misterio-de-faeton-y-las-geminidas

 

Vista lateral del cráter Moltke tomada del Apolo 10. Crédito: Dominio público.

 

Blue Origin demanda a la NASA por contrato con SpaceX.

18 de agosto de 2021.

 

Blue Origin, la compañía espacial propiedad de Jeff Bezos, está demandando al gobierno de Estados Unidos por su decisión de otorgar un contrato de exploración lunar masiva a su competidor SpaceX, dijo en un comunicado el lunes.

 

La compañía ha presentado una demanda ante el Tribunal Federal de Reclamaciones de  Estados Unidos "en un intento de remediar las fallas" en la forma en que se adjudicó el contrato, según el comunicado.

 

El contrato del sistema de aterrizaje humano (HLS), por valor de 2.900 millones de  dólares, fue entregado a SpaceX, propiedad del rival multimillonario de Bezos, Elon Musk, en abril.

 

Los otros postores protestaron, argumentaron que la NASA estaba obligada a realizar  múltiples adjudicaciones y que el proceso de evaluación era injusto.

 

"Creemos firmemente que los problemas identificados en esta adquisición y sus  resultados deben abordarse para restaurar la equidad, crear competencia y garantizar un regreso seguro a la Luna para América", dijo Blue Origin.

 

 

Desde que perdió el contrato, Blue Origin ha presionado fuertemente para que se  revierta la decisión. Presentó una protesta ante la Oficina de Responsabilidad del Gobierno, pero en julio el organismo de control confirmó la decisión de la NASA.

 

La NASA dijo en un comunicado el lunes que se le notificó sobre la demanda de Blue  Origin y que está revisando el caso.

 

"Con nuestros socios, iremos a la Luna y nos quedaremos para permitir investigaciones  científicas, desarrollar nueva tecnología y crear trabajos bien remunerados para el bien común y en preparación para enviar astronautas a Marte", dijo el comunicado.

 

Bajo el programa Artemis, la NASA planea devolver humanos a la Luna a mediados de  esta década y construir una estación orbital lunar, antes de que se envíe una misión tripulada a Marte en la década de 2030.

 

La compañía de Musk, fundada en 2002, es actualmente el socio líder del sector privado  de la NASA.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-blue-sues-nasa-spacex-moon.html

 

Crédito de la imagen: Pixabay/CC0 Dominio público.

Más evidencia del ciclo de 200 millones de años para el campo magnético de la Tierra.

Por Universidad de Liverpool.

18 de agosto de 2021.

 

 

Los hallazgos de un nuevo estudio de la Universidad de Liverpool proporcionan más evidencia de un ciclo de aproximadamente 200 millones de años en la fuerza del campo magnético de la Tierra.

 

Los investigadores realizaron análisis paleomagnéticos térmicos y de microondas (una técnica que es exclusiva de la Universidad de Liverpool) en muestras de rocas de antiguos flujos de lava en el Este de Escocia para medir la fuerza del campo geomagnético durante períodos de tiempo clave sin apenas datos fiables preexistentes. El estudio también analizó la confiabilidad de todas las mediciones de muestras de hace 200 a 500 millones de años, recolectadas durante los últimos 80 años.

 

Los resultados indican que hace entre 332 y 416 millones de años, la fuerza del campo geomagnético conservado en estas rocas era menos de la cuarta parte de lo que es hoy, y similar a un período previamente identificado de baja intensidad de campo magnético que comenzó hace unos 120 millones de años. Estos resultados respaldan la teoría de que la fuerza del campo magnético terrestre es cíclica y se debilita cada 200 millones de años, una idea propuesta por un estudio anterior dirigido por Liverpool en 2012.

 

Descifrar las variaciones en la intensidad del campo geomagnético pasado es importante, ya que indica cambios en los procesos terrestres profundos durante cientos de millones de años y podría proporcionar pistas sobre cómo podría fluctuar, invertir o revertir en el futuro.

 

Un campo débil también tiene implicaciones para la vida en nuestro planeta. Un estudio reciente ha sugerido que la extinción masiva del Devónico-Carbonífero está relacionada con niveles elevados de UV-B, lo que coincide con las mediciones de campo más débiles del MPDL

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-evidence-million-year-earth-magnetic-field.html

 

La astronauta de la NASA Christina Koch trabaja en la investigación Genes in Space-6, que desarrolló un sistema para generar y reparar roturas de ADN de doble hebra en una levadura y secuenciar el ADN para determinar si la reparación restauró su orden original o cometió errores. Crédito: NASA.

 

Estudiando la reparación de nuestro ADN en la Estación Espacial Internacional.

Por la NASA.

18 de agosto de 2021.

 

Estudiar la reparación del ADN es clave para la exploración espacial futura, que podría  exponer a los humanos al riesgo de daños en el ADN causados ​​por la radiación. Las condiciones en el espacio también podrían afectar la forma en que el cuerpo repara dicho daño, lo que podría agravar ese riesgo.

 

Gracias al trabajo de cuatro estudiantes, un equipo de investigadores, y el primer uso en  el espacio de la técnica de edición del genoma CRISPR, una investigación reciente a bordo de la Estación Espacial Internacional generó con éxito roturas en el ADN de una levadura común, dirigió el método de reparación y secuenció el ADN parchando las secciones faltantes, para posteriormente determinar si se restauró su orden original. Los investigadores de Genes in Space-6 informaron de esta primera finalización de todo el proceso en el espacio en un artículo publicado en la revista PLOS ONE.

 

Estos resultados amplían significativamente el conjunto de herramientas de biología  molecular de la estación espacial, lo que permite estudios de reparación del ADN y una variedad de otras investigaciones biológicas en microgravedad.

El cuerpo repara las roturas de doble hélice en el ADN, la separación de las dos hebras entrelazadas de la doble hélice, una de las dos formas principales. En un método, se pueden agregar o eliminar bases. El otro método reúne las hebras sin cambiar la secuencia de ADN. Las preocupaciones técnicas y de seguridad habían impedido el estudio de estos procesos de reparación a bordo de la estación espacial hasta ahora.

 

Genes in Space-6 fue una creación de cuatro estudiantes de Minnesota: Aarthi Vijayakumar, Michelle Sung, Rebecca Li y David Li. Obtuvieron la oportunidad de participar en esta investigación como parte del programa Genes in Space, un concurso nacional que desafía a los estudiantes de los grados 7 al 12 a diseñar experimentos de análisis de ADN utilizando el Laboratorio Nacional de EE. UU. de la ISS y las herramientas a bordo de la estación. El equipo también es coautor del documento de resultados.

 

Para generar roturas de ADN en ubicaciones específicas, el equipo utilizó una técnica de  edición del genoma llamada CRISPR, que significa repeticiones palindrómicas cortas agrupadas regularmente interespaciadas. Estas son secuencias cortas y repetidas de ADN en bacterias con secuencias de ADN viral entre ellas. Las bacterias transcriben las secuencias de ADN viral a ARN, que luego guía una proteína específica al ADN viral y lo corta. Los científicos aprovecharon esta respuesta inmune natural para crear la técnica.

 

Al usar CRISPR, los investigadores pueden crear rupturas controladas con precisión en  una ubicación conocida del genoma, eliminando los posibles riesgos de daño aleatorio. Eso sentó las bases para permitir que la reparación del ADN ocurriera en el espacio, brindando la oportunidad de obtener información sobre el tipo de mecanismo de reparación utilizado.

 

"Comprender si un tipo de reparación es menos propenso a errores tiene implicaciones  importantes", dice Sarah Wallace, microbióloga de la División de Investigación Biomédica y Ciencias Ambientales del Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston. "¿Podría desarrollarse un tratamiento para fomentar una vía sobre la otra, o necesitamos más protección contra la radiación, o ambas? Es importante obtener este conocimiento para ayudar a garantizar que estamos protegiendo a la tripulación y ayudándoles a recuperarse de la mejor manera posible".

 

Realizar todo el proceso en el espacio, en lugar de provocar una ruptura, congelar la  muestra y enviarla al espacio para su reparación, permite determinar los efectos de las condiciones de vuelo espacial, y solo las condiciones de vuelo espacial, en el proceso.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-international-space-station-dna-toolkit.html

 

Aquí se muestran (de izquierda a derecha) las nebulosas Aguila, Omega, Trífida y Laguna, fotografiadas por el telescopio espacial infrarrojo Spitzer de la NASA. Estas nebulosas son parte de una estructura dentro del Brazo Sagitario de la Vía Láctea que sobresale del brazo en un ángulo dramático. Crédito: NASA / JPL-Caltech.

 

Se encontró un contingente de estrellas y nubes formadoras de estrellas que sobresalían del Brazo Sagitario de la Vía Láctea. El recuadro muestra el tamaño de la estructura y la distancia al Sol. Crédito: NASA

 

Astrónomos encuentran “ruptura” en uno de los brazos espirales de la Vía Láctea.

Por Jet Propulsion Laboratory.

17 de agosto de 2021.

 

Los científicos han descubierto una característica no reconocida previamente de nuestra  galaxia, la Vía Láctea: un contingente de estrellas jóvenes y nubes de gas formadoras de estrellas sobresale de uno de los brazos espirales de la Vía Láctea como una astilla que sobresale de una tabla de madera. Con una extensión de unos 3.000 años luz, esta es la primera estructura importante identificada con una orientación tan dramáticamente diferente a la del brazo.

 

Los astrónomos tienen una idea aproximada del tamaño y la forma de los brazos de la  Vía Láctea, pero aún se desconoce mucho: no pueden ver la estructura completa de nuestra galaxia porque la Tierra está dentro de ella. Es como estar parado en medio de Times Square e intentar dibujar un mapa de la isla de Manhattan. ¿Podrías medir distancias con la suficiente precisión para saber si dos edificios están en la misma cuadra o en unas pocas calles de distancia? ¿Y cómo puedes esperar ver todo el camino hasta la punta de la isla con tantas cosas en tu camino?

 

Para obtener más información, los autores del nuevo estudio se centraron en una parte  cercana de uno de los brazos de la galaxia, llamado Brazo de Sagitario. Usando el telescopio espacial Spitzer de la NASA antes de su retiro en enero de 2020, buscaron estrellas recién nacidas, ubicadas en las nubes de gas y polvo (llamadas nebulosas) donde se forman. Spitzer detecta luz infrarroja que puede penetrar esas nubes, mientras que la luz visible (la clase de luz que pueden ver los ojos humanos) está bloqueada.

 

Se cree que las estrellas y nebulosas jóvenes se alinean estrechamente con la forma de  los brazos en los que residen. Para obtener una vista en 3D del segmento del brazo, los científicos utilizaron los últimos datos publicados de la misión Gaia de la ESA (Agencia Espacial Europea) para medir la precisión distancias a las estrellas. Los datos combinados revelaron que la estructura larga y delgada asociada con el Brazo de Sagitario está formada por estrellas jóvenes que se mueven casi a la misma velocidad y en la misma dirección a través del espacio.

 

"Una propiedad clave de los brazos espirales es la fuerza con la que se enrollan  alrededor de una galaxia", dijo Michael Kuhn, astrofísico de Caltech y autor principal del nuevo artículo. Esta característica se mide por el ángulo de inclinación del brazo. Un círculo tiene un ángulo de inclinación de 0 grados y, a medida que la espiral se abre más, el ángulo de inclinación aumenta. "La mayoría de los modelos de la Vía Láctea sugieren que el brazo de Sagitario forma una espiral que tiene un ángulo de inclinación de aproximadamente 12 grados, pero la estructura que examinamos realmente se destaca en un ángulo de casi 60 grados".

 

Estructuras similares, a veces llamadas espolones o plumas, se encuentran comúnmente sobresaliendo de los brazos de otras galaxias espirales. Durante décadas, los científicos se han preguntado si los brazos espirales de nuestra Vía Láctea también están salpicados de estas estructuras o si son relativamente lisos.

 

Midiendo la Vía Láctea.

 

La característica recién descubierta contiene cuatro nebulosas conocidas por su impresionante belleza: la Nebulosa del Águila (que contiene los Pilares de la Creación), la Nebulosa Omega, la Nebulosa Trífida y la Nebulosa Laguna. En la década de 1950, un equipo de astrónomos realizó mediciones aproximadas de la distancia a algunas de las estrellas en estas nebulosas y pudo inferir la existencia del Brazo de Sagitario. Su trabajo proporcionó algunas de las primeras pruebas de la estructura espiral de nuestra galaxia.

 

"Las distancias se encuentran entre las cosas más difíciles de medir en astronomía", dijo  el coautor Alberto Krone-Martins, astrofísico y profesor de informática en la Universidad de California, Irvine y miembro del Consorcio de Análisis y Procesamiento de Datos de Gaia (DPAC). "Son sólo las recientes mediciones de distancia directa desde Gaia las que hacen que la geometría de esta nueva estructura sea tan evidente".

 

En el nuevo estudio, los investigadores también se basaron en un catálogo de más de  cien mil estrellas recién nacidas descubiertas por Spitzer en un estudio de la galaxia llamado Galactic Legacy Infrared Mid-Plane Survey Extraordinaire (GLIMPSE).

 

"Cuando reunimos los datos de Gaia y Spitzer y finalmente vemos este mapa tridimensional detallado, podemos ver que hay bastante complejidad en esta región que no había sido evidente antes", dijo Kuhn.

 

Los astrónomos aún no comprenden completamente qué causa la formación de brazos espirales en galaxias como la nuestra. Aunque no podemos ver la estructura completa de la Vía Láctea, la capacidad de medir el movimiento de estrellas individuales es útil para comprender este fenómeno: las estrellas en la estructura recién descubierta probablemente se formaron aproximadamente al mismo tiempo, en la misma área general, y fueron influenciados de manera única por las fuerzas que actúan dentro de la galaxia, incluida la gravedad y el cizallamiento debido a la rotación de la galaxia.

 

"En última instancia, este es un recordatorio de que existen muchas incertidumbres  acerca de la estructura a gran escala de la Vía Láctea, y debemos mirar los detalles si queremos comprender ese panorama más amplio", dijo uno de los coautores del artículo, Robert. Benjamin, astrofísico de la Universidad de Wisconsin-Whitewater e investigador principal de la encuesta GLIMPSE. "Esta estructura es una pequeña parte de la Vía Láctea, pero podría decirnos algo significativo sobre la galaxia en su conjunto".

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-astronomers-milky-spiral-arms.html

 

Crédito de la imagen: © Instituto Santa Fe.

 

Una nueva teoría de los múltiples orígenes de la vida.

Por Instituto Santa Fe.

17 de agosto de 2021.

 

 

La historia de la vida en la Tierra a menudo ha sido como una carrera de relevos a lo largo de cuatro mil millones de años. Cada relevo ha venido transmitiendo la vida y sus características al siguiente, mejorando y evolucionando hasta el final. Pero, ¿y si la vida se comprende mejor con la analogía del ojo, un órgano convergente que evolucionó a partir de orígenes independientes? ¿Qué pasaría si la vida evolucionara no solo una vez, sino varias veces de forma independiente?

 

Investigadores del Instituto Santa Fe Chris Kempes y David Krakauer argumentan que para reconocer la gama completa de formas de la vida, debemos desarrollar un nuevo marco teórico, por lo que en su trabajo científico plantearon un nuevo modelo sobre los orígenes de la vida, fundamentado en un marco de tres capas, en primer lugar, el espacio completo de materiales en el que la vida podría ser posible; segundo, las restricciones que limitan el universo de la vida posible; y, tercero, los procesos de optimización que impulsan la adaptación.

 

Este modelo genera varias posibilidades significativas. En primer lugar, la vida se origina varias veces y toma una gama de formas mucho más amplia de lo que permiten las definiciones convencionales. En segundo lugar, la vida se convierte en un continuo más que en un fenómeno binario (vivo ó inerte, muerto), por lo que cuantitativamente la vida en un espectro.

 

Esta visión amplia es generadora de nuevas teorías y principios más fértiles para estudiar la vida, encontrarla, clasificarla, crearla, y para reconocer hasta qué punto la vida que vemos está viviendo.

 

Más información en:

http://astrobiology.com/2021/08/a-new-theory-of-lifes-multiple-origins.html

 

La última fecha de lanzamiento de la nave espacial Boeing CST-100 Starliner el 4 de agosto fue cancelada por problemas de propulsión.

 

Lanzamiento de capsula Boeing Starliner demorado por meses.

14 de agosto de 2021.

 

La problemática nave espacial Starliner de Boeing podría sufrir más retrasos  después de que la compañía dijera el jueves que estaba trabajando para resolver problemas con el sistema de propulsión.

 

La última fecha de lanzamiento de la nave espacial el 4 de agosto se canceló por  problemas de propulsión, y no está claro cuándo se programará el próximo vuelo de prueba.

 

"Durante los últimos dos días, nuestro equipo se ha tomado el tiempo necesario  para acceder de forma segura y probar las válvulas afectadas, y no dejar que la ventana de lanzamiento dicte nuestro ritmo", dijo John Vollmer, vicepresidente y gerente de programa de Starliner.

 

La falla es la última en retrasar el desarrollo de la cápsula, que Boeing construyó  bajo contrato con la NASA para transportar astronautas a la órbita terrestre baja luego del final del programa del Transbordador Espacial.

 

Boeing necesita tener éxito con un vuelo de prueba sin tripulación antes de volar  humanos.

 

SpaceX, la otra compañía a la que la NASA le otorgó un contrato multimillonario  para viajes en taxi a la Estación Espacial Internacional (ISS), ha emprendido ahora tres misiones tripuladas.

 

Boeing dijo en un comunicado que trabajaría con la NASA para confirmar una  nueva fecha de lanzamiento cuando la nave espacial esté lista.

 

Durante un vuelo de prueba inicial sin tripulación en diciembre de 2019, la cápsula  Starliner experimentó fallas con sus propulsores. No tenía suficiente combustible para llegar a la Estación Espacial Internacional y tuvo que regresar a la Tierra prematuramente.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-boeing-starliner.html

https://phys.org/news/2021-08-boeing-astronaut-capsule-grounded-months.html

 

Impresión artística de un disco de acreción que gira alrededor de un agujero negro supermasivo invisible. El proceso de acreción produce fluctuaciones aleatorias en la luminosidad del disco a lo largo del tiempo, un patrón que se encuentra relacionado con la masa del agujero negro en un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign. Crédito: Fundación Mark A. Garlick / Simons.

Tamaño del agujero negro revelado por su patrón de alimentación.

Por la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign

12 de agosto de 2021.

 

Los patrones de alimentación de los agujeros negros ofrecen información sobre su  tamaño, informan los investigadores. Un nuevo estudio reveló que el parpadeo en el brillo observado en la alimentación activa de los agujeros negros supermasivos está relacionado con su masa.

 

Los agujeros negros supermasivos son de millones a miles de millones de veces  más masivos que el Sol y, por lo general, residen en el centro de galaxias masivas. Cuando están inactivos y no se alimentan del gas y las estrellas que los rodean, los SMBH emiten muy poca luz; la única forma que los astrónomos pueden detectarlos es a través de sus influencias gravitacionales en las estrellas y el gas en su vecindad. Sin embargo, en el Universo temprano, cuando las SMBH crecían rápidamente, se alimentaban activamente, o acumulaban materiales a tasas intensas y emitían una enorme cantidad de radiación, a veces eclipsando a toda la galaxia en la que residían, dijeron los investigadores.

 

El nuevo estudio, dirigido por Colin Burke y Yue Shen de la Universidad de Illinois descubrió una relación definitiva entre la masa de SMBH que se alimentan activamente y la escala de tiempo característica en el patrón de parpadeo de la luz. Los hallazgos se publican en la revista Science.

 

La luz observada de un SMBH en crecimiento no es constante. Debido a procesos físicos que aún no se comprenden, muestra un parpadeo omnipresente en escalas de tiempo que van desde horas hasta décadas. "Ha habido muchos estudios que exploraron las posibles relaciones del parpadeo observado y la masa del SMBH, pero los resultados no han sido concluyentes y, a veces, controvertidos", dijo Burke.

 

El equipo compiló un gran conjunto de datos de SMBH que se alimentan activamente para estudiar el patrón de variabilidad del parpadeo. Identificaron una escala de tiempo característica, sobre la cual cambia el patrón, que se correlaciona estrechamente con la masa del SMBH. Luego, los investigadores compararon los resultados con la acumulación de enanas blancas, los remanentes de estrellas como nuestro Sol, y encontraron que se mantiene la misma relación escala de tiempo-masa, a pesar de que las enanas blancas son de millones a miles de millones de veces menos masivas que las SMBH.

 

Los parpadeos de luz son fluctuaciones aleatorias en el proceso de alimentación de  un agujero negro, dijeron los investigadores. Los astrónomos pueden cuantificar este patrón de parpadeo midiendo el poder de la variabilidad en función de escalas de tiempo. Para acumular SMBH, el patrón de variabilidad cambia de escalas de tiempo cortas a escalas de tiempo largas. Esta transición de variabilidad del patrón ocurre en una escala de tiempo característica que es más larga para agujeros negros más masivos.

 

El equipo comparó la alimentación de un agujero negro con nuestra actividad de  comer o beber al equiparar esta transición con un eructo humano. Los bebés eructan con frecuencia mientras beben leche, mientras que los adultos pueden contener el eructo durante más tiempo. Los agujeros negros hacen lo mismo mientras se alimentan, dijeron.

 

"Estos resultados sugieren que los procesos que impulsan el parpadeo durante la  acreción son universales, ya sea que el objeto central sea un agujero negro supermasivo o una enana blanca mucho más liviana", dijo Shen.

 

"El establecimiento firme de una conexión entre el parpadeo de luz observado y las  propiedades fundamentales del acretor ciertamente nos ayudará a comprender mejor los procesos de acreción", dijo Yan-Fei Jiang, investigador del Instituto Flatiron y coautor del estudio.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-black-hole-size-revealed-pattern.html

 

 

Somos una familia: las muestras de Blob se extraen del mismo organismo unicelular que se expande sin siquiera dividirse. El moho Physarum polycephalum.

 

Moho del limo trasladado a la Estación Espacial.

Por Juliette Collen.

10 de agosto de 2021.

 

Los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional están listos para dar  la bienvenida a un invitado de lo más inusual, ya que un equipo de científicos les enviaron el moho del limo conocido popularmente con el nombre de "la mancha" (blob en inglés).

 

Un extraterrestre en su propio planeta, el Blob es un organismo inclasificable, ni  pez ni ave. Tampoco es vegetal, animal u hongo. Como tal, el Physarum polycephalum, un tipo de moho limoso, ha fascinado durante mucho tiempo a los científicos y ahora será parte de un experimento único llevado a cabo simultáneamente por astronautas a cientos de kilómetros sobre la Tierra y por cientos de miles de estudiantes franceses.

 

El moho de lodo apareció por primera vez en la Tierra hace unos 500 millones de  años y desafía la biología convencional porque está formado por una célula con múltiples núcleos. Si bien la mayoría de los organismos crecen y se reproducen a través de la división  y multiplicación de células, el Physarum polycephalum no lo hace.

 

"Es una sola célula que crece sin dividirse", explica Pierre Ferrand, profesor de  Ciencias de la Tierra y de la vida adscrito a la agencia espacial francesa CNES, una de las personas detrás del proyecto.

 

Otra rareza: "mientras la mayoría de los organismos se conforman con dos tipos de  sexo, el Blob tiene más de 720. Es un organismo 'con cajones' que nos dice que la vida se compone de multitud de originalidades", dice.

 

El Blob es "una sola célula que crece sin dividirse", explica Pierre Ferrand de la agencia espacial francesa.

 

¿Qué puede hacer la célula?

 

Una masa amarillenta y esponjosa, el moho mucoso carece de boca, piernas o  cerebro. Sin embargo, a pesar de estas aparentes desventajas, el moho come, crece, se mueve, aunque muy lentamente, y tiene una asombrosa capacidad de aprendizaje.

 

Debido a que el ADN de Blob flota libremente dentro de sus paredes celulares, en  lugar de estar contenido dentro de un núcleo, puede "desprenderse" de partes de sí mismo a voluntad. También puede entrar en un estado latente al deshidratarse, lo que se denomina "esclerocios". Y son varios fragmentos de esclerocios los que se embarcarán en su odisea a bordo  de un carguero de reabastecimiento de combustible de la EEI.

 

Cuando se rehidraten en septiembre, cuatro esclerocios, cada uno del tamaño de  una uña meñique promedio, se despertarán de su letargo en sus camas de placa de Petri. Las muestras, ambas extraídas de la misma "célula Blob madre" (etiquetada por los científicos como LU352), se someterán a dos protocolos: uno privará de alimento a ciertas sub-Blobs; los demás podrán atiborrarse de una fuente de alimento: gachas de avena.

 

"Tendré curiosidad por ver si se desarrolla formando pilares", dice la especialista en Blob Audrey Dussutour.

 

El objetivo es observar los efectos de la ingravidez en este organismo, pero como  una experiencia educativa, un experimento escolar gigante que llega al espacio. No se esperan artículos científicos como parte del diseño de la misión.

 

"Nadie sabe cuál será su comportamiento en un entorno de microgravedad: ¿en  qué dirección se moverá? ¿Tomará la tercera dimensión yendo hacia arriba o hacia los lados?" pregunta Ferrand. "Tendré curiosidad por ver si se desarrolla formando pilares", dice la especialista  en Blob Audrey Dussutour, directora del Centro de Investigación sobre Cognición Animal en Toulouse.

 

Mientras tanto, de vuelta en la Tierra, miles de especímenes cortados de la misma  cepa LU352 se distribuirán a unas 4.500 escuelas y colegios en Francia. "Más de 350.000 estudiantes 'tocarán' el Blob", dice Christine Correcher, que dirige el programa educativo de la agencia espacial. A finales de este mes, los maestros recibirán kits que contienen de tres a cinco esclerocios. Cuando las secciones de la Mancha revivan en el espacio, sus cohortes también serán rehidratadas en la Tierra. Luego, las observaciones comenzarán a comparar las diferencias en cómo se adaptan las muestras en el espacio en comparación con las de la Tierra, lo que puede arrojar luz sobre cuestiones fundamentales que rodean los componentes básicos de la vida.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-blobs-space-slime-mold-blast.html

 

"Mientras somos testigos de cómo nuestro planeta se transforma a nuestro alrededor, miramos, escuchamos, medimos... respondemos". Crédito de la imagen: Cambio,  por la artista Alisa Singer.

 

Código rojo: calentamiento global es irreversible, advierten científicos de la ONU.

Por Roger Jiménez (Traducción y comentarios de las fuentes web reseñadas al pie de la nota).

10 de agosto de 2021.

 

Se están produciendo cambios profundos en los océanos, la atmosfera y el hielo de la Tierra, los efectos y sus consecuencias son más fuertes, variados e inmediatos: así quedó plasmado en las innumerables discusiones resumidas en el sexto y más reciente informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, IPCC por sus iniciales en inglés.

 

Publicado el 9 de agosto de 2021, el informe donde 234 científicos de todo el mundo resumieron la investigación climática actual de más de 14.000 trabajos académicos, ofrece los últimos datos sobre el cambio climático, y presenta de manera concreta cómo la Tierra está cambiando a medida que aumentan las temperaturas y qué significarán esos cambios para el futuro.

 

Las conclusiones del informe son claras: los humanos han causado cambios "irreversibles" en el clima de la Tierra en las últimas décadas. Muchos de los cambios observados en el clima no tienen precedentes en miles, si no en cientos de miles y hasta millones de años. Además, algunos de los cambios que ya se han puesto en marcha, como el aumento continuo del nivel del mar, serán irreversibles durante cientos o miles de años.

 

Algunas reseñas puntuales del informe indican:

 

Durante los próximos 20 años, se espera que la temperatura promedio global alcance o supere los 1,5 ° C de calentamiento.

 

Las olas de calor se incrementarán en temperatura y frecuencia, además las temporadas cálidas serán más largas y las frías más cortas.

 

Se han alcanzado las temperaturas promedios más altas en los últimos 2.000 años.

 

Los niveles de dióxido de carbono han alcanzado un máximo histórico en 2 millones de años, lo mismo que el nivel del mar en los últimos 3.000 años y el retroceso de los glaciares en los recientes 2.000.

 

La reducción inmediata de forma drástica y sostenida de emisiones de CO2, podría estabilizar el aumento de la temperatura, pero este efecto se empezaría a observar en tres o más décadas.

 

Los violentos incendios forestales e inundaciones devastadoras que hemos visto con asombro en estos últimos años, solo nos muestran el inicio de lo que está por venir.

 

La intensificación del ciclo del agua está generando lluvias más intensas e inundaciones más catastróficas. Las fuertes tormentas que se producen una por década son ahora más frecuentes y más húmedas.

 

Las sequías más intensas han duplicado su frecuencia y están apareciendo en otras regiones.

 

Las lluvias aumentarán en las latitudes altas y disminuirán en grandes partes de los subtrópicos. Así mismo las precipitaciones del monzón, se moverán de las regiones acostumbradas.

 

El nivel medio mundial del mar aumentó 19 cm de 1901 al 2010, y se calcula que a subirá 30 centímetros para el 2065, alcanzando 63 centímetros en el 2100.

 

 El calentamiento de los océanos ha iniciado la acidificación de estos y la  reducción de los niveles de oxígeno, afectando los ecosistemas oceánicos y a las personas que dependen de ellos. Aun cuando se estabilice el calentamiento, estos procesos continuarán durante al menos el resto de este siglo.

 

Más información en:

https://www.ipcc.ch/report/sixth-assessment-report-working-group-i/

https://www.ipcc.ch/report/ar6/wg1/

https://www.un.org/es/global-issues/climate-change

 

Imagen de la sonda espacial Magallanes de la región de Aramaiti Corona. La característica Narina Tholus (centro izquierda) aparece como dos cúpulas adyacentes que se superponen en el anillo de fractura exterior oeste. Crédito: Instituto de Ciencias Planetarias.

 

Nueva evidencia de vulcanismo venusiano geológicamente reciente.

Por Planetary Science Institute.

10 de agosto de 2021.

 

Las nuevas técnicas de análisis de datos permiten encontrar pruebas de vulcanismo  reciente en datos antiguos de la nave espacial Magallanes. No está claro si esta actividad está ocurriendo hoy, o si ocurrió dentro de decenas de millones de años, pero geológicamente hablando, ambos casos son recientes. Esto se suma al creciente cuerpo de evidencia de que los volcanes en Venus no se extinguieron hace tanto tiempo como muchos pensaban. Este trabajo fue realizado por las investigadoras del Planetary Science Institute (PSI) Megan Russell y Catherine Johnson.

 

En los 31 años desde que la nave espacial Magallanes de la NASA entró en órbita alrededor de Venus, los investigadores han estado utilizando las imágenes de radar, la topografía y el mapeo de gravedad de la misión para comprender la historia de la superficie de este mundo cubierto de nubes. Los primeros resultados dejaron en claro que Venus tiene significativamente menos cráteres de impacto en su superficie que sus primos Marte y Mercurio, y los cráteres que tiene están dispersos aleatoriamente por todo el planeta. Los cráteres se acumulan con el tiempo, y el bajo número de cráteres de Venus significa que tiene una superficie que de alguna manera fue limpiada hace aproximadamente de 300 millones a mil millones de años. No está claro si este fue un evento catastrófico que renovó la superficie en todo el planeta de una vez, o eventos en curso distribuidos al azar, o una combinación de ambas opciones.

 

"La cuestión de si Venus ha tenido un vulcanismo geológicamente reciente o en  curso ha sido un enigma duradero de la misión de Magallanes: todavía no tenemos un veredicto definitivo con respecto a esto, pero cada vez más líneas de evidencia sugieren un planeta activo, actual o recientemente" dijo la científica sénior de la ISP, Catherine Johnson.

 

A medida que las computadoras han mejorado, se ha hecho posible hacer más y  más con el conjunto de datos finitos de Magallanes. Russell y Johnson utilizaron un conjunto de datos de topografía estéreo de alta resolución generados por otros investigadores para observar un volcán en el borde de los 350 kilómetros a través de Aramaiti Corona.

 

Las coronas son características aproximadamente circulares, rodeadas por un anillo  de grietas que parecen más o menos una corona, y se cree que son fallas grandes. En algunas coronas, como Aramaiti, se observan volcanes y/o flujos de lava cerca o sobre estas fracturas. El volcán estudiado por los investigadores de PSI fue parte del afortunado 20% de la superficie de Venus para ser fotografiado en estéreo con el radar de apertura sintética (SAR), que reveló las elevaciones a través de la estructura 3-D, proporcionando una mejor vista que una simple imagen.

 

"En lugar de mirar la superficie del volcán o los flujos, observamos cómo el volcán  deforma el suelo a su alrededor. En respuesta al peso del volcán, el suelo a su alrededor se dobla, como si se doblara una regla de plástico", dijo Megan Russell. "El mismo tipo de deformación se observa en la flexión del lecho marino alrededor de las islas hawaianas. A partir de esta deformación, podemos inferir propiedades como el flujo de calor local al volcán".

 

Con el tiempo, este tipo de estructuras pueden evolucionar, y el grado de deformación que se observa sugiere qué tan vieja o joven podría ser una característica y cuánto calor podría estar fluyendo debajo de la superficie.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-evidence-geologically-recent-venusian-volcanism.html

 

Retrasos en el traje espacial amenazan planes de alunizaje.

Por Paul Brinkmann.

10 de agosto de 2021.

 

 

Los retrasos y los sobrecostos en el desarrollo de nuevos trajes espaciales podrían  descarrilar el regreso planeado de la NASA a la Luna para 2024, dijo el martes 10 de agosto el organismo de control oficial de la agencia espacial en un informe.

 

Las proyecciones de costos para el desarrollo del traje espacial se acercan a los mil  millones de dólares, según el informe de la Oficina del Inspector General de la NASA. Atribuyó los retrasos a la pandemia de coronavirus, los desafíos técnicos y la escasez de fondos del Congreso.

 

"Dados estos retrasos anticipados en el desarrollo de trajes espaciales, un  aterrizaje lunar a finales de 2024 como lo planea actualmente la NASA no es factible", dijo la OIG en el informe. Recomendó que la agencia espacial reorganice su cronograma y la adjudicación  anticipada del contrato al sector privado para construir los trajes espaciales.

 

Las demoras han provocado que el personal de la NASA que planea realizar  caminatas espaciales esté "preocupado de que no haya suficientes cantidades de hardware de entrenamiento disponible" para prepararse para las misiones lunares para 2024, según el informe.

 

Otro problema identificado en el informe es que el enfoque actual de la NASA para  el desarrollo de trajes espaciales permite a las empresas proponer sus propios diseños. Ese enfoque "podría resultar en que la industria desarrolle (y la NASA compre) dos  trajes espaciales diferentes, uno para usar en la ISS y otro para usar en la superficie lunar", dijo el informe. "Dada la limitada vida útil esperada de la estación espacial, desarrollar un traje  exclusivamente para la ISS puede no resultar rentable".

 

En respuesta a la publicación del informe, Elon Musk de SpaceX tuiteó el martes  por la mañana, "SpaceX podría hacerlo si fuera necesario". Su compañía tiene el único contrato para construir un módulo de aterrizaje lunar para el programa Artemis por casi $ 3 mil millones.

 

La NASA ha mantenido un alunizaje para 2024 en su calendario, a pesar de que los  funcionarios de la agencia han dicho que esa fecha es poco probable porque el Congreso ha financiado el programa con una fracción de las solicitudes presupuestarias de la agencia.

 

La NASA dijo en respuesta a la OIG que la agencia espacial estaba de acuerdo con  las recomendaciones del informe, particularmente para garantizar que los trajes espaciales se prueben en el espacio antes de que se utilicen en la Luna.

 

"La demostración y las pruebas en la Estación Espacial Internacional son ​​una prioridad", escribió Kathy Lueders, administradora asociada de exploración humana de la NASA, en una carta fechada el miércoles.

 

Más información en:

https://www.spacedaily.com/reports/Spacesuit_delays_threaten_moon_landing_plans_NASA_watchdog_says_999.html

 

Una imagen de longitud de onda submilimétrica de color falso del disco protoplanetario alrededor de la estrella IM Lup que muestra anillos duales de gas y polvo. Los astrónomos han determinado por primera vez las alturas verticales de los componentes de polvo y gas en este y otros dos sistemas protoestelares utilizando conjuntos de datos de longitudes de onda múltiples, y han descubierto que a grandes distancias de la estrella a veces, pero no siempre, tienen el mismo perfil de llamarada. Crédito: K. Oberg, CfA, et al .; ALMA (NRAO / ESO / NAOJ); B. Saxton (NRAO / AUI / NSF).

 

El polvo y el gas en los discos protoplanetarios.

Por el Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica

09 de agosto de 2021.

 

Los planetas se forman cuando los granos de polvo en un disco protoplanetario se  convierten en guijarros y finalmente en planetas. Debido a que los granos de polvo pequeños interactúan con el gas (a través del arrastre que imparte), el gas en los discos protoplanetarios influye en la distribución de los granos pequeños y, por lo tanto, en el crecimiento de los planetas.

 

Los astrónomos que intentan desentrañar cómo las interacciones polvo-gas afectan el desarrollo del planeta están particularmente interesados ​​en estudiar el grosor del disco (su "altura vertical") versus la distancia desde la estrella; el disco se enciende hacia afuera en la mayoría de los casos donde la estrella central domina la masa del sistema. Al medir de forma independiente las alturas del gas y los pequeños granos de polvo, los astrónomos pueden estudiar las características fundamentales del disco, como la relación de masa de gas a polvo y la turbulencia en el disco.

 

 

Los astrónomos de CfA Richard Teague y David Wilner y un equipo de colegas han  completado la primera comparación directa de alturas verticales de gas y polvo. Modelaron observaciones de archivo de múltiples longitudes de onda de ALMA, Hubble y Gemini en tres discos planetarios particularmente adecuados para tales mediciones: los sistemas están moderadamente inclinados hacia la línea de visión para ofrecer una perspectiva 3D, tienen suficiente gas y polvo de monóxido de carbono para estos componentes a medir, y los discos muestran varios anillos. Los anillos dispersan la luz y son necesarios para la estimación de las alturas verticales de los granos pequeños (los orígenes de los anillos son inciertos, posiblemente tallados por planetas o por una transición de temperatura que produce hielos).

 

Los astrónomos encuentran que en dos sistemas el gas y el polvo a distancias de la  estrella de aproximadamente cien unidades astronómicas se colocan con la misma estructura, pero más lejos los granos de polvo tienen una altura vertical menor que el gas CO. En el tercer sistema, los dos componentes tienen la misma forma en todas las distancias. Los científicos argumentan que una relación de masa de gas a polvo superior a 100 (el valor típico para el medio interestelar) podría explicar el comportamiento de los dos primeros. El equipo también concluye que las alturas verticales del gas y el polvo no son simplemente funciones de la masa, la edad o el tipo espectral de la estrella, pero en el trabajo futuro esperan aclarar las dependencias.

 

Los científicos advierten que con solo tres ejemplos es prematuro generalizar sus  conclusiones. También señalan que los mecanismos para producir los anillos son inciertos y podría haber habido un efecto de selección no identificado en estos sistemas. Por ejemplo, estos discos son relativamente grandes y los más pequeños y típicos podrían comportarse de manera diferente. No menos importante, los efectos de la turbulencia y la sedimentación del polvo siguen siendo inciertos. Sin embargo, estos primeros resultados demuestran la viabilidad de las técnicas. Observaciones y modelos adicionales deberían poder caracterizar los discos de otros sistemas y rastrear más detalles del proceso de formación de planetas.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-gas-protoplanetary-disks.html

 

Las emisiones de longitud de onda milimétrica revelan la temperatura del asteroide Psyche mientras gira por el espacio. Crédito: Instituto de Tecnología de California.

 

Toman las medidas de más alta resolución de las temperaturas en el asteroide 16 Psyque.

Por Robert Perkins, Instituto de Tecnología de California.

06 de agosto de 2021.

 

Un examen detenido de  las emisiones de longitud de onda milimétrica del asteroide Psyche, que la NASA tiene la intención de visitar en 2026, ha producido el primer mapa de temperatura del objeto, proporcionando una nueva perspectiva de sus propiedades superficiales. Los hallazgos, descritos en un artículo publicado en el Planetary Science Journal (PSJ) del 5 de agosto, son un paso hacia la resolución del misterio del origen de este objeto inusual, que algunos han pensado que es una parte del núcleo de un fallido protoplaneta.

 

El asteroide Psyche orbita alrededor del Sol en el cinturón de asteroides, una región del espacio en forma de rosquilla entre Marte y Júpiter que contiene más de un millón de cuerpos rocosos que varían en tamaño desde 10 metros hasta 946 kilómetros de diámetro.

 

Con un diámetro de más de 200 km, Psyche es el más grande de los asteroides de tipo  M, una clase enigmática de asteroides que se cree son ricos en metales y, por lo tanto, potencialmente pueden ser fragmentos de los núcleos de protoplanetas que se rompieron durante la formación del Sistema Solar.

 

"El Sistema Solar primitivo fue un lugar violento, ya que los cuerpos planetarios se fusionaban y luego chocaban entre sí mientras se instalaban en órbitas alrededor del Sol", dice Katherine de Kleer de Caltech, profesora asistente de ciencia planetaria y astronomía y autora principal del artículo de PSJ . "Creemos que los fragmentos de los núcleos, mantos y costras de estos objetos permanecen hoy en forma de asteroides. Si eso es cierto, nos da nuestra única oportunidad real de estudiar directamente los núcleos de objetos similares a planetas".

 

Estudiar objetos tan relativamente pequeños que están tan lejos de la Tierra (Psyche se  desplaza a una distancia que oscila entre 179,5 y 329 millones de kilómetros de la Tierra) plantea un desafío importante para los científicos planetarios, razón por la cual la NASA planea enviar una sonda a Psyche para examinarlo de cerca. Por lo general, las observaciones térmicas de la Tierra, que miden la luz emitida por un objeto en sí en lugar de la luz del Sol reflejada en ese objeto, están en longitudes de onda infrarrojas y solo pueden producir imágenes de asteroides de 1 píxel. Sin embargo, ese píxel revela mucha información; por ejemplo, se puede utilizar para estudiar la inercia térmica del asteroide, o qué tan rápido se calienta a la luz del Sol y se enfría en la oscuridad.

 

"La baja inercia térmica se asocia típicamente con capas de polvo, mientras que una alta  inercia térmica puede indicar rocas en la superficie", dice Saverio Cambioni de Caltech, académico en ciencia planetaria y coautor del artículo de PSJ . "Sin embargo, es difícil distinguir un tipo de paisaje de otro". Los datos de ver cada ubicación de la superficie en muchos momentos del día brindan muchos más detalles, lo que lleva a una interpretación que está sujeta a menos ambigüedad y que proporciona una predicción más confiable del tipo de paisaje antes de la llegada de una nave espacial.

 

De Kleer y Cambioni, junto con el coautor Michael Shepard de la Universidad de Bloomsburg en Pensilvania, aprovecharon el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA) en Chile, que entró en pleno funcionamiento en 2013, para obtener dichos datos. El conjunto de 66 radiotelescopios permitió al equipo mapear las emisiones térmicas de toda la superficie de Psyche a una resolución de 30 km y generar una imagen del asteroide compuesta por unos 50 píxeles.

 

Esto fue posible porque ALMA observó Psyche en longitudes de onda milimétricas, que  son más largas (que van de 1 a 10 milímetros) que las longitudes de onda infrarrojas (típicamente entre 5 y 30 micrones). El uso de longitudes de onda más largas permitió a los investigadores combinar los datos recopilados de los 66 telescopios para crear un telescopio efectivo mucho más grande; cuanto más grande es un telescopio, mayor es la resolución de las imágenes que produce.

 

El estudio confirmó que la inercia térmica de Psyche es alta en comparación con la de un  asteroide típico, lo que indica que Psyche tiene una superficie inusualmente densa o conductora. Cuando De Kleer, Cambioni y Shepard analizaron los datos, también encontraron que la emisión térmica de Psyche, la cantidad de calor que irradia, es solo el 60 por ciento de lo que se esperaría de una superficie típica con esa inercia térmica. Debido a que la emisión superficial se ve afectada por la presencia de metal en la superficie, su hallazgo indica que la superficie de Psyche no es menos del 30 por ciento de metal.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-observatory-chile-highest-resolution-asteroid-surface.html

 

 

Vista infrarroja de la luna helada de Júpiter, Ganímedes, fue obtenida por el instrumento Jovian Infrared Auroral Mapper (JIRAM) a bordo de la nave espacial Juno de la NASA. Crédito: NASA / JPL-Caltech / SwRI / ASI / INAF / JIRAM.

 

 

Juno celebra 10 años con una vista infrarroja de la luna Ganímedes.

Por Jet Propulsion Laboratory.

06 de agosto de 2021.

 

La nave espacial Juno, de la NASA, usó su instrumento infrarrojo durante los recientes sobrevuelos a la gigantesca luna de Júpiter para crear este último mapa, que aparece una década después del lanzamiento de Juno.

 

El mapa "ve" en luz infrarroja que no es visible para el ojo humano, y proporciona nueva información sobre la capa helada de Ganímedes y la composición del océano de agua líquida que se encuentra debajo.

 

JIRAM fue diseñado para capturar la luz infrarroja que emerge de las profundidades de  Júpiter, sondeando la capa meteorológica de 50 a 70 kilómetros por debajo de las nubes del planeta. Pero el instrumento también se puede utilizar para estudiar las lunas Io, Europa, Ganímedes y Calisto (conocidas colectivamente como las lunas galileanas en honor a su descubridor, Galileo).

 

"Ganímedes es más grande que el planeta Mercurio, pero casi todo lo que exploramos en esta misión a Júpiter tiene una escala monumental", dijo el investigador principal de Juno, Scott Bolton, del Southwest Research Institute en San Antonio. "Los datos infrarrojos y de otro tipo recopilados por Juno durante el sobrevuelo contienen pistas fundamentales para comprender la evolución de las 79 lunas de Júpiter desde el momento de su formación hasta la actualidad".

 

Juno llegó a 50.109 kilómetros de Ganímedes, la luna más grande del Sistema Solar, el 20 de julio de 2021. Durante los sobrevuelos anteriores el 7 de junio de 2021 y el 26 de diciembre de 2019, el orbitador de energía solar se acercó a 1.046 kilómetros y 100.000 kilómetros, respectivamente. Las tres geometrías de observación le brindaron a JIRAM la oportunidad de ver la región del polo norte de la Luna por primera vez, así como comparar la diversidad en la composición entre las latitudes bajas y altas.

 

Ganímedes es también la única luna del Sistema Solar con su propio campo magnético. En la Tierra, el campo magnético proporciona una vía para que el plasma (partículas cargadas) del Sol ingrese a nuestra atmósfera y cree auroras. Debido a que Ganímedes no tiene una atmósfera que impida su progreso, la superficie en sus polos es constantemente bombardeada por plasma de la gigantesca magnetosfera de Júpiter. El bombardeo tiene un efecto dramático en el hielo de Ganímedes.

 

"Encontramos las altas latitudes de Ganímedes dominadas por el hielo de agua, con un  tamaño de grano fino, es el resultado del intenso bombardeo de partículas cargadas", dijo Alessandro Mura, co-investigador de Juno del Instituto Nacional de Astrofísica en Roma. "Por el contrario, las latitudes bajas están protegidas por el campo magnético de la luna y contienen más de su composición química original, sobre todo de componentes que no son hielo de agua, como sales y compuestos orgánicos. Es extremadamente importante caracterizar las propiedades únicas de estos regiones para comprender mejor los procesos de meteorización espacial que experimenta la superficie".

 

Las vistas polares únicas y los primeros planos de Ganímedes de Juno se basan en las  observaciones de los exploradores anteriores de la NASA, entre ellos la Voyager, Galileo, New Horizons y Cassini. Las misiones futuras con Ganímedes en sus planes de viaje incluyen la misión JUICE de la ESA (Agencia Espacial Europea), que explorará las lunas heladas de Galilea con énfasis en Ganímedes, y Europa Clipper de la NASA, que se centrará en el vecino mundo oceánico de Ganímedes, Europa.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-nasa-juno-celebrates-years-infrared.html

 

En esta imagen adquirida el 6 de agosto de 2021 y publicada por la NASA, la sombra del rover Perseverance Mars se proyecta junto a su primer agujero perforado en una roca.

El Perseverance comienza a recolectar rocas en busca de vida extraterrestre.

06 de agosto de 2021.

 

El rover Perseverance de la  NASA ha comenzado a perforar la superficie de Marte y recolectará muestras de rocas que serán recogidas por futuras misiones para que las analicen los científicos en la Tierra.

 

La agencia espacial estadounidense publicó el viernes imágenes de un pequeño  montículo con un agujero en el centro junto al rover, el primero excavado en el Planeta Rojo por un robot.

 

"¡Ha comenzado la recolección de muestras!" tuiteó Thomas Zurbuchen, administrador  asociado de la dirección de misión científica de la NASA. El pozo de perforación es el primer paso de un proceso de muestreo que se espera que  tome alrededor de 11 días, con el objetivo de buscar signos de vida microbiana antigua que puedan haberse conservado en depósitos antiguos del lecho del lago.

 

Los científicos también esperan comprender mejor la geología marciana.

 

La misión despegó de Florida hace poco más de un año y el rover Perseverance, que es del tamaño de un gran automóvil familiar, aterrizó el 18 de febrero en el cráter Jezero.

 

Los científicos creen que el cráter contenía un lago profundo hace 3.500 millones de  años, donde las condiciones pueden haber sido capaces de sustentar la vida extraterrestre.

 

La NASA planea una misión para traer alrededor de 30 muestras de regreso a la Tierra  en la década de 2030, para ser analizadas por instrumentos que son mucho más sofisticados que los que se pueden llevar a Marte en la actualidad.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-nasa-mars-rover-alien-life.html

 

Anillos en torno a V404 Cygni. Crédito: Rayos X: NASA / CXC / U.Wisc-Madison / S. Heinz et al .; Óptico / IR: Pan-STARRS.

 

V404 Cygni: enormes anillos alrededor de un agujero negro.

Por Chandra X-ray Center

05 de agosto de 2021.

 

Esta imagen muestra un espectacular conjunto de anillos alrededor de un agujero negro,  capturado utilizando el Observatorio de rayos X Chandra de la NASA y el Observatorio Swift Neil Gehrels. Las imágenes de rayos X de los anillos gigantes revelan información sobre el polvo ubicado en nuestra galaxia, utilizando un principio similar a los rayos X realizados en consultorios médicos y aeropuertos.

 

El agujero negro es parte de un sistema binario llamado V404 Cygni, ubicado a unos  7.800 años luz de distancia de la Tierra. El agujero negro está alejando activamente material de una estrella compañera, con aproximadamente la mitad de la masa del Sol, en un disco alrededor del objeto invisible. Este material brilla en rayos X, por lo que los astrónomos se refieren a estos sistemas como "binarios de rayos X".

 

El 5 de junio de 2015, Swift descubrió una ráfaga de rayos X de V404 Cygni. La explosión  creó los anillos de alta energía a partir de un fenómeno conocido como ecos de luz. En lugar de ondas de sonido que rebotan en la pared de un cañón, los ecos de luz alrededor de V404 Cygni se produjeron cuando una ráfaga de rayos X del sistema de agujeros negros rebotó en las nubes de polvo entre V404 Cygni y la Tierra. El polvo cósmico no es como el polvo doméstico, sino más bien como el humo y está formado por pequeñas partículas sólidas.

 

En esta imagen compuesta, los rayos X de Chandra (azul claro) se combinaron con datos  ópticos del telescopio Pan-STARRS en Hawái que muestran las estrellas en el campo de visión. La imagen contiene ocho anillos concéntricos separados. Cada anillo es creado por rayos X de las llamaradas V404 Cygni observadas en 2015 que se reflejan en diferentes nubes de polvo.

Un equipo de investigadores dirigido por Sebastian Heinz de la Universidad de  Wisconsin en Madison analizó 50 observaciones de Swift del sistema realizadas en 2015 entre el 30 de junio y el 25 de agosto, y las observaciones de Chandra realizadas el 11 y 25 de julio de 2015. Fue un evento tan brillante que los operadores de Chandra colocaron intencionalmente V404 Cygni entre los detectores para que otra explosión brillante no dañara el instrumento.

 

Los anillos informan a los astrónomos no solo sobre el comportamiento del agujero  negro, sino también sobre el paisaje entre V404 Cygni y la Tierra. Por ejemplo, el diámetro de los anillos en los rayos X revela las distancias a las nubes de polvo intermedias en las que la luz rebotó. Si la nube está más cerca de la Tierra, el anillo parece ser más grande y viceversa. 

 

 

Este resultado está relacionado con un hallazgo similar del binario de rayos X, Circinus X-1, que contiene una estrella de neutrones en lugar de un agujero negro. Se han publicado varios artículos que informan estudios sobre el estallido de V404 Cygni en 2015 que causó estos anillos. Los estallidos anteriores se registraron en 1938, 1956 y 1989, por lo que los astrónomos aún pueden tener muchos años para seguir analizando el de 2015.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-v404-cygni-huge-black-hole.html

 

Las muestras de vidrio lunar analizadas por los científicos de Rochester fueron recolectadas durante la misión Apolo 16 de la NASA en 1972. Crédito: Foto de la Universidad de Rochester / J. Adam Fenster.

Muestras lunares resuelven el misterio del supuesto escudo magnético de la Luna.

Por la Universidad de Rochester

05 de agosto de 2021.

 

En 2024, comenzará una nueva era de exploración espacial cuando la NASA envíe  astronautas a la luna como parte de su misión Artemis, una continuación de las misiones Apolo de las décadas de 1960 y 1970.

 

Algunas de las preguntas más importantes que los científicos esperan explorar incluyen  determinar qué recursos se encuentran en el suelo de la Luna y cómo esos recursos podrían usarse para mantener la vida.

 

En un artículo publicado en la revista Science Advances, los investigadores de la Universidad de Rochester, que lideran un equipo de colegas en otras siete instituciones, informan sus hallazgos sobre un factor importante que influye en los tipos de recursos que se podrían encontrar: si ella tuvo un escudo magnético de larga duración en algún momento de sus 4.530 millones de años de historia.

 

La presencia o ausencia de un escudo es importante porque los escudos magnéticos  protegen las superficies de la dañina radiación solar. Y los hallazgos del equipo contradicen algunas suposiciones de larga data.

 

"Este es un nuevo paradigma para el campo magnético lunar", dice el primer autor John  Tarduno, profesor de geofísica en el Departamento de Ciencias de la Tierra y Ambientales y decano de investigación de Artes, Ciencias e Ingeniería en Rochester.

 

¿Alguna vez tuvo la Luna un escudo magnético? Durante años, Tarduno ha sido un líder en el campo del paleomagnetismo, estudiando el desarrollo del escudo magnético de la Tierra como un medio para comprender la evolución planetaria y el cambio ambiental.

 

El escudo magnético de la Tierra se origina en las profundidades del núcleo del planeta.  Allí, el hierro líquido en forma de remolino genera corrientes eléctricas, lo que impulsa un fenómeno llamado geodinamo, que produce el escudo. El escudo magnético es invisible, pero los investigadores han reconocido desde hace mucho tiempo que es vital para la vida en la superficie de la Tierra porque protege nuestro planeta del viento solar, corrientes de radiación del Sol.

 

Pero, ¿ha tenido alguna vez la Luna un escudo magnético? Si bien la luna no tiene un escudo magnético ahora, ha habido un debate sobre si la Luna pudo haber tenido un escudo magnético prolongado en algún momento de su historia. "Desde las misiones Apolo, ha existido la idea de que la Luna tenía un campo magnético que era tan fuerte o incluso más fuerte que el campo magnético de la Tierra hace unos 3.700 millones de años", dice Tarduno.

 

La creencia de que la Luna tenía un escudo magnético se basó en un conjunto de datos inicial de la década de 1970 que incluía análisis de muestras recolectadas durante las misiones Apolo. Los análisis mostraron que las muestras tenían magnetización, que los investigadores creían que era causada por la presencia de una geodinamo.

 

Pero desde entonces, un par de factores han hecho que los investigadores se detengan. "El núcleo de la Luna es realmente pequeño y sería difícil impulsar ese tipo de campo magnético", explica Tarduno. "Además, las mediciones anteriores que registran un campo magnético alto no se realizaron mediante experimentos de calentamiento. Utilizaron otras técnicas que pueden no registrar con precisión el campo magnético".

 

Tarduno y sus colegas probaron muestras de vidrio recolectadas en misiones Apolo  anteriores, pero usaron láseres de CO2 para calentar las muestras lunares durante un corto período de tiempo, un método que les permitió evitar alterar las muestras. Luego utilizaron magnetómetros superconductores de alta sensibilidad para medir con mayor precisión las señales magnéticas de las muestras.

 

"Uno de los problemas con las muestras lunares ha sido que los portadores magnéticos  en ellas son bastante susceptibles a la alteración", dice Tarduno. "Al calentar con un láser, no hay evidencia de alteración en nuestras mediciones, por lo que podemos evitar los problemas que la gente pudo haber tenido en el pasado".

 

Los investigadores determinaron que la magnetización en las muestras podría ser el  resultado de impactos de objetos como meteoritos o cometas, no el resultado de la magnetización de la presencia de un escudo magnético. Otras muestras que analizaron tenían el potencial de mostrar una fuerte magnetización en presencia de un campo magnético, pero no mostraron ninguna magnetización, lo que indica además que la Luna nunca ha tenido un escudo magnético prolongado.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-lunar-samples-mystery-moon-magnetic.html

 

 

Primeros humanos llegan a Marte. Crédito: Venture City – YouTube.

Los cambios que hay que hacer en nuestro ADN para colonizar Marte.

Por Omar Kardoudi.

04 de agosto de 2021.

 

El genetista Chris Mason acaba de publicar un libro en el que explica las modificaciones  que tiene que haber en nuestro ADN para poder adaptarnos a vivir en otro planeta.

 

A pesar de lo adaptables que somos los seres humanos, nuestro cuerpo sufre cuando  abandonamos las condiciones de vida de la Tierra. El genetista Chris Mason lleva años estudiando qué sucede en nuestro organismo cuando estamos en el espacio y en su nuevo libro explica no solo por qué es importante convertirnos en una especie interplanetaria, sino también qué cambios hay que hacer desde el punto de vista biológico para conseguirlo.

 

Chris Mason es profesor asociado de Fisiología, Biofísica y Genómica Computacional en  el Weill Cornell Medical College. Dirigió uno de los 10 equipos de investigadores elegidos por la NASA para comparar los cambios genéticos y fisiológicos entre el astronauta Scott Kelly, que pasó un año en la Estación Espacial Internacional, y su hermano gemelo, Mark Kelly, que pasó ese tiempo aquí en la Tierra. Mason también trabaja con la NASA en el diseño del metagenoma para la vida en el espacio y colabora en el plan 500 Year, un plan para asegurar la supervivencia a largo plazo de los habitantes de la Tierra.

 

Su último libro se llama ‘The Next 500 years: Engineering Life to Reach New Worlds’, algo así como 'Los próximos 500 años: la ingeniería de la vida para llegar a nuevos mundos'. "La premisa del libro es que quiero exponer lo que creo y espero que ocurra en los próximos 500 años", afirma Mason en una entrevista para RT. “Esto incluye no solo la tecnología detrás de cómo podríamos llegar a otro planeta y sobrevivir allí, sino también el argumento moral de por qué tenemos que ir”.

 

En cuanto a lo último, Mason cree que las estimaciones que afirman que a la Tierra le quedan 4.700 millones de años antes de convertirse en inhabitable son demasiado optimistas. Para el investigador, si no sucede otro evento de extinción antes, como el impacto con un asteroide, nos quedan como mucho 1.000 millones de años en este planeta. "Investigando en el libro, vi que dentro de 1.000 millones de años la luminosidad del Sol aumentará lo suficiente como para empezar probablemente a hervir los océanos. Quizá podamos vivir bajo tierra durante un tiempo", afirma Mason que también cree que tenemos el deber genético de proteger nuestra especie y buscar otros planetas que nos permitan seguir adelante.

 

Los cambios genéticos que nos permitirán vivir en Marte.

 

Para Mason, la primera parada de ese viaje interestelar tiene que ser Marte. “La Tierra  es fabulosa, solo sabemos que tiene un tiempo finito”, afirma el investigador. “Marte no es el plan B, es el plan A. Pase lo que pase, en algún momento, tenemos que salir del Sistema Solar. Tenemos que pensar dónde podemos empezar ese proceso". Pero para llegar a Marte todavía nos quedan retos tecnológicos y biológicos que resolver. El estudio genético en el que participó Mason y que tuvo como protagonistas a los hermanos Kelly demostró que el cuerpo humano sufre cuando pasa mucho tiempo en el espacio. Scott, que pasó 12 meses en la Estación Espacial Internacional, experimentó pérdida de masa muscular, incluida la de su corazón, alteraciones en su ADN, descalcificación de huesos y alteraciones en su sistema inmunológico comparado con su hermano que se quedó aquí en la Tierra.

 

"El cuerpo es muy adaptable. Cuando vuelves del espacio, puede volver a la normalidad  en su mayor parte. Pero no es agradable, es muy duro para el cuerpo”, afirma Mason. “Si se observan las firmas moleculares de los vuelos espaciales, se parecen mucho a las de un resfriado muy fuerte o incluso a las de una lesión grave. Está claro que el sistema inmunológico está en alerta máxima. Está tratando de adaptarse a un entorno muy distinto e inusual”.

 

Aun así, Mason piensa que aunque el cuerpo no ha sido diseñado para vivir en otro  planeta puede llegar a adaptarse a la alta radiación y la falta de recursos. Para el investigador, los cambios necesarios para esa adaptación están basados en ciencia y tecnología que ya existen hoy. Una herramienta fundamental para esto será la terapia genética que permita poder activar y desactivar partes de nuestro ADN. "Todavía tenemos el gen para fabricar nuestra propia vitamina C: está en nuestro ADN, solo que en una forma rota", explica Mason. "Lo que sabemos que funciona terapéuticamente es que se puede activar un gen para volver a encender algo, por lo que se podría volver a activar el gen de la vitamina C para la nutrición. Un ejemplo es el tratamiento de ciertos trastornos sanguíneos como la beta-talasemia: se puede volver a activar un gen de la hemoglobina fetal que se desactivó al nacer". Para el investigador, este poder de manejar las células nos permitiría vivir en el planeta que elijamos. Mason llama a esto libertad celular y planetaria y, aparte de la modificación de cuerpos ya desarrollados, se puede aplicar a la gestación de fetos en úteros artificiales que les permitan más probabilidades de sobrevivir en otro planeta. Esta tecnología también existe ya y recientemente la hemos visto aplicada para el desarrollo de una oveja desde el mismo embrión hasta el nacimiento.

 

Aunque el plan de Mason es a 500 años vista, el investigador cree que no tardaremos  mucho en tener que ponerlo en marcha. Tan solo un par de décadas. El tiempo que, según él, tardaremos en estar preparados para colonizar Marte. “Se supone que los primeros humanos estarán en Marte en 2035. Eso no está tan lejos”, afirma el investigador. "Dentro de 20 años, tendremos que plantearnos la siguiente pregunta: ¿qué pasa si alguien va y se queda en Marte durante cinco años o más? Probablemente será alguien que tenga 10 años hoy quien sea seleccionado dentro de 20 o 30 años para ir a algunas de estas misiones realmente difíciles".

 

Fuente:

https://www.elconfidencial.com/amp/tecnologia/novaceno/2021-08-04/cambios-adn-colonizar-marte_3215479/

 

 

Proyecciones ortográficas de incertidumbres en la temperatura por debajo del 5%. Las líneas discontinuas largas en blanco y negro muestran el óvalo auroral principal de Júpiter, las líneas discontinuas cortas en blanco y negro corresponden a la huella magnética de Io, y la única línea negra gruesa corresponde a la huella magnética de Amaltea. El planisferio del lado visible de Júpiter generado por computadora basado en imágenes del Telescopio Espacial Hubble muestra la proyección de temperatura H3 +. Crédito de la imagen: NASA Goddard Space Flight Center y Space Telescope Science Institute.

 

Científicos espaciales revelan el secreto detrás de la “crisis energética” de Júpiter.

Por la Universidad de Leicester

04 de agosto de 2021.

 

Una nueva investigación publicada en Nature ha revelado la solución a la 'crisis energética' de Júpiter, que ha desconcertado a los astrónomos durante décadas.

 

Los científicos espaciales de la Universidad de Leicester trabajaron con colegas de la  Agencia Espacial Japonesa (JAXA), la Universidad de Boston, el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA y el Instituto Nacional de Tecnología de la Información y las Comunicaciones (NICT) para revelar el mecanismo detrás del calentamiento atmosférico de Júpiter.

 

Ahora, utilizando datos del Observatorio Keck en Hawái, los astrónomos han creado el mapa global más detallado de la atmósfera superior del gigante gaseoso, confirmando por primera vez que las poderosas auroras de Júpiter son responsables de generar calentamiento en todo el planeta.

 

El Dr. James O'Donoghue, investigador de la JAXA y autor principal del artículo de investigación dijo:

"Primero comenzamos a tratar de crear un mapa de calor global de la atmósfera más  alta de Júpiter en la Universidad de Leicester. La señal no era lo suficientemente brillante como para revelar nada fuera de las regiones polares de Júpiter en ese momento, pero con las lecciones aprendidas de ese trabajo logramos asegurar el tiempo en uno de los telescopios más grandes y competitivos de la Tierra por algunos años.

 

"Utilizando el telescopio Keck produjimos mapas de temperatura de extraordinario  detalle. Descubrimos que las temperaturas comienzan muy altas dentro de la aurora, como se esperaba de trabajos anteriores, pero ahora pudimos observar que la aurora de Júpiter, a pesar de ocupar menos del 10% del área del planeta, parece estar calentando todo.

 

"Esta investigación comenzó en Leicester y continuó en la Universidad de Boston y la  NASA antes de terminar en JAXA en Japón. Colaboradores de cada continente que trabajaron juntos hicieron que este estudio fuera exitoso, combinado con datos de la nave espacial Juno de la NASA en órbita alrededor de Júpiter y la nave espacial Hisaki de JAXA, un observatorio en el espacio".

 

El Dr. Tom Stallard de la Escuela de Física y Astronomía de la Universidad de Leicester agregó: 

"Ha habido un acertijo desde hace mucho tiempo en la delgada atmósfera en la parte  superior de cada planeta gigante dentro de nuestro Sistema Solar. Con cada misión espacial de Júpiter, junto con las observaciones desde tierra, durante los últimos 50 años, hemos medido consistentemente que las temperaturas ecuatoriales son demasiado altas.

 

"Esta 'crisis energética' ha sido un problema de larga data: o los modelos no logran modelar correctamente cómo fluye el calor de la aurora, o hay alguna otra fuente de calor desconocida cerca del ecuador?

 

"Este trabajo describe cómo hemos mapeado el planeta con un detalle sin precedentes y hemos demostrado que, en Júpiter, el calentamiento ecuatorial está directamente asociado con el calentamiento de las auroras". Las auroras ocurren cuando las partículas cargadas quedan atrapadas en el campo magnético de un planeta. Estos espirales a lo largo de las líneas de campo hacia los polos magnéticos del planeta, golpean átomos y moléculas en la atmósfera para liberar luz y energía.

 

En la Tierra, esto conduce al característico espectáculo de luces que forman las Auroras Boreales y Australes. En Júpiter, el material que sale de su luna volcánica, Io, conduce a la aurora más poderosa del Sistema Solar y a un calentamiento enorme en las regiones polares del planeta.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-08-space-scientists-reveal-secret-jupiter.html

 

Módulo Nauka en el área superior izquierda. Crédito de la imagen: Oleg Novitskiy (@novitskiy_iss).

El módulo Naúka se acopla a la Estación Espacial golpeándola suavemente.

30 de julio de 2021.

 

Tras un complejo y exitoso acoplamiento del módulo Naúka, en el puerto nadir del módulo Zvezda a las 13:30 UTC, arribaron el Módulo de Laboratorio Multipropósito y el European Robotic Arm (ERA) a la ISS, luego de un viaje de 8 días en la órbita terrestre, que no estuvo exento de problemas, ya que el Naúka presentó serias dificultades con el sistema de propulsión principal, retrasando el acoplamiento con la ISS y usando propulsores de respaldo para elevar su altitud y llegar a la estación; tras esta odisea, Naúka atracó en la ISS.

 

Posterior al proceso de acoplamiento, los cosmonautas rusos se preparaban para abrir  la escotilla y culminar con los procedimientos adicionales, sin embargo, a las 3 horas del contacto y captura, los propulsores del Módulo de Laboratorio Multipropósito se activaron de forma inesperada, generando una pérdida de control que alteró la configuración normal de posición de la ISS y provocó una desviación de 45º. Cabe destacar, que la posición de la estación es clave para la obtención de energía (a través de los paneles solares) y el mantenimiento de la señal con los satélites geoestacionarios, que permiten las comunicaciones con tierra. Durante la "crisis", las comunicaciones con los controladores terrestres también se interrumpieron durante unos minutos y en dos oportunidades.

 

 

Para las labores de estabilización y retorno a la posición usual, se emplearon los  propulsores del módulo Zvezda para compensar la desviación generada por los propulsores del Naúka, trabajo que fue completado de forma efectiva por los propulsores de la cápsula rusa de carga Progress 78. De acuerdo con portavoces de la NASA, no hubo ningún daño y los astronautas no notaron graves anomalías que los pusieran en peligro. Durante y después del percance, los miembros de la tripulación de la ISS cancelaron sus agendas de investigación científica, para concentrarse en las labores de análisis y estabilización, derivadas del incidente.

 

 

El percance ocurrido con el Naúka tuvo como consecuencia adicional, el retraso en el lanzamiento de la Cápsula Boeing CST-100 Starliner, en el marco de la misión Orbital Flight Test -2 (OFT-2). Tanto Boeing Space como la NASA, coincidieron en un aplazamiento preventivo de la misión, hasta confirmar la evolución de los acontecimientos en la ISS, asegurar el Naúka y a la espera de la determinación de una nueva ventana de lanzamiento, decisión que ha sido tomada en conjunto con la empresa United Launch Alliance (ULA), propietaria del vehículo portador de la cápsula (Atlas V); siendo reprogramado el vuelo de la OFT-2 a partir del 3 de agosto.

 

 

Este contratiempo no ha sido el único al que ha estado expuesto el programa Starliner de Boeing, OFT-2 se produce después de que OFT-1, el primer intento de vuelo de prueba sin tripulación de la nave, sufriera ciertas anomalías de software que le impidieron un acoplamiento efectivo con la estación espacial en diciembre de 2019. Tras la culminación con éxito de la misión OFT-2, Boeing planea el lanzamiento de misiones 100% operacionales y con tripulación a bordo de Starliner a la ISS, como lo ha hecho SpaceX con su vehículo Crew Dragon durante sus misiones Crew-1 y Crew-2.

 

A raíz de este incidente, ROSCOSMOS continuará trabajando para integrar de forma  rápida a Naúka con la ISS y en el análisis de las fallas que desembocaron en la activación de los propulsores; de igual manera se espera que a lo largo del día 30 de julio se haga la apertura de las escotillas. Naúka tendrá el objetivo principal de ofrecer espacios para la investigación científica y almacenamiento de equipos, además de permitir acceso a nuevos sistemas de regeneración de agua y oxígeno en el segmento ruso de la ISS.

 

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-russian-lab-briefly-space-station.html

https://www.space.com/nauka-module-thruster-fire-tilts-space-station

https://blogs.nasa.gov/commercialcrew/2021/07/29/earliest-launch-opportunity-for-nasas-boeing-oft-2-mission-is-aug-3/

 

 

Crédito: CC0 Dominio Público.

 

 

Primera detección de luz detrás de un agujero negro.

28 de julio de 2021.

 

Al observar los rayos X arrojados al Universo por el agujero negro supermasivo en el centro de una galaxia a 800 millones de años luz de distancia, el astrofísico de la Universidad de Stanford, Dan Wilkins, notó un patrón intrigante. Observó una serie de llamaradas brillantes de rayos X, emocionantes, pero no sin precedentes, y luego, los telescopios registraron algo inesperado: destellos adicionales de rayos X que eran más pequeños, posteriores y de diferentes "colores" que las llamaradas brillantes.

 

Según la teoría, estos ecos luminosos eran consistentes con los rayos X reflejados detrás  del agujero negro, pero incluso una comprensión básica de los agujeros negros nos dice que es un lugar extraño de donde proviene la luz.

 

"La luz que entra en ese agujero negro no sale, por lo que no deberíamos poder ver  nada que esté detrás del agujero negro", dijo Wilkins, científico investigador del Instituto Kavli de Astrofísica y Cosmología de Partículas en Stanford y SLAC National Accelerator Laboratory. Sin embargo, es otra característica extraña del agujero negro la que hace posible esta observación. "La razón por la que podemos ver eso es porque ese agujero negro está deformando el espacio, doblando la luz y retorciendo los campos magnéticos alrededor de sí mismo", explicó Wilkins.

 

El extraño descubrimiento, detallado en un artículo publicado el 28 de julio en Nature, es la primera observación directa de luz detrás de un agujero negro, un escenario que fue predicho por la teoría de la relatividad general de Einstein pero nunca confirmado, hasta ahora.

 

"Hace cincuenta años, cuando los astrofísicos comenzaron a especular sobre cómo  podría comportarse el campo magnético cerca de un agujero negro, no tenían idea de que algún día podríamos tener las técnicas para observar esto directamente y ver la teoría general de la relatividad de Einstein en acción", dijo Roger Blandford, coautor del artículo, profesor Luke Blossom en la Facultad de Humanidades y Ciencias y profesor de Stanford y SLAC de física y física de partículas .

 

La motivación original detrás de esta investigación fue aprender más sobre una característica misteriosa de ciertos agujeros negros, llamada corona. El material que cae en un agujero negro supermasivo alimenta las fuentes continuas de luz más brillantes del Universo y, al hacerlo, forma una corona alrededor del agujero negro. Esta luz, que es luz de rayos X, se puede analizar para mapear y caracterizar un agujero negro.

 

La teoría principal de lo que es una corona comienza con el gas que se desliza hacia el  agujero negro donde se sobrecalienta a millones de grados. A esa temperatura, los electrones se separan de los átomos, creando un plasma magnetizado. Atrapado en el poderoso giro del agujero negro, el campo magnético se arquea tan alto por encima del agujero negro, y gira tanto sobre sí mismo, que eventualmente se rompe por completo, una situación que recuerda tanto a lo que sucede alrededor de nuestro propio Sol que tomó prestado el nombre "corona".

 

"Este campo magnético que se atasca y luego se acerca al agujero negro calienta todo lo  que lo rodea y produce estos electrones de alta energía que luego producen los rayos X", dijo Wilkins.

 

Cuando Wilkins miró más de cerca para investigar el origen de las bengalas, vio una serie  de destellos más pequeños. Estos, determinaron los investigadores, son los mismos destellos de rayos X pero reflejados desde la parte posterior del disco, un primer vistazo al lado más alejado de un agujero negro. "He estado construyendo predicciones teóricas de cómo nos parecen estos ecos durante algunos años", dijo Wilkins. "Ya los había visto en la teoría que he estado desarrollando, así que una vez que los vi en las observaciones del telescopio, pude averiguar la conexión".

 

La misión de caracterizar y comprender las coronas continúa y requerirá más observación. Parte de ese futuro será el observatorio de rayos X de la Agencia Espacial Europea, Athena (Telescopio avanzado para astrofísica de alta energía). Como miembro del laboratorio de Steve Allen, profesor de física en Stanford y de física de partículas y astrofísica en SLAC, Wilkins está ayudando a desarrollar parte del detector Wide Field Imager para Athena.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-black-hole.html

 

Impresión artística del interior giratorio de una estrella, que genera el campo magnético estelar. Esta imagen combina una simulación de dínamo del interior del Sol con observaciones de la atmósfera exterior del Sol, donde se generan tormentas y vientos de plasma. Crédito: CESSI / IISER Kolkata / NASA-SVS / ESA / SOHO-LASC Atribución de tipo de licencia (CC BY 4.0).

 

Campos magnéticos activan la misteriosa crisis de la mediana edad de las estrellas.

Por la Royal Astronomical Society.

28 de julio de 2021.

 

Las estrellas de mediana edad pueden experimentar su propio tipo de crisis de la mediana edad, experimentando interrupciones dramáticas en su actividad y tasas de rotación aproximadamente a la misma edad que nuestro Sol, según una nueva investigación publicada en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. El estudio proporciona un nuevo fundamento teórico para el desglose inexplicable de las técnicas establecidas para medir las edades de las estrellas más allá de su mediana edad, y la transición de estrellas similares al Sol a un futuro magnéticamente inactivo.

 

Los astrónomos saben desde hace mucho tiempo que las estrellas experimentan un  proceso conocido como "frenado magnético": un flujo constante de partículas cargadas, conocido como viento solar, escapa de la estrella con el tiempo, llevándose pequeñas cantidades del momento angular de la estrella. Este lento drenaje hace que estrellas como nuestro Sol reduzcan gradualmente su rotación a lo largo de miles de millones de años.

 

A su vez, la rotación más lenta conduce a campos magnéticos alterados y menos  actividad estelar: el número de manchas solares, llamaradas, estallidos y fenómenos similares en las atmósferas de las estrellas, que están intrínsecamente vinculados a la fuerza de sus campos magnéticos.

 

Se espera que esta disminución en la actividad y la tasa de rotación a lo largo del tiempo  sea suave y predecible debido a la pérdida gradual del momento angular. La idea dio origen a la herramienta conocida como "girocronología estelar", que se ha utilizado ampliamente durante las últimas dos décadas para estimar la edad de una estrella a partir de su período de rotación.

 

Sin embargo, observaciones recientes indican que esta relación íntima se rompe  alrededor de la mediana edad. El nuevo trabajo, realizado por Bindesh Tripathi, el profesor Dibyendu Nandy y el profesor Soumitro Banerjee del Instituto Indio de Educación e Investigación Científica (IISER) de Calcuta, India, ofrece una explicación novedosa de esta misteriosa dolencia.

 

Utilizando modelos dinámicos de generación de campos magnéticos en estrellas, el  equipo muestra que aproximadamente a la edad del Sol, el mecanismo de generación de campos magnéticos de las estrellas de repente se vuelve subcrítico o menos eficiente. Esto permite que las estrellas existan en dos estados de actividad distintos: un modo de baja actividad y un modo activo. Una estrella de mediana edad como el Sol a menudo puede cambiar al modo de baja actividad, lo que resulta en pérdidas de momento angular drásticamente reducidas por los vientos estelares magnetizados.

 

El profesor Nandy comenta: "Esta hipótesis de dínamos magnéticos subcríticos de  estrellas tipo Sol proporciona una base física autoconsistente y unificadora para una diversidad de fenómenos estelares solares, como por qué las estrellas más allá de la mediana edad no giran tan rápido como en su juventud, la ruptura de las relaciones de girocronología estelar y hallazgos recientes que sugieren que el Sol puede estar en transición hacia un futuro magnéticamente inactivo".

 

El nuevo trabajo proporciona información clave sobre la existencia de episodios de baja  actividad en la historia reciente del Sol conocidos como grandes mínimos, cuando apenas se observaron manchas solares. El más conocido de ellos es quizás el Mínimo de Maunder entre 1645 y 1715, cuando se observaron muy pocas manchas solares.

 

El equipo espera que también arroje luz sobre observaciones recientes que indican que  el Sol está comparativamente inactivo, con implicaciones cruciales para el futuro potencial a largo plazo de nuestro propio vecino estelar.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-magnetic-fields-implicated-mysterious-midlife.html

 

Galaxia esferoidal enana de Fornax. Crédito: ESO / Digital Sky Survey 2.

Descubren rotación en tres galaxias esferoidales enanas.

Por Instituto de Astrofísica de Canarias

27 de julio de 2021.

 

 

 

Un equipo internacional de astrofísicos del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), la Universidad de La Laguna (ULL) y el Space Telescope Science Institute (STScI, EE. UU.) ha descubierto la presencia de rotación transversal (en el plano del cielo) en tres galaxias esferoidales enanas. Se trata de un tipo de galaxia muy tenue y bastante difícil de observar. Estos nuevos hallazgos ayudan a rastrear su historia evolutiva. El hallazgo se realizó utilizando los datos más recientes del satélite GAIA de la Agencia Espacial Europea. Los resultados del estudio se acaban de publicar en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

 

Las galaxias enanas tienen un interés particular para la cosmología. El modelo  cosmológico estándar sugiere que este tipo de galaxia fue la primera en formarse. La mayoría de ellas han sido destruidas y canibalizadas por grandes galaxias como la Vía Láctea. Sin embargo, las que quedan se pueden estudiar y contienen información valiosa sobre el Universo temprano.

 

Una subclase de galaxias enanas son las esferoidales enanas. Son muy difusas, de baja luminosidad y contienen grandes proporciones de materia oscura con poco o ningún gas. Desde su descubrimiento, se han estudiado profundamente. Sin embargo, su cinemática interna aún es poco conocida, debido a las dificultades técnicas que implica el estudio detallado de su mecánica.

Varios estudios previos han demostrado que las esferoidales enanas no tienen patrones  de rotación interna, sino que sus estrellas se mueven en órbitas aleatorias predominantemente hacia y desde el centro de la galaxia. La otra subclase importante de enanas, los irregulares, tienen grandes cantidades de gas y, en algunos casos, tienen rotación interna. Estas diferencias sugieren un origen diferente para los dos tipos de enanas, o al menos una historia evolutiva muy diferente en la que las interacciones con grandes galaxias, en nuestro caso con la Vía Láctea, han jugado un papel crucial en la eliminación de la rotación interna de las esferoidales.

 

Para llevar a cabo su presente investigación, el equipo de astrofísicos del IAC y el STScI  ha utilizado los últimos datos de Gaia de la ESA para estudiar la cinemática interna de seis galaxias esferoidales enanas, satélites de la Vía Láctea, y han descubierto la presencia de rotación transversal (en el plano del cielo) en tres de ellas: Carina, Fornax y Sculptor. Estas son las primeras detecciones de este tipo de rotación en galaxias esferoidales enanas, a excepción de la esferoidal de Sagitario, que está fuertemente distorsionada por el potencial gravitacional de la Vía Láctea, por lo que no es representativa de su tipo.

 

“La importancia de este resultado se debe a que, en general, la cinemática interna de las  galaxias, en este caso su rotación, es un trazador importante de su historia evolutiva , y de las condiciones en las que se formó el sistema”, explica Alberto Manuel Martínez García, estudiante de doctorado en el IAC y la ULL, y primer autor del artículo.

 

“Aunque el modelo estándar de cosmología asume que las galaxias enanas fueron las  primeras en formarse, no está claro si son sistemas simples o si los que observamos están formados por la aglomeración de otros sistemas aún más simples, más pequeños y más antiguos. La presencia de La rotación sugiere la segunda opción. También sugiere un origen común para todas las galaxias enanas, las que en la actualidad son ricas en gas (las irregulares) y las que no lo son (las esferoidales)”, explica Andrés del Pino, investigador de la STScI y coautor del artículo.

 

"El satélite Gaia ha revolucionado nuestro conocimiento de la Vía Láctea y sus alrededores, brindándonos mediciones muy precisas de las posiciones y movimientos de casi dos mil millones de estrellas.

 

Además, la distancia de las esferoidales estudiadas, que llega hasta medio millón de años luz, y la escasa luminosidad intrínseca de sus estrellas, implican que las mediciones se ven afectadas por un nivel de ruido considerable. Por todo ello, el análisis de los datos requiere una filtración minuciosa y un análisis profundo de los diferentes parámetros observacionales para poder llegar a conclusiones fiables.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-dwarf-spheroidal-galaxies-rotate.html

 

El cohete Falcon Heavy genera más de cinco millones de libras de empuje (22 millones de Newtons) en el despegue, lo que equivale aproximadamente a dieciocho aviones 747.

 

NASA selecciona a SpaceX para la misión a la luna Europa de Júpiter.

24 de julio de 2021.

 

La NASA dijo el viernes 23 de julio que  había seleccionado a SpaceX para lanzar un viaje planeado a la luna helada de Júpiter, Europa, una gran victoria para la compañía de Elon Musk, ya que fija su mirada más profundamente en el Sistema Solar.

 

La misión Europa Clipper se lanzará en octubre de 2024 en un cohete Falcon Heavy desde el Centro Espacial Kennedy en Florida, con un contrato total por valor de 178 millones de dólares.

 

Anteriormente se suponía que la misión despegaría en el propio cohete del Sistema de  Lanzamiento Espacial (SLS) de la NASA, que ha estado plagado de retrasos y sobrecostos, y los críticos lo llamaron un "programa de empleo" para el estado de Alabama, donde se realiza gran parte del trabajo de desarrollo.

 

Si bien SLS aún no está operativo, Falcon Heavy se ha desplegado en misiones  comerciales y gubernamentales desde su vuelo inaugural en 2018 cuando llevó el Tesla Roadster de Musk al espacio.

 

Genera más de cinco millones de libras de empuje (22 millones de Newtons) en el  despegue, equivalente a aproximadamente dieciocho aviones 747.

 

El orbitador Europa Clipper hará entre 40 y 50 pases cercanos sobre la luna Europa para determinar si la luna helada podría albergar condiciones adecuadas para la vida.

 

Su carga útil incluirá cámaras y espectrómetros para producir imágenes de alta resolución y mapas de composición de la superficie y la atmósfera, así como un radar para penetrar la capa de hielo en busca de agua líquida debajo.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-nasa-spacex-mission-jupiter-moon.html

 

Eunice Foote describió los efectos de los gases de efecto invernadero del dióxido de carbono en 1856. Crédito: Carlyn Iverson / NOAA Climate.gov.

 

La física del cambio climático fue descrita en el siglo XIX por la científica Eunice Foote.

Por Sylvia G. Dee, The Conversation.

23 de julio de 2021.

 

Mucho antes de la actual división política sobre el cambio climático, e incluso antes de la  Guerra Civil de los Estados Unidos (1861-1865), una científica estadounidense llamada Eunice Foote documentó la causa subyacente de la actual crisis del cambio climático.

 

Era el año 1856. El breve artículo científico de Foote fue el primero en describir el  extraordinario poder del gas dióxido de carbono para absorber calor, la fuerza impulsora del calentamiento global.

 

El dióxido de carbono es un gas transparente, inodoro e insípido que se forma cuando  las personas queman combustibles, como carbón, petróleo, gasolina y madera.

 

A medida que se calienta la superficie de la Tierra, uno podría pensar que el calor  simplemente irradiaría de regreso al espacio. Pero no es tan simple. La atmósfera se mantiene más caliente de lo esperado debido principalmente a los gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, el metano y el vapor de agua atmosférico, que absorben el calor saliente. Se les llama "gases de efecto invernadero" porque, al igual que el vidrio de un invernadero, atrapan el calor en la atmósfera de la Tierra y lo irradian de regreso a la superficie del planeta. Se conocía la idea de que la atmósfera atrapaba el calor, pero no la causa.

 

Foote realizó un experimento sencillo. Puso un termómetro en cada uno de los dos cilindros de vidrio, bombeó dióxido de carbono en uno y aire en el otro y puso los cilindros al Sol. El cilindro que contiene dióxido de carbono se calentó mucho más que el que tiene aire, y Foote se dio cuenta de que el dióxido de carbono absorbería fuertemente el calor en la atmósfera.

 

El descubrimiento de Foote de la alta absorción de calor del gas de dióxido de carbono  la llevó a concluir que "... si el aire se hubiera mezclado con él una mayor proporción de dióxido de carbono que en la actualidad, se produciría un aumento de la temperatura".

 

Unos años más tarde, en 1861, el conocido científico irlandés John Tyndall también  midió la absorción de calor del dióxido de carbono y se sorprendió tanto de que algo "tan transparente a la luz" pudiera absorber el calor con tanta fuerza que "hizo varios cientos de experimentos con esta sustancia única".

 

Tyndall también reconoció los posibles efectos sobre el clima, diciendo que "cada  variación" de vapor de agua o dióxido de carbono "debe producir un cambio de clima". También señaló la contribución que otros gases de hidrocarburos, como el metano, podrían hacer al cambio climático, y escribió que "una adición casi inapreciable" de gases como el metano tendría "grandes efectos sobre el clima".

 

Para el siglo XIX, las actividades humanas ya estaban aumentando drásticamente el  dióxido de carbono en la atmósfera. La quema de más y más combustibles fósiles —carbón y eventualmente petróleo y gas— agregaba una cantidad cada vez mayor de dióxido de carbono al aire.

 

La primera estimación cuantitativa del cambio climático inducido por el dióxido de  carbono fue realizada por Svante Arrhenius, un científico sueco y premio Nobel. En 1896, calculó que "la temperatura en las regiones árticas aumentaría 8 o 9 grados Celsius si el dióxido de carbono aumentara a 2,5 o 3 veces" su nivel en ese momento. La estimación de Arrhenius fue probablemente conservadora: desde 1900, el dióxido de carbono atmosférico ha aumentado de alrededor de 300 partes por millón a alrededor de 417 ppm como resultado de las actividades humanas, y el Ártico ya se ha calentado alrededor de 3,8 °C.

 

El mundo ha conocido el riesgo de calentamiento que plantean los niveles excesivos de  dióxido de carbono durante décadas, incluso antes de la invención de los automóviles o las centrales eléctricas de carbón. Una científica rara en su tiempo, Eunice Foote, advirtió explícitamente sobre la ciencia básica hace 165 años. ¿Por qué no hemos escuchado más atentamente?

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-physics-climate-1800s-scientist-eunice.html

 

Impresión artística de la estructura interna de Marte. Crédito: © IPGP / David Ducros.

 

Misión InSight: Marte develado.

Por CNRS

22 de julio de 2021.

 

Utilizando información  obtenida de alrededor de una docena de terremotos detectados en Marte por el sismómetro SEIS de banda muy ancha, desarrollado en Francia, el equipo internacional de la misión InSight de la NASA ha revelado la estructura interna de Marte.

 

En artículos publicados el 23 de julio de 2021 en la revista Science, en la que participan varias instituciones y laboratorios franceses, incluidos el CNRS, el Institut de Physique du Globe de Paris y la Université de Paris, y con el apoyo en particular de la agencia espacial francesa CNES y la Agencia Nacional de Investigación francesa ANR, proporcionan, por primera vez, una estimación del tamaño del núcleo del planeta, el grosor de su corteza y la estructura de su manto, a partir del análisis de ondas sísmicas reflejadas y modificadas por interfaces en su interior. Hace que esta sea la primera exploración sísmica de la estructura interna de un planeta terrestre que no sea la Tierra, y un paso importante hacia la comprensión de la formación y evolución térmica de Marte.

 

Antes de la misión InSight de la NASA, la estructura interna de Marte aún no se conocía  bien. Los modelos se basaron únicamente en datos recopilados por satélites en órbita y en el análisis de meteoritos marcianos que cayeron a la Tierra. Basándose únicamente en la gravedad y los datos topográficos, se estimó que el grosor de la corteza era de entre 30 y 100 km. Los valores del momento de inercia y la densidad del planeta sugirieron un núcleo con un radio entre 1.400 a 2.000 km. Sin embargo, la estructura interna detallada de Marte y la profundidad de los límites entre la corteza, el manto y el núcleo eran completamente desconocidos.

 

Con el despliegue exitoso del experimento SEIS en la superficie de Marte a principios de  2019, los científicos de la misión, incluidos los 18 coautores franceses involucrados y afiliados a una amplia gama de instituciones y laboratorios franceses, junto con sus colegas de ETH en Zúrich, la Universidad de Colonia y el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, recopilaron y analizaron datos sísmicos durante un año marciano, casi dos años terrestres.

 

Cabe señalar que para determinar simultáneamente un modelo estructural, el tiempo de llegada de un terremoto y su distancia, generalmente se requiere más de una estación. Sin embargo, en Marte, los científicos solo tienen una estación, InSight. Por tanto, era necesario buscar en los registros sísmicos los rasgos característicos de las ondas que habían interactuado de diversas formas con las estructuras internas de Marte, e identificarlos y validarlos. Estas nuevas medidas, sumadas al modelado mineralógico y térmico de la estructura interna del planeta, han permitido superar la limitación de tener una única estación. Este método marca el comienzo de una nueva era para la sismología planetaria.

 

Otra dificultad en Marte es su baja sismicidad y el ruido sísmico que genera su  atmósfera. En la Tierra, los terremotos son mucho más fuertes, mientras que los sismómetros se ubican de manera más efectiva en bóvedas o bajo tierra, lo que permite obtener una imagen precisa del interior del planeta. Como resultado, se tuvo que prestar especial atención a los datos. "Pero aunque los terremotos marcianos tienen una magnitud relativamente baja, menos de 3,5, la muy alta sensibilidad del sensor VBB combinada con el muy bajo ruido al anochecer nos permitió hacer descubrimientos que, hace dos años, pensábamos que solo eran posibles con terremotos con una magnitud superior a 4", explica Philippe Lognonné, profesor de la Universidad de París e investigador principal del instrumento SEIS en IPGP.

 

Todos los días, los datos, procesados ​​por CNES, IPGP y CNRS, y transferidos a los  científicos, se limpiaron cuidadosamente del ruido ambiental (viento y deformación relacionados con cambios rápidos de temperatura). El equipo internacional Mars Quake Service (MQS) registró los eventos sísmicos a diario: ya se han catalogado más de 600, de los cuales más de 60 fueron causados ​​por terremotos relativamente distantes.

 

Al comparar el comportamiento de las ondas sísmicas a medida que viajaban a través de  la corteza antes de llegar a la estación InSight, se identificaron varias discontinuidades en la corteza: la primera, observada a una profundidad de aproximadamente 10 km, marca el límite entre una estructura altamente alterada, resultado de circulación de líquido hace mucho tiempo, y costra que sólo está ligeramente alterada. Una segunda discontinuidad a unos 20 km hacia abajo, y una tercera, menos pronunciada a unos 35 km, arrojaron luz sobre la estratificación de la corteza debajo de InSight: "Para identificar estas discontinuidades, utilizamos todos los métodos analíticos más recientes, ambos con terremotos de origen tectónico y con vibraciones provocadas por el entorno (ruido sísmico)”, afirma Benoit Tauzin, profesor titular de la Universidad de Lyon e investigador de LGL-TPE.

 

En el manto, los científicos analizaron las diferencias entre el tiempo de viaje de las  ondas producidas directamente durante el terremoto, y el de las ondas generadas cuando estas ondas directas se reflejaban en la superficie. Estas diferencias permitieron, utilizando una única estación, determinar la estructura del manto superior y, en particular, la variación de las velocidades sísmicas con la profundidad. Sin embargo, tales variaciones de velocidad están relacionadas con la temperatura. "Eso significa que podemos estimar el flujo de calor de Marte, que probablemente sea de tres a cinco veces menor que el de la Tierra, y poner restricciones en la composición de la corteza marciana, que se cree que contiene más de la mitad de los elementos radiactivos que producen calor presentes en el planeta", añade Henri Samuel, investigador del CNRS en IPGP.

 

Finalmente, en el tercer estudio, los científicos buscaron ondas reflejadas en la  superficie del núcleo marciano, cuya medición de radio fue uno de los principales logros de la misión InSight. "Para hacer esto", explica Mélanie Drilleau, ingeniera de investigación de ISAE-SUPAERO, "probamos varios miles de modelos de manto y núcleo contra las fases y señales observadas". A pesar de las bajas amplitudes de las señales asociadas a las ondas reflejadas (conocidas como ondas ScS), se observó un exceso de energía para núcleos con un radio entre 1.790 km y 1.870 km. Un tamaño tan grande implica la presencia de elementos ligeros en el núcleo líquido y tiene importantes consecuencias para la mineralogía del manto en la interfaz manto / núcleo.

 

Más de dos años de monitoreo sísmico han dado como resultado el primer modelo de la  estructura interna de Marte, hasta el núcleo. Marte se une así a la Tierra y la Luna en el selecto club de planetas y lunas terrestres cuyas estructuras profundas han sido exploradas por sismólogos. Y, como sucede a menudo en la exploración planetaria, surgen nuevas preguntas: ¿la alteración de los 10 km superiores de la corteza es generalizada o se limita a la zona de aterrizaje de InSight? ¿Qué impacto tendrán estos primeros modelos en las teorías de la formación y evolución térmica de Marte, en particular durante los primeros 500 millones de años cuando Marte tenía agua líquida en su superficie e intensa actividad volcánica?

 

Con la extensión de dos años de la misión InSight y la energía eléctrica adicional  obtenida tras la exitosa limpieza de sus paneles solares realizada por JPL, los nuevos datos deberían consolidar y mejorar aún más estos modelos.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-insight-mission-mars-unveiled.html

 

Esta imagen, tomada con el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA), en el que ESO es socio, muestra vistas amplia (izquierda) y de cerca (derecha) del disco formador de luna que rodea a PDS 70c, un joven exoplaneta tipo Júpiter, situado a unos 400 años luz de distancia. La vista de primer plano muestra el PDS 70c y su disco circumplanetario en el centro del frente, con el disco más grande en forma de anillo circumestelar ocupando la mayor parte del lado derecho de la imagen. La estrella PDS 70 está en el centro de la imagen de visión amplia de la izquierda. Se han encontrado dos planetas en el sistema, PDS 70c y PDS 70b, este último no es visible en esta imagen. Han tallado una cavidad en el disco circumestelar mientras devoraban material del propio disco, aumentando de tamaño. En este proceso, PDS 70c adquirió su propio disco circumplanetario, que contribuye al crecimiento del planeta y donde se pueden formar lunas. Este disco circumplanetario es tan grande como la distancia Sol-Tierra y tiene suficiente masa para formar hasta tres satélites del tamaño de la Luna. Crédito: ALMA (ESO / NAOJ / NRAO) / Benisty et al.

Astrónomos hacen la primera detección de un disco en formación de luna alrededor de un exoplaneta.

Por ESO.

22 de julio de 2021.

 

Usando el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA), en el que el Observatorio Europeo Austral (ESO) es socio, los astrónomos han detectado sin ambigüedades la presencia de un disco alrededor de un planeta fuera de nuestro Sistema Solar por primera vez. Las observaciones arrojarán nueva luz sobre cómo se forman las lunas y los planetas en los sistemas estelares jóvenes.

 

 

"Nuestro trabajo presenta una clara detección de un disco en el que se podrían estar  formando satélites", dice Myriam Benisty, investigadora de la Universidad de Grenoble, Francia, y de la Universidad de Chile, quien dirigió la nueva investigación publicada en The Astrophysical Journal. "Nuestras observaciones de ALMA se obtuvieron con una resolución tan exquisita que pudimos identificar claramente que el disco está asociado con el planeta y podemos restringir su tamaño por primera vez", agrega.

 

El disco en cuestión, llamado disco circumplanetario, rodea al exoplaneta PDS 70c, uno  de los dos planetas gigantes similares a Júpiter que orbitan una estrella a casi 400 años luz de distancia. Los astrónomos habían encontrado indicios de un disco "formador de luna" alrededor de este exoplaneta antes, pero, dado que no podían distinguir claramente el disco de su entorno circundante, no pudieron confirmar su detección, hasta ahora.

 

Además, con la ayuda de ALMA, Benisty y su equipo encontraron que el disco tiene  aproximadamente el mismo diámetro que la distancia de nuestro Sol a la Tierra y suficiente masa para formar hasta tres satélites del tamaño de la Luna.

 

Pero los resultados no solo son clave para descubrir cómo surgen las lunas. "Estas  nuevas observaciones también son extremadamente importantes para probar las teorías de la formación de planetas que no se pudieron probar hasta ahora", dice Jaehan Bae, investigador del Laboratorio de Tierra y Planetas de la Carnegie Institution for Science, Estados Unidos, y autor del estudio.

 

Los planetas se forman en discos polvorientos alrededor de estrellas jóvenes, formando  cavidades mientras devoran material de este disco circumestelar para crecer. En este proceso, un planeta puede adquirir su propio disco circumplanetario, lo que contribuye al crecimiento del planeta al regular la cantidad de material que cae sobre él. Al mismo tiempo, el gas y el polvo en el disco circumplanetario pueden unirse en cuerpos progresivamente más grandes a través de múltiples colisiones, lo que finalmente conduce al nacimiento de lunas.

 

"Se han encontrado más de 4.000 exoplanetas hasta ahora, pero todos ellos fueron detectados en sistemas maduros. PDS 70b y PDS 70c, que forman un sistema que recuerda al par Júpiter-Saturno, son los únicos dos exoplanetas detectados hasta ahora que todavía están en proceso de formación”, explica Miriam Keppler, investigadora del Instituto Max Planck de Astronomía en Alemania y una de las coautoras del estudio.

 

"Por tanto, este sistema nos ofrece una oportunidad única para observar y estudiar los procesos de formación de planetas y satélites", añade Facchini.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-astronomers-moon-forming-disc-exoplanet.html

 

 

Estas imágenes, de un programa dirigido por Julianne Dalcanton de la Universidad de Washington en Seattle, demuestran el regreso del Hubble a las operaciones científicas completas. A la Izquierda, las galaxias ARP-MADORE2115-273 es un ejemplo raramente observado de un par de galaxias en interacción en el hemisferio sur. A la derecha, ARP-MADORE0002-503 es una gran galaxia espiral con brazos espirales extendidos inusuales. Si bien la mayoría de las galaxias de disco tienen un número par de brazos espirales, esta tiene tres. Crédito: Ciencia: NASA, ESA, STScI, Julianne Dalcanton (UW) Procesamiento de imágenes: Alyssa Pagan (STScI).

Hubble vuelve a las observaciones científicas y publica nuevas imágenes.

Por Claire Andreoli, Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA

20 de julio de 2021.

 

El telescopio espacial Hubble de la NASA está nuevamente en funcionamiento,  explorando el Universo de cerca y de lejos. Los instrumentos científicos han vuelto a funcionar plenamente, tras la recuperación de una anomalía informática que suspendió las observaciones del telescopio durante más de un mes.

 

Las observaciones científicas se reiniciaron la tarde del sábado 17 de julio. Los objetivos  del telescopio este fin de semana pasado incluyeron las galaxias inusuales que se muestran en las imágenes de arriba.

 

"Estoy encantado de ver que el Hubble ha vuelto a poner el ojo en el Universo, capturando una vez más el tipo de imágenes que nos han intrigado e inspirado durante décadas", dijo el administrador de la NASA Bill Nelson. "Este es un momento para celebrar el éxito de un equipo verdaderamente dedicado a la misión. A través de sus esfuerzos, Hubble continuará su 32º año de descubrimiento y continuaremos aprendiendo de la visión transformadora del observatorio".

 

Estas instantáneas, de un programa dirigido por Julianne Dalcanton de la Universidad de  Washington en Seattle, muestran una galaxia con brazos espirales extendidos inusuales y el primer vistazo de alta resolución a un intrigante par de galaxias en colisión. Otros objetivos iniciales del Hubble incluían cúmulos de estrellas globulares y auroras en el planeta gigante Júpiter.

 

La computadora de carga útil del Hubble, que controla y coordina los instrumentos  científicos a bordo del observatorio, se detuvo repentinamente el 13 de junio. Cuando la computadora principal no pudo recibir una señal de la computadora de carga útil, colocó automáticamente los instrumentos científicos de Hubble en modo seguro. Eso significaba que el telescopio ya no estaría haciendo ciencia mientras los especialistas de la misión analizaban la situación.

 

El equipo del Hubble se movió rápidamente para investigar qué afligía al observatorio,  que orbita a unos 547 kilómetros sobre la Tierra. Trabajando desde el control de la misión en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland, así como de forma remota debido a las restricciones de COVID-19, los ingenieros colaboraron para descubrir la causa del problema.

 

Para complicar las cosas, el equipo tuvo que trabajar con la tecnología existente en la década de 1990. Ex alumnos del Hubble regresaron para apoyar al equipo actual en el esfuerzo de recuperación, prestando décadas de experiencia en misiones. El personal jubilado que ayudó a construir el telescopio, por ejemplo, conocía los entresijos de la unidad Science Instrument y Command & Data Handling, donde reside la computadora de carga útil, experiencia crítica para determinar los próximos pasos para la recuperación. Otros exmiembros del equipo echaron una mano al revisar el papeleo original de Hubble, y sacaron a la luz documentos de 30 a 40 años de antigüedad que ayudarían al equipo a trazar un camino a seguir.

 

"Ese es uno de los beneficios de un programa que se ha estado ejecutando durante más  de 30 años: la increíble cantidad de experiencia y conocimientos", dijo Nzinga Tull, gerente de respuesta a anomalías de los sistemas Hubble en Goddard. "Ha sido alentador e inspirador comprometerse tanto con el equipo actual como con aquellos que han pasado a otros proyectos. Hay mucha dedicación hacia sus compañeros de equipo del Hubble, el observatorio y la ciencia por la que el Hubble es famoso".

 

Juntos, los miembros del equipo, nuevos y antiguos, se abrieron camino a través de la  lista de posibles culpables, buscando aislar el problema para asegurarse de tener un inventario completo para el futuro de qué hardware todavía está funcionando.

 

Al principio, el equipo pensó que el problema más probable era un módulo de memoria  degradado, pero cambiar a módulos de respaldo no resolvió el problema. Luego, el equipo diseñó y ejecutó pruebas, que involucraron encender la computadora de carga útil de respaldo del Hubble por primera vez en el espacio, para determinar si otros dos componentes podrían ser responsables: el hardware de interfaz estándar, que une las comunicaciones entre el módulo de procesamiento central de la computadora y otros componentes. Sin embargo, encender la computadora de respaldo no funcionó, lo que también eliminó estas posibilidades.

 

Luego, el equipo pasó a explorar si otro hardware tenía la culpa, incluida la Unidad de  comando / Formateador de datos científicos y la unidad de control de energía, que está diseñada para garantizar un suministro de voltaje constante al hardware de la computadora de carga útil. Sin embargo, sería más complicado abordar cualquiera de estos problemas y más riesgoso para el telescopio en general. El cambio a las unidades de respaldo de estos componentes también requeriría cambiar varias otras cajas de hardware.

 

"El interruptor requirió 15 horas de la nave espacial comandando desde tierra. La  computadora principal tuvo que ser apagada, y una computadora de respaldo en modo seguro se hizo cargo temporalmente de la nave espacial. También se tuvieron que encender varias cajas que nunca antes se habían encendido en el espacio, y otro hardware necesitaba cambiar sus interfaces", dijo Jim Jeletic, subdirector de proyectos de Hubble en Goddard. "No había ninguna razón para creer que todo esto no funcionaría, pero es trabajo del equipo estar nervioso y pensar en todo lo que podría salir mal y cómo podríamos compensarlo. El equipo planeó y probó meticulosamente cada pequeño paso en el suelo para asegurarse de que lo hicieron bien".

 

El equipo procedió cuidadosa y sistemáticamente a partir de ahí. Durante las siguientes  dos semanas, más de 50 personas trabajaron para revisar, actualizar y examinar los procedimientos para cambiar al hardware de respaldo, probándolos en un simulador de alta fidelidad y llevando a cabo una revisión formal del plan propuesto.

 

Simultáneamente, el equipo analizó los datos de sus pruebas anteriores y sus hallazgos  señalaron a la Unidad de Control de Energía como la posible causa del problema. El 15 de julio, hicieron el cambio planeado al lado de respaldo de la unidad Science Instrument and Command & Data Handling, que contiene la unidad de control de energía de respaldo.

 

La victoria llegó alrededor de las 11:30 pm EDT del 15 de julio, cuando el equipo  determinó que el cambio fue exitoso. Los instrumentos científicos fueron llevados al estado de funcionamiento, y Hubble comenzó a tomar datos científicos una vez más el 17 de julio La mayoría de las observaciones perdidas, mientras que las operaciones científicas se suspendieron serán reprogramadas.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-hubble-full-science-images.html

 

La velocidad este-oeste asociada con el modo de oscilación de propagación retrógrada. Izquierda: observaciones utilizando el instrumento SDO / HMI. Derecha: modelo numérico. Crédito: MPS / ZC Liang.

Descubiertas oscilaciones de largo período del Sol.

Por Max Planck Society.

20 de julio de 2021.

 

Un equipo de físicos solares dirigido por Laurent Gizon del Instituto Max Planck para la  Investigación del Sistema Solar (MPS) y la Universidad de Göttingen en Alemania ha informado del descubrimiento de oscilaciones globales del Sol con períodos muy largos, comparables a los de 27 días solares.

 

Las oscilaciones se manifiestan en la superficie solar como movimientos giratorios con velocidades del orden de 5 kilómetros por hora. Estos movimientos se midieron analizando 10 años de observaciones del Observatorio de Dinámica Solar (SDO) de la NASA. Utilizando modelos informáticos, los científicos han demostrado que las oscilaciones recién descubiertas son modos resonantes y deben su existencia a la rotación diferencial del Sol. Las oscilaciones ayudarán a establecer formas novedosas de sondear el interior del Sol y obtener información sobre la estructura interna y la dinámica de nuestra estrella.

 

En la década de 1960 se descubrieron las notas musicales agudas del Sol: el Sol suena como una campana. Millones de modos de oscilaciones acústicas con períodos cortos, cercanos a los 5 minutos, son excitados por turbulencias convectivas cerca de la superficie solar y quedan atrapados en el interior solar. Estas oscilaciones de 5 minutos han sido observadas continuamente por telescopios terrestres y observatorios espaciales desde mediados de la década de 1990 y los heliosismólogos las han utilizado con mucho éxito para aprender sobre la estructura interna y la dinámica de nuestra estrella, al igual que los sismólogos aprenden sobre el interior de la Tierra mediante el estudio de los terremotos.

Uno de los triunfos de la heliosismología es haber mapeado la rotación del Sol en función de la profundidad y la latitud (la rotación diferencial solar).

 

Además de las oscilaciones de 5 minutos, se predijo que existían oscilaciones de períodos mucho más largos en las estrellas hace más de 40 años, pero no se habían identificado en el Sol hasta ahora. "Las oscilaciones de largo período dependen de la rotación del Sol; no son de naturaleza acústica", dice Laurent Gizon, autor principal del nuevo estudio y director del MPS. "La detección de las oscilaciones de largo período del Sol requiere mediciones de los movimientos horizontales en la superficie del Sol durante muchos años. Las observaciones continuas del Heliosismic and Magnetic Imager (HMI) a bordo SDO son perfectas para este propósito".

 

El equipo observó muchas decenas de modos de oscilación, cada uno con su propio período de oscilación y dependencia espacial. Algunos modos de oscilación tienen velocidad máxima en los polos, algunos en latitudes medias y algunos cerca del ecuador. Los modos con velocidad máxima cerca del ecuador son modos de Rossby, que el equipo ya había identificado en 2018. "Las oscilaciones de largo período se manifiestan como movimientos de remolino muy lentos en la superficie del Sol con velocidades de aproximadamente 5 kilómetros por hora, aproximadamente la velocidad a la qué camina una persona", dijo Zhi-Chao Liang de MPS. Kiran Jain de NSO, junto con B. Lekshmi y Bastian Proxauf de MPS, confirmaron los resultados con datos del Global Oscillation Network Group (GONG), una red de seis observatorios solares en los EE. UU., Australia, India, España y Chile.

 

"Todas estas nuevas oscilaciones que observamos en el Sol están fuertemente afectadas por la rotación diferencial del Sol", dijo el científico de MPS Damien Fournier. La dependencia de la rotación solar con la latitud determina dónde los modos tienen amplitudes máximas". Las oscilaciones también son sensibles a las propiedades del interior del Sol: en particular a la fuerza de los movimientos turbulentos y la viscosidad relacionada del medio solar, así como a la fuerza de la conducción convectiva", dice Robert Cameron de MPS. Esta sensibilidad es fuerte en la base de la zona de convección, a unos doscientos mil kilómetros por debajo de la superficie solar". Al igual que usamos oscilaciones acústicas para aprender sobre la velocidad del sonido en el interior solar con heliosismología.

 

"El descubrimiento de un nuevo tipo de oscilaciones solares es muy emocionante  porque nos permite inferir propiedades, como la fuerza de la conducción convectiva, que en última instancia controla la dínamo solar", dice Laurent Gizon. El potencial de diagnóstico de los modos de período largo se realizará plenamente en los próximos años utilizando un nuevo modelo informático a exaescala que se está desarrollando como parte del proyecto WHOLESUN, con el apoyo del Consejo Europeo de Investigación.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-long-period-oscillations-sun.html

 

Preparativos finales de SuperBIT para el lanzamiento desde la base de globos estratosféricos de Timmins en Canadá, en septiembre de 2019. Crédito: Steven Benton, Universidad de Princeton.

SuperBIT: un telescopio de bajo costo transportado por globos para rivalizar con el Hubble.

Por la Royal Astronomical Society.

20 de julio de 2021.

 

Las universidades de Durham, Toronto y Princeton se han asociado con la NASA y la Agencia Espacial Canadiense para construir un nuevo tipo de telescopio astronómico.

 

Llamado SuperBIT, el telescopio vuela por encima del 99,5% de la atmósfera terrestre, transportado por un globo de helio del tamaño de un estadio de fútbol. El telescopio obtendrá imágenes de alta resolución que rivalicen con las del telescopio espacial Hubble. Mohamed Shaaban, un estudiante de Ph.D. de la Universidad de Toronto, describió el SuperBIT en su charla del miércoles 21 de julio en la Reunión Nacional de Astronomía RAS en línea (NAM 2021).

 

La luz de una galaxia distante puede viajar durante miles de millones de años para llegar a nuestros telescopios. En la última fracción de segundo, la luz tiene que atravesar la atmósfera turbulenta y arremolinada de la Tierra. Nuestra visión del Universo se vuelve borrosa. Los observatorios en tierra se construyen en sitios de gran altitud para superar algo de esto, pero hasta ahora solo colocar un telescopio en el espacio escapa al efecto de la atmósfera.

 

El Telescopio de Imágenes Transportado por Globos de Superpresión (o SuperBIT) tiene un espejo de 0,5 metros de diámetro y se lleva a una altitud de 40 km mediante un globo de helio con un volumen de 532.000 metros cúbicos, aproximadamente del tamaño de un estadio de fútbol.

 

Su vuelo de prueba final en 2019 demostró una estabilidad de puntería extraordinaria,  con una variación de menos de una treinta y seis milésimas de grado durante más de una hora. Esto debería permitir que un telescopio obtenga imágenes tan nítidas como las del telescopio espacial Hubble.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-superbit-low-cost-balloon-borne-telescope-rival.html

 

La nave reutilizable New Shepard de Blue Origin se lanza al espacio desde el desierto en el oeste de Texas.

 

 

La cápsula New Shepard de Blue Origin realizó su vuelo suborbital.

Por Issam Ahmed

20 de julio de 2021.

 

El multimillonario Jeff Bezos, acompañado por otras tres personas, pasó unos minutos fuera de la atmósfera del planeta, el pasado martes 20 de julio, en la primera misión espacial tripulada de Blue Origin, un momento decisivo para el sector del turismo espacial que, después de años de retrasos, ahora está listo para despegar.

 

El resto de los astronautas en el vuelo fueron Mark Bezos, hermano del multimillonario, la  aviadora Wally Funk, de 82 años, y el adolescente holandés Oliver Daemen, de 18 años. Wally de 82 años y Oliver de 18 años, se convierten en las personas con mayor y menor edad en viajar fuera de la atmósfera de la Tierra.

 

El impecable salto de 10 minutos desde una base en el oeste de Texas hasta más allá de la línea Karman, el límite reconocido internacionalmente que marca el comienzo del espacio, y de regreso a la superficie para un aterrizaje suave en el desierto, creó estos cuatro nuevos astronautas. Bezos dijo después que, al igual que los que habían ido antes que él, estaba "asombrado por la Tierra y su belleza, pero también por su fragilidad". "Una cosa es reconocer eso intelectualmente, y otra cosa es verlo con tus propios ojos", agregó.

 

El cohete suborbital New Shepard, llamado así por Alan Shepard, el primer  estadounidense en el espacio, había realizado 15 vuelos sin tripulación para ponerlo a prueba y probar los mecanismos de seguridad antes de la misión del martes.

 

Hoy, la compañía está desarrollando un cohete orbital de carga pesada llamado New  Glenn, llamado así por John Glenn, el primer estadounidense en orbitar la Tierra, y también un módulo de aterrizaje lunar que espera contratar con la agencia espacial estadounidense NASA.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-world-richest-jeff-bezos-blasts.html

 

19 nuevos asteroides descubiertos en la campaña All-Venezuela.

17 de julio de 2021.

 

            En las campañas realizadas entre los días 11 de septiembre - 06 de octubre y 09 de noviembre – 04 de diciembre del año pasado, los equipos de cazadores de asteroides de la campaña All-Venezuela, auspiciada por la Universidad Hardin-Simmons en Abilene, Texas, con su programa International Astronomical Search Collaboration, IASC, han descubierto 19 nuevos asteroides, los cuales han recibido su denominación provisional por parte del Centro de Planetas Menores, MPC, de la Unión Astronómica Internacional, IAU.

 

            El listado de los nuevos asteroides y los equipos responsables de la detección a continuación:

 

Campaña 11 septiembre - 06 octubre 2020.

 

1)   2020 RA17; A. Reyes, R. Jiménez - Asociación Larense de Astronomía - Equipo A. 09/12/20. ALA0002.

2)   2020 RD82; A. Mora - Centro Astronómico Caronte - Equipo B. 09/12/20. CAB002

3)   2020 RL93; M. Lozada - Orbita CI-130 - Equipo B. 09/12/20. ORB0001.

4)   2020 RT94; A. Villarroel, M. Pimentel, V. Pimentel, J. Rodríguez - Orbita CI-130 - Equipo C. 09/12/20. ORC0001.

5)   2020 RE54; A. Oliveros, G. Aguilar, M. Urasma - Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, Equipo A. 09/12/20. UCA0005.

6)   2020 RX92; A. Durán, K. Picón, J. Acosta, F. Cortez, D. Sierralta - Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, Equipo B. 09/12/20. UCB0001.

7)   2020 RG42; J.Marrufo, E.Rodriguez – ALDEX, Equipo A. 09/13/20. AXA0008.

8)   2020 RY41; J. Contreras, E. Moncada, F. Perez - Centro Astronómico Caronte, Equipo A. 09/13/20. CAA0003.

9)   2020 RG54; J. Contreras, E. Moncada, F. Perez - Centro Astronómico Caronte, Equipo A. 09/13/20. CAA0014.

10)   2020 RH54; J. Contreras, E. Moncada, F. Perez - Centro Astronómico Caronte, Equipo A. 09/13/20. CAA0004.

11)   2020 RC98; A. Villarroel, M. Pimentel, V. Pimentel, J. Rodríguez - Orbita CI-130, Equipo C. 09/13/20. ORC0020.

12)   2020 SO17; A. Villarroel, M. Pimentel, V. Pimentel, J. Rodríguez - Orbita CI-130, Equipo C. 09/16/20. ORC0028.

13)   2020 SV44; A. García, J. Reyes, M. Altuve - Centro Astronómico Caronte, Equipo D. 09/17/20. CAD0021.

14)   2020 SW44; J. Contreras, E. Moncada, F. Perez - Centro Astronómico Caronte, Equipo A. 09/17/20. CAA0019.

15)   2020 SF75; D. Oviedo, O. Ezeiza, S. Ezeiza, F. Goetz - Orbita CI-130, Equipo D. 09/17/20. ORD0024.

16)   2020 SJ66; E. Peraza, M. Parra - Universidad Pedagógica Experimental Libertador. 09/17/20. ULA0015.

17)   2020 SL35; J. Guerrero, S. Torrellas - Complejo de Observación Astronómica Tayabeixo, Equipo A. 09/23/20. CTA0022.

 

Noviembre 09 - Diciembre 04, 2020.

 

1)   2020 WX14; A. Reyes, G. Romero, J. Artigas, R. Jiménez - Asociación Larense de Astronomía,  Equipo A. 11/16/20. ALA0005.

2)   2020 WT15; V. Pérez, D. Alvarado, A. Santiakob - Grupo Astronómico del Zulia. Equipo A. 11/16/20. GZA0009.

            Ahora se inicia el proceso que observación de estos nuevos asteroides para la determinación definitiva de sus elementos orbitales. Este proceso puede durar entre 5 a 7 años. Posterior a eso, los descubridores reciban la autorización para asignarle al asteroide su nombre definitivo.

Felicitamos a los integrantes de estos equipos…! Su esfuerzo se ha visto recompensado..!

 

En esta fotografía del 25 de abril de 1990 proporcionada por la NASA, se puede ver la mayor parte del telescopio espacial Hubble suspendido en el espacio por el sistema de manipulación remota (RMS) del Discovery después del despliegue de parte de sus paneles solares y antenas. El Telescopio Espacial Hubble debería volver a estar en acción pronto, luego de un complicado trabajo de reparación remoto realizado por la NASA. El observatorio orbital se oscureció a mediados de junio y se detuvieron todas las observaciones astronómicas. Crédito: NASA vía AP.

 

Reparado el Telescopio Espacial Hubble, después de un mes sin actividad.

Por Marcia Dunn.

16 de julio de 2021.

 

El telescopio espacial Hubble debería volver  a estar en acción pronto, luego de un complicado trabajo de reparación remoto por parte de la NASA.

 

El observatorio orbital tuvo problemas a mediados de junio y se detuvieron todas las observaciones astronómicas.

 

La NASA inicialmente sospechó que una computadora de la década de 1980 era la  fuente del problema. Pero después de que la computadora de carga útil de respaldo también fallara, los controladores de vuelo del Centro de Vuelo Espacial Goddard se centraron en la unidad de datos y comando de los instrumentos científicos, instalada por astronautas en 2009.

 

Los ingenieros cambiaron con éxito al equipo de respaldo el jueves y la computadora de  carga útil se activó. La NASA dijo el viernes que las observaciones científicas deberían reanudarse rápidamente, si todo va bien. Un cambio similar tuvo lugar en 2008 después de que fallara parte del sistema anterior.

 

"¡Felicidades al equipo!" expresó el jefe de la misión científica de la NASA, Thomas Zurbuchen.

 

Lanzado en 1990, el Hubble ha realizado más de 1,5 millones de observaciones del Universo. La NASA lanzó cinco misiones de reparación del telescopio durante el programa del transbordador espacial. La puesta a punto final fue en 2009. La NASA planea lanzar el sucesor de Hubble, el telescopio espacial James Webb, a finales de este año.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-hubble-space-telescope-month-science.html

 

El cometa C/2014 UN271 (Bernardinelli-Bernstein), como se ve en una imagen compuesta de color sintético hecha con el telescopio de 1 metro del Observatorio Las Cumbres en Sutherland, Sudáfrica, el 22 de junio de 2021. La nube difusa es la coma del cometa. Crédito: LOOK / LCO.

 

Detectada actividad en el cometa más grande jamás encontrado.

Por Observatorio Las Cumbres

16 de julio de 2021.

 

Se ha demostrado que un  visitante recién descubierto a los bordes exteriores de nuestro Sistema Solar es el cometa más grande conocido hasta ahora, gracias a los telescopios de respuesta rápida del Observatorio Las Cumbres. El objeto, que lleva el nombre de cometa C/2014 UN271 Bernardinelli-Bernstein en honor a sus dos descubridores, se anunció por primera vez el sábado 19 de junio de 2021. C/2014 UN271 fue encontrado reprocesando cuatro años de datos del estudio Dark Energy Survey, que se llevó a cabo utilizando el telescopio Blanco de 4 metros en el Observatorio Interamericano Cerro Tololo en Chile entre 2013 y 2019. Al momento del anuncio, no había indicios de que este fuera un mundo activo. La anticipación fue inmediatamente alta entre los astrónomos. C/2014 UN271 llegó desde los confines exteriores fríos del Sistema Solar, por lo que se necesitaban imágenes rápidas para descubrir: ¿cuándo comenzaría el gran mundo recién descubierto a mostrar la cola de un cometa?

 

El Observatorio Las Cumbres pudo determinar rápidamente si el objeto se había  convertido en un cometa activo en los tres años desde que fue visto por primera vez por Dark Energy Survey. "Dado que el nuevo objeto estaba muy al sur y era bastante débil, sabíamos que no habría muchos otros telescopios que pudieran observarlo", dice el Dr. Tim Lister, científico del Observatorio Las Cumbres (LCO). "Afortunadamente, LCO tiene una red de telescopios robóticos en todo el mundo, particularmente en el hemisferio sur, y pudimos obtener rápidamente imágenes de los telescopios LCO en Sudáfrica", explicó Tim Lister.

 

Las imágenes de uno de los telescopios de 1 metro de LCO alojados en el Observatorio Astronómico de Sudáfrica, llegaron alrededor de las 9 pm PDT el lunes 22 de junio por la noche. "Como somos un equipo a nivel internacional, las imágenes llegaron durante mi guardia” comenta la Dra. Michele Bannister de la Universidad de Canterbury de Nueva Zelanda. “La primera imagen estaba perturbada por el trazo de un satélite, pero las siguientes, no..! y ahí estaba..! El pequeño y borroso punto luminoso se distinguía entre las imágenes puntiagudas de las estrellas”.

El análisis de las imágenes de LCO mostró una coma borrosa alrededor del objeto, lo que indica que está activo y que de hecho es un cometa, aunque todavía se encuentra a una distancia notable, a más del doble de la distancia de Saturno al Sol.

 

Se estima que el cometa tiene más de 100 km de diámetro, más de tres veces el tamaño  del siguiente núcleo de cometa más grande que conocemos, el cometa Hale-Bopp, que fue descubierto en 1995. No se espera que este cometa se vuelva brillante a simple vista: seguirá siendo un objeto telescópico porque su distancia más cercana al Sol seguirá estando más allá de Saturno. Desde que se descubrió el cometa C/2014 UN271 hasta ahora, los astrónomos tendrán más de una década para estudiarlo. Alcanzará su punto más cercano al Sol en enero de 2031.

 

Así, Tim Lister y los demás astrónomos del Proyecto LOOK dispondrán de mucho tiempo  para utilizar los telescopios del Observatorio Las Cumbres para estudiar C/2014 UN271. El Proyecto LOOK continúa observando el comportamiento de una gran cantidad de cometas y cómo evoluciona su actividad a medida que se acercan al Sol. Los científicos también están utilizando la capacidad de respuesta rápida de LCO para obtener observaciones muy rápidamente cuando un cometa entra en erupción.

 

"Ahora hay una gran cantidad de estudios, como el Zwicky Transient Facility y el próximo Observatorio Vera C. Rubin, que están monitoreando partes del cielo todas las noches. Estos estudios pueden proporcionar alertas si uno de los cometas cambia de brillo repentinamente y luego podemos activar los telescopios robóticos de LCO para obtener datos más detallados y una mirada más larga al cometa cambiante mientras la encuesta se mueve hacia otras áreas del cielo”, explicó Tim Lister. "Los telescopios robóticos y el software sofisticado de LCO nos permiten obtener imágenes de un nuevo evento dentro de los 15 minutos posteriores a una alerta. Esto nos permite estudiar realmente estos estallidos a medida que evolucionan".

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-largest-comet.html

 

Crédito: CC0 Dominio Público.

 

La NASA y la ESA unen fuerzas sobre el cambio climático.

14 de julio de 2021.

 

La NASA y la Agencia Espacial  Europea, ESA, unieron fuerzas en la batalla contra el cambio climático, una medida que, según dijeron, allana el camino hacia una respuesta global al problema.

 

"Para garantizar que los  datos de los satélites de observación de la Tierra se utilicen de la mejor manera, promover la ciencia y, en última instancia, aportar el mayor beneficio a la humanidad, la ESA y la NASA han formado una asociación estratégica para las ciencias de la Tierra y el cambio climático", dijo la ESA en un declaración.

 

La asociación se formalizó el martes 13 de julio con una declaración de intenciones firmada por el director general de la ESA, Josef Aschbacher, y el administrador de la NASA, Bill Nelson.

 

Esto tiene como objetivo "allanar el camino para liderar una respuesta global al cambio  climático, a través del monitoreo de la Tierra y su medio ambiente con sus esfuerzos combinados en observaciones, investigación y aplicaciones de las ciencias de la Tierra", dijo el comunicado.

 

Las agencias espaciales estadounidenses y europeas ya han trabajado juntas en  cuestiones medioambientales, en particular en el programa Copernicus Sentinel-6, en el que satélites del tamaño y la forma de una gran minivan miden el aumento del nivel del mar, rastreando cambios que amenazan con interrumpir decenas de millones de vidas.

 

"Sin duda, el espacio es el mejor punto de observación para medir y monitorear el  cambio climático, pero unir fuerzas también es clave para abordar este problema global", dijo Aschbacher de la ESA. "Es por eso que el acuerdo de hoy entre nuestras organizaciones es tan crucial", agregó.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-nasa-european-space-agency-climate.html

 

Concepto artístico de Lucy. Crédito: NASA

 

El mensaje de la misión Lucy para el futuro.

Por Katherine Kretke, Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

13 de julio de 2021.

 

En la década de 1970, cuatro naves espaciales comenzaron sus viajes de ida fuera de  nuestro Sistema Solar. Como los primeros objetos construidos por humanos que se aventuraron en el espacio interestelar, la NASA eligió colocar placas en Pioneer 10 y 11 y registros en oro en las naves espaciales Voyager 1 y 2 para que sirvan como mensajes a cualquier navegante espacial extraterrestre que algún día pueda encontrar estas naves espaciales. Continuando con este legado, la nave espacial Lucy de la NASA llevará una placa similar. Sin embargo, debido a que Lucy no se aventurará fuera de nuestro Sistema Solar, la placa de Lucy es una cápsula del tiempo con mensajes para nuestros descendientes.

 

Como la primera misión a los asteroides troyanos, Lucy examinará esta enigmática  población de pequeños cuerpos que orbitan alrededor del Sol más allá del cinturón de asteroides principal, atrapados por Júpiter y el Sol para que hayan guiado y seguido a Júpiter en su órbita. Como estos asteroides nunca antes explorados son en muchos sentidos "fósiles" de la formación y evolución de los planetas, la nave espacial Lucy recibe su nombre en honor al ancestro humano fosilizado descubierto un año después de que Pioneer 11 comenzara su viaje fuera del Sistema Solar. El nombre de Lucy se inspiró en la canción de los Beatles "Lucy in the Sky with Diamonds".

 

Después de que Lucy termine de visitar un número récord de asteroides para una sola  misión en 2033 (8 asteroides en 6 órbitas independientes alrededor del Sol), la nave espacial Lucy continuará viajando entre los asteroides troyanos y la órbita de la Tierra durante al menos cientos de miles, si no millones de años. Es fácil imaginar que algún día en un futuro lejano nuestros descendientes encontrarán a Lucy flotando entre los planetas. Por lo tanto, el equipo de Lucy eligió poner una cápsula del tiempo a bordo de la nave espacial Lucy en forma de placa, mensajes esta vez no para extraterrestres desconocidos, sino para aquellos que vendrán después de nosotros. La placa se instaló en la nave espacial en una ceremonia en Lockheed Martin Space en Littleton, Colorado, el 9 de julio de 2021.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-nasa-lucy-mission-message-future.html

 

Maat Mons, un gran volcán en Venus, se muestra en esta imagen de radar de color simulado de 1991 de la misión de la nave espacial Magellan de la NASA. Crédito: NASA / JPL.

 

Nueva investigación sugiere actividad volcánica explosiva en Venus.

Por la Universidad de Cornell.

12 de julio de 2021.

 

Los rastros del gas  fosfina apuntan a la actividad volcánica en Venus, según una nueva investigación de la Universidad de Cornell.

 

El otoño pasado, los científicos revelaron que se encontró fosfina en pequeñas  cantidades en la atmósfera superior del planeta. Ese descubrimiento prometió la mínima posibilidad de que la fosfina sirva como firma biológica para el cálido y tóxico planeta.

 

Ahora, los científicos de Cornell dicen que la huella química respalda un hallazgo  científico diferente e importante: una firma geológica, que muestra evidencia de volcanes explosivos en el misterioso planeta.

 

"La fosfina no nos dice nada sobre la biología de Venus", dijo Jonathan Lunine, del departamento de astronomía de Cornell. "Nos habla de la geología. La ciencia apunta a un planeta que tiene vulcanismo explosivo activo hoy o en un pasado muy reciente".

 

Lunine y Ngoc Truong, un candidato a doctorado en geología, fueron los autores del  estudio, "Fosfuros extruidos volcánicamente como fuente abiótica de fosfina de Venus", publicado el 12 de julio en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

 

Truong y Lunine argumentan que el vulcanismo es el medio para que la fosfina ingrese a  la atmósfera superior de Venus, después de examinar las observaciones del Telescopio James Clerk Maxwell de longitud de onda submilimétrica con base en tierra en la cima de Mauna Kea en Hawái, y el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array ( ALMA) en el norte de Chile.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-explosive-volcanic-venus.html

 

Esta vista en color de la luna Europa de Júpiter fue capturada por la nave espacial Galileo de la NASA a fines de la década de 1990. Los científicos están estudiando procesos que afectan la superficie mientras se preparan para explorar el cuerpo helado. Crédito: NASA / JPL-Caltech / SETI Institute.

 

 

Superficie de la luna Europa está batida por pequeños impactos.

Por Jet Propulsion Laboratory.

12 de julio de 2021.

 

La luna de Júpiter, Europa, y su  océano global pueden tener actualmente condiciones adecuadas para la vida. Los científicos están estudiando procesos en la superficie helada mientras se preparan para explorar.

 

Es fácil ver el impacto de los desechos espaciales en nuestra Luna, donde la superficie  antigua y maltratada está cubierta de cráteres y cicatrices. La luna helada de Júpiter, Europa, soporta una paliza similar, junto con un golpe de radiación superintensa. A medida que la superficie más alta de la luna helada se agita, el material que llega a la superficie es golpeado por la radiación de electrones de alta energía acelerada por Júpiter.

 

Los científicos financiados por la NASA están estudiando los efectos acumulativos de  pequeños impactos en la superficie de Europa mientras se preparan para explorar la luna distante con la misión Europa Clipper y estudiar las posibilidades de una futura misión de aterrizaje. Europa es de particular interés científico porque su océano salado, que se encuentra debajo de una gruesa capa de hielo, puede tener actualmente las condiciones adecuadas para la vida existente. Esa agua puede incluso llegar a la corteza helada y a la superficie de la luna.

 

Nuevas investigaciones y modelos estiman a qué profundidad esa superficie se ve  afectada por el proceso llamado "jardinería de impacto". Este trabajo, publicado el 12 de julio en Nature Astronomy, estima que la superficie de Europa ha sido batida por pequeños impactos a una profundidad promedio de aproximadamente 30 centímetros durante decenas de millones de años. Y cualquier molécula que pueda calificar como biofirmas potenciales, que incluyen signos químicos de vida, podría verse afectada a esa profundidad.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-surface-jupiter-moon-europa-churned.html

 

Júpiter tiene 79 lunas reconocidas por el Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional, pero un astrónomo aficionado acaba de descubrir otra (que no se muestra aquí). La mayoría de las lunas progradas del planeta (púrpura, azul) orbitan relativamente cerca de Júpiter, mientras que sus lunas retrógradas (rojas) orbitan más lejos. Una excepción es Valetudo (verde), un cuerpo en movimiento progrado descubierto en 2018 que está muy lejos.

Crédito: Carnegie Inst. para la ciencia / Roberto Molar Candanosa.

 

Astrónomo aficionado descubre nueva luna de Júpiter.

Por Jeff Hecht.

08 de julio de 2021.

 

Un astrónomo aficionado ha descubierto una luna nueva de Júpiter. Si bien aún no ha  recibido la designación oficial, elevaría el recuento de satélites jovianos a 80.

 

El astrónomo aficionado que el año pasado recuperó cuatro lunas jovianas perdidas se  ha convertido en el primer aficionado en descubrir una luna previamente desconocida. Kai Ly informó el descubrimiento a la Lista de correo de Minor Planet el 30 de junio y lo envió para su publicación como Circular Electrónica de Minor Planet.

 

La búsqueda de Ly fue un derivado de su identificación anterior de imágenes previas a la  recuperación de lunas jovianas recientemente descubiertas, incluidas Valetudo, Ersa y Pandia, mientras examinaban los datos tomados en 2003 con el Telescopio Canadá-Francia-Hawái (CFHT) de 3,6 metros. David Jewitt y Scott Sheppard (Universidad de Hawái) habían dirigido un grupo que utilizó estas imágenes para descubrir 23 lunas nuevas. Las imágenes siguen estando disponibles en línea, y Ly pensó que podrían estar escondidas más lunas sin descubrir en el conjunto de datos de 2003.

Después de planificar su búsqueda en mayo, Ly a principios de junio comenzó a  examinar imágenes tomadas en febrero de 2003, cuando Júpiter estaba en oposición y sus lunas eran más brillantes. Examinaron tres imágenes de la encuesta que cubrían la misma región del cielo en diferentes momentos en la noche del 24 de febrero y encontraron tres lunas potenciales moviéndose a 13 a 21 segundos de arco por hora durante la noche.

 

Ly no pudo recuperar dos de las lunas potenciales en otras noches, pero encontró la  tercera, designada temporalmente EJc0061, en observaciones de sondeo del 25 al 27 de febrero, y en imágenes tomadas con el Telescopio Subaru el 5 y 6 de febrero. 

 

Ly tenía así suficiente información para rastrear la órbita de la luna en las imágenes de la  encuesta del 12 de marzo al 30 de abril. “A partir de ahí, la calidad de la órbita y las efemérides fue lo suficientemente decente como para comenzar a buscar observaciones más allá de 2003”, dice Ly. Encontraron la luna cerca de su posición predicha en imágenes posteriores del Observatorio Interamericano Subaru, CFHT y Cerro Tololo tomadas hasta principios de 2018. La luna tenue varía de magnitud 23,2 a 23,5.

 

El resultado final fue un arco de 76 observaciones durante 15,26 años (5.574 días),  suficiente para que Ly considerara su órbita bien asegurada durante décadas. Los datos rastrean la luna, designada provisionalmente como S / 2003 J 24 pendiente de publicación, a través de casi ocho órbitas de Júpiter de 1,9 años, dice David Tholen (Universidad de Hawái), más que suficiente para mostrar que es una luna. Tholen no ha verificado las imágenes, pero dice que la evidencia parece sólida: "Sería casi imposible que los artefactos se ajustaran a una órbita jovicéntrica durante tantas noches diferentes usando diferentes cámaras".

 

"¡Me enorgullece decir que esta es la primera luna planetaria descubierta por un  astrónomo aficionado!" dice Ly. Pero por lo demás, admiten, "es solo un miembro típico del grupo Carme retrógrado". Este grupo incluye otras 22 lunas pequeñas que orbitan a Júpiter en la dirección opuesta a su giro con períodos de alrededor de dos años. Sus órbitas son lo suficientemente similares como para sugerir que todos fueron fragmentos de un solo impacto. Probablemente sean chips de Carme, la primera del grupo en ser descubierta y con 45 kilómetros de diámetro, la más grande del grupo por mucho.

 

Estas pequeñas lunas retrógradas jovianas pueden tener mucha compañía esperando  ser descubiertas. El año pasado, Edward Ashton, Matthew Beaudoin y Brett J. Gladman (Universidad de Columbia Británica, Canadá) vieron unas cuatro docenas de objetos tan pequeños como 800 metros de diámetro que parecían estar orbitando Júpiter. No los siguieron el tiempo suficiente para demostrar que los objetos eran lunas jovianas, pero a partir de sus observaciones preliminares, sugirieron que Júpiter podría tener unos 600 satélites de al menos 800 metros de diámetro. El desarrollo de telescopios más grandes y sensibles creará espacio para nuevos descubrimientos, dice Tholen.

 

 

Ly describe su búsqueda de la luna como "un pasatiempo de verano antes de que  regrese a la escuela". Esperan encontrar más, pero con más datos de los que pueden procesar por sí mismos a partir de las observaciones de febrero de 2003, decidieron publicar sus resultados para despertar el interés.

 

El aficionado Sam Deen está "bastante impresionado" con el logro de Ly. Agrega que  cuando los observatorios publican datos de encuestas abiertamente, se crean más oportunidades para que los aficionados hagan descubrimientos. “El principal obstáculo es simplemente saber lo que está haciendo y tener la tolerancia para revisar los datos durante horas antes de encontrar algo que valga la pena”, dice.

 

El software y los servicios pueden ayudar a interpretar los resultados, incluido el  software de determinación de órbitas Find_Orb, el Aladin Sky Atlas interactivo, los muchos servicios del Minor Planet Center y la Búsqueda de imágenes de objetos del Sistema Solar del Centro de datos astronómicos canadienses. El campo está abierto para que los astrónomos aficionados hagan sus propios descubrimientos.

 

Más información en:

https://skyandtelescope.org/astronomy-news/amateur-astronomer-discovers-new-moon-of-jupiter/

 

 

Diferentes formas de galaxias, de izquierda a derecha: elípticas, lenticulares, espirales e irregulares / misceláneas. Crédito: NASA / Hubble (galaxia elíptica M87), ESA / Hubble & NASA (galaxia lenticular NGC 6861 y las galaxias Antennae en colisión) y David Dayag (la galaxia espiral de Andrómeda).

 

Miles de galaxias clasificadas en un abrir y cerrar de ojos.

Por el Centro Internacional de Investigación en Radioastronomía

08 de julio de 2021.

 

Los astrónomos han diseñado y entrenado un programa de computadora que puede  clasificar decenas de miles de galaxias en tan solo unos segundos, una tarea que normalmente lleva meses realizar.

 

En una investigación publicada, los astrofísicos de Australia han utilizado el aprendizaje automático para acelerar un proceso que a menudo realizan manualmente astrónomos y científicos ciudadanos de todo el mundo.

 

"Las galaxias tienen diferentes formas y tamaños", dijo el autor principal Mitchell  Cavanagh, investigador de la Universidad de Australia Occidental del Centro Internacional de Investigación en Radioastronomía (ICRAR). "Clasificar las formas de las galaxias es un paso importante para comprender su formación y evolución, e incluso puede arrojar luz sobre la naturaleza del propio Universo".

 

Cavanagh dijo que con estudios más grandes del cielo ocurriendo todo el tiempo, los  astrónomos están recolectando demasiadas galaxias para mirar y clasificar por sí mismos. "Estamos hablando de varios millones de galaxias en los próximos años. A veces, se recluta a científicos ciudadanos para ayudar a clasificar las formas de las galaxias en proyectos como Galaxy Zoo, pero esto todavía lleva tiempo".

 

Aquí es donde entran en juego las redes neuronales convolucionales, o CNN. En el mundo de alta tecnología actual, este tipo de programas informáticos están en todas partes, se utilizan en todo, desde imágenes médicas, mercados de valores y análisis de datos, hasta cómo Netflix genera recomendaciones basadas en la historia de su visualización.

 

En los últimos años, las CNN han comenzado a ver una adopción más amplia en  astronomía. La mayoría de las CNN existentes que utilizan los astrónomos son binarias: ¿es esta una galaxia espiral o no? Pero esta nueva CNN utiliza una clasificación multiclase ¿se trata de una galaxia elíptica, lenticular, espiral o irregular?) Con más precisión que las redes binarias existentes.

 

Cavanagh dijo que el aprendizaje automático se está generalizando en astronomía. "La gran ventaja de las redes neuronales es la velocidad. Las imágenes de encuestas que, de otro modo, habrían tardado meses en ser clasificadas por humanos, pueden clasificarse en cuestión de minutos". "Con una tarjeta gráfica estándar, podemos clasificar 14.000 galaxias en menos de tres segundos".

 

"Estas redes neuronales no necesariamente van a ser mejores que las personas porque  están entrenadas por personas, pero se están acercando con más del 80% de precisión y hasta el 97% al clasificar entre elípticas y espirales".

 

"Si coloca a un grupo de astrónomos en una habitación y les pide que clasifiquen un  montón de imágenes, es casi seguro que habrá desacuerdos. Esta incertidumbre inherente es el factor limitante en cualquier modelo de IA entrenado en datos etiquetados".

 

Una gran ventaja de esta nueva IA es que los investigadores podrán clasificar más de  100.000.000 de galaxias a diferentes distancias (o corrimientos al rojo) de la Tierra y en diferentes entornos (grupos, cúmulos). Esto les ayudará a comprender cómo se están transformando las galaxias con el tiempo y por qué podría suceder en entornos particulares.

 

Las CNN que ha desarrollado Cavanagh no son solo para astronomía. Se pueden  reutilizar para su uso en muchos otros campos, siempre que tengan un conjunto de datos lo suficientemente grande para entrenar.

 

"Las CNN jugarán un papel cada vez más importante en el futuro del procesamiento de  datos, especialmente a medida que campos como la astronomía se enfrenten a los desafíos del big data", dijo.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-thousands-galaxies-eye.html

 

 

Crédito: Pixabay / CC0 Public Domain

Rusia lanzará nuevo módulo de la Estación Espacial Internacional.

08 de julio de 2021.

 

El módulo ruso de la Estación Espacial Internacional, que se retrasó mucho tiempo, se lanzará finalmente este mes, pero la fecha se retrasó varios días, dijo el jueves el jefe de la corporación espacial del país.

 

El director de Roscosmos, Dmitry  Rogozin, dijo en Twitter que el módulo Nauka (Ciencia) está programado para ser lanzado desde las instalaciones de lanzamiento rusas en Baikonur, Kazajstán, el 21 de julio. Los dos días siguientes podrían servir como fechas de reserva para el lanzamiento.

 

Los funcionarios espaciales rusos habían dicho anteriormente que el lanzamiento  programado previamente para el 15 de julio se pospuso debido a la necesidad de corregir algunas fallas no especificadas.

 

El lanzamiento de Nauka, también llamado Módulo de laboratorio multipropósito, se ha  retrasado repetidamente debido a problemas técnicos.

 

Inicialmente estaba programado para ser lanzado en 2007. En 2013, los expertos encontraron contaminación en su sistema de combustible, lo que resultó en un reemplazo largo y costoso. Otros sistemas Nauka también se modernizaron o repararon.

 

El módulo de 20 toneladas métricas está configurado para ser puesto en órbita por un cohete propulsor Proton-M. Está destinado a proporcionar a los astronautas rusos a bordo del puesto de avanzada espacial su propia sala y capacidad para la investigación de laboratorio.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-russia-international-space-station-module.html

 

 

Nora al-Matrooshi: Primera mujer astronauta árabe en formación.

07 de julio de 2021.

 

La ingeniera mecánica de los Emiratos  Árabes Unidos Nora al-Matrooshi es la primera mujer árabe en comenzar a entrenarse para ser astronauta, una de las dos mujeres elegidas entre miles de solicitantes. Nora al-Matrooshi es una de las dos emiratíes elegidas entre miles de solicitantes mientras la nación del Golfo mira hacia las estrellas.

 

Con 28 años de edad y oriunda de Sharjah, uno de los siete emiratos que componen su país, Nora ha soñado con el espacio desde que era niña, aprendiendo sobre planetas y estrellas en la escuela. Y aunque no hay misiones espaciales programadas, espera tener la oportunidad de visitar el espacio algún día, continuando la tradición de exploración iniciada por sus ancestros marineros.

 

"El lado de la familia de mi madre son marineros. Yo diría que exploraron el océano. El  término 'astronauta' significa 'marinero de estrellas' en griego", dijo Matrooshi en voz baja.

 

Matrooshi y su compatriota Mohammad al-Mulla, de 33 años, viajarán este año a  Estados Unidos para entrenar en el Centro Espacial Johnson de la NASA. Se unen a Sultan al-Neyadi y Hazza al-Mansoori para conformar la comunidad de astronautas de los Emiratos Árabes Unidos.

 

Las dos emiratíes se están capacitando actualmente en el emirato de Dubai, desde aprender a hablar ruso hasta lecciones de vuelo.

 

Emiratos Árabes Unidos es un recién llegado al mundo de la exploración espacial, pero está dejando su huella rápidamente. En septiembre de 2019, el país rico en petróleo envió al primer emiratí al espacio como parte de una tripulación de tres miembros que despegó en un cohete Soyuz desde Kazajstán para una misión de ocho días. Luego, en febrero, su sonda "Hope" entró con éxito en la órbita de Marte en un viaje para revelar los secretos del clima marciano, haciendo historia como la primera misión interplanetaria del mundo árabe. Más recientemente, en septiembre de 2020, Abu Dhabi dijo que planeaba lanzar un rover no tripulado a la luna para 2024, que sería el primer viaje al satélite de la Tierra de un país árabe.

 

"Si yo puedo hacerlo, entonces tú puedes hacerlo. Si nadie lo ha hecho antes que tú, entonces sigue adelante y sé el primero", dijo Matrooshi.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-sea-stars-arab-woman-astronaut.html

 

Visualización científica de una simulación de relatividad numérica que describe la colisión de dos agujeros negros consistente con la fusión de agujeros negros binarios GW170814. La simulación se realizó en la supercomputadora Theta utilizando el software comunitario de relatividad numérica de código abierto Einstein Toolkit. Crédito: Centro de Computación de Liderazgo de Argonne, Grupo de Visualización y Análisis de Datos [Janet Knowles, Joseph Insley, Victor Mateevitsi, Silvio Rizzi].)

 

Los científicos utilizan inteligencia artificial para detectar ondas gravitacionales.

Por Jared Sagoff, Laboratorio Nacional Argonne.

07 de julio de 2021.

 

Cuando las ondas gravitacionales fueron detectadas por primera vez en 2015 por el  avanzado Observatorio de ondas gravitacionales con interferómetro láser (LIGO), enviaron una onda a través de la comunidad científica, ya que confirmaron otra de las teorías de Einstein y marcaron el nacimiento de la astronomía de ondas gravitacionales. Cinco años después, se han detectado numerosas fuentes de ondas gravitacionales, incluida la primera observación de dos estrellas de neutrones en colisión en ondas gravitacionales y electromagnéticas.

 

A medida que LIGO y sus socios internacionales continúen mejorando la sensibilidad de  sus detectores a las ondas gravitacionales, podrán sondear un volumen mayor del Universo, lo que hará que la detección de fuentes de ondas gravitacionales sea una ocurrencia diaria. Este diluvio de descubrimientos iniciará la era de la astronomía de precisión que tiene en cuenta los fenómenos de los mensajeros extrasolares, incluida la radiación electromagnética, las ondas gravitacionales, los neutrinos y los rayos cósmicos. Sin embargo, lograr este objetivo requerirá un replanteamiento radical de los métodos existentes utilizados para buscar y encontrar ondas gravitacionales.

 

Recientemente, el científico computacional y líder de inteligencia artificial traslacional  (IA) Eliu Huerta del Laboratorio Nacional Argonne del Departamento de Energía de EE. UU. (DOE) junto con colaboradores de Argonne, la Universidad de Chicago, la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, NVIDIA e IBM, ha desarrollado un nuevo marco de IA a escala de producción que permite la detección acelerada, escalable y reproducible de ondas gravitacionales.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-scientists-artificial-intelligence-gravitational.html

 

Impresión artística que muestra la nave espacial Cassini de la NASA volando a través de una columna de supuesta agua que brota de la superficie de Encelado, la luna de Saturno. Crédito: NASA.

 

Metano en las plumas de Encelado: ¿Posibles signos de vida?

Por Daniel Stolte, Universidad de Arizona

07 de julio de 2021.

 

Es probable que un proceso desconocido de producción de metano esté funcionando en  el océano oculto debajo de la capa helada de Encelado, la luna de Saturno, sugiere un nuevo estudio publicado en Nature Astronomy por científicos de la Universidad de Arizona y la Universidad de Ciencias y Letras de París.

 

Las gigantescas columnas de agua que brotan de Encelado han fascinado durante  mucho tiempo a los científicos y al público por igual, inspirando investigaciones y especulaciones sobre el vasto océano que se cree que está intercalado entre el núcleo rocoso de la luna y su caparazón helado. Volando a través de las plumas y tomando muestras de su composición química, la nave espacial Cassini detectó una concentración relativamente alta de ciertas moléculas asociadas con respiraderos hidrotermales en el fondo de los océanos de la Tierra, específicamente dihidrógeno, metano y dióxido de carbono. La cantidad de metano encontrada en las columnas fue particularmente inesperada.

 

¿Podrían microbios similares a la Tierra que 'comen' dihidrógeno y producen metano explicar la cantidad sorprendentemente grande de metano detectada por Cassini?" dijo Regis Ferriere, investigador de la Universidad de Arizona y uno de los dos autores principales del estudio. "La búsqueda de tales microbios, conocidos como metanógenos, en el lecho marino de Encelado requeriría misiones de inmersión profunda extremadamente desafiantes que no están a la vista durante varias décadas".

 

Ferriere y su equipo tomaron una ruta diferente y más fácil: construyeron modelos matemáticos para calcular la probabilidad de que diferentes procesos, incluida la metanogénesis biológica, pudieran explicar los datos de Cassini.

 

Los autores aplicaron nuevos modelos matemáticos que combinan la geoquímica y la  ecología microbiana para analizar los datos de las plumas de Cassini y modelar los posibles procesos que explicarían mejor las observaciones. Concluyen que los datos de Cassini son consistentes con la actividad de los respiraderos hidrotermales microbianos o con procesos que no involucran formas de vida pero que son diferentes de los que se sabe que ocurren en la Tierra.

 

En la Tierra, la actividad hidrotermal ocurre cuando el agua de mar fría se filtra en el  fondo del océano, circula a través de la roca subyacente y pasa cerca de una fuente de calor, como una cámara de magma, antes de volver a arrojarse al agua a través de respiraderos hidrotermales. En la Tierra, el metano se puede producir a través de la actividad hidrotermal, pero a un ritmo lento. La mayor parte de la producción se debe a microorganismos que aprovechan el desequilibrio químico del dihidrógeno producido hidrotermalmente como fuente de energía y producen metano a partir del dióxido de carbono en un proceso llamado metanogénesis.

 

El equipo analizó la composición de las plumas de Encelado como el resultado final de varios procesos químicos y físicos que tienen lugar en el interior de la luna. Primero, los investigadores evaluaron qué producción hidrotermal de dihidrógeno encajaría mejor con las observaciones de Cassini, y si esta producción podría proporcionar suficiente "alimento" para sostener una población de metanógenos hidrogenotróficos similares a la Tierra. Para ello, desarrollaron un modelo para la dinámica poblacional de un hipotético metanógeno hidrogenotrófico, cuyo nicho térmico y energético se modeló a partir de cepas conocidas de la Tierra.

 

Luego, los autores ejecutaron el modelo para ver si un conjunto dado de condiciones  químicas, como la concentración de dihidrógeno en el fluido hidrotermal y la temperatura proporcionarían un ambiente adecuado para que crezcan estos microbios. También analizaron el efecto que tendría una población de microbios hipotética en su entorno, por ejemplo, en las tasas de escape de dihidrógeno y metano en la columna.

 

"En resumen, no solo podríamos evaluar si las observaciones de Cassini son compatibles  con un entorno habitable para la vida, sino que también podríamos hacer predicciones cuantitativas sobre las observaciones esperadas, si la metanogénesis realmente ocurriera en el lecho marino de Encelado", explicó Ferriere.

 

Los resultados sugieren que incluso la estimación más alta posible de la producción de metano abiótico, o la producción de metano sin ayuda biológica, basada en la química hidrotermal conocida, está lejos de ser suficiente para explicar la concentración de metano medida en las plumas.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-methane-plumes-saturn-moon-enceladus.html

 

 

Imagen del grupo local simulado. Izquierda, imagen de materia oscura; a la derecha, distribución de gas. Se indican las tres galaxias principales del Grupo Local (MW, M31 y M33). Crédito: equipo de simulación de CLUES.

 

Galaxias satélites pueden seguir formando estrellas al pasar cerca de sus galaxias progenitoras.

Por Instituto de Astrofísica de Canarias.

06 de julio de 2021.

 

Históricamente, la mayoría de los científicos pensaba que una vez que una galaxia satélite pasaba cerca de su galaxia madre de mayor masa, su formación de estrellas se detendría porque la galaxia más grande eliminaría el gas de ella, dejándola despojada del material que necesitaría para producir nuevas estrellas. Sin embargo, por primera vez, un equipo dirigido por Arianna di Cintio, investigadora del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), ha demostrado mediante simulaciones numéricas que no siempre es así. Los resultados del estudio se publicaron en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

 

Usando simulaciones sofisticadas de todo el Grupo Local de galaxias, incluida la Vía Láctea, la galaxia de Andrómeda y sus respectivas galaxias satélite, los investigadores han demostrado que los satélites no solo pueden retener su gas, sino que también pueden experimentar muchos nuevos episodios de formación estelar, justo después de pasar cerca del pericentro de su galaxia madre (la distancia mínima que alcanzan desde su centro).

 

Las galaxias satélite del Grupo Local muestran una amplia variedad de historias de  formación estelar, cuyo origen no se ha entendido completamente hasta ahora. Usando simulaciones hidrodinámicas dentro del proyecto Constrained Local UniversE (CLUES), los autores estudiaron las historias de formación de estrellas de galaxias satélites similares a las de la Vía Láctea en un contexto cosmológico.

 

Mientras que en la mayoría de los casos el gas del satélite fue succionado por la galaxia madre debido a la acción gravitacional, en un 25% de la muestra, se encontró que la formación de estrellas fue claramente mejorada por este proceso interactivo.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-satellite-galaxies-stars-parent.html

 

El interior del planeta Mercurio. Crédito: Universidad de Maryland.

 

¿Por qué Mercurio tiene un núcleo de hierro tan grande? ¡Magnetismo!

Por la Universidad de Maryland

02 de julio de 2021.

 

Un nuevo estudio cuestiona la hipótesis predominante sobre por qué Mercurio tiene un núcleo grande en relación con su manto. Durante décadas, los científicos argumentaron que las colisiones de golpe y fuga con otros cuerpos durante la formación de nuestro Sistema Solar volaron gran parte del manto rocoso de Mercurio y dejaron el gran y denso núcleo metálico en el interior. Pero una nueva investigación revela que las colisiones no son las culpables, sino el magnetismo del Sol.

 

William McDonough, profesor de geología en la Universidad de Maryland, y Takashi  Yoshizaki de la Universidad de Tohoku desarrollaron un modelo que muestra que la densidad, la masa y el contenido de hierro del núcleo de un planeta rocoso están influenciados por su distancia al campo magnético del Sol. El artículo fue publicado el 2 de julio de 2021 en la revista Progress in Earth and Planetary Science.

 

"Los cuatro planetas interiores del Sistema Solar (Mercurio, Venus, Tierra y Marte), están formados por diferentes proporciones de metal y roca", dijo McDonough. "Hay un gradiente en el que el contenido de metal en el núcleo disminuye a medida que los planetas se alejan del Sol. Nuestro artículo explica cómo sucedió esto al mostrar que la distribución de las materias primas en el Sistema Solar de formación temprana estaba controlada por la energía magnética del campo del Sol".

 

McDonough desarrolló previamente un modelo para la composición de la Tierra que es  comúnmente utilizado por científicos planetarios para determinar la composición de exoplanetas. El nuevo modelo de McDonough muestra que durante la formación inicial del Sistema Solar, cuando el joven Sol estaba rodeado por una nube de polvo y gas, su campo magnético atraía granos de hierro hacia el centro. Cuando los planetas comenzaron a formarse a partir de estos grumos de polvo y gas, los planetas cercanos al Sol incorporaron más hierro en sus núcleos que los que estaban más lejos.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-mercury-big-iron-core-magnetism.html

 

 

Configuración experimental. Cuando un rayo de berilio llega desde la izquierda, el deuterón, como caballo de Troya, lo intercepta y lanza su soldado de neutrones. Esto permite que los productos de desintegración del berilio y las reacciones de neutrones sean capturados por una matriz curva de seis detectores a la derecha. Crédito: Hayakawa et al.

 

Investigadores explican parte del litio que falta en el Universo.

Por la Universidad de Tokio.

01 de julio de 2021.

 

Existe una discrepancia  significativa entre las cantidades teóricas y observadas de litio en nuestro Universo. Esto se conoce como el problema cosmológico del litio, CLP, y ha afectado a los cosmólogos durante décadas. Ahora, los investigadores han reducido esta discrepancia en alrededor de un 10%, gracias a un nuevo experimento sobre los procesos nucleares responsables de la creación del litio. Esta investigación podría señalar el camino hacia una comprensión más completa del Universo primitivo.

 

Hay un dicho famoso que dice que "en teoría, teoría y práctica son lo mismo. En la práctica, no lo son". Esto es cierto en todos los dominios académicos, pero es especialmente común en la cosmología, el estudio de todo el Universo, donde lo que creemos que deberíamos ver y lo que realmente vemos no siempre coincide. Esto se debe en gran parte a que muchos fenómenos cosmológicos son difíciles de estudiar debido a la inaccesibilidad. Los fenómenos cosmológicos suelen estar fuera de nuestro alcance debido a las distancias extremas involucradas, o con frecuencia han ocurrido antes de que el cerebro humano hubiera evolucionado para preocuparse por ellos en primer lugar, tal es el caso del Big Bang.

 

El profesor asistente del proyecto Seiya Hayakawa y el profesor Hidetoshi Yamaguchi del  Centro de Estudios Nucleares de la Universidad de Tokio, y su equipo internacional están especialmente interesados ​​en un área de la cosmología donde la teoría y la observación están muy desalineadas, y esa es la cuestión del litio faltante. En pocas palabras, la teoría predice que en los minutos posteriores al Big Bang que creó toda la materia en el cosmos, debería haber una abundancia de litio alrededor de tres veces mayor de lo que realmente observamos. Pero Hayakawa y su equipo tuvieron en cuenta parte de esta discrepancia y, por lo tanto, allanaron el camino para la investigación que algún día podría resolverla por completo.

 

"Hace 13.700 millones de años, cuando la materia se fusionó a partir de la energía del  Big Bang, los elementos ligeros comunes que todos reconocemos (hidrógeno, helio, litio y berilio) se formaron en un proceso que llamamos nucleosíntesis del Big Bang (BBN)", dijo Hayakawa. "Sin embargo, BBN no es una cadena de eventos sencilla en la que una cosa se convierte en otra en secuencia; en realidad es una red compleja de procesos donde una mezcla de protones y neutrones acumula núcleos atómicos, y algunos de estos se desintegran en otros núcleos. Por ejemplo, la abundancia de una forma de litio, o isótopo, litio-7, se debe principalmente a la producción y descomposición del berilio-7. Pero se ha sobrestimado en teoría, no observado en la realidad, o una combinación de los dos. Esto necesita ser resuelto para comprender realmente lo que sucedió en ese entonces".

 

El litio-7 es el isótopo más común de litio y representa el 92,5% de todos los observados.  Sin embargo, aunque los modelos aceptados de BBN predicen las cantidades relativas de todos los elementos involucrados en BBN con extrema precisión, la cantidad esperada de litio-7 es aproximadamente tres veces mayor de lo que se observa en realidad. Esto significa que existe una brecha en nuestro conocimiento sobre la formación del Universo temprano. Hay varios enfoques teóricos y observacionales que tienen como objetivo resolver esto, pero Hayakawa y su equipo simularon las condiciones durante la BBN utilizando rayos de partículas, detectores y un método de observación conocido como el caballo de Troya.

 

"Examinamos más que nunca antes una de las reacciones BBN, donde el berilio-7 y un  neutrón se desintegran en litio-7 y un protón. Los niveles resultantes de litio, la abundancia de litio-7 fue levemente menor de lo anticipado, aproximadamente un 10% menor", dijo Hayakawa." Esta es una reacción muy difícil de observar ya que el berilio-7 y los neutrones son inestables. Así que usamos deuterón, un núcleo de hidrógeno con un neutrón extra, como recipiente para pasar de contrabando un neutrón a un haz de berilio-7 sin perturbarlo. Se trata de una técnica única, desarrollada por un grupo italiano con el que colaboramos, en la que el deuterón es como el caballo de Troya en el mito griego, y el neutrón es el soldado que se cuela en la inexpugnable ciudad de Troya sin avisar a los guardias (desestabilizando la muestra). Gracias al nuevo resultado experimental, podemos ofrecer a los futuros investigadores teóricos una tarea un poco menos abrumadora al intentar resolver el CLP".

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-account-lithium-universe.html

 

 

Concepto artístico de la nave espacial WISE de la NASA, que era un telescopio espacial astronómico de longitud de onda infrarroja activo desde diciembre de 2009 a febrero de 2011. En septiembre de 2013, se asignó a la nave espacial una nueva misión como NEOWISE para ayudar a encontrar asteroides y cometas cercanos a la Tierra. Crédito: NASA / JPL-Caltech.

 

Telescopio NEOWISE obtiene una extensión de misión de dos años.

Por Karen Fox, Josh Handal, Laboratorio de propulsión a chorro

01 de julio de 2021.

 

NEOWISE ha proporcionado una estimación del tamaño de más de 1.850 objetos  cercanos a la Tierra, lo que nos ayuda a comprender mejor a nuestros vecinos más cercanos del Sistema Solar.

 

Durante dos años más, el Explorador de Estudios Infrarrojos de Amplio Campo de Objetos Cercanos a la Tierra, NEOWISE, de la NASA continuará su búsqueda de asteroides y cometas, incluidos objetos que podrían representar un peligro para la Tierra. Esta extensión de la misión significa que el prolífico telescopio espacial de caza de objetos cercanos a la Tierra (NEO) de la NASA continuará operando hasta junio de 2023.

 

"En la NASA, siempre estamos mirando hacia arriba, examinando el cielo todos los días  para encontrar peligros potenciales y explorando asteroides para ayudar a descubrir los secretos de la formación de nuestro Sistema Solar", dijo el administrador de la NASA Bill Nelson. "Utilizando telescopios terrestres, ya se han descubierto más de 26.000 asteroides cercanos a la Tierra, pero hay muchos más por encontrar. Mejoraremos nuestras observaciones con capacidades espaciales como NEOWISE y el futuro, mucho más capaz NEO Surveyor de encontrar los asteroides desconocidos restantes más rápidamente e identificar asteroides y cometas potencialmente peligrosos antes de que sean una amenaza para nosotros aquí en la Tierra".

 

Lanzado originalmente como la misión Wide-field Infrared Survey Explorer (WISE) en diciembre de 2009, el telescopio espacial examinó todo el cielo en longitudes de onda infrarrojas, detectando asteroides, estrellas tenues y algunas de las galaxias más débiles visibles en el espacio profundo.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-07-asteroid-hunting-space-telescope-two-year-mission.html

 

Foto tomada el 19 de marzo de 2017 por la cámara Mars Hand Lens Imager en el brazo del rover Curiosity de la NASA. La imagen ayudó a los miembros del equipo de la misión a inspeccionar el estado de las seis ruedas de Curiosity. Crédito: NASA / JPL-Caltech / MSSS.

 

Científicos están más cerca de explicar el misterio del metano en Marte.

Por Lonnie Shekhtman, Laboratorio de propulsión a chorro.

30 de junio de 2021.

 

¿Por qué algunos instrumentos científicos detectan metano en el planeta rojo y otros no?

 

Los informes de detecciones de metano en Marte han cautivado a científicos y no  científicos por igual. En la Tierra, los microbios que ayudan a la mayoría de los animales a digerir las plantas producen una cantidad significativa de metano. Este proceso de digestión termina cuando el ganado exhala o eructa el gas en el aire.

 

Si bien no hay ganado, ovejas o cabras en Marte, encontrar metano allí es emocionante  porque puede implicar que los microbios vivían o viven en el Planeta Rojo. Sin embargo, el metano no podría tener nada que ver con microbios o con cualquier otra biología; Los procesos geológicos que involucran la interacción de rocas, agua y calor también pueden producirlo.

 

Antes de identificar las fuentes de metano en Marte, los científicos deben resolver una  pregunta que los ha estado atormentando: ¿Por qué algunos instrumentos detectan el gas y otros no? El rover Curiosity de la NASA, por ejemplo, ha detectado repetidamente metano justo encima de la superficie del cráter Gale. Pero el ExoMars Trace Gas Orbiter de la Agencia Espacial Europea, ESA, no ha detectado metano en la atmósfera marciana.

 

"Cuando el Trace Gas Orbiter se incorporó en 2016, se esperaba que el equipo del orbitador informara que hay una pequeña cantidad de metano en todas partes de Marte", dijo Chris Webster, líder del instrumento Tunable Laser Spectrometer (TLS) a bordo del rover Curiosity. El TLS ha medido menos de la mitad por mil millones en volumen de metano en promedio en el cráter Gale. Eso es equivalente a aproximadamente una pizca de sal diluida en una piscina olímpica. En estas mediciones han ocurrido desconcertantes picos de hasta 20 partes por mil millones en volumen.

 

"Pero cuando el equipo europeo anunció que no vio metano, definitivamente me  sorprendió", dijo Webster, que trabaja en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el sur de California.

 

El orbitador europeo fue diseñado para ser el estándar de oro para medir el metano y  otros gases en todo el planeta. Al mismo tiempo, el TLS de Curiosity es tan preciso que se utilizará para la detección temprana de incendios en la Estación Espacial Internacional y para rastrear los niveles de oxígeno en los trajes de astronauta. También tiene licencia para su uso en centrales eléctricas, oleoductos y aviones de combate, donde los pilotos pueden controlar los niveles de oxígeno y dióxido de carbono en sus máscaras faciales.

 

Aún así, Webster y el equipo de SAM se sorprendieron por los hallazgos del orbitador  europeo e inmediatamente se dispusieron a examinar las mediciones de TLS en Marte, considerando todos los aspectos en el rover que pudiesen generar metano.

 

Mientras tanto, otro equipo liderado por John Moores de la Universidad de York en Toronto, sugirieron que era posible que las dos mediciones, las del Curiosity y las del Trace Gas Orbiter, estuviesen buenas, y que la diferencia se debía a la hora en que se tomaba la muestra.

 

Las mediciones del Curiosity se hacen de noche, con una atmosfera más calmada que las que realiza el Trace Gas Orbiter, que las hace de día.

 

Inmediatamente, el equipo de Curiosity decidió probar la predicción de Moores  recopilando las primeras mediciones diurnas de alta precisión. TLS midió el metano consecutivamente en el transcurso de un día marciano. "John predijo que el metano debería bajar efectivamente a cero durante el día, y nuestras dos mediciones diurnas lo confirmaron", dijo Paul Mahaffy, investigador principal de SAM. La medición nocturna de TLS encaja perfectamente dentro del promedio que el equipo ya había establecido. "Así que esa es una forma de poner fin a esta gran discrepancia", dijo Mahaffy.

 

Si bien este estudio sugiere que las concentraciones de metano aumentan y disminuyen  a lo largo del día en la superficie del cráter Gale, los científicos aún tienen que resolver el rompecabezas global del metano en Marte. El metano es una molécula estable que se espera que dure en Marte unos 300 años antes de ser destrozada por la radiación solar. Si el metano se filtra constantemente de todos los cráteres similares, debería haberse acumulado suficiente en la atmósfera para que el Trace Gas Orbiter lo detecte. Los científicos sospechan que algo está destruyendo el metano en menos de 300 años.

 

Se están realizando experimentos para probar si las descargas eléctricas de muy bajo  nivel inducidas por el polvo en la atmósfera marciana podrían destruir el metano, o si el oxígeno abundante en la superficie marciana destruye rápidamente el metano antes de que pueda llegar a la atmósfera superior.

 

"Necesitamos determinar si existe un mecanismo de destrucción más rápido de lo  normal para reconciliar completamente los conjuntos de datos del rover y el orbitador", dijo Webster.

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-06-dont-scientists-closer-mars-methane.html

 

Los astrónomos han descubierto un cadáver estelar conocido como enana blanca que es aproximadamente del tamaño de la Luna. La enana blanca tiene unos 4.300 kilómetros de ancho, mientras que la Luna tiene 3.500 kilómetros de ancho. En la imagen, la enana blanca está representada sobre la Luna, aunque la enana blanca se encuentra a 130 años luz de distancia en la constelación de Aquila. Crédito: Giuseppe Parisi.

 

Una enana blanca que vive al límite.

Por WM Keck Observatory

30 de junio de 2021.

 

 

Los astrónomos han descubierto la enana blanca más pequeña y masiva jamás vista. La ceniza humeante, que se formó cuando dos enanas blancas menos masivas se fusionaron, es pesada, "empaquetando una masa mayor que la de nuestro Sol en un cuerpo del tamaño de nuestra Luna", dice Ilaria Caiazzo, investigadora de Sherman Fairchild en Astrofísica teórica en Caltech y autora principal del estudio que aparece en la revista Nature. “Puede parecer contradictorio, pero las enanas blancas más pequeñas resultan ser más masivas. Esto se debe al hecho de que las enanas blancas carecen de la combustión nuclear que mantiene a las estrellas normales contra su propia gravedad, y su tamaño está regulado por la mecánica cuántica".

 

El descubrimiento fue realizado por los telescopios Zwicky Transient Facility, o ZTF, que opera en el Observatorio Palomar de Caltech; el WM Keck en Maunakea y el Pan-STARRS en Haleakala, ambos en Hawái; el Telescopio Hale de 5 metros en Monte Palomar, el Observatorio espacial europeo Gaia y el Observatorio Swift Neil Gehrels de la NASA.

 

Las enanas blancas son los restos colapsados ​​de estrellas que alguna vez fueron unas  ocho veces más masivas que nuestro Sol. Al final de su vida, alrededor del 97 por ciento de todas las estrellas se convierten en enanas blancas.

 

Los astrónomos dicen que la pequeña enana blanca recién descubierta, llamada ZTF J1901 + 1458, tomó la última ruta de evolución; sus estrellas progenitoras se fusionaron y produjeron una enana blanca de 1,35 veces la masa de nuestro Sol. La enana blanca tiene un campo magnético extremo casi mil millones de veces más fuerte que el de nuestro Sol y gira sobre su eje a un ritmo frenético de una revolución cada siete minutos (la enana blanca más rápida conocida, llamada EPIC 228939929, gira cada 5,3 minutos).

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-06-white-dwarf-edge.html

 

 

Una estrella gigante roja en la constelación de Camelopardalis, emite una capa de gas cuando una capa de helio alrededor de su núcleo comienza a fusionarse. Tales eventos ayudan a los científicos a calcular qué tan rápido se está expandiendo el Universo. Crédito: ESA / NASA.

 

 

“Después de todo, puede que no haya un conflicto” en el debate sobre la expansión del Universo.

Por la Universidad de Chicago

30 de junio de 2021.

 

Nuestro Universo se está expandiendo, pero nuestras dos formas principales de medir qué tan rápido está sucediendo esta expansión han dado como resultado diferentes respuestas. Durante la última década, los astrofísicos se han dividido gradualmente en dos campos: uno que cree que la diferencia es significativa y otro que cree que podría deberse a errores de medición.

 

Si resulta que los errores están causando el desajuste, eso confirmaría nuestro modelo  básico de cómo funciona el Universo. La otra posibilidad presenta un hilo que, cuando se tira, sugeriría que se necesita algo de física nueva fundamental para volver a unirlo. Durante varios años, cada nueva evidencia de los telescopios ha ido alternando el argumento de un lado a otro, dando lugar a lo que se ha llamado la "tensión de Hubble".

 

Wendy Freedman, una reconocida astrónoma y profesora de astronomía y astrofísica de  la Universidad John y Marion Sullivan en la Universidad de Chicago, realizó algunas de las mediciones originales de la tasa de expansión del Universo que dieron como resultado un valor más alto de la constante de Hubble. Pero en un nuevo artículo de revisión aceptado en Astrophysical Journal, Freedman ofrece una descripción general de las observaciones más recientes. Su conclusión: las últimas observaciones están comenzando a cerrar la brecha.

 

Es decir, puede que no haya un conflicto después de todo, y nuestro modelo estándar  del Universo no necesita ser modificado significativamente.

 

La velocidad a la que se expande el Universo se denomina constante de Hubble, en honor a Edwin Hubble, a quien se le atribuye el descubrimiento de la expansión del Universo en 1929. Los científicos quieren precisar esta tasa con precisión, porque la constante de Hubble está ligada a la edad del Universo y cómo evolucionó con el tiempo.

 

Una arruga sustancial surgió en la última década cuando los resultados de los dos  métodos de medición principales comenzaron a divergir. Pero los científicos todavía están debatiendo la importancia del desajuste.

 

Una forma de medir la constante de Hubble es observar la luz muy tenue que quedó del  Big Bang, llamada fondo cósmico de microondas. Esto se ha hecho tanto en el espacio como en tierra con instalaciones como el Telescopio del Polo Sur dirigido por UChicago. Los científicos pueden incorporar estas observaciones en su "modelo estándar" del Universo temprano y ejecutarlo en el tiempo para predecir cuál debería ser la constante de Hubble en la actualidad; obtienen una respuesta de 67,4 kilómetros por segundo por Megapársec.

 

El otro método consiste en observar las estrellas y galaxias del Universo cercano y medir sus distancias y la rapidez con que se alejan de nosotros. Freedman ha sido una destacada experta en este método durante muchas décadas; en 2001, su equipo realizó una de las mediciones más importantes utilizando el Telescopio Espacial Hubble para obtener imágenes de estrellas llamadas Cefeidas. El valor que encontraron fue 72. Freedman ha continuado midiendo Cefeidas en los años posteriores, revisando más datos de telescopios; sin embargo, en 2019, ella y sus colegas publicaron una respuesta basada en un método completamente diferente usando estrellas llamadas gigantes rojas. La idea era cotejar las cefeidas con un método independiente.

 

Las gigantes rojas son estrellas muy grandes y luminosas que siempre alcanzan el mismo  brillo máximo antes de desvanecerse rápidamente. Si los científicos pueden medir con precisión el brillo máximo real o intrínseco de las gigantes rojas, entonces pueden medir las distancias a sus galaxias anfitrionas, una parte esencial pero difícil de la ecuación. La pregunta clave es qué tan precisas son esas mediciones.

 

La primera versión de este cálculo en 2019 utilizó una sola galaxia muy cercana para  calibrar la luminosidad de las estrellas gigantes rojas. Durante los últimos dos años, Freedman y sus colaboradores han calculado los números de varias galaxias y poblaciones de estrellas diferentes. "Ahora hay cuatro formas independientes de calibrar las luminosidades de las gigantes rojas, y están de acuerdo con un 1% de diferencia entre sí", dijo Freedman. "Eso nos indica que esta es una forma realmente buena de medir la distancia".

 

"Tenía muchas ganas de mirar detenidamente tanto a las Cefeidas como a las gigantes  rojas. Conozco bien sus fortalezas y debilidades", dijo Freedman. "He llegado a la conclusión de que no necesitamos una nueva física fundamental para explicar las diferencias en las tasas de expansión local y distante. Los nuevos datos de las gigantes rojas muestran que son consistentes".

 

Taylor Hoyt, investigador de la Universidad de Chicago, que ha estado midiendo las estrellas gigantes rojas en las galaxias ancla, agregó: "Seguimos midiendo y probando las estrellas gigantes rojas de diferentes maneras, y siguen superando nuestras expectativas".

 

El valor de la constante de Hubble que el equipo de Freedman obtiene de las gigantes  rojas es 69,8 km/s/Mpc, prácticamente el mismo valor que se deriva del experimento de fondo de microondas cósmico. "No se requiere nueva física", dijo Freedman.

 

Los cálculos que utilizan estrellas Cefeidas todavía dan números más altos, pero según el  análisis de Freedman, la diferencia puede no ser preocupante. "Las estrellas Cefeidas siempre han sido un poco más ruidosas y un poco más complicadas de comprender por completo; son estrellas jóvenes en las regiones activas de formación estelar de las galaxias, y eso significa que existe la posibilidad de que se desprendan cosas como el polvo o la contaminación de otras estrellas, afectando tus medidas", explicó.

 

En su opinión, el conflicto se puede resolver con mejores datos.

 

El próximo año, cuando se espera el lanzamiento del telescopio espacial James Webb,  los científicos comenzarán a recopilar esas nuevas observaciones. Freedman y sus colaboradores ya han obtenido tiempo en el telescopio para un programa importante para realizar más mediciones de estrellas cefeidas y gigantes rojas. "Webb nos dará una mayor sensibilidad y resolución, y los datos mejorarán muy, muy pronto", dijo.

 

Pero mientras tanto, quería echar un vistazo de cerca a los datos existentes, y lo que  encontró fue que gran parte de ellos realmente concuerda.

 

"Esa es la forma en que procede la ciencia", dijo Freedman. "Patea las llantas para ver si  algo se desinfla, y hasta ahora, ninguna llanta está pinchada".

 

Algunos científicos que han estado alentando un desajuste fundamental podrían  sentirse decepcionados. Pero para Freedman, cualquier respuesta es emocionante.

 

"Todavía hay espacio para la nueva física, pero incluso si no lo hay, mostraría que el  modelo estándar que tenemos es básicamente correcto, lo que también es una conclusión profunda a la que llegar", dijo. "Eso es lo interesante de la ciencia: no conocemos las respuestas de antemano. Estamos aprendiendo sobre la marcha. Es un momento realmente emocionante para estar en el campo".

 

Más información en:

https://phys.org/news/2021-06-conflict-universe-debate.html

 

Supernova SN 2018zd.

Esta imagen del Hubble muestra la probable supernova de captura de electrones SN 2018zd (gran punto blanco a la derecha) dentro de la galaxia NGC 2146. Cortesía de NASA/ STScI/ Observatorio DePasquale y Las Cumbres.

 

Astrónomos confirman un tercer tipo de explosión de supernova.

Por Alison Klesman.

28 de junio de 2021.

 

El nuevo avistamiento apuntala una sospecha de décadas sobre una explosión particularmente famosa: la que creó la Nebulosa del Cangrejo.

 

Las supernovas ocurren cuando las estrellas explotan. Cuando piensas en una  supernova, el tipo que probablemente imaginas es una supernova de tipo II o de colapso del núcleo. Este tipo de explosión cósmica ocurre cuando una estrella de aproximadamente 10 veces la masa de nuestro Sol (o más) detona al final de su vida, dejando atrás una estrella de neutrones o un agujero negro. El otro tipo de supernova, el tipo I, ocurre cuando el remanente de una estrella similar al Sol, llamada enana blanca, extrae material de un compañero cercano. La materia se amontona en la superficie de la enana blanca y, una vez que se inclina sobre un cierto límite de masa, una explosión termonuclear descontrolada desgarra a la enana blanca.

 

Sin embargo, los cálculos que datan de 1980 muestran que debería haber un tercer tipo  de supernova, llamada supernova de captura de electrones. Este tipo de explosión ocurre solo en estrellas en un rango de masa estrecho, de 8 a 10 masas solares, que se encuentran a horcajadas en la línea entre evolucionar silenciosamente en enanas blancas y estrellas de neutrones o agujeros negros que nacen explosivamente cuando mueren.

 

Las supernovas de captura de electrones también producen estrellas de neutrones  como algunas supernovas de tipo II. Pero antes de que la estrella muera, los átomos de magnesio y neón que se han acumulado en su núcleo comienzan a capturar los electrones que flotan libremente a su alrededor, que son responsables de la presión hacia afuera que mantiene estable el núcleo de la estrella. A medida que se absorben los electrones, reduce esa presión hacia afuera, lo que hace que las regiones internas de la estrella colapsen en una estrella de neutrones, mientras que las regiones externas explotan simultáneamente hacia afuera como una explosión de supernova.

 

En marzo de 2018, el astrónomo aficionado japonés Koichi Itagaki descubrió una nueva  supernova en la galaxia NGC 2146, que se encuentra a unos 30 o 40 millones de años luz de distancia en la constelación de Camelopardalis. Ahora, los investigadores han analizado la explosión y, en un artículo publicado el 28 de junio en Nature Astronomy, anunciaron que encaja perfectamente en el perfil de una supernova de captura de electrones.