La Pandemia del Covid-19      

 

 

La Pandemia del Covid-19 agobia a la humanidad y da un respiro al planeta.

 

Por Roger A. Jiménez A. Asociación Larense de Astronomía – ALDA.

29 de marzo de 2020.

Tierra del planeta refrescada por la fan

Crédito: Dominio público en Internet.

 

La pandemia del COVID-19, acrónimo del inglés coronavirus disease 2019,  es una enfermedad infecciosa producida por el virus SARS-Co-V-2. Comenzó el primero de diciembre del 2019, cuando aparecieron los primeros casos en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, en la Republica Popular de China. Empezando el año 2020, ya se había propagado a varios territorios y provincias de China, y en los tres primeros meses del año, rápidamente se diseminó por todos los rincones del planeta. A la fecha, 29/03/2020 01:30 HLV, ha alcanzado 177 países, infectado a 664.924 seres humanos y matado a otros 30.848.

 

Ante este evento, una pandemia global, la humanidad se ha visto forzada a tomar medidas drásticas. Ya los gobiernos se dieron cuenta que tomar a la ligera las medidas de precaución, ha ocasionado que la contaminación entre humanos por el agente viral (extremadamente virulento), aumente los contagios y sus consecuencias de una manera exponencial. Por esta razón, un número cada vez mayor gobiernos, indiferentemente de que los países sean industrializados o no, han tomado entre sus medidas, la fuerte acción de ejecutar una cuarentena, cuya intensidad en el alcance de su aplicación y cumplimiento ha sido progresivo, al punto de solo permitirse el desarrollo de actividades asociadas a áreas específicas y prioritarias de alimentación, salud y seguridad.

 

Llamada también  Cuarentena Obligatoria, Cuarentena Social y Colectiva, se enfoca principalmente en que todas las personas habitantes de un área, región o país, se mantengan dentro de sus casas por un lapso de tiempo definido, a excepción de aquel pequeño grupo (en comparación con el grueso de la población) que trabaje directamente en actividades asociadas a las tres áreas exceptuadas que ya antes fueron mencionadas.

 

Esta medida contra la proliferación de los contagios del COVID-19, ha traído entre sus efectos, no solo la tan deseada pero lenta disminución de los contagios entre la población, técnicamente denominada aplanamiento de la curva de contagios; también ha suscitado que los niveles de contaminación atmosférica en las ciudades del mundo donde se ha aplicado esta medida, hayan caído a niveles inferiores a la media de los últimos cinco años. Este efecto adicional, lo podríamos identificar como un beneficio temporal en la calidad del aire del planeta, un respiro para nuestra Tierra.

 

La pandemia del coronavirus ha hecho que la humanidad detenga temporalmente los viajes y el trabajo, ello implica la drástica disminución del transporte aéreo, marítimo y terrestre; en general, la paralización de las empresas e industrias no esenciales.

 

¿Pero dónde, que tanto y por qué han caído los niveles de contaminación? ¿Son creíbles estas mediciones?

 

China, el gigante asiático que encabeza la lista de los cinco principales países más contaminantes a nivel mundial (China, EE.UU., India, Rusia y Japón), fue el primer país en mostrar el efecto ambiental de la cuarentena. Los  registros de las mediciones de contaminación ambiental, dejaron evidencia de la notable mejoría de las condiciones del aire y la polución atmosférica.

 

Wuhan,  un importantísimo  centro industrial moderno en China, que alberga tres zonas de desarrollo nacional, cuatro parques de desarrollo científico y tecnológico, más de 350 institutos de investigación, 1.656 empresas de alta tecnología, numerosos emprendimientos empresariales y financieros, y una gran red de transporte, con docenas de ferrocarriles que conectan las principales ciudades y provincias de China, es por consiguiente, una de las ciudades y regiones de mayor contaminación atmosférica de ese país asiático y del mundo. Por ser Wuhan el lugar donde apareció inicialmente el COVID-19, también fue la primera ciudad donde se aplicó cuarentena obligatoria como medida de prevención de contagios.

 

La polución atmosférica media de esta región es alta, debido al prolifero parque industrial, tecnológico y principal centro de transporte, sin embargo, a los pocos días de iniciada la cuarentena, las imágenes satelitales comenzaron a mostrar notorios signos positivos en la calidad del aire. Actualmente, ya con semanas en cuarentena, las imágenes satelitales han revelado reducciones drásticas en las concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas de monóxido de carbono (CO).

 

NASA Earth Observatory/ Joshua Stevens / Copernicus Sentinel 5

Arriba, caída de NO2 en Wuhan en 2019, ligado a las vacaciones, y repunte en la segunda semana de febrero (derecha). Abajo, emisiones de NO2 este año. NASA Earth Observatory/ Joshua Stevens / Copernicus Sentinel-5P.

 

Los datos del satélite Sentinel-5P de la Agencia Espacial Europea, ESA (por su acrónimo en inglés), indicaron una reducción de alrededor del 20% en partículas superficiales sobre grandes regiones de China entre enero y febrero de 2020, y hasta un 30% en Wuhan y sus alrededores. Ante estas abrupta disminución, numerosos expertos estaban indecisos en cuanto a si la variación se debía al periodo de vacaciones del Año Nuevo chino o si esta era a causa a las restricciones impuestas por la epidemia de coronavirus. Los científicos también indicaban,  que el factor meteorológico tiene mucha influencia en las concentraciones del dióxido de nitrógeno y las partículas de carbono. Pero luego de varios estudios consecutivos, los científicos terminaron concluyendo, que la disminución de los contaminantes en la atmosfera se debía principalmente a las medidas de restricciones de actividades y la cuarentena.

 

Científicos chinos y de las principales agencias espaciales como la ESA, NASA, CNSA y ROSCOSMOS, han continuado analizando y validando los datos de los satélites dedicados a la observación de la atmosfera, los agentes contaminantes presentes en ella y la calidad del aire. Principalmente el satélite Sentinel-5P de la ESA, especializado y dedicado en esta área, tiene un plan de monitoreo cada diez (10) días, con el cual se contrastan los datos de la reducción de los niveles de contaminación atmosférica sobre China.

 

NASA Earth Observatory/ Joshua Stevens / Copernicus Sentinel

Hasta principios de enero las emisiones seguían siendo importantes. Desde la segunda semana de febrero, se volatilizaron. Crédito: NASA Earth Observatory/ Joshua Stevens / Copernicus Sentinel-5P.

 

La disminución del transporte, el transito y la actividad industrial, es en primera instancia, según los entendidos, uno de los factores que ha incidido directa y notoriamente en la reducción de las nubes de dióxido de nitrógeno (NO2) y monóxido de carbono (CO) sobre la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, así como en otras provincias de China.

 

Los científicos ambientales están claros que la cuarentena es la variable principal en el desarrollo de este efecto atmosférico positivo, pero se muestran de acuerdo en que estudios posteriores consideraran otras variables usuales como el clima, para determinar el grado en que se relacionan pudiendo modelar con mayor precisión este efecto beneficioso para el planeta y los seres vivos.

 

En Hong Kong (una región bajo el régimen administrativo especial de la República de China), la contaminación en la ciudad es causada principalmente por vehículos automotores, embarcaciones marinas y plantas de energía. La cuidad, al igual que otras, también exhibió mejoras en la calidad del aire, pero aquí, la contaminación atmosférica cedió progresivamente, debido igualmente, a la restricción progresiva y parcial de ciertas actividades que implican aglomeraciones de personas, acciones tomadas para frenar la propagación del coronavirus.

 

Los contaminantes atmosféricos típicos en Hong Kong se han reducido en una tercera parte de lo habitual, según las mediciones de enero y febrero. Estas  mediciones fueron realizadas por la  Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong, y analizadas por la organización ambiental Clean Air Network.

 

Hong Kong.jpg

Niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire de Hong Kong entre el 20 de diciembre de 2019 y el 16 de marzo de 2020. Crédito: Misión Copernicus Sentinel-5P, ESA.

 

Las continuas mediciones en las zonas de mayor movimiento de Hong Kong, mostraron la caída de las partículas finas PM2,5 en un 32%, y de las partículas gruesas PM10 en un 29%, mientras que el dióxido de nitrógeno (NO2) se redujo hasta en un 22%.

 

En Inglaterra, expertos en contaminación ambiental y químicos, entre los que se encuentran algunos científicos de la Universidad de York en el Reino Unido, han tomado y analizado datos de diferentes sitios definidos como zonas de monitoreo, las cuales pertenecen a la Red de Calidad del Aire de Londres y la Red Urbana y Rural Automática del Reino Unido.

 

Entre estos puntos, se ubican varios a lo largo de las carreteras en York, Birmingham, Glasgow, Londres y Manchester. Los resultados obtenidos entre mediados de febrero y de marzo de 2020, muestran una disminución  significativa en la polución del aire en esos sitios.

 

La calidad del aire de Londres, sus suburbios e incluso las zonas rurales adyacentes,  han presentado una reducción en los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas de monóxido de carbono (CO), conocidas como PM2,5. Este patrón se extiende sutilmente en todo el Reino Unido.

 

Los resultados concuerdan con las imágenes de marzo, proporcionadas por los satélites de la ESA que monitorean continuamente la contaminación atmosférica del planeta.

 

Londres.jpg

Niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire de Londres y territorios adyacentes entre mediados de febrero y de marzo de 2020. Crédito: Misión Copernicus Sentinel-5P, ESA.

 

En Paris, la cuarentena ha sacado de circulación la gran mayoría de vehículos particulares y comerciales, desde su inicio a mediados de marzo. También la actividad aérea se disminuyó masivamente en todos los aeropuertos de la ciudad.

 

Airparif, un informe periódico que emite la Red de Monitoreo de la Calidad del Aire de Paris, en el que analiza y expone datos y artículos sobre la contaminación del aire y los esfuerzos que se adoptan para mantener los niveles de polución atmosférica de las principales ciudades de Francia, publicó que tan solo dos días después de iniciada la cuarentena, las mediciones de la calidad del aire de la ciudad de Paris mostraron una mejoría considerable, entre un 20 al 30 por ciento, debido a la disminución en las emisiones de óxido de nitrógeno (NO) en más del 60 por ciento.

 

Nitrogen dioxide concentrations over France

Concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) sobre Paris. Marzo 2019 vs. Marzo 2020. Crédito: Misión Copernicus Sentinel-5P, ESA.

 

Los niveles de la calidad del aire de los centros urbanos y sus principales vías en Paris, mejoraron notablemente, igualando en algunos casos, los niveles de los grandes  parques y zonas verdes de la ciudad.

 

Airparif resaltó el informe que “La disminución de la contaminación del aire, se debió principalmente a la desaparición atmosférica en una alta proporción del  dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero”.

 

Igualmente subrayó “la relación entre la disminución en los niveles de polución del óxido/dióxido de nitrógeno (NO, NO2) y el monóxido/dióxido de carbono (CO, CO2), con los beneficios para el clima y cualquier mejora en la calidad del aire”.

 

Sin embargo, el informe Airparif reseñó que “La cuarentena no dio origen, al menos por ahora, a importantes disminuciones de partículas PM2,5 y PM10, los contaminantes del aire más pequeños y dañinos, que pueden penetrar profundamente en los pulmones e incluso entrar en el torrente sanguíneo de los seres vivos.

 

En otra importante ciudad como lo es Madrid, la contaminación atmosférica bajó 35% una semana después de la implementación de la cuarentena, declarada como estado de alarma. En esta ciudad de España, este aumento en la calidad del aire se vio impulsado por la inestabilidad atmosférica reiterada en esos días; esta fue la conclusión de un artículo de prensa, redactado en base a datos de la Red de Ingeniería Ambiental, y publicado en la sección de Calidad del Aire de eltiempo.es.

 

Entre los datos de los contaminantes que monitorea el Ayuntamiento de Madrid, el óxido de nitrógeno (NO), se asocia principalmente al tráfico vehicular de la ciudad; mientras que el dióxido de carbono (CO2), es una mixtura originada por la actividad vehicular y la industrial. “Con respecto al CO2 no hay datos todavía, pero empezarán a conocerse dentro de unos días”, reseñó el meteorólogo José Miguel Viñas, de Meteored, en el mencionado artículo de prensa de la sección de Calidad del Aire de eltiempo.es.

 

“La drástica disminución del tráfico y de la actividad industrial, repercutirá en la baja de las emisiones, puesto que hay una relación directa entre estas dos actividades y los niveles de producción de contaminantes de las mismas”, terminó agregando el meteorólogo Viñas.

 

España.jpg

Niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire de las ciudades españolas de Madrid, Barcelona y Valencia entre mediados de febrero y de marzo de 2020. Crédito: Misión Copernicus Sentinel-5P, ESA.

 

Los resultados del último estudio ambiental, indican que la cuarentena y otras medidas restrictivas decretadas en España para la lucha contra el COVID-19, han reducido en un 64% la media de las principales ciudades del país, los niveles de uno de los principales responsables de la contaminación del aire, el dióxido de nitrógeno (NO2). Barcelona está punteando la disminución, con un 83%; Madrid, ha bajado el 73%; Alicante, un 68%; Valencia, un 64%; Málaga, un 55%; Zaragoza, un 52%; y Sevilla, un 36%.

 

Estas disminuciones se reflejan en el trabajo de investigación realizado por científicos del Centro de Tecnologías Físicas la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), tras analizar imágenes de satélite Sentinel-5P del programa Copernicus de la Agencia Espacial Europea (ESA), entre los períodos  antes del confinamiento (10 al 14 de marzo) y después del confinamiento (15 al 20 de marzo).

 

La noticia dada hace días atrás por el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, donde anunció el cierre de todo el país y la suspensión de todas las actividades no esenciales, como medida para la lucha contra el coronavirus COVID-19, ha implicado la mejoría de la calidad del aire en varias zonas del país. El satélite europeo Sentinel-5P ha captado y registrado esta significativa mejoría particularmente al norte de Italia entre febrero y marzo.

 

La estricta cuarentena que terminó imponiéndose, al igual que en otros países, ha causado una drástica e importante disminución en la contaminación atmosférica en varias regiones de Italia. Particularmente la polución de dióxido de nitrógeno (NO2), bajó en gran cantidad en el norte de Italia, específicamente en la región de Lombardía, conocida por la acumulación de nubes de este contaminante entre otros, debido a las actividades industriales, el alto tráfico de vehículos por las diferentes vías de comercialización, las características de la zona y el clima.

 

“La contaminación media de la región norteña de Italia es apreciable en imágenes satelitales, pero en estas últimas semanas, los datos del satélite Copernicus Sentinel 5-P de la ESA, exhiben la notoria disminución de las emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2) en el valle del Po, una de las zonas usualmente con mayor contaminación del aire al norte de Italia; esta variación es particularmente evidente”, comenta Claus Zehner, gerente de la misión Copernicus Sentinel-5P de la ESA.

 

Italia.jpg

Concentración de dióxido de nitrógeno en el aire de Italia entre principios de enero de 2020 y finales de febrero de 2020. Crédito: Misión Copernicus Sentinel-5P, ESA.

 

“Podría haber ligeras variaciones en los datos debido a la capa de nubes y al cambio climático, pero estamos seguros, muy seguros de que la reducción de emisiones que se ve, coincide con el bloqueo en Italia, que ha causado menos tráfico y actividades industriales” culminó agregando Claus Zehner.

 

En EE.UU., una investigación realizada por científicos del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de Columbia, demostró que las medidas restrictivas y los bloqueos implementados para cortar la línea de contagios del COVID-19,  han causado disminuciones en los niveles de gases y partículas contaminantes del aire.

 

El caso local lo representa la ciudad de Nueva York, donde las partículas de carbono PM2,5 y PM10, y el dióxido de nitrógeno (NO2) se han desplomado. Tendencias similares se están observando en otras ciudades como Los Ángeles, Chicago, Florida y Atlanta principalmente. Sin embargo, es muy probable que estos efectos sean de corta duración.

 

“En los EE.UU., los viajes aéreos representan una parte significativa y creciente de las emisiones de gases de efecto invernadero, y una que es difícil de frenar. La gran flota de vehículos comerciales y de distribución que integran la red de transporte privada, es la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero en los Estados Unidos; la cantidad de unidades funcionando 24x24 es determinante en este cálculo”, comenta Michael Gerrard, profesor de derecho y director del Centro Sabin para la Ley del Cambio Climático.

 

“Es necesario refugiarse en casa ante esta crisis de salud. Trabajar y socializar remotamente en vez de hacerlo cara a cara como es usual, nos está enseñando cuanto realmente es el costo de la interacción física entre las personas; además, nos muestra que no todas estas interacciones son esenciales. Esto podría en última instancia, ayudarnos a lidiar con el cambio climático, si entendemos qué partes de nuestras interacciones pueden reducirse mediante la comunicación electrónica. El impacto climático de acciones globales adoptadas en esta dirección sería notable e interesante", agrego finalmente el profesor Gerrard.

 

En recientes comunicados de la NASA, los científicos que participaron en los estudios de los datos obtenidos por los satélites de monitoreo de ozono, AURA y OMI (NASA) y por el satélite de monitoreo de contaminación del aire y la atmosfera, Sentinel-5P (ESA), expresaron sus puntos de vista ante estos eventos. “Esta es la primera vez que veo caídas tan dramáticas en grandes áreas y regiones para un evento específico”, comentó la Dra. Fei Liu, investigadora de la calidad del aire en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

 

“Siempre se produce una que otra desaceleración general en alguna época particular del año en diversas áreas alrededor del mundo”, dijo Barry Lefer, científico de calidad del aire de la NASA. “Nuestros datos de OMI (Instrumento de Monitoreo de Ozono de la NASA) a largo plazo nos permiten ver si estas cantidades son anormales y por qué”, agrego Lefter.

 

Los efectos de las medidas restrictivas y cuarentenas alrededor del mundo son visibles, el recuento realizado nos lo muestra de manera inequívoca.

 

Los científicos concuerdan que los datos requieren un análisis detallado por lo menos a mediano plazo, de esta manera, podrán identificar el nivel de incidencia de los eventos que han desencadenado las disminuciones de contaminantes en el aire de las principales ciudades del mundo, esto, debido a que hay muchos factores que afectan las variaciones en los niveles de contaminación del aire y la atmósfera. Sin embargo, la causa directa son las restricciones generales de las actividades humanas debido a la pandemia global del COVID-19.

 

Entre los principales contaminantes atmosféricos que deterioran la calidad del aire y la atmósfera, causando los  mayores impactos en la salud de las personas, nos encontramos las partículas sólidas de carbono conocidas como PM2,5 y PM10. Luego están el oxido de nitrógeno (NO), el monóxido de carbono (CO) y el oxido de azufre (SO), que se catalogan como contaminantes primarios, los cuales, una vez en el ambiente, interactúan con este generando dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de carbono (CO2) y dióxido de azufre (SO2), denominados contaminantes secundarios. Además, existen otro grupo de contaminantes complejos que degradan particularmente la capa de ozono, estos son los conocidos cloro-fluro-carbonos.

EEUU1a.jpg

Niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire de las ciudades de Chicago, New York, Los Ángeles, Atlanta y Florida, EE.UU. Composición realizada con datos históricos de marzo 2015 (arriba) y datos de los satélites Aura y OMI de la NASA y Sentinel-5P de la ESA en marzo de 2020 (abajo). Crédito: NASA/ESA.

 

“El satélite Copernicus Sentinel-5P, cartografía una gran cantidad de contaminantes del aire a escala mundial. Con los datos recogidos por su instrumento Tropomi (el equipo tecnológico y electrónico más avanzado y preciso que actualmente existe para medir la contaminación del aire desde el espacio), se han podido ver las fluctuaciones en las emisiones de NO, NO2, CO, CO2, SO y SO2. Actualmente el satélite trabaja empleando un promedio móvil de diez días, con el cual se realiza una animación para las variaciones de estos contaminantes”, reseñó en una entrevista a Euronews, Josef Aschbacher, director de Programas de Observación de la Tierra de la ESA.

 

Con los anuncios de Francia, España y el Reino Unido, de extender sus cuarentenas dos semanas más (del 01 al 15 de abril), más la ampliación de cuarentenas en otros estados de EE.UU. y el comienzo del levantamiento progresivo pero muy lento de la cuarentena la provincia de Hubei, China, se espera que los niveles de contaminación del aire, sigan cayendo aún más en las próximas semanas.

 

Los datos en otros países que también han impuesto restricciones o cuarentenas, como Argentina, Bélgica, Brasil, Chile, Panamá y Túnez, entre otros, aún no están claros o son muy pocos aún para determinar las caídas de los contaminantes del aire en sus principales ciudades.

 

Lo cierto es gracias a la pandemia global del COVID-19, el planeta seguirá teniendo su respiro temporal. Esperemos que al final de este difícil camino para nosotros, aprendamos algo que nos sirva para ayudar a la salud del planeta, ya que al final de cuentas, ello implica la salud y el bienestar de la humanidad.

 

Fuentes:

https://esa.int/Applications/Observing_the_Earth/Copernicus/Sentinel-5P

https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/planeta-principal-beneficiado-por-coronavirus_15325

https://phys.org/news/2020-03-pollution-uk-cities-coronavirus-impacts.html

http://aqicn.org/map/london/es/

https://www.agenciasinc.es/Noticias/Asi-se-han-reducido-los-contaminantes-por-las-medidas-contra-el-COVID-19es.euronews.com

https://es.euronews.com/2020/03/02/la-nasa-confirma-caida-de-las-emisiones-de-gases-de-efecto-invernadero-en-china-por-el-cor

https://phys.org/news/2020-03-virus-lockdown-big-dent-paris.html

https://www.rtve.es/noticias/20200325/cuarentena-contra-covid-19-reduce-64-contaminacion-del-aire-espana/2010688.shtml