2020 XL5: el segundo troyano de la Tierra       

 

 

 

Por Jeff Hecht.

Traducción y comentarios: Jesús A. Guerrero Ordáz. ALDA.

04 de febrero de 2021.

 

 

Animación de la nueva órbita terrestre del troyano

Imagen extraída de una animación en donde se observa la órbita del troyano. Un cálculo inicial de la trayectoria de 2020 XL 5 (verde) lo muestra librando alrededor del punto L4, como se muestra aquí. Las órbitas de Mercurio y Venus son blancas, la Tierra y su órbita (que sirven como punto de referencia para la animación) se muestran en azul y Marte en naranja. La amplia libración de 2020 XL 5 lo acerca relativamente a Venus. Crédito: Tony Dunn.

 

 

Un asteroide descubierto recientemente parece ser un troyano terrestre,  orbitando un área gravitacionalmente estable con solo otro ocupante conocido.

 

 

La Tierra tiene un segundo asteroide troyano que comparte su órbita,  informa el astrónomo aficionado Tony Dunn en la lista de distribución de Minor Planet. El asteroide, denominado 2020 XL5, tiene unos cientos de metros de diámetro y su órbita está ligada a una gravitacionalmente estable por delante de la Tierra en su órbita.

 

 

Los troyanos son asteroides gravitacionalmente bloqueados en puntos de Lagrange estables, ya sea 60° por delante (L4) o detrás (L5) de los planetas en sus órbitas alrededor del Sol. 2020 XL 5 se encontró alrededor del punto L4.

 

 

El planeta que contiene la mayor cantidad de troyanos es Júpiter, el cual tiene más de 9.000 troyanos. En teoría, las órbitas de los troyanos serían estables alrededor de todos los planetas excepto Saturno, donde la gravedad de Júpiter los aleja. Hasta ahora, se han encontrado troyanos compartiendo órbitas, al menos temporalmente, con Neptuno, Urano, Marte, Venus y la Tierra.

 

 

Los troyanos terrestres son difíciles de encontrar porque durante la mayor  parte de sus órbitas aparecen cerca del Sol en el cielo. No solo eso, sino que la resonancia gravitacional no los mantiene unidos a 60° por delante y por detrás de la Tierra, explica Dunn. En cambio, los objetos trazan trayectorias alrededor de los puntos L4 y L5, que a su vez se mueven cuando la Tierra orbita alrededor del Sol.

 

Puntos de Lagrange Tierra-Sol

Puntos de Lagrange Tierra-Sol. Este diagrama muestra los puntos de Lagrange Tierra-Sol (no a escala). Los troyanos orbitan cerca de las regiones L4 y L5, aunque sus órbitas pueden desviarse de esos puntos exactos. Crédito: Equipo científico de la NASA / WMAP.

 

 

La nave espacial Wide-field Infrared Survey Explorer de la NASA detectó el primer troyano terrestre, 2010 TK 7, también bloqueado en el punto L4, en octubre de 2010 cuando escaneó el cielo infrarrojo a 90° del Sol. Otros dos observadores lo recuperaron unos meses después con el Telescopio Canadá-Francia-Hawai. Es un poco más pequeño que el 2020 XL 5.

 

 

Las órbitas de nuestros dos troyanos se visualizan mejor junto con la de la  Tierra y, en el caso de 2020 XL 5, las órbitas de todos los planetas interiores. Cuando se ve en relación con la Tierra, 2010 TK 7 se desplaza entre un punto cercano a la Tierra al punto L3 en el otro lado del Sol desde la Tierra, pero no pasa por el punto L4. La órbita de 2020 XL 5 varía más ampliamente, desplazándose hacia adentro hasta dentro de la órbita de Venus y hacia afuera casi hasta Marte.

 

2010-TK7-orbit-viewer-900x541.jpg

Órbita de 2010 TK7 (troyano terrestre)La órbita de 2010 TK 7 relativa al sistema solar. Crédito: Navegador de base de datos de cuerpo pequeño JPL.

 

 

La órbita de amplio alcance muestra que “2020 XL 5 es casi con certeza un trozo de roca de variedad de jardín que se acercó a Venus y fue perturbado en una órbita con un período muy cercano a un año”, dice el aficionado Bill Gray del Proyecto Plutón.

 

 

Aldo Vitagliano, un químico italiano retirado y autor del software orbital  Solex, dijo en el MPML que la órbita debería permanecer estable durante 2.000 a 4.000 años, pero los tirones gravitacionales eventualmente la moverían a otra órbita. Hasta ahora, 2020 XL 5 solo se ha observado durante unas pocas semanas, y el astrónomo aficionado Sam Deen dice que es posible que tengamos que esperar hasta noviembre o diciembre hasta que se puedan realizar más observaciones para precisar su órbita.

 

 

El primer troyano terrestre, 2010 TK 7, llega a 20 millones de kilómetros de la Tierra cada pocos cientos de años; actualmente se está alejando. Los modelos muestran que su órbita es lo suficientemente estable como para permanecer en una resonancia uno a uno con la Tierra durante aproximadamente un cuarto de millón de años. Si bien hay órbitas de troyanos terrestres que son estables durante la vida del Sistema Solar, no se han encontrado objetos que las ocupen.

 

 

2020-XL5-orbit-viewer-900x600.jpg

Órbita 2020 XL5. La órbita de 2020 XL 5 está inclinada al plano del sistema solar. Crédito: Navegador de base de datos de cuerpo pequeño JPL.

 

 

Dos naves espaciales que se dirigían a visitar objetos cercanos a la Tierra  buscaron en regiones de Troya en 2017, pero el Osiris-Rex de la NASA no encontró nada en L4 y el Hayabusa 2 japonés no encontró nada en L5. Sin embargo, las observaciones no fueron definitivas, y en 2019 Renu Malhotra (Universidad de Arizona) escribió que la Tierra aún podría tener hasta varios cientos de troyanos de al menos unos pocos cientos de metros de diámetro, lo que equivale a varios por ciento de los aproximadamente 10.000 objetos cercanos a la Tierra de ese tamaño.

 

 

Una población de troyanos terrestres debería haber sobrevivido desde que se  formó el planeta si su órbita no ha cambiado desde entonces, dice. Su existencia, o falta de ella, también tiene otras implicaciones. La búsqueda de troyanos antiguos podría ayudar a explicar por qué el hemisferio principal de la Luna tiene aproximadamente un 70% más de cráteres jóvenes que el lado posterior, una diferencia que los modelos actuales no pueden explicar. Los troyanos terrestres que escapan lentamente de sus órbitas podrían explicar los cráteres más jóvenes.

 

 

Ahora, dice Malhotra, los astrónomos están intensificando su búsqueda de troyanos terrestres. El Catalina Sky Survey ha ampliado el área que cubre, y un grupo del observatorio Vera Rubin también está planificando observaciones una vez que el observatorio entre en funcionamiento en uno o dos años.

 

 

 

Fuente:

https://skyandtelescope.org/astronomy-news/second-earth-trojan-asteroid-discovered/